Páginas

sábado, 2 de febrero de 2013

¡Se me olvidó!






Hoy me toca invitar los tamales porque me salió el muñeco en la Rosca de Reyes que partimos el seis de Enero, de la que me tocó salieran tres monitos. Los debo vestir y entregar al que nos invitó al convite pero como el que invitó fue Bruno no me preocupa si comemos o no tamales.







Barry y Bruno no saben que me salieron tres muñecos los cuales escondí. Es un decir que escondí porque en realidad no les dije que me había salido el muñequito en formato triple. (Es que me comí cinco rebanadas, por eso me salieron muchos monitos)

También tuve que haber vestido un Niño Dios que arrullé en Navidad. Soy su madrina. Una madrina coda porque no quise comprar el ropaje del Niñito Dios que cuesta muy caro a pesar que su tamaño no rebasa los diez centímetros de altura. Salía más caro que un vestido para Natalia.







Este día las personas que arrullaron al Niño Dios en Navidad, deben vestirlos con ropajes del santo que gusten pero que sea Niño. Santo Niño.
Para los que no saben, hoy en México se celebra el Día de la Candelaria. No sé quien haya sido Candelaria pero en su día se invitan tamales a la gente que en Reyes (6 de Enero) parte la rosca en la que vienen escondidos varios monitos que en realidad dicen que es el Niño Dios pero como en eso de la religión soy un cero redondo no sé si sean monitos, muñecos o Niño Dios.
Yo les digo monitos y a los de Navidad les digo Niño dios.





No es obligatorio que compre los tamales, es sólo si queremos. Yo sí quiero comerlos hoy pero como no trabajo Barry tendrá que comprarlos. Es lo bueno de tener un marido consecuente.
Lo malo es que no sabe que debía comprar el atuendo del Niño y que hay que llevarlo a bendecir a la iglesia.

Nosotros no vamos a misa ni somos católicos, llevarán al niño sus ¨padres¨ lo cual agradezco porque terminan dándome codazos por no pongo atención al padrecito regañón y porque tampoco me gusta darle la mano a los desconocidos de mi rededor.

Pero bueno, estoy metida en un lío gordo.





Espero Barry no me eche en culpa que no haya comprado nada, sabe que eso de andar comprando cosas no se me da. 
De cualquier forma cenaremos tamales con atole sin que yo haya gastado un sólo peso.

Estas fiestas paganas son un claro ejemplo -sin ofender a nadie- de consumismo. Tradiciones que se pasan de padres a hijos por los siglos de los siglos y que significan un gasto extra.
En lo que a mi familia respecta y por la educación que hemos dado a nuestros hijos y su libre albedrío, esta tradición muere en la generación de Barry y mía según yo.

Sea como sea participar en ellas es una forma de convivir con las familias que a fin de cuentas es lo que importa.
Convivimos ateos y católicos aceptando la religión que profesemos -al final somos familia- sin ningún problema como debería ser en cualquier lado porque todos vamos derechito a colgar los tenis (vulgo morir). Terminaremos hechos polvo y seremos iguales como en la tierra nunca fuimos sin creencias ni religiones que nos hayan dividido.

Pero como esto ya parece sermón, mejor hago mutis y me voy a comer mi tamalito con chocolate que acaba de comprar Bruno.

Abur.










10 comentarios:

  1. ¿Y que pasó?
    ¿Rebobinaste desde las Navidades?jajaja
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  2. Provecho con el tamalito, tradiciones o no, lo importante es que lo pasen bien, te traido a compartir el Premio One Lovely Blog, espero que lo disfrutes,http://www.solo-de-interes.com/2013/02/premio-one-lovely-blog.html, miles de abrazos amiga

    ResponderEliminar
  3. Como solía decir mi mamá "todos desde que nacemos vamos de culo pal estanco". Cierto, hemos sido criados entre tradiciones, que a pesar del agnosticismo,o la incredulidad no dejamos a un lado, quizá por convivencia, o es una forma de sentirnos más en familia. UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  4. que costumbre mas extraña, aqui en el dia de los muertos se hace un biscocho grande en forma de niño o niña y que todos los invitados deben comer, a mi siempre me parecio una apologia al canibalismo jejejeje

    ResponderEliminar
  5. Las costumbres, las tradiciones,...

    Pocas sobreviven al avance de las sociedades. Y, las pagano-religiosas, menos.

    Orale! No te retrases... ¡Ataca los tamales!

    bss

    Namasté

    ResponderEliminar
  6. Gary esa no me la sabía que miedo!

    Malque todos los días aprendemos algo nuevo jejeje eso tb es raro.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. si uno es pecado, imaginate 3!!!! dios te perdone ajjaja saludos!

    ResponderEliminar
  8. como buen hereje y de tradiciones modernas, a pesar de que varios miembros de la familia son "creyentes" nadie habló de dios. nos atascamos de comida. un poquitín de alcohol y nos divertimos mucho. supongo que eso es lo que hay que hacer. divertirse.

    ResponderEliminar
  9. aca en casa igual ateos y católicos partiéndosela a la rosca con la esperanza de "hostigarnos" mutuamente durante casi un mes para cumplir la promesa de los tamales.... si bien lo dejas ver, aquello de la Fe queda nomas en el convite...

    Saludos Malque.

    ResponderEliminar
  10. Aprovecha los tamales y mejor aún sin gastar un solo peso. TQM !

    ResponderEliminar

Chiquita, de cabeza que cambia constantemente de color. De mirada triste con pestañas de burro. Vive donde puede haciendo lo que quiere. Todo se ve mejor desde un segundo plano.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje