Páginas

domingo, 8 de diciembre de 2013

El hoyo negro (Juego de la inconsciencia. Catarsis para poder dormir)

Cuando no puedo dormir -que suele ser muy a menudo- y estoy muy desesperada por lo mismo, juego conmigo al "Hoyo Negro". Pasatiempo que me invente un día o mejor dicho una noche. Consiste en cerrar los ojos al estar acostada. Colocar las manos a los costados con las palmas tocando los muslos. Los pies muy derechitos. Relajarse hasta el paroxismo de la inconsciencia. Despues imagino que estoy parada al borde de un precipicio. Un hoyo negro que estira sus brazos para tragarme. Las puntas de los pies tocan el vacío. Me relajo aun mas. Ya no oigo nada, estoy de verdad parada en los limites del sinsentido. Me acerco un poquito mas al vacío, mi estomago lo avisa. Esa sensación extraña en la panza, sublime al abandono de mi ser. Entonces me dejo caer al precipicio. Mi mente recorre la distancia imaginaria y comienzo a volar. El cuerpo se esta separando de mi alma. Lo se porque puedo verme surcar los aires. No tengo miedo. La inconsciencia me va haciendo suya. Siento que ya no soy yo. Vuelo planeando sobre lugares inexistentes. No hay aromas, no hay imagenes, no hay nada, solo yo en un mundo sacado de los laberintos del insomnio. De pronto cuando siento que me voy perdiendo entre las brumas de un espacio desconocido, reacciono haciendo que mi alma vuelva al cuerpo al que pertenece. Pego un brinco, que es cuando se fusionan el alma y el cuerpo otra vez. Comunión de locuras. Abro los ojos para situarme en el aquí y ahora. Respiro tranquila. Vuelvo a ser yo. Un ente sin sueño jugando al peligro. No estoy loca, solo tengo sueño. Tengo miedo que un día de verdad me caiga en ese hoyo negro y no regrese jamas. Mejor ya no quiero jugar. Iré con Barry que al igual que yo, lucha por atrapar un sueño que no sabemos donde se perdió. Al menos no estamos solos en esta loca desesperación nocturna que no termina nunca. No digan nada, ya todo esta dicho sobre mi insomnio, es solo que me siento desesperada y quiero llorar pero bueno, la mejor terapia para no llorar es escribir y ya esta. Mañana sera otro día.

18 comentarios:

  1. "un hoyo negro que estira sus brazos para tragarme"....y al borde del vacío!

    ¿¿¿cómo vas a tener ganas de dormirte???

    no desesperar... y que vengan esas ganas solitas cuando quieran... mientras buenísimo escribir!

    beso grande,

    ResponderEliminar
  2. Para el insomio tengo tres soluciones:

    un buen baño nocturno con agua fría,
    una opípara cena, o
    tener sexo.

    ResponderEliminar
  3. Suelo dormir bastante bien, pero con ese sistema tuyo más que sueño me vendría el acojonamiento y conseguiría el efecto contrario. ¿Estás segura de que es una buena forma de intentarlo?
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. El insomnio es algo tremendo. Lo sufro desde que era pequeña y reconozco que he adoptado esa posición de la que hablas muchas veces, aunque sin imaginarme el precipicio. Jajaja. Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Pfff quizas lo ultimo que deberia uno de hacer cuando el insomnio lo ataca es escribir, al gun dia probare eso de caer a un gran hoyo negro quizas asi pueda seguir venciendo mi fobia a las alturas, un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Te contare que formo parte de un grupo de experimentación y estoy probando un medicamento que se llama neurapas, y me está ayudando a conciliar el sueño mucho mejor. Escribir ayuda mucho! Espero tus penas se disipen pronto! No se si ayude! Pero te envío un besote!!

    ResponderEliminar
  7. Yo no lo podria lograr nunca, soy incapaz de relajarme hasta ese punto, y si no consigo el primer requisito, ya me contarás...
    ¿O el primer requisito es ser insomne?
    Como quiera que sea, ni modo... :))
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  8. Si yo hago eso no duermo en un año del susto...

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Si eso te inventas cuando no puedes dormir, no quiero, noi puedo, imaginar lo que inventas cuando estás completamente despierta....

    Saludos!

    J.

    ResponderEliminar
  10. mañana sera otro dia, otro dia igual

    cuando no puedo dormir pongo pelis

    =/

    ResponderEliminar
  11. Quizás no sea malo llorar, pero de felicidad. El lloro de la amargura o el dolor de un sentimiento herido, es una espina. Escribir mejor. Eso drena, y si lo decía Freud, hay que creerle. UN beso, bella. Y mi abrazo solidario, si de algo sirve. Carlos

    ResponderEliminar
  12. a veces duermo tan poco que temo caer alguna vez en las garras del insomnio pero es ahí donde caigo en un sueño profundo del cual despierto muchas veces, segundos antes que suene el despertador.

    besos.

    ResponderEliminar
  13. ¿Cómo dormir, si te subes al bungee? Si con solo leerlo me ha dado temblorina, mareo, náuseas y sobre todo pánico, jajaja! Te encanta buscarle tres pies al gato...
    Ay mi Malque! a vecves me dan ganas de ir a darte un par de nalgadas bien puestas!!!
    Besos.

    ResponderEliminar
  14. A mí me gustó el juego... Y aunque la última parte lo pinte cachito triste, lo intentaré. Que vivan los insomnios Malque, que viva todo lo que nos precipite a escribir.

    ResponderEliminar
  15. Eso suena a viaje astral !!!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. jajajaja eres genial Malque!
    Y si intentas leer??? a veces resulta!

    ResponderEliminar
  17. Yo es que soy como un ladrillo para dormir. Me acuesto y apenas me llega la cabeza a la almohada ya estoy lista.
    Ese jueguecito tuyo me ha recordado a mis clases de yoga hace años pero en peligroso jajajajaj
    Besazo

    ResponderEliminar
  18. Vaya, es que así no pillas el sueño! Yo cuando ando con insomnio y no puedo dormirme lo primero es relajar los pies, después las piernas, como si pesaran mucho y voy subiendo al resto del cuerpo. Lo de las ovejas nunca me funciona, soy de letras y suelo perder la cuenta, jaja.

    Besos, Malque.

    ResponderEliminar

Usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje