miércoles, 26 de febrero de 2014

El hijo de Chucky y El bebé Chango





Rescatado por Natalia de una caja de juguetes olvidada hacía tiempo, El hijo de Chucky (bautizado así porque me ha caído dos veces en la cabeza movido por fuerzas extrañas y me ha dolido más que cuando un ex novio me cambió por otra) se ha convertido en el juguete favorito de Natalia junto con El bebé Chango (llegado de no sabemos donde).

El muñeco vio pasar sus mejores tiempos en las manos de Mariana -primita de La Bella- siendo abandonado cuando dejó de ser el juguete favorito para ser reemplazado por una Barbie.
Chucky jr. perdió vestido y zapatos en el transcurso de las ternuras infantiles de su incipiente ¨madre¨.

La historia del bebé Chango nadie la sabe. Apareció de pronto un día acompañado de una caja de chocolates que todos disfrutaron sin saber a quien pertenecía. 
El peluche pasó a formar parte del cuantioso ejército de muñecos de la MaLquEridA quien no se quiso deshacer de él porque ¨pobrecito va andar rodando por ahí¨. 

Un día cualquiera fueron elegidos por Bellita para ser sus compañeros de juegos desde entonces.

Si los papás de Natalia hubiesen sabido cuales serían los juguetes preferidos de la niña no habrían pasado tanto tiempo buscando los mejores regalos la noche anterior a la llegada de los Reyes Magos.

Yo como abuela metiche les digo que los papás siempre quieren lo mejor para sus hijos pero no siempre tiene que ser lo que ellos quieren.




















sábado, 22 de febrero de 2014

Del otro lado

Ayer después de arrepentirme ochocientas cincuenta y nueve mil veces de escribir el post anterior, recapacité sobre mi sentir. Todo el día anduve pensando en ello. Meditabunda como estaba tuve la mala fortuna de tocar un gusano ¡Dios bendito! ni siquiera hice drama. Lo toqué y aplasté -lo siento- como quien mira la nada por error. 
En otros tiempos habría escrito un post después de desmayarme tres veces. Eso no sucedió, solamente lo comenté por la noche con Barry -¿con quién si no?-  él con la vista fija en un punto lejano, me dijo ¡Ah! siguiendo en lo suyo. Yo casi hago fiesta por la muerte del pobre gusanillo. Como sea es un ser vivo y ya se sabe lo que opino sobre los seres vivos y su merecida existencia.
Hubiese incluso escribir un cuento sobre el gusano y yo pero no se me ocurrió por andar en mis debrayes mentales.

Volviendo al tema que me ocupa, después de pensar me puse a ver televisión. Por las tardes en el canal internacional pasan un programa donde gente necesitada pide ayuda y gente generosa la brinda. Esta vez trataron el caso de una madre con el marido desempleado y cuatro hijos, dos de ellos enfermos. Una con secuelas de un coma y otro con distrofia muscular. La cosa es que teniendo tanta adversidad en su entorno, la madre dice que nunca deja de sonreír y se enfrenta a la vida con todas las ganas porque es lo que hay. 
No me enteré si le pudieron ayudar -yo creo que si porque siempre lo hacen- ya que La Bellita despertó y fui con ella. 
Comparé mi actitud con la de la mujer ante la vida, valgo madre. Ella tiene que ver por ¡Cinco! Yo por mi misma nomás y sin embargo se me cierra el mundo. 
En este blog hablo sobre lo mal que me ha tratado la vida -ese es mi estilo- nunca hablo de lo bueno que por lo general es mucho. Como por ejemplo, hablaba de no poder caminar bien pero no digo de todo lo que hago aún con ese problema. Voy de arriba para abajo, juego con Natalia, puedo bañarme sola, lavo a los perros, doy de comer a mi gato, al pez, riego plantas, y muchas cosas más que con todo y bastón puedo hacer. Si lo pongo en la balanza es mucho comparado con el no. Pero como dije antes es mi estilo. Cuento las cosas malas porque hay muchos que cuentan puras cosas buenas -es su estilo- y eso es muy requetebueno. Ser optimista hace ver las cosas más fáciles pero ¡Malditos peros! a mi me gusta ver el lado oscuro de la vida y no lo hago para que me apapachen, sólo es que es mi estilo. A algunos les agrada, a otros no pero ese ya no es mi problema. Mi problema es que pienso desde ese lado, al que pocos gusta ver pero no por eso deja de existir. Quizás este mal pero es lo que pienso. Hablo de lo malo que me ocurre porque digo, bueno en algún lado debo dejar la amargura. ¡Sorpresa! Es aquí. Que conste ante dios y el mundo que no pido disculpas por escribir lo que quiero ¿O si? Ya me perdí, en fin ustedes habrán de disculpar -¿No que no?- mi sencilla honestidad y la arrogancia al creerme mejor de lo que soy -¿Eso qué?- nací en la época equivocada o lo que es peor, en el cuerpo equivocado. Debí nacer en un alma de dios pero vaya, las cigüeñas también equivocan el rumbo y me dejaron en este cuerpecillo al que no termino de adaptarme. ¡Click!











viernes, 21 de febrero de 2014

Tengo tanto que contarte

Añoro poder salir sola a caminar. Ir a cortarme el pelo y poner en aprietos a la estilista. Añoro los viernes cuando me escapaba a gastar el dinero en cosas banales. Extraño ir a yoga y a las señoras nice en su círculo cerrado de amistad al que nunca pude entrar y al que tampoco me esforcé en pertenecer. Añoro -ni tanto- las clases de cerámica. Las clases de inglés con "Van Damme" y sus chistes bobos. A Sonia y su no dejar de hablar nunca. Extraño cuando me enojaba porque Barry me hacia caminar y lo metía en líos con la gente porque me rozaban al pasar. ¡Loca de atar! "Caminar te hace bien" me decía y yo -Si si, aham- ¡Vaya vueltas de la vida! Hacía cosas tan cotidianas como ir a pagar el teléfono, la luz, ir al banco, a la escuela. Extraño tanto que podía hacer sin depender de nadie. Mis asuntos personales eran resueltos mirando aparadores. "Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde". Hoy comprendo la certeza de ese dicho en la oscuridad de mi cuarto. No voy a decir "si yo pudiera" porque ya no vale. Tampoco pido que el tiempo vuelva, ni siquiera pido una segunda oportunidad ¿A quién? Igual no lo haría. No soy de pedir nada -lo único que me dan son pretextos-. Además me avergüenza hacerlo.  Tengo muy bien puestos los pies sobre la tierra. Los milagros no existen. Lo que quisiera es no depender de nadie ni siquiera de La Bella al acercarme el bastón. Agradezco en el alma tenerla junto a mi, ojala fuera en otras circunstancias. Quisiera ser otra vez yo, sin limitaciones. La Flor que iba a todos lados con su andar presuroso persiguiendo las horas. Añoro volver a caminar sola -cosa improbable- como antes, con la mochila a la espalda, sin miedo a nada. Lo que no me gustaba hacer hoy lo añoro. Caminar sin llegar a ningún lado pero pasando por todos. No maldigo ni le echo la culpa a nadie, es mi vida y no hay vuelta de hoja. ¿Como fue a pasar esto? La vida es sabia, te da donde más te duele. Y yo aquí pensando en la oscuridad de la noche como solía andar por todos lados. No me arrepiento de lo vivido, no tiene caso. Si hubiese sabido lo que me depararía el destino, no habría tenido caso vivir. Esto lo que tengo ahora, habría llegado de todas maneras aún cuando hubiese tenido una bola de cristal. La vida es así y hay que aceptarlo, sólo que en noches como hoy me rebelo aunque sepa que nada puedo cambiar. Claro que debo tener actitud pero hasta los más valientes han sudado la gota gorda, ¿Por qué yo no? Al rato que claree el día mis añoranzas y recuerdos serán vestigios guardados en un post. Mañana me arrepentiré de haber escrito esto. Así mismo es. Sin rencores. Ah si tan solo pudiera ir a cortarme el pelo...










jueves, 20 de febrero de 2014

Por la boca muere el pez

Se acerca la fecha para la Carrera de Pasos Lentos, esta será la segunda vez que participe.
Entonces...

1.- ¨Correré¨ contra tipos que hacen trampa, no los descalifican y encima los premian porque ganan pero no diré nada. Jugaré limpio como es mi costumbre.
2.- Ahora si tomaré las pastillas mágicas una hora antes de la carrera.
3.- No voy a pedir que me envíes tu gorra para sentir que vas conmigo.
4.- El reto será no soltar ni una lágrima de impotencia porque la meta está muy lejos, en algún momento llegaré.
5.- Esta vez Natalia me verá competir y lo que es mejor me esperará en la meta.
6.- Bruno correrá junto con Laura, esos niños necesitan no olvidar que son hermanos y que se tienen el uno al otro pase lo que pase. Estaré muy satisfecha de llegar los tres a donde tengamos que llegar.
7.- Todo marcha como debiera.

Haré todo lo posible por ¨correr¨ los cinco kilómetros con gente ¨normal¨ aunque no estoy segura si pueda hacerlo después de ver la realidad de mi cuerpo en una semana sin medicamento. Lo que es, es, tampoco me ciego
Me rebelo contra la ingesta de tanta medicina pero vi el deterioro que tuve y me tragué mis palabras, poco más y me indigesto.

Eso me pasa por hablar sin pensar pero es que si pienso, no hablo y pues vaya, mi pecho no es bodega.
No hago planes para el futuro porque el futuro blablabla, pero tengo que tener una esperanza, tengo que...
porque sino estoy frita.








martes, 18 de febrero de 2014

¿Bueno?

Ya no me causa sorpresa que llamen para extorsionarnos. Ha pasado en múltiples ocasiones, otra que más da. 
En este año, en menos de un mes han llamado dos veces queriendo hacernos caer en su juego para sacar dinero fácilmente.
Me estoy acostumbrando.
Reacciono "como debe ser" pero hay mucho de malo en todo esto. Mi tranquilidad ante ese delito es extremadamente sorprendente. Cuelgo y a otra cosa como si hubiese llamado un cliente.

¿A dónde llegaremos en este país que está en poder de la delincuencia y la corrupción? ¿Cuánta gente caerá en manos de esos malhechores que encontraron en la extorsión telefónica su modus vivendi? Lacras de la sociedad que como muchos deberían ser quemados vivos junto con toda la runfla de políticos corruptos que encontraron en el delito su forma de vivir. Gentuza que no se preocupa porque "los derechos humanos" los defienden. 

¿Y las víctimas del delito? Están en la cárcel.

Así funciona México, pero nadie se espante, sigan viendo la telenovela de las seis, o los programejos que hacen reír -según- pero no pensar. Recuerden que vivimos en el país del no pasa nada. La gente honrada sigamos trabajando para malvivir. 

Blah, siempre digo lo mismo cuando esto sucede. Círculo vicioso del que no saldremos nunca porque estamos esperando que el primero levante la cabeza y se rebele ante tanto avasallamiento. Estamos tan acostumbrados a tener el pie en el cuello, cuando nos lo quiten no sabremos qué hacer, volveremos a agachar la cabeza porque esa es la forma en que hemos vivido siempre. 

En fin, sigamos viviendo una paz utópica en nuestro mundito seguro de cuatro paredes, ¿Bueno?









sábado, 15 de febrero de 2014

Madre amantísima

Estoy plenamente convencida que todo lo que vivamos está escrito en el libro invisible de nuestra vida. No me pregunten por quien porque no tengo la más recochina idea, mi sabiduría no llega a tanto.

Hace tiempo cuando Laura supo que Enrique Bunbury venía a México me preguntó si quería ir al concierto (casi siempre voy).
No tenía muchas ganas de asistir porque no he tenido tiempo de escuchar su último disco y no me gusta ir en blanco. Además insistía que lo conociera en persona, quizás así se me quitaría ese atolondramiento que tengo por él. Dije no por obvias razones, mi audacia no llega a tanto. Seguro si lo tengo enfrente me orino de los nervios. 
Para andar pasando vergüenzas no gracias. ¿Quién dijo miedo? ¡Yo!

¡Next!

Una madrugada recibí un tweet de Uriel, un amigo del blog de hace varios años. ¨MaLquEridA, alguien te manda saludos¨, decía junto con un link. 
¡Era Enrique Bunbury!
Por poco se me caen los calzones. a dios gracias estaba acostada y traía pantalón.


Gracias Uriel

Agradecí de inmediato el haberse acordado de mi. Apagué el iPad y me puse a soñar con Quique -nocierto- pero hubiése sido padre tenerlo correteando por las praderas y retozando conmigo cantándome al oído ¨... y no es por eso que haya dejado de quererte un solo día... lalalalalá¨

Después me enteré que otra amiga del blog, iría al concierto que se efectuaría en su ciudad. Aprovechando le pedí que tomara fotografías y me las enviara. Le iba a decir que le gritara que lo amaba pero me dio pena penita pena. ¿Qué va a decir que ya estoy senil y ando como loquita adolescente muriendo por el mejor cantante del mundo mundial? No no no no no, antes muerta que sencilla.

Diana -así se llama mi amiga- me mandó muchas imágenes. (Ahora que lo pienso ojalá haya disfrutado el concierto y no se haya distraído cumpliendo mi encargo).

Se ve que el espectáculo estuvo de pocas pocas pero poquísimas pulgas y no fui. ¡Maldición!


Gracias Diana

Todo por ser una madre consciente porque si no me sintiera culpable de que mis hijos gasten en el medicamento, otro gallo cantaría. Soy una madre un tanto abnegada acostumbrada a sufrir ¿en serio yo hago eso? ¡Puagh! detesto esa actitud.

Me valdría gorro todo, asistiría a los conciertos sin importarme gastar mucho dinero. Igual yo no pago. pero no, soy una madre amantísima que cuida a sus hijos, no les causa el menor problema. (Bueno si pero nadamás en ocasiones y únicamente cuando alteran mi yo furioso) y no trabajo ¡Porca miseria! diría otro amigo.

Entonces...

Me enteré que el lunes Enrique dará un último concierto en el Auditorio Nacional pero es demasiado tarde, es lunes, los lunes ni las gallinas ponen además toca comprar medicina, ni modo que todavía pida para ir a ver a mi amor platónico. Mis hijos no son los genios de la lámpara cumplidores de deseos o caprichos fatuos.

Señor ¿por qué me hiciste tan sensata?

¿Y qué tiene que ver el destino del que hablaba al principio con mi post? Ni idea. Iba a escribir algo sobre eso pero Enrique tiene la manía de ponerme a volar por las nubes de un cielo extrañamente oscuro, con una luna madrugadora alumbrando el mar que separa el mundo de Emilio (¡Hola!) del mio y el mundo de Enrique  (¿Si dime?) del mio.

Sería bonito cumplir sueños imposibles sin miedos paralizantes y atolondrados, total lo más que me puede pasar es que Bunbury me abrace y seguritito me daría un beso en mi tierna mejilla, entonces ora si deveritas ¡Muero!






















viernes, 14 de febrero de 2014

No es papada, es vivir gratis





Para terminar con el tema de los médicos -por lo menos en los próximos cuatro meses- diré que el médico neurólogo todopoderoso jefe de todos los neurólogos menospoderosos dijo que esa papada que tengo cielito lindo bajo la barba no es que la gravedad haya hecho su trabajo sino que está avisando de un problema en la glándula tiroides.

Pa´su madre yo creyendo que era pellejo grácil cayendo bajo mi rostro, incluso todas las mañanas me daba palmaditas frente al espejo para que desapareciera y no me viera vieja.

¿Y si en mi otra vida -de las siete que tengo-  fui pelícano y no tuve tiempo de desaparecer los rasgos característicos como la mamad... digo la papada? ¿Eh? ¡Eh? ¡Eh?

Hubiese sido mejor reencarnar en rockera de los setentas como alguna vez soñé y no terminar siendo conejillo de indias como dijo alguien que me quiere mucho -Me parece que eres conejillo de indias de médicos sin quehacer o de plano estás jodida- o algo así.

Soy un experimento de dios o el diablo igual da. A estas alturas de la vida poco me importa de qué lado estoy.

De todos modos nadie podrá conmigo porque soy libre y como siempre ha sido, terminaré haciendo lo que me de la real gana que para eso es mi vida. 
Como dije ayer al salir del hospital ¡Vámonos muriendo todos que están enterrando gratis!

Con una gran sonrisa, apoyada en mi bastón tomé del brazo a Barry y a Natalia, nos fuimos caminando como si el mañana no existiera a un mundo hecho para nosotros donde nos perdimos todo el día.

Esa es la brutal realidad, el mañana no existe, el hoy es lo que cuenta y lo que cuenta es ser libre haciendo lo que uno quiere sin llevarse entre las patas a nadie, meramente como dicen en mi rancho, así como yo.

Esa es mi filosofía de vida,
lo demás será siempre lo de menos.















miércoles, 12 de febrero de 2014

Soluciones rápidas a deshoras de la madrugada

Puedo levantarme a esta hora de la madrugada a escribir pero me da flojera. Si me da flojera, no me levanto. Si no me levanto, no escribo. Si no escribo, no pasa nada. Si no pasa nada, ¿Para qué me levanto? Mejor me vuelvo a dormir.



lunes, 10 de febrero de 2014

Sepasuchi






Pregunta la señorita médica (la asistente porque la titular está revisando una montaña de papeles) que si tengo gastritis. 
Contesto que no.

La señorita médica titular ordena sin levantar la vista desde su silla de reina:
Dale las tabletas de tenmeacá. Que se tome una en la noche el día que quiera pero solo una por semana y sin cambiar de día.
Recétale también las tabletas de sepasuchi. Se va a tomar una tableta en ayunas. Debe dejar pasar una hora sin comer nada, no debe hacer ejercicio durante ese tiempo, ni caminar, ni subir o bajar escaleras, ni bla bla bla. Puede lavar los trastos o si lo prefiere quédese sentada. ¡Vaya cosa!

El caso es que con las nuevos medicamentos agregados voy a ser una farmacia ambulante. Me niego a ello. No entiendo como con tanta medicina mi estómago no resiente la agresión de los mismos.

Qué voy a hacer si me resisto a tomar más pastillas. Las que tengo ya me causan náuseas y mareos. Así no hay quien viva.

Ya no se me ocurre qué hacer más que venir a escribir a mi blogcito.
Hoy no estoy para nadie,
me voy a mi cubil,
esto también pasará y todo eso que se dice cuando no hay más qué decir.
Y conste ante dios y el mundo que no me estoy quejando, estoy escribiendo.


¡Click!



















sábado, 8 de febrero de 2014

No hay excusas






Pocas veces me he sentido ruin, por lo general me muevo en un mundo más o menos probo donde las malas acciones no tienen cabida pero como en todo siempre hay algo que mueve a ser malo, para eso no se necesitan excusas, lo eres y ya. Aceptarlo forma parte de tu redención. 

Un día amanece tu sino volteado. Todo se junta. La cabeza te revienta salpicando de ignominia tu alrededor. Por un instante respiras profundo e intentas controlarte pero es en vano, tu alma esta en quiebra. Ya no eres dueña de ti. Miras el entorno que te rodea. La casa es un caos, Bella llora a grito pelado, suena el teléfono, tocan el timbre de la casa, el chihuahua joven ladra por todo y a nada. Y tu chihuahua viejo, ¡Ah tu chihuahua viejo! Levanta la pata por aquí, levanta la pata por allá dejando su rastro amarillo por doquiera que pasa manchando el caos de un día aciago.
Olvidas que ya está grande y que su vida se reduce a buscarse la comodidad donde se encuentre incluso sus necesidades más básicas.

El clímax de tu mala obra llega, estallas recibiendo el perro el peso de tu furia. Sin pensar dejas caer la mano sobre su frágil lomo. No una ni dos sino tres veces. Te conviertes en el ser abyecto que tanto odias. Humanos maltratando perros, ¿Recuerdas? Tu que tanto odias los golpes. Sus ojitos te miran sin comprender que sucede. No entiende seas tú -precisamente tú- la que tanto lo defiende y quiere, estés convertida en un verdugo fiero.
Se vuelve contra ti mostrando los colmillos para que te asustes pero estas poseída, le gritas y lo corres de la habitación. 

Todo sucede en segundos. 

Tomando en brazos a La Bella, ignoras el teléfono insolente. Babo huye, conoce el tono de tu voz y prefiere desaparecer.
Bajas las escaleras con pasos vacilantes mientras el chihuahua viejo se lame la tristeza a la orilla de la cama. El timbre ha dejado de sonar. Natalia ya no llora, abrazada a tu cuello te mira a la cara.  Recobras la calma. Ves a tu perro, lo acaricias, le pides perdón por haberte rebajado a la categoría de ser despreciable. Nada te duele más que haberle pegado y encima que tu nieta haya visto todo.

-¿Le pego buelita?- pregunta con inocencia ese pequeño ser que está absorbiendo lo bueno y malo de ti. Te das cuenta que el daño no solo se lo hiciste a tu mascota sino que mostraste a los ojos de la niña tu lado más cruel. Te arrepientes de ello. Le explicas que no, a los perros no se les pega, ni a nadie. Estabas muy enojada, no sabias lo que hacías. Te abraza mientras acaricia al chihuahua.

¿Tu penitencia? Contarles avergonzada a tu familia lo que hiciste,  recibir con la cabeza gacha lo que bien te mereces. No te preocupes por tu perro, lo ha olvidado, lo sabes porque te lame moviendo el rabito contento de ver que vuelves a ser tu, la misma que siempre lo protege y defiende de todo. Sabes que te quiere sin condición, a pesar de todo.

No llores, mejor antes de levantar la mano asegúrate que no sea para lastimar a alguien. Ten presente siempre su mirada y las palabras de Natalia para que no vuelvas a cometer tal ignominia. Tu perro fiel siempre estará contigo, te lo dice su mirada dulce. Castigo suficiente para tu redención.














jueves, 6 de febrero de 2014

Ok





Admiro a Natalia, su capacidad para hacerme sonreír con palabras nuevas y mochas es enorme, palabras que en ocasiones costaba identificar pero para mi eran o son pan comido.

Su repertorio de niña linda se va agrandando cada día. Ya no dice güey ni tonto, eso ya quedó en el olvido.
Esta semana ha dicho Ok para todo pero ayer empezó con una frase que me hizo pensar: Soy feliz (sin comillas).

¿Cómo sabe lo que es ser feliz si nunca se lo hemos dicho?

Lo que nos dejó perplejos fue cuando dijo a Laura después de verme: No es feliz.
Yo y mi cara agria y esa niña diciendo lo que ve sin tapujos, ¡Muero!
¡Claro que soy feliz! lo que pasa que la amargura quedó tatuada en mi rostro y eso como las cicatrices no se puede ocultar ni siquiera a los ángeles buenos como La Bella y su mirada perspicaz.

¡Trágame tierra!

















martes, 4 de febrero de 2014

Un poco famosa

¿Cómo fue que llegó este momento?

Tuve la oportunidad de escuchar por la radio hoy en la mañana uno de los posts que escribí en el 2010 cuando mi mente era lucida y las ideas fluían espontáneas.

 El vuelo del colibrí en voz del locutor me puso la piel chinita.

Observaba la cara de Barry y Natalia escuchando atentos, me hizo sentir orgullosa. ¡Yo lo escribí! decía para mis adentros.
Al terminar, la mano de él buscó la mía en señal de aprobación. Natalia me dio un abrazo. 
Suspiro largo.

Es probable que se lean otros textos sobretodo de reflexión porque el programa está dirigido a las personas mayores a quienes se les alegran las mañanas con música de antaño, temas de salud y para meditar.
Desconozco por cuanto tiempo se sigan leyendo al aire pero si es así más gente conocerá mis locuras.

Y sin embargo...

Cada vez que surge la ocasión de dar a conocer fuera de la MaLquErida lo que escribo, me lleno de nervios porque considero que mis cuentos no son buenos, es algo que no puedo entender. Aún así voy a disfrutar esta etapa de ser ¨famosa¨ el tiempo que dure. Es una oportunidad que no muchos tienen y que por uno de esos azares del destino me tocó.

Mientras dure voy a saborear cada momento porque eso es la vida; un cúmulo de momentos que nosotros decidimos saborear o padecer y hoy contrario a mi forma depresiva habitual voy a disfrutar.

Siento que hoy algo de mí quedó en los radioescuchas quienes probablemente pronto olviden la lectura pero la atención prestada por breves instantes fue mía y eso me hace muy feliz, qué mejor pago para alguien que escribe sino es ser leído.














sábado, 1 de febrero de 2014

Un libro gordo de Cálculo Diferencial e Integral y ratones en desuso






He pasado tanto tiempo en la lap y en el Ipad que cuando me entregaron la compu viejita ya reparada, olvidé que esta requiere de mouse para echarla andar. Mi mente sufre el deterioro normal de la vida.

Y yo queriendo deslizar mi dedo por...  ¿Achis! ¿Cómo funciona esta computadora?

Al querer escribir, mi dedo quedó suspendido en el aire porque de pronto me olvidé del ratón. Buscaba dónde deslizar el dedo y no encontré por donde. Del teclado ni sus luces (está en un compartimiento que se abre y se cierra). Del mouse ni me acordaba. 

-¿Barry? ¿Recuerdas cómo escribía aquí?
-No Chikis yo no sé nada.

No tuve más remedio que apagarla. (No le digan a Bruno que la tuve que desconectar porque no supe cómo hacerlo, de hecho no sé cómo. Si lo sabe me va a regañar porque él mandó componerla, snif).

Hoy la volví a usar después de un mes de tenerla en el olvido absoluto. Todo ahí acusa recibo de abandono. No he sacudido y está lleno de artilugios y objetos tan disímbolos como una Barbie despeinada, un reloj cansado de marcar la misma hora, la bolsa de mariguan... este, emmm, un bastón lleno de chocolate, aretes que creí perdidos, un santo bendiciendo a un muchacho, cajas de regalo vacías, en fin. Y es que lo que no encontraba donde poner lo botaba en el escritorio.

En el lapso de no usarla recordé el mouse y fue así como pude escribir por primera vez en ella pero...
No sé que diablos hice porque desinstalé Internet Explorer dado que es más lento que una tortuga e instalé Google Chrome, pero no puedo entrar al correo de gmail.

Como muchas otras veces resolveré el problema, pero será otro día, hoy de plano estoy muerta. Hice trabajar a mis escasas neuronas el doble y no dan para más.

Por favor como otras veces no vale reírse, recuerden que soy una ancianita metida a un mundo raro, limitada a escribir en su blog y que de movimientos en cuentas de correos, navegadores y tal sé lo mismo que de Cálculo Diferencial e Integral, nada.
¿De verdad habrá alguien que entienda eso? Nadamás de ver hoy el libro tan gordo, lleno de números y figuras que me encontré arrumbado me dio sueño.

Bueno bye, acabo de encontrar el remedio para mi insomnio.













Oración

Diosito: 

No permitas que me convierta en suegra metiche, si ves que esto pasa pícame los ojos.
Tampoco permitas que me vuelva una madre castrante, si ves que lo hago, aráñame el alma.
Por favor te pido, no permitas me convierta en abuela enojona, si esto sucede, deja que me orine un perro. 

Dios,
No dejes que lastime a mis amigos, si ves que lo hago písame un dedo.
Pero sobretodo Dios de los Eternos, no dejes que me convierta en una esposa insufrible, si esto sucede, quítame el corazón. 
Permite redimir mis errores y ahuyentar mis temores
Te lo pido por favor 

Amén.




Musa de un Toro Salvaje

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Hey si de cuando en cuando nos preguntamos qué demonios hacemos aquí.