lunes, 12 de enero de 2015

De ser poeta y otras absurdidades

Como de aquella vez que quise ser poeta -no poetisa- y en dos poemas se me acabaron los versos y los sentires. Las querencias en modo reducido no daban para más. Sacaba una poca de sangre de mis venas pa´ que vieran que yo sufría de verdad por un amor que me había abandonado con un ramo de nardos en las manos pero el líquido rojo se coagulaba antes de poder escribir nada dejándome la sensación de tener un corazón vacío.

Ya despuesito me leí a unos cuantos poetas de bolsillo, de aquellos que el amor les pegaba duro, emborrachándose en algún tugurio o cantina de arrabal y se dejaban morir a la sombra de un poste en compañía del único perro que se apiadó de ellos. Malbaratando sus poemas por un trago de vino o un pulque según les haya ido la vida morían en las noches y por las mañanas cuando el sol les daba a plomo en la realidad se iban caminando a cualquier lugar donde no dieran pena. Despreciados por las mujeres, los poetas lloraban versos.

Luego me busqué un amor de cartón, de los que aparecen en la noche cantando al oído de una musa despeinada y despistada también pero al caerle unas lágrimas que solté pa´ ver qué se sentía, el cartón se arrugó al igual que su amor y tuve que tirarlo en el primer bote de basura que encontré al lado de tres botellas vacías de cerveza corriente y una cajetilla de cigarros Faros.

Un poco desesperada volví a sacarme sangre, esta vez del merito corazón. Sangre roja, caliente, viva, salida de la cavidad más grande de mi ser vertida en un traste de plástico de donde comenzaba a escribir en hojas de papel bond,  antes de que el dolor pasara. El amor duele.
Con letra redondita imitaba las palabras rancias y supurosas de miel pero me salían más bien agrias. Yo al amor no le lloraba, lo quería matar. Amor verdadero. Mátame pero no me dejes.

Una noche de luna llena le canté un poema sin rima ni consuelo a un tipo que no me hizo caso porque decía que mis versos eran poca cosa, carentes de sentimiento, de amor sublime como el salido de las comisuras de unos labios agónicos y que eran una cosa así más bien de pacotilla. Desde entonces la luna me sirve de puritito foco.

Cesé en el empeño de ser escribidora de versos. Puse un curita a las heridas hechas por el estilete con el que finque los versos fallidos de mi alma atormentada por un amor que no viví y fui a morir un poco entre las sábanas de manta y el edredón de borrega azul. Tomé la cápsula de amor artificial a las diez disponiéndome a dormir con las palmas de las manos bajo mi cara. Angelito eres tú. Guardando mis letras gastadas y repetidas descansé la cabeza de pelo rubio cenizo claro sobre los cojines que adornan la cama y caí en la oscuridad del hoyo negro que antecede al sueño. Sin alas, con el alma contrita los párpados se cerraron.

Dejé en paz el deseo de ser poeta -no poetisa- escondí bajo el colchón, escrita en un trozo de papel de baño la única frase que pude rescatar de un poema que no llegué a escribir: No hay muerte más hermosa que la de morir de amor.














31 comentarios:

  1. **caminito inverso// del vado al río
    palabras que son versos**
    ¡oh, cuánto más no apetezcan falsos poetOs
    que ni a poetiSOS marcan!
    no más que artificiales amnores , ay, Malquerida, qué ternura de poema sin versos te salió del alma, y qué belleza!

    besos

    ResponderEliminar
  2. Pues yo no son fan de los poetas de blog, prefiero algo natural, no forzado y del meritito corazón, osease, justo como lo que escribes tú.

    Abrazote!

    ResponderEliminar
  3. La más hermosa de todas.
    Y la más dolorosa.

    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Hoy me gustaría tener una cuenta abierta en una de esas redes sociales para apretar "me gusta" a esto que has escrito. Felicidades.

    Me jode reconocer que has escrito como una verdadera poetisa o poeta sino es lo mismo. Ahora ya no solo te envidio por ser la amiga que eres como persona (y por tus seguidores), también porque escribes genial (cuando quieres). Lo malo que a veces te pones "tiquismiquis" y me dan ganas... Felicidades, insisto. Beso.

    Salud.

    ResponderEliminar
  5. A mis ojos sí eres poeta (no poetisa). Besotes!!!!

    ResponderEliminar
  6. Tú lo que escribas lo haces muy bien; sea lo que sea; seguro que si hasta hicieras relatos eróticos lo bordabas.

    Besos Malque.

    ResponderEliminar
  7. Tu no escribes poesía, Haces poesía... Morir de amor, me recordó una gran canción de trova con ese mismo nombre...

    Un abrazo Gigante MAlque...

    ResponderEliminar
  8. Yo quiero ser solamente una persona normal, Besos.

    ResponderEliminar
  9. ¿Y no tienes deseo de ser poetisa tampoco?... :)
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  10. ese verso es una hermosa poesía,
    todos debemos morir y de tener la posibilidad de elegir, mejor morir de amor
    saludos

    ResponderEliminar
  11. pues yo no doy una con los relatos que no reñatos
    mi madre decía
    pastelero a tus pasteles

    buena jornada

    ResponderEliminar
  12. Eres poeta y de las buenas!
    abrazo amiga

    ResponderEliminar
  13. De todo lo que has escrito que identifico más con el último párrafo querida Mal.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Poeta, Reina de los hongos, Bienquerida, Abue, Esposa, Mujer... cuantas cosas en tu pequeña persona, y sin duda eres GRANDE.

    ResponderEliminar
  15. a ti te he leído más que a cualquier renombrado poeta.

    besos

    ResponderEliminar
  16. Maravilloso. Qué bonito escribes, Malque. Bueno, este cuento suena también a poema en prosa, y con esa sobrecogedora frase-verso final. Me encanta, en todos sus matices. De lujo. Felicidades. Besotes, Flor, y felices sueños.

    ResponderEliminar
  17. Si nos atenemos a la definición de la RAE la poesía no tiene por qué ser en verso, por lo que tú eres una poeta como la copa de un pino:
    Poesía. 1. f. Manifestación de la belleza o del sentimiento estético por medio de la palabra, en verso o en prosa.
    Besos.

    ResponderEliminar
  18. Mire la definición de poesía también después de haber leído la entrada,porque no me pude creer que habías desistido en ello.
    Manifestación de la belleza en prosa.
    Besos para una poeta.

    ResponderEliminar
  19. Qué belleza. Como sea que desee llamarle a las palabras que salen de su cabeza, nadie podrá decir que no son una exposición de belleza. Amor a las letras, eso es lo que hay aquí. Me siento privilegiado de poder leer este espacio.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  20. Muchos somos poetas, pocos poetisas
    Besos

    ResponderEliminar
  21. Tus palabras son palabras de una gran poeta.
    Besos Mal
    Isa

    ResponderEliminar
  22. Excelsa tu prosa poética, un verdadero deleite leer esta joya, mi Malquerida... poeta de las buenas.
    Un basanís muy grande.

    ResponderEliminar
  23. Me hiciste acordar de la canción de Jairo.
    Morir enamorado.

    https://www.youtube.com/watch?v=DH7teDF51bA

    aquí te la dejo.

    un beso

    ResponderEliminar
  24. Todos tenemos algo de poeta y de loco, en tu caso creo que hay menos de lo primero.

    ResponderEliminar
  25. No si si somos poetas o escritores o locos que nos lanzamos al espacio diciendo lo que sentimos
    creo que escribir es un desahogo mental -vaginal de la mente y los sentimientos.
    Yo logre lo que queria estar en un periódico por 9 años de mi vida con RECOMENZAR,y que me pagaran por eso.
    Ahora estoy en otro momentos de amor y paz con lo que tengo
    Escribo como vos
    porque mi blog es parte de lo que soy
    Creo que contar lo que somos
    y sin saber que somos...
    eso nos da alas pera seguir escribiendo

    ResponderEliminar
  26. Yo no creo que sea poeta, tampoco que tenga grandes dotes para escribir, pero sí te puedo decir, que al lanzar mis sentimientos al viento y destapar mi alma, me ha hecho mucho bien, ha sido la mejor terapia, sin fármacos, que he podido encontrar.
    Te dejo un fuerte abrazo con mis cariños.
    kasioles

    ResponderEliminar
  27. Bueno bueno ¡Que pedazo de escritora hay aquí!. Yo no se si tenés esencia de poeta -no poetisa-, pero que haces de tus relatos algo que atrapa ineludiblemente, de eso no hay dudas.
    Extraordinario desarrollo, sumado a un gran final... excelente.
    Saludos cordiales desde Argentina.

    ResponderEliminar
  28. Y yo que creo Malque que de amor nunca se muere. El desamor, tal vez.
    A pesar de todo lo que dices yo te he leído frases poéticas que muchos quisieran firmar como autores.
    Besos

    ResponderEliminar
  29. Uy, escribir poemas de amor, no me asustes... Yo recién me asomo a esto de la poesía pero ¿de amor? Creo que no, ni en sueños.
    A ti, mi Malque, no te hace falta en lo absoluto. Tu prosa es en muchos sentidos poética.
    Besos!

    ResponderEliminar
  30. Yo también me quedo con esa frase, Malque, es lo único que queda después de todo: "No hay muerte más hermosa que la de morir de amor."

    Mira, te paso enlace a una canción que escuché hace unos días y que va de eso, de morir estando vivo, o vivir estando muerto: https://www.youtube.com/watch?v=eoh80_BH2xw&index=2&list=RD_YksLBFnasA

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  31. Podes tener mil poesías escrita y no por eso ser un poeta. Y, también, a la inversa, haber escrito un único verso a lo largo de la vida y que con esa unicidad alcanzar la Poesía, así, con mayúsculas.

    Suerte

    J.

    ResponderEliminar

La dueña de este blog, una parkinsoniana medio reina medio bruja, prófuga de la cordura, fan sin estilo del poeta trashumante y amante sin suerte de Enrique, agradece la visita y comentarios los cuales serán respondidos cuando el modo off impere en su mente (el modo on lo ocupa para caminar enfundada en sus secretos, sin bastón ni artilugios mágicos). No desespere, tarde pero devuelve la visita (si es que no lo olvida antes de abandonar este sitio).
Dicho lo dicho tiene usted la palabra, comente bajo su propio riesgo.

la MaLquEridA

Musa de un Toro Salvaje

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Hey si de cuando en cuando nos preguntamos qué demonios hacemos aquí.