Páginas

domingo, 31 de agosto de 2014

Desde mi iPad

Ha sido complicado dar el siguiente paso. Necesito ayuda para pasar a otro nivel. No he estado sola pero con todo y eso no logro salir adelante. Volveré a terapia. Mi psicóloga favorita vendrá en mi auxilio. No queda de otra. Es muy inteligente, por eso es mi psicóloga. De todos los loqueros que conozco es la única que no carga con demonios ni traumas, por eso es mi favorita. Quizá ella encuentre el punto exacto en el que me perdí. Quizá entonces pueda recobrar a Barry, a mi familia, a mi sueño, a mis ganas de escribir. Tal vez no todo este perdido y quede algo por rescatar. Reportando desde mi iPad, en este cada vez mas abandonado y solitario blog, Flor de Maria, alias la MalquEridA. Cambio y fuera. Click!

martes, 26 de agosto de 2014

Olvidado

-Olvidemos todo, hagamos de cuenta que nada pasó, porqué nada pasó, ¿o si?
-Tú sabrás
-¿Cómo ves?
-No sé, hay que pensarlo muy bien
-¿´tonces?
-Es cosa seria
-¿A poco ves que me estoy riendo?
-No pero...
-Sin peros
-Está cabrón
-¿Quién dijo que no?
-Yo nomás digo que está cabrón, ¿Y los recuerdos?
-Que sea sin memoria, sin recuerdos, sin nada porque nada existió.
-¿Lo podemos dejar para después? tengo sueño.
-¿Mañana?
-¿El viernes?
-¿Y si algún día me acuerdo?
-Tiene que ser sin recuerdos.
-Está cabrón
-Ya deja de decir así
-Es que está cabrón.
-¿Lo puedo intentar?
-Pero no tardes mucho, el tiempo vuela
-Lo intentaré, pero está cabrón, ¿no?
-¿Olvidado?
-Decir si ahora es más complicado que cuando me casé.
.¿´tonces?
-¿Qué?
-¿Qué de qué?
-Lo que íbamos a olvidar
-¿Qué era?
-¿Ya no te acurdas?
-No
-¿Segura?
-Si.
-Oye
-Mande
-¿De qué estábamos hablando?





















domingo, 24 de agosto de 2014

El mundo hecho de escaleras y bicicletas





¿Por qué los parkinsonianos caminamos por las escaleras y andamos en bicicleta como la gente ¨normal¨? ¿Por qué al llegar al último escalón o al bajar de la bicicleta, los pies se vuelven a hacer de plomo y ya no podemos seguir nuestro camino?

¿Eh?

¿Por qué?

¿Diosito?

¿Puedes responderme?

¿Doctor?

¿Alguien?

Dudo que a estas horas de la locura alguien tenga una respuesta a mi pregunta insomne. Preguntas estúpidas que uno se hace cuando hay que caminar al baño y este se encuentra tan cerca para los ¨normales¨ y tan lejos para los que como yo tenemos pies de plomo. Ni modo que instalen un baño al pie de las escaleras, pues no.

¿Por qué los parkinsonianos no podemos caminar como los demás? ya sé, ya sé porque se nos atrofia el mecanismo de la caminera pero es tan complicado entenderlo. Ni modo que hagan el mundo o el mio de puros, purititos escalones. Subir y bajar en un sin fin de llegaderas a ningún lado. Igual me quejaría y pediría que no hubiese más por favor. Pinche quien inventó el mundo real y valemadrista de las enfermedades neurodegenerativas y las demás pa´que no digan que nomás pienso en mi.

Si mi vida fuera andar en escaleras pues ¡papas! estaría padre pero no, dios no cumple antojos ni endereza jorobados. y está dispuesto por el destino o porsepasumadrequien que los parkinsonianos seamos por unos instantes felices -al subir y bajar escaleras o andar en bici- y recordemos cuando no apreciábamos lo que teníamos.

Igual da, nadie cuida lo que tiene porque da por hecho que siempre lo tendrá.

Tampoco se piense que estoy deprimida -ya no tengo tiempo para eso- ni que estoy triste o reniego del mundo como lo suelo hacer. Nada de eso, sólo es que chingadamadre no puedo llegar al baño.

Continuemos,  ya falta menos.















viernes, 22 de agosto de 2014

Apología de la sensatez

Me meto al mundo del ¨Todo va bien¨ para ver que se siente despertar con una sonrisa en la cara -blah mentira, nadie se despierta sonriendo, eso es una burda falacia del optimismo- de tal forma que los aconteceres cotidianos no surtan efecto en mi ánimo. 

Evado la realidad con un ¨esto no me está pasando¨ para que los pensamientos fluyan como agua de la fría llave del lavadero -para que no digan que estoy plagada de lugares comunes- ¨Tú no eres ese¨, digo y cierro los ojos para convencerme. Casi lo logro y digo casi porque el anillo en la mano me grita la realidad a la cara. ¨Tú no eres ese¨ me repito una y mil veces.
Ya puestos en esto de ir aceptando todo, de a poquito como buena costumbre mía, los días no son tan malos. Me doy la oportunidad de disfrutar los primeros días de La Bella en la escuela. Me aferro a Bruno para no sentirme desprotegida. Es un niño grandote, sus risas infantiles con bigote hacen que me distraiga de lo duro que es la aceptación. Nos reímos de lo patético que cuesta perder esos kilos aferrados a nuestro cuerpo. Risas nerviosas por el miedo que ambos tenemos a los gusanos y el escalofrío que nos produce su sola vista. Sus chistes bobos hacen que el ogro habitante de mi cuerpo salte sin menoscabo de la alegría.. Las mentirillas que inventamos para hacer más divertido esto que es la vida y la manera de enfrentarla salvan las horas de un tiempo que no debía haber sido según yo.

Y luego llega Laura para acompañarme. Nos ponemos a charlar sobre la significancia de los hombres en nuestra vida. Ay los hombres y su soberana insensatez. Sospecho que el destino los metió en nuestra vida para darle sabor al asunto pero como en todo a veces se les sala su poca intuición cometiendo errores garrafales que ya no tienen solución. Cierto es que así que digamos muchos hombres mi vida no ha habido, en realidad han sido pocos. El padre, los hermanos, Barry y Enrique, mñeh ellos no cuentan, son familia. Para qué me engaño, los hombres en mi vida se cuentan con los dedos de la mano y me sobran muchos, claro eso es cosa que a nadie importe, digamos que es mera referencia para entender el escrito. Insensato escribir mi escasa sensatez de la realidad honguesca,

He acogido el silencio para ordenar mis ideas. Sosiego callado que no cabe para mis pretenciones ególatras de ¨escritora frívola¨ de blog hecho a mi estilo. Forma triste de escribir mis memorias a la vista de todos. Placer culposo de exhibicionista de miserias conceptuales -las de hoy y siempre- que se debate entre el querer permanecer sin estar, tal como me tomo lo que pasa. Ser yo sin serlo. Dulce comodidad de quien así lo quiere para evitar lo inevitable.





A 8 días del peor año de nuestras vidas.























domingo, 17 de agosto de 2014

Mar en calma

Este lapsus estupidus en el que me encuentro ha hecho que me pierda de muchas cosas que suceden a mi alrededor, todo por estar observando descaradamente a la nada y su vacua desnudez.

No he visto huellas del Sr.Viskins en las plantas. No hay más hojas mordidas. Posiblemente se ha convertido en mariposa, y yo en la lela. Con mis pestañas de aguacero ocurre que le doy aire a las niñas de mis ojos mientras pasa la vida delante haciéndome muecas.

Bueno,

Si el Sr. Viskins se ha convertido en mariposa puede que sea la que estaba arriba de la puerta de entrada y que asusté porque pensé que las cucarachas voladoras estaban queriendo entrar a mi casa. ¡Shu bichejos!, aquí no son bienvenidos a menos que quieran morir bajo el eficiente y poderoso veneno del Gran Mr. Markus, exterminador de bichos rastreros, voladores y alguna que otra mosca lagartona, percibiendo muy pero muy requetecaros sus servicios que hay que pagar al chas chas. El tipo cobra algo así como la dama de compañía de alguien que conozco que vende sus besos lo que vale su peso en oro. Mucho señores, mucho dinero por unos cuantos mimos salivosos blah! con ese cuerpo cualquiera digo yo. Nomás porque una es seria y recatada sino con este peso me haría millonaria en menos de lo que dan las cuatro de la mañana.

pero...

¿Y si el Sr. Viskins salió a buscar el polen de los dientes de león que los aires de agosto dejaron en los arbustos de la cochera y ya no encontró el camino? ¡Pobrecito gusanito! Lo bueno que no tenía familia por lo tanto nadie sufrirá su ausencia. Quizás Brígida Diosdado, la araña cegatona sea la única que lo extrañe, cómo no si era su cena de mañana, de ahí en fuera el olvido pasará de él. Las hojas por él mordidas pronto se las llevará el viento y si te vi ni me acuerdo. Ojos que te vieron ir jamás te verán volver.

Bueno ya...

A estas horas donde el silencio se apodera de la noche yo debería estar dormida y no eyaculando historias nada fantásticas que no entretienen ni a mi. Necesito tranquilidad, mucha, como si estuviera en oferta al dos por uno o al tres por cuatro o al dos por cinco como se les haga más barato, pero ¿cómo puedo estarlo si mi mente divaga por los caminos intrínsecos de la locura?

Buenas madrugadas como las que le deseaba a mi amigo imaginario, desaparecido allá por las colinas altas de Europa donde casi me podía ver... casi pero nunca abrió completamente los ojos para corroborar mi existencia.

Click y adiós!

















sábado, 16 de agosto de 2014

Asteriscos en fila

*Dejé pasar los exámenes médicos de este semestre porque no puedo resolver la duda existencial sobre el ir en ayunas al hospital para que me saquen sangre y porque además creo que debo empezar a despedirme de ese lugar que ha visto veintiún años de mi vida envejecer.

Bueno (cada que digo ¨bueno¨ me acuerdo de ti Chema)

*Para ir al hospital debo acudir en ayunas,
si voy en ayunas no puedo caminar,
para caminar necesito tomar la pastilla mágica,
para tomar la pastilla tengo que comer algo primero,
si como algo no voy en ayunas,
si no voy en ayunas no me pueden sacar sangre, entonces. ¿cómo voy a llegar al hospital? ¿en silla de ruedas o arrastrándome como lombriz? ¡Cruz cruz que se vaya la silla de ruedas y que venga Jesús pa´que me ayude a caminar! La silla de ruedas no está ni estará en mi vida los próximos mil años.

*Lo siguiente que a nadie interesa es que a raíz del post de la caída supe cuantos de Los Apellidos Ilustres -mi otra familia- me lee, eso me cohíbe, digo, una cosa es contar mis cosas a personas que en la vida veré y otra cosa es que mi familia lo sepa. Pena penita pena al límite. Avestruz real en clara disfunción. Vano intento el querer entender eso. 

*Mañana veré a alguien que conocí antes de la era parkinsoniana. No sé cómo voy a reaccionar cuando lo vea. Eso es nervios y no payasadas. 
Lo que son las cosas. Emilio -que así se llama esa persona- es el hombre más enfermo del mundo. Su esposa era la más sana pero en su destino estaba escrito que ella falleciera antes que él. Ahora él es el hombre más enfermo del mundo y además solo, ¡Pinche vida disoluta! 

*Estoy tratando de retomar mi vida anterior cosa que voy dando por descontado porque ya nada es y podrá ser igual pero vale el intento. Sanar el alma es cosa harto difícil y más cuando algo quedó dentro. Heridas de fuego algo así como cuando marcan a los bueyes con el sello de propiedad. Soy una ¨bueya¨ con la G grabada a fuego. Esto es mio y se acabó.

*Ayer caí en cuenta por qué Enrique está alejado de mi vida. Un día escuchándolo, oí entre sueños la voz de Natalia diciéndome que esa música la ponía triste. Adiós Enrique, no te escucharé mientras La Bella ronde a mi alrededor, ella ha logrado alejarte de mi. Ay, como dice Manos de Topo es feo.

*Benito Tiki, mi alter ego perro me dio un susto ídem cuando le hablaba. Le picaba las costillas y no reaccionaba. Durante un buen rato no daba señales de vida, mi corazón se paralizó. ¡Pinche perro! creí que había chupado faros. Estaba dormido. Como ya está viejito ya no escucha y creo que tampoco siente. La verdad que cuando mi perrito se muera yo me voy tras de él, de esa manera cruzaremos el río juntos. Tú y yo perro en santa unión de amor dispar.

Y ya es todo, nada interesante que contar en esta vida tan sin embargo de mujer un poquito inconclusa. Pajaritos a volar.














miércoles, 13 de agosto de 2014

Del antes y después y de engaños que no lo son


Hace más de una semana que todo pasó. Lo he asimilado. La vida desde entonces se divide en un antes y un después. Dice la canción: ¨Porque sé que de este golpe ya no voy a levantarme,...¨ y pues si, aguanto eso y más. Soy lo bastante fuerte -a pesar de todo- para aguantar lo que venga. ¡Dale pinche vida, tírame otro golpe cabrona! 
La verdad verdadera, de veritas lo digo creía que ya no había preparada ninguna sorpresita como las que la vida  suele darme pero nah, es una hija de perra -buena frase que nunca había dicho- y me tenía reservado este golpe directo a la mandíbula. KO certero o una puñalada trapera según se vea ¿Qué por qué no reaccioné como la Flor de María que todos conocen? Muy fácil porque como dice quien tanto me ama. ¨No voy a insultar tu inteligencia¨ y eso me detiene. Me hace comportarme como la dama que no soy. Menuda frase que me impide reaccionar como la mente cavernaria que a veces se apodera de mi alma y me hace vociferar contra todos los que se crucen en el camino. ¡Fuera de mi vista so palurdos montoneros! Nada. No soy una mujer intachable sin mácula y con aureola de santa. No me pongan etiquetas, soy una mujer normal loca de atar casi como todas que no igual porque hasta en la locura hay clases.

He de seguir porque no tengo de otra, porque a estas alturas de la vida uno ya no tiene fuerzas para comenzar sola, porque ¡maldición! mi alma necesita un alguien en quien apoyarse, porque miro a mi alrededor y las opciones que hay son imposibles de tomar para mi, porque uno deja de ser el Quijote y se convierte en el viento que mueve los molinos. 

Desde hace más de una semana todo tiene sentido o una connotación referente a lo sucedido. Las canciones, las películas, los programas de televisión... todo tiene un dejo de vida en cada cosa. Imposible no relacionarlo. Y yo no puedo ver a los ojos para que no se vea la duda persistente.

Pasará tiempo antes de que las heridas cierren. No alcanzará para que eso suceda -lo sé- pero que no se llame a engaño, que una verdad no sea dicha no quiere decir que sea mentira. Aquí nadie ha engañado a nadie.

Como dicen los optimistas, la vida sigue, sonríe. Blah, por mi la vida y mis sueños se pueden ir al carajo. La realidad subyugante me tiene de rodillas y con la cabeza gacha como nunca antes imaginé. La realidad me tiene enganchada al suelo. No me pidas más de lo que puedo dar como dice la canción.

Y no soy fuerte ni íntegra ni fiel ni otros epítetos que acostumbran endilgarme, soy Flor de María, Jani, Ausencia o como quieran llamarme da igual, todas reaccionamos de la misma forma porque al final todas somos una misma.

¨Escribe¨ dijiste, pues ya está, ya escribí y no se hable más.

















miércoles, 6 de agosto de 2014

Llévame tantito de aquí





Para entender qué está pasando debo remontarme dos años y medio atrás. Regresar en el tiempo. Volver la vista para dar con el momento exacto donde dejé de ver lo que ocurría.

Primero debo saber en qué mes cae ¨dos años y medio¨. Treinta meses atrás a eso equivale. Teniendo esa incógnita risible en claro contemos hacia atrás. Se vale reír ¿qué más da que se ría nadie?

Dos años y medio cae en febrero del año 2012. ¡Vaya! a plena madrugada estaba segura que era 2011, en fin tenía la memoria dormida y los años enredados en mi pelo. Ah no, en el pelo ya no, es demasiado corto ahora para que nada se detenga de él. Ni la risa acude a mi para hacer cosquillas a la realidad y quitarle lo solemne al asunto.

Me puse a buscar en la bitácora real, mejor dicho en mi mal llamado blog. Casi todo iba bien. Casi porque en ese entonces estaba la abuela en agonía y la vida transcurría entre hospitales y la incertidumbre.

En la oscuridad de la madrugada, con mis dedos cuento y cuento meses atrás cuándo es el mes 30. Desisto, no puedo pensar más, mis dedos están sensibles de tanto buscar la respuesta. 
Más tarde con la mente lúcida empiezo a contar de nuevo Febrero si pero del 2012.

Voy de nuevo al blog para saber qué onda conmigo. Busco el año, luego el mes, todo normal. 
Vida eres tan desconcertante, igualito que yo. "Ansina como yo" dirían en mi pueblo. ¿Tuve alguna vez un pueblo? ¿Existí alguna vez en él o soy un mero recuerdo de los que están enterrados allá en el camposanto?

Escribía conatos de poema, relatos graciosos, cuentos, vida, lo mismo de siempre. ¨Siempre¨ eres una palabra tan vulgar. En ese tiempo me hice un tatuaje -a la vejez viruelas- que el tiempo borró y disfrutaba de La Bella.

¿La Bella? ¡Pero claro! ¡Como no! Disfrutaba a ojos cerrados a Natalia. Estaba encerrada con ella en una burbuja de cristal donde todos me veian pero yo no volteaba a ver a nadie, por eso es que no me daba cuenta de lo que pasaba a mi alrededor.

Dos años y medio después. Más vieja, con el pelo desteñido. Las canas sin vergüenza de mostrarse más caigo en cuenta que a pesar de creer que me daba cuenta de todo, no me di cuenta de nada.
















lunes, 4 de agosto de 2014

Oteando el horizonte


La luna metiéndose por mi ventana

Se va llegando el tiempo de soltar amarras. Con cada vez menos tripulación, apenas el capitán, el grumete, un par de perros fieles. un gato solapador de besos y un pez solitario, este barco debe seguir la ruta de su destino guiado por un faro lejano allende el cielo. 

Guardemos los recuerdos en el baúl de la entrada, el más grande de nuestra vida deberá ser entregado cuando sea menester a quien pertenezca. Las memorias de esta época tienen dueño desde que se formaron allá en los mares del norte. Los bártulos ocupados permaneceran en el sitio adecuado en espera de que otros los encuentren. La luna que asoma por la ventana todas las noches marcha con nosotros. No olvides guardar en la bolsita de ayuda todas tus experiencias, no las olvides ¿eh? Acuérdate también del Árbol de Peces, cementerio acogedor de Jason Enrique, Mauricio, Roberto y todos los demás que cayeron en aguas tratadas.

Quedarán atrás las arañas de la entrada, los ejércitos de hormigas con historias pendientes, la sinfónica de grillos, los descendientes de la Sra. Brown, el escuadrón de mosquitos y todos esos bichos que fueron parte de esta era surrealista de hablar bajito y de amigos sin rostro. Una era que no era ¿o si era? Sirena masajista de palabras presta a cantar añoranzas esperarán por quien quiera oír.

-¿Y el sr Viskins?
-Se va con nosotros, su historia no ha terminado.

Queda pues, todo como un sueño inexistente. ¿Qué son sino los sueños quimeras frágiles diluyéndose entre los dedos?

-¿Oiga mi capitán y si nomás remodelamos el barco?
-Psss no sé, no sé
-¿Oiga mi capitán y si mejor no nos vamos? Total el mar es mar aquí y en todos lados.
-Haz lo que te digo.
-tá güeno, a la espera de sus órdenes mi capitán ¿Cuándo partimos?
-Pronto... muy pronto.
-Oiga mi capitán...
-¡A callar palurdo! ¿No ves que estoy pensando?
















domingo, 3 de agosto de 2014

Los monos no tienen alas

Ser libre, volar por lo alto sintiendo como mi cuerpo corta el aire. Parecido a lo que hago cuando no puedo dormir -creo que ya lo he dicho antes- juego al hoyo negro y me dejo caer al abismo sin pensar nunca en que puedo caer.
Hay muchas formas de libertad, para mi esa es la idónea, volar por los aires sin nada que me ate a este mundo. No es que me hagan infeliz, no, sino que siento que soy un lastre más que una bendición como dicen que son las madres. Soy una madre que piensa y que no se contenta con ver la vida pasar sino que siempre le ando poniendo peros al asunto.

Digamos por ejemplo, Laura no tendría que venir los domingos a cuidarme ni tendría que destinar parte de su salario a comprar mis medicinas. Podría tener lo que necesita y no estaría pensando en que no hay dinero que alcance en este mundo cruel que poco entiendo porque me tocó estar del lado de los sufridos insumisos.

Un gran defecto que tengo es que pienso por los demás.

Barry no sufriría por mi ni tendría ese dejo de impotencia en la mirada cuando me ve deambular por las noches en la casa sin poder dormir ni caminar. Tampoco gastaría la mayor parte de su sueldo en mis medicamentos y en comprar los domingos una felicidad que pocas veces valoro. Ingrata soy que se da cuenta de todo pero no hace nada por cambiarlo.

Mi hijo... a veces creo que mi hijo cierra los ojos fingiendo no ver lo que pasa porque no sabe como reaccionar, algo como lo que siento que le pasa a Luis cuando me tardo mucho en abrir la puerta y desde la ventana ve los esfuerzos que hago por caminar. Voltea para todos lados buscando algo de que asirse para evitar ver mis pasos inseguros. No saben qué hacer esos niños metidos en cuerpos de hombre.

Dice Laura que mi autoestima -puta palabrita- está muy baja. Cualquiera lo sabe y no tengo manera de elevarla. Me miro al espejo y veo que no soy fea pero mi rictus en mi carita me lo grita. La sonrisa que apenas empezaba a aparecer se difumina entre mis labios. Vuelvo a ser yo.

Soy feliz pero algo dentro de mi cabeza me impide serlo del todo. Tantas cosas que pensar, imágenes que se forman y no puedo desechar se agarran de mi mente impidiéndome disfrutar lo que tengo.
Una vez alguien me dijo: Quiero tener tu puta felicidad. 
Caray, y yo sin valorarla. Para ser feliz sólo es querer serlo. La mente inquieta que poseo debería adecuarse a mis circunstancias pero no, soy necia en modo imbécil.

Mi mente camina por laberintos sin salida. No puedo mantenerla quieta por eso me obsesiona ser libre y dejar que mi familia lo sea. 
Ayer les decía que la solución para todos es mi muerte pero blah como siempre que se los digo me dicen que no diga tonterías. Sé que si las cosas se ven fríamente sabrán que es la solución, lo pienso así yo que desde aquí la veo como única forma de salida. No es que sea cobarde -odio que digan eso de los suicidas- pero si yo no estoy todo es más fácil para todos. 
Mi forma de pensar los hace sufrir. ¿Por qué la muerte se asocia con sufrimiento si la muerte es libertad?

Uno debería escoger el momento para morir. Yo hubiera escogido el domingo pasado porque estuve con tres de los cuatro de mis hijos adoptivos, también con los hijos que nacieron de mi panza, con Barry, con Nueris, con La Bella Natalia. Ese instante hubiese sido bueno. Estaba en paz con todos. No le debía nada a nadie. Si me hubiese ido no habría pasado lo que está pasando y no estaría escribiendo estupideces sobre la muerte y esas cosas. Hay dolores que solo ella puede aliviar. Entiendo que mi vida no me pertenece por eso sigo aquí, buscando una salida con un poco de aires de victoria y sin que mi dignidad se ponga en entredicho. Dignidad, pinches palabritas que lo único que hacen es atarnos a etiquetas vanas. Si no existiera la dignidad no estaría sufriendo este dolor en el alma que desconozco cómo curar.

A veces no sé ni lo que digo porque de mi cabeza salen puras estupideces pero es lo que siento. Lo vengo a escribir, es una manera de sentirme libre. Disfrutar de esa libertad sin tapujos. Es cierto que escribo cada vez menos, prefiero hablar con Laura, con Barry, con mi hijo y ya no venir a contar los episodios de mi vida que en ocasiones es patética aunque Barry diga lo contrario. Ato las cadenas de mis sentires al ocio del pensamiento.

Me siento como mono en circo pero obvio los monos no tienen alas, no pueden volar.

Digan click!



.











Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje