viernes, 28 de marzo de 2014

Chido ¿no?

Después de darme tres paros cardíacos, uno respiratorio y dos desmayos pude al fin reaccionar. Mi iPad tenía serios problemas de salud. 
Ya antes había pasado pero habían sido avisos de que algo andaba mal. No funcionaba por más que lo acariciaba y le decía que ya lo iba a cuidar.

Las veces que había pasado lo dejaba descansar y listo a darle otra vez. En esta ocasión no fue así. Podía entrar al correo, a twitter, a facebook ah no facebook ya no tengo. Todo sin problema pero cuando quise entrar al blog, ¡Virgen del Chongo Parado no pude! ¡Oh muerta soy! si no puedo entrar al blog para qué quiero la vida.

Me tumbé en el sillón llorando mi desgracia. Al llegar Barry le conté lo sucedido.

-¡Ay no mames!- me dijo con su característico lenguaje yéndose a la cocina.
-¡Snif!- dije

Ya me lo había advertido: 
-Cuídalo porque no va a haber otro. No lo podremos reparar y lo sabes.
Nunca le hice caso. Obvio si lo cuido más que a la niña de mis jodidos ojos pero el tiempo pasa inexorable incluso para los iPads benditos compañeros de bloggeras insomnes y que son explotados todo el día, todos los días, todas las noches por los siglos de los siglos, amén.

-¿Qué vas a hacer cuando tu madre ya no sirva?
-¡Snif! no sé
-Yo si sé qué vas a hacer
-¿Qué?-respondí
-Dormir.

Él se desespera mucho cuando abre los ojos a medianoche y estoy leyendo. 
-Te vas a quedar ciega
-No
-Después no llores como es tu costumbre
-No
-Ya duérmete
-Voy.

Después de descansar toda la tarde, el aparatejo funcionó. Fue cuando se me ocurrió algo; hacer un experimento.

Dejé por las noches el iPad y el celular abandonados los pobrecitos en el sillón. Si despertaba no podía leer ni comentar nada, pero por lo general dormía de un jalón toda la noche. 
Casi no he leído blogs ni publicado ni comentado pero creo que vale la pena porque he descansado como desde hace meses no lo hacía.

Debo acostumbrarme sobretodo porque el iPad está próximo a entregar los tenis.

Chido ¿No?


















lunes, 24 de marzo de 2014

Humo





Barry dice que no me acostumbre a ella para que cuando no esté, no ande llorando por los rincones. Demasiado tarde. Es muy fácil decir pero ¿cómo se lo digo a mi corazón de abuela que ya no puede vivir sin verla?

Sé que va a volver, que son sólo unos días pero no lo puedo evitar, la extraño mucho. Es la primera separación desde que Natalia está conmigo, y se siente feo no besarla ni arroparla en mis brazos. No se oye su ¨buela ven¨ ni su risa por la casa. Esto sin ella está más solo que un domingo en vacaciones. ¿Con quién voy a pelear? ¿Quién me va a pasar mi bastón? ¿Con quién me voy a unir para fastidiar a Barry? ¿Quién me va a despertar en las mañanas con un ¨ámonos pa´bajo buelita? 

La Bella está muy feliz allá donde está y eso me consuela un poco pero soy abuela primeriza que está construyendo lazos indestructibles con su primera nieta. Nunca me hablaron de separaciones ni cosas de esas. 
Ya quiero que vuelva y no, no estoy llorando, es el humo del cigarro que no me he fumado.

¡Click!












domingo, 23 de marzo de 2014

Con síndrome de princesa, esa, la del guisante

No te tomes tan a pecho lo que digo. Algún día haremos realidad nuestros sueños. ¡Por dios! No esperes nada de mí. Todos se van muriendo, ¿Ya nos toca? Onomatopeya del tiempo. Tengo el semblante un poco fresco. El título de mi vida sería Cerquita del Infierno. No he aprendido a nadar por eso me ahogo en un vaso de agua. ¿De eso se trata la vida? No espero recompensa, eso es para bobos. Me voy a divorciar del iPad y el celular, nuestra relación se ha vuelto conflictiva. Insomnio a ras del suelo. Y se fue la luz en el momento crítico. No olvidé amar. Después no hay nada. Una casa grande con mecedora en el patio. ¿Todavía tiene los ojos gris? No quiero que me casa huela a orines de perro ni a viejos olvidados. Flor venenosa. Necesito el abrazo de mi madre, pero ya se murió. ¡No te toques! Entre él y yo no hay nada. Rompecabecitas. ¡Alto bobo! El idilio de dos en base al silencio. Los vicios por mi tan queridos. No soy gran cosa pero soy todo lo que tengo. Te ves mas vieja. Cuando pregunten por mi diles que ya me morí. El cielo debería ser castigo para los malos. Sueños utópicos guardados en tu almohada. Dos manos tratando de encontrar la felicidad en si mismas. Nel. ¿Arrepentirme? ¡Achis! Si quieres te lo enseño. ¿Por qué trabajas tanto? Tengo déficit de atención. ¡Tómala barbón! Algún día pelearé contra mis demonios y los voy a vencer. Dormir, dormir, que cantan los gallos de San Peluquín. Tenis rotos. Frases sobadas. Se solicita experta en el arte de amar a destiempo. Eso es tan tú. ¿Me escuchas? Tomarse el día libre sin remordimientos. Desnuda frente al espejo repaso los viejos traumas. El pelo blanco así será. Recuerda que descendemos de indígenas. Todos tienen la culpa menos yo. ¿Quieres que me quede? ¡Blasfema! Debajo de la cama no hay nadie, es el  miedo que traes pegadito en los ojos. El que tenga la cara triste no significa que no me ría. Si me duele pero psss no pasa nada. Te amo mami. No te forjes una idea equivocada de mi. Si creo pero no. La virgen de Guadalupe en lo alto del edificio. ¿Y si nos vamos de aquí? Como antes. Esa sensación de que a nadie le importas es reflejo de tus paranoias. Ojos de semáforo en alto. Honguito. Lo puedes hacer mejor. Mi capacidad de retención es proporcional a lo ameno de tu charla. Quizás en ese precioso momento pueda ser como tú. Intercalo un mohín de deseo. La Bella es otra tú. ¿Por qué no duermes? Sentidos alterados, voluntades prejuiciosas. ¿Y si nunca termino de leer El Quijote? Me abrumas Flor de María. Cada quien saca sus demonios como pueda. Igual y no. Eres bastante soberbia. Si. A veces me siento perro. Tienes una extraña relación con la muerte. Deja de suspirar porque el alma se te va en ello. Mejor dormir. Lo acosaba. Prohibido el amor después de ti. Bueno que conste ante dios y el mundo que soy inocente de todo lo que se me acuse y de lo que no. La señora de los santos, pocos saben que eres tú. La primavera con su calor y sus florcitas todas monas. El silencio hable por mi. ¿Me compras unos zapatos? Escasas pretenciones. Por eso no tienes amigas. Quiero ser un oso pero hibernar en época de calor. Ustedes siempre resuelven mis problemas. ¿No hay otro tema? Creo en ti. Quiero, quiero, quiero, ¿no te sabes otra?  Sonó la campana a las doce de la noche y salió corriendo por si las moscas. Y así fue como descubrieron que era princesa porque el guisante no la dejó dormir. Disappear.














viernes, 21 de marzo de 2014

Entonces, ¿para quién?

Escribo para nadie en específico, lo hago y no pienso: ¡Ay me va a leer una señora muy popof! o me va a leer un escritor de renombre o el muchacho de la esquina, o el poeta de allá lejos, o la señora que vende chiles en el tianguis, no. Ronda una idea por mi cabeza y la aterrizo en el blog, es todo. Si me gusta lo publico y si no pues no, lo guardo y listo.
Si pensara a quien van dirigidos los relatos, tal vez no me hubiese metido en un problema -para mi lo fue- cuando tratando de entretener a la cada vez más inquieta Natalia, me di cuenta que mis ¨cuentos¨ no son para niños.

Quise contarle el de la araña descalza y nomás no pude. Busqué otro y otro más y nada. Con su dedito La Bella señalaba la imagen del relato que quería que le leyera. Comenzaba pero no podía seguir porque por más que buscara palabras para que entendiera no pude siquiera leer dos renglones.

Ella atenta me observaba
-¿Qué ¨buelita¨?-decía al ver que me quedaba callada
-Nada Muñeca, te voy a buscar otro.

Busqué otro
y otro
y otro y nada.

Entonces me dije suspirando: Flor de María tus cuentos no son para niños por lo menos no de la edad de La Bella.

¿Entonces?

Ni idea, nunca se los he contado a nadie de la vida real.

Después de buscar entre muchos -no imaginaba la cantidad de relatos que tengo- apagué el ipad y me puse a jugar con ella a:
Riqui rán
los maderos de San Juan
piden pan
no les dan,
piden queso
les dan un hueso
se les atora en el pescuezo
y se sientan a llorar
a la orilla del zaguán,
riqui riqui
riqui rán.

Eso fue más divertido para ella pero no para mi. Terminaré creyendo que mis cuentos no son para niños -como siempre me has dicho-. Da igual, Natalia es dueña de todos ellos. Puede que ahora no los entienda pero cuando esté más grandecita le gustarán. Ojalá porque si no es así me voy a cortar las venas con un apio con sal y chile para que arda y se me quite la costumbre de andar inventando cuentos y relatos tan así.

Si le gustan dirá orgullosa que yo se los escribí.
Si no le gustan ya ni modo, no pasa nada, de todos modos ya están ahí. Esa es la herencia que nunca pensé dejarle a nadie y es a ella a quien se los he regalado.
Eso me hace muy feliz, bueno no mucho porque tengo que esperar varios años para que los entienda y de este lado del monitor el tiempo vuela a velocidades insospechadas.


Click!










sábado, 15 de marzo de 2014

Tu mundo raro





A decir verdad son tantas las veces que han dicho que soy rara que una más no debería importar.
Me miro al espejo y veo que tengo dos ojos tristes -herencia de mi madre ¿qué le voy a hacer?- y un carácter de los mil diablos -herencia de mi padre ¿qué puedo hacer?- pero tengo exactamente lo mismo que todos. Dos manos, dos pies, una panza, nariz, pies regordetes -eso no lo tienen todos ¿eh?- boca, labios, en fin.
Es más cuando dicen que soy rara me dan ganas de alquilarme en los circos para que me vean ya que apretarles el pescuezo -sonó a albur- no puedo
¡Hey, pasen, miren, vean, la mujer que se hizo rara por no obedecer a sus padres y la ley de dios! ¡Pasen, pasen! ¡Miren niños lo que les puede pasar si no le hacen caso a sus papás!

Rara porque no hablo con nadie, porque no salgo, porque me encierro en mi mundito de letras y amigos imaginarios.  pero caray yo me siento igual que todos. Bueno no tanto, tampoco hay que irse a los extremos, digo yo. Antes muerta que sencilla. 

¨Hablo¨ con Emilio quien se ha convertido en uno de mis mejores amigos -no entiendo como es que no me ha bloqueado de su vida virtual- porque me tiene mucha paciencia. Voy a pedir a dios que lo conviertan en santo, en una de esas y se me cumple esa extraña petición. Lo merece aunque no sé si quiera porque eso lo llevaría a tener una larga fila de feligreses pidiéndole un milagrito. 
¡Ah lo olvidé! soy atea.

La cosa es que no puedo hacer nada para cambiar la percepción de la gente. Desde mis inicios en esta vida de pacotilla fui considerara rara, diferente. Mamona (diría alguien que conozco y que no quiero decir su nombre porque me está viendo).


He tenido amigas raras, Juanita, Maricruz, Marcela, con las que tenía en común nada. ¿Por qué eran mis amigas? Su madre lo sabe. Es más no puedo decir que eran amigas porque nunca lo fueron, creo que ese es el meollo del asunto. Nada nos unió más que nuestro paso por este mundo en una época donde ser bonita era lo importante. Ellas eran bonitas y yo no.  ¡Que dolor! ¡Maldición, ya salió mi complejo!


Puede que no me entiendan pero yo si y ya.

Y como no teniendo más que hacer porque debo esperar a que la pastilla haga su mágico efecto -desde hace rato volví a ser ¨normal¨ pero no termino nunca de escribir este post- vine a vomitar mis frustraciones además claro, debo aprovechar que el Ángel de la Guarda no está para escribir las cosas que me ahogan. 
Él es una persona muy buena y positiva -no entiendo cómo es mi amigo- y no le gusta cuando ando triste pero que caray, elegí ser la consciencia de los que amo, eso me lleva a ser la mala de la historia y lo vengo a escribir, pero me vale madre, si tengo que sufrir eso lo acepto como buena y abnegada madre mexicana que soy.
Igual aprovecho para decir groserías porque no está La Bella (no sabe leer pero con verme la cara sabe que estoy enojada).

Acepto toda clase de recriminaciones porque sé que al final les voy a decir: -Te lo dije y no para sentirme victoriosa sino porque no entiendo cómo chingados no ven las consecuencias.

Ya me voy a seguir rumiando mi locura debajo de la regadera, voy a regar a una Flor de María, miren que ya se me está pasando el efecto.

¡Adiós!











martes, 11 de marzo de 2014

¿Internet gratis?







Se supone que no debía estar escribiendo porque me cortaron la linea telefónica -si no tengo teléfono no tengo internet. Si no tengo internet no puedo entrar al blog. Si no puedo entrar al blog es porque no tengo internet- pero resulta que me despierto en plena madrugada, enciendo el iPad y ¡Oh no lo han suspendido! Así que rauda y veloz me puse a escribir pero las malditas musas flojas están dormidas. Entonces no habiendo mas que hacer me voy a leer El Quijote -Yo sé, yo sé, soy una blasfema, le daré otra oportunidad- mientras el día amanece y las dormilonas se ponen a trabajar. 

Pero es raro ¿Eh? eso de que no hayan cortado el internet junto con el teléfono esta raro. ¿Y si Carlos Slim -dueño de Telmex y de medio país- se volvió bueno y dejará que todos tengamos internet sin pagar? ¡Mñeh! Estoy delirando o soñando o las dos cosas. El día que el servicio sea gratis habré muerto o me habré vuelto santa. Santa MaLquEridA, no suena mal. Seré patrona de todas las insurrectas del amor, ¡Si! Bueno pero, ¿Ya para qué? ¡Que chiste! ¡A luchar contra los gigantes! Son molinos mi señor, ¡Oh!






domingo, 9 de marzo de 2014

Mi alter ego chiquito




Si digo las frases que Natalia ha aprendido de mi en este corto tiempo que la he cuidado, segurito a más de uno le da el soponcio. 
Tengo que aprender a pensar antes de hablar por el bien de ella y el mio. No me gustaría que La Bella fuera el alter ego de la MaLquEridA.
¡Dios! de escucharla se me encuera el chino. ¿En qué momento digo esas frases dios bendito? Se me cae la cara de vergüenza.




Como sea desde hoy pensaré antes de hablar por el bien de la niña y el mio propio, no me gustaría que le digan que absorbió la parte negativa de su abuela que tanto la ama.

Así me quede muda voy a pensar antes de lanzar mis quejas al viento porque ya vi que alguien las está recogiendo.

¡Me hierve el buche! Tengo que aprender a hablar sin maldiciones ni pensamientos negativos. Está cabrón, digo está en chino. 

Escuchar de los labios de La Bellita, ¨Me siento mal¨, ¨Estoy triste¨ y otras frases me puso la piel chinita ¡Soy yo en labios de Natalia! ¡Dios bendito!
Eso de educar a una bebesita está pelón.

Estoy avergonzada, ¡Trágame tierra!
¿No podré volver a nacer? o ya de perdida quedarme un poquito muda pero poquito sino ¿cómo aprenderá de la vida si yo no le enseño?












viernes, 7 de marzo de 2014

Con tres tequilas encima





Si hubiese sabido que al limpiar mi abandonado escritorio iba a encontrar el aparatejo de música extraviado desde el principio de los tiempos, me habría ahorrado tantas noches de insomnio aburrido.
El aparatejo tan antiguo como su dueña, no se llevará la vigilia pero al menos la pasaré cantando. Obvio que en silencio tampoco se trata de torturar a la familia con mi voz de Chavela Vargas en sus peores momentos o ya no viéndome tan tirada al traste como la de Astrid Hadad con tres tequilas encima.

Como sea, soy feliz muy feliz -sin signos de admiración tampoco se trata de exagerar- esperando que esta felicidad me dure hasta el lunes porque el domingo ni ganas de acordarme que existo. Y no es por ser melodramática -ya ven que no se me da- pero el nueve de marzo me diagnosticaron y eso no es que me ponga muy feliz que digamos.

Igual da, actitud ante todo. Palabras huecas que aplicaré a ver sisicierto que funcionan. ¡Actitud MaLquEridA, actitud!

Ande, levante la vista, mire lo que ha dejado atrás, lo que ha ganado y lo que la ha hecho crecer. No menosprecie lo que tiene. Ande, respire hondo y a darle que es mole de olla, ¿o no?

Pue ji.












lunes, 3 de marzo de 2014

Percepción

¿Por qué si hice lo que debía tengo la sensación de haber hecho mal? 

Regañé a Natalia por algo que hizo. Me pidió disculpas en su media lengua y no las acepté porque debe entender a su corta edad que hay cosas que no se deben hacer. Me siento mal porque es una bebita que apenas está empezando a vivir y yo estoy para enseñarle pero hoy no fue mi día.
Segura que no vuelve a pasar. Habrá valido la pena este desazón que siento pero...

Me asombró que aguantó estoica mis regaños, ni una lágrima brotó de sus ojos japoneses. Eso habla del carácter que se le está formando. Con todo y eso me abrazó cariñosa y yo me sentí perro sin patas.

Mañana su mentecilla infantil recordará lo que pasó y se lo dirá a Barry. Hablaremos de nuevo con ella como ya le hablaron sus padres. Todo volverá a la normalidad.
Lo hecho, hecho está pero no sé cómo quitarme esta opresión del pecho. No es que me guste sufrir pero La Bella es La Bella y me duele llamarle la atención, máxime que con mi voz fuerte asusto a cualquiera pero creo que no a ella. Lo supe por su mirada que no apartó de la mía furibunda.
Hoy conoció el lado duro de su abuela. Siento feo...
siento,
lo siento de verdad.














¿Qué tienen en la cabeza?

¿Cómo puede alguien citar a tal o cual escritor, artista, político, filósofo o a cualquiera que haya dicho algo que se convierta en frase célebre o de perdida se quede en la memoria de algunos afortunados que lo recordarán cada que venga a colación? A mi no se me pega nada. Leo un madral de libros -que de algo sirva el insomnio- leo notas de periódicos o de lo que sea y sin embargo no queda registrado nada en mi memoria de teflón. 
Que si "Solo sé que no se nada", que si "Deja que los perros ladren...", que si "Nadie esta libre de decir estupideces, lo malo es decirlas con énfasis" y así un interminable bla bla bla. ¿Cómo es que se les quedan grabadas? Yo puedo chutarme uno y mil libros y si me dicen una frase del que recién leí digo, ¿Eh? Porque no se me grabó nada. Esa puede ser la razón de no ser "alguien" en la vida. Después de ser una brillante estudiante decidí en mi mejor época solo Ser porque mi cerebro se llenó de palabras que no me decían nada. 
Es quizás algo parecido a cuando iba a misa de pequeña -de grande también- empezaba el sacerdote con su perorata y yo mientras estudiaba la cara de los santos -pobrecitos ellos, tan sin poder hacer nada con su corazón de yeso- contaba los candelabros o las velas prendidas pero un codazo de mi madre me hacia perder la cuenta y comenzar de nuevo. Me la pasaba pajareando, tal vez por eso a mi la religión nunca se me dio. Bruno dice que cuando muera, Lucy o Chuchin se van a pelear por mi pero no por llevarme sino porque ninguno querrá quedarse conmigo. ¿Se les ocurrirá si es que se da el caso, preguntar con quién me quiero ir? Digo, es mi alma la que se disputa. 
Pero bueno esa es otra historia. No presto demasiada atención a nada incluso cuando alguien habla y su plática es intrascendente, cuento las letras de alguna palabra que dice y de otra y de otra perdiéndome en un paraíso personal de cuentaletras y números. Es una falta de respeto -lo sé- pero no tengo la culpa que su conversación sea vana. ¿Harán lo mismo conmigo? Ni idea, por eso soy de pocas palabras así no les doy tiempo de aburrirse o a lo mejor el que me escucha es decente y sus padres lo educaron bien. No es que los míos no lo hayan hecho lo que pasa que entre tantos Apellidos Ilustres uno tiene que ser la nota discordante, el prietito en el arroz o la vergüenza de la familia. 
Volviendo a las citas famosas y a mi nula capacidad para retenerlas creo que tengo un severo problema de "Déficit de retención de citas famosas" si no ¿por que no se me pega nada? A lo más que he llegado es a no olvidar una frase de Cantinflas en una película, "Compañeros, estoy aquí porque no estoy allá", una de Jesusa Palancares que dice "los capitalinos tienen la mala costumbre de bañarse del diario" o la de una conductora insulsa que dice: "Hablo sin pensar por eso soy tan encantadora". Frases que recuerdo pero no uso porque a pesar de sentirlas mías yo no las dije. Iba a escribir una frase del Ángel de la Guarda pero ya se me olvidó, ¿No les digo? 
Y es que citar a famosos está en chino por el esfuerzo que implica tener buena memoria -al menos a mi recordar hasta como me llamo me resulta complicado, entre Flor de María, la MaLquEridA, Jani, Jennifer Natasha ya no sé quien soy- y a menos que no sea relevante decir con palabras de otros lo que quise decir. (Que nadie se sienta aludido por favor que ya tengo bastante con mi parquedad y mi insomnio).
Ya para terminar, una frase que no olvido es "Dios me hizo desgraciada pero no se me da la gana" regalo de un amigo blogger que dice que me queda como anillo al dedo, ¿Será? 












sábado, 1 de marzo de 2014

"Haiga sido como haiga sido"

Terminó mi participación en el protocolo de investigación sobre el Parkinson. Los resultados no fueron los esperados puesto que no seguí al pie de la letra las instrucciones. Entré como caballo de hacienda y terminé como burro trotón. 
Al principio era como  relojito pero después se atravesó diciembre y sus fiestas, mi cumpleaños, las visitas al hospital. Las salidas a diversos lugares impedían que tomara el tratamiento como era debido a la incontinencia. Hubo un tiempo que no tuve hojas de llenado, nunca fui a las reuniones por diversas circunstancias entre ellas el cuidar a mi muñeca -bien vale la pena la renunciación- por lo mismo no supieron de viva voz mis opiniones. Hubo un tiempo -diez dias- que no tuve medicina. ¿Cómo podría anotar como me sentía con el medicamento si no lo tenia? 
En ocasiones el ser pobre le parte la madre a las buenas intenciones.
Que recuerde había una segunda etapa pero desde noviembre no estoy al tanto de nada. Fui conejillo de indias a distancia pero no funcionó. Debido a esos factores los resultados salieron alterados. Habrá quien haya sido disciplinado y obtendrá sus beneficios. 
Puede que haya otra oportunidad pero también puede que no. Lo acepto y a lo que sigue que la vida no se detiene por nada y menos por conejillos indisciplinados. Se hizo lo que se pudo. Fue un placer haber pertenecido a un experimento que puede cambiar la historia para los parkinsonianos. Ni modo, más se perdió en la guerra. Esto puede sonar valemadrista pero sólo estoy siendo sincera, no hay más, fui un reverendo desastre, asumo las consecuencias que en este caso pudo haber sido el mejoramiento de mi salud. "Haiga sido como haiga sido" fue bueno mientras duró y como el "hubiera" no existe, me voy a dormir con un poquito pero sólo un poquito de nostalgia por haber dejado ir una oportunidad de oro. 
Con todo y que hubiese querido ser metódica, las cosas no se dieron. Tampoco fue falta de compromiso, solamente no era mi tiempo. Mi conciencia esta tranquila, mañana amanecerá de nuevo y ese es un logro que no puedo menospreciar a menos claro que la huesuda diga que mi tiempo se acabó. 
Como diría mi madre que en gloria esté, hasta mañana si dios quiere. Yo remato con un "y sino quiere pues no", contra eso nada puedo hacer.
Contra la muerte no hay pretextos que valgan, ella tiene muy claro su objetivo en la vida dejando caer su guadaña sin miramiento cuando lo decida.
Si ella quiere mañana amanezco y si no pues no me lloren que de lágrimas ya estuvo suave. Tomen -si les sirve- lo bueno de mi y a lo que sigue.
Yo voy mientras a dormir.

Chido.












Fui musa del Cantor de poemas alucinantes.

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón
de sol escondido
y mil silencios largos.
Es beso de agua
y luz de ciegos
en el desierto diario.
La leo y me leo.
La leo y la siento.
La leo y la quiero.
Vamos de la mano
desconocidos
y alejados
por los caminos
rotos y astillados
de la vida cansada
y del tiempo huraño.
Refunfuñamos por todo
y hasta en el infierno
tienen miedo
de que un día aciago
lleguen nuestros pasos.
Chocamos con mil horas
arañamos las rutinas
odiamos la compasión
nos dan risa los ángeles
y mucha pena los diablos.
Nos cansa todo
y más que nada
el resto de los humanos.
A veces herviríamos
a los que nos rodean
y otras daríamos la vida
por hacer reír a un chavo.
La Malque es un corazón
de sol escondido
y mil silencios largos.


Toro Salvaje

Hey si de cuando en cuando nos preguntamos qué demonios hacemos aquí.