Páginas

martes, 22 de enero de 2013

Los nardos no son para cobardes (Cuento mamón)





El reino

Érase que se era un país peculiar donde reinaba una dama muy sabrosa pero en extremo caprichosa, voluble y sentimental.

En este país había pocos habitantes reales, a saber: Rey Tolerante, Príncipe Guapo, Princesa Tímida, Príncipe Agregado, Princesa Nueris, Princesa-Princesa, dos perros, un gato-gata, pájaros, lombrices, grillos, arañas, hormigas y ya.

Este país era gobernado con mano dura por la reina a quien llamaremos Reina Chikis.

En el tiempo que se ubica este cuento Reina Chikis tiene una gripe que parecen dos, dolor de cabeza poca-madre, ojos de semáforo en alto y ganas inmensas de desaparecer por lo menos hasta que se alivie. Pero como decían sus antepasados, Dios no cumple antojos ni endereza jorobados, Reina se tiene que chingar  con la pinche gripe por los días que sean.

Esta reinita inteligente y hermosa es super consentida. Todos los habitantes del reino tienen la mala costumbre de hacer lo que ella dice, de ahí su tiranía y caprichosidad. Cuando enferma, el reino se pone a temblar porque la volubilidad de su carácter brota en forma de palabras hirientes y arrastrada de párpados sin mesura.

Dicho lo dicho un día Reina Chikis amanece con depresión gripienta-maraquera. No tiene ganas de hacer nada pero se le perdona porque es lunes y en lunes ni las gallinas ponen.
Y más vale no hacerle caso o el mar de lágrimas atoradas en su frondoso pecho brotan sin remedio y para que se calle ¡Dios nos ampare!

Hace mucho frío en el país peculiar.

Reina se mete a bañar porque los esbirros, lacayos administradores chupasangre del lugar están quitando el agua muy temprano. Si quiere andar aseada como es su costumbre, debe bañarse a primera hora o tendrá que permanecer con los pelos parados hasta la noche. Eso no puede ser, antes muerta que sencilla. No puede permitir que su amada familia la vea con la dejadez de la modorra.

Héte aquí que ese día, se mete a bañar sin fijarse si hay agua caliente que para su recochina mala suerte de lunes, no hay. Las gotas heladas que caen de la regadera parecen estalactitas traspasando con sus puntas finas la delicada piel de la reinita quien comienza a estornudar haciendo temblar las ventanas, paredes y cimientos de su castillo de sueño.

¿Qué pasó después?

Ah pues que se enfermó más. El reino se sacude la apatía, sabe que se vienen tiempos difíciles con la reina enfermita. Si hay algo a lo que hay que temer es a la reina gripienta, pero esta vez se queda sola llorando su desventura y limpiando sus mocos, nadie pinches-madres le hizo caso a su voz tipluda.

Bañada y perfumada Chikis permanece echada en su sillón cual marmota abrigada, limpiándose la roja nariz, viendo películas y pensando pendejadas.

Transcurre la mayor parte del día buscándose problemas virtuales maldiciendo a la gripe que le hace zumbar los oídos y tener dolor de garganta.

Llegada la noche, Reina cuenta a Rey Tolerante que está muy enferma. Con paciencia inaudita él la calma con las palabras mágicas cura depresiones-gripales-parkinsonianas.

-¡Vente Chikis vamos a comprar pan!- le dice mientras le limpia las lágrimas y le da un beso. Tomándola de la mano como novios salen tranquilos.

Ese rey es muy sabio.

....

Príncipe Guapo contribuye a hacer sentir bien a la reina mostrándole un vídeo de Princesa-Princesa agarrando a madrazos a Corazón de Trapo. 

Medicina mágica porque le saca muchas sonrisas y es que ustedes no lo saben pero Princesa-Princesa ya quiere a la reina.
La quiso desde el sábado cuando Reina Chikis le estiró los brazos y Princesa-Princesa la agarró a besos.



Corazón de Trapo


El domingo que la visitó, comió papas con ella mientras veía un vídeo de Baloo que es el favorito de la pequeñuela. Esta le dio un millón de besos tronados a la reina quien en premio, dejó que se llevara a Corazón de Trapo a su casa.
Reina Chikis está muy feliz porque pensaba que ese día no llegaría.



Princesas-princesas



Princesa Tímida quiere mucho a la reina. Cuando la visita le lleva regalos y ve películas de arte con ella pero reina siempre se queda dormida.
Tienen la manía de pelearse cuando están cerca y amarse hasta el delirio cuando están lejos. Extraño amor el de ellas.


Príncipe Agregado

Príncipe Agregado también quiere a la reina, es algo así como su hijo putativo. Se unieron filialmente desde que ella lo cuidó mientras su madre trabajaba.

Ayer Príncipe Agregado se dio cuenta que reina estaba enferma y habló con ella. Se entienden muy bien, cada uno hará su parte para salir adelante en esa vida friki que viven y que los ha acercado en los últimos tiempos.

Llegado el fin del día, Reina Chikis dijo al rey que no se le olvidara que cuando muriera quería nardos en su funeral.

¡Es tan dramática!

Con voz de barítono guapachoso Barry, digo, Rey Tolerante contestó: Los nardos son demasiado delicados para adornar tumbas de cobardes.

Entonces reina con una mirada tierna y un embrujo seductor le contestó: ¡Puto!

Y colorín colorado este cuento se ha acabado.














22 comentarios:

  1. Cómo me encantan tus historias. Sobre todo cuando tienen una chispa de "realidad".

    Beso mi reina!

    ResponderEliminar
  2. Para mi, que esa reina se subestima. De cobarde, nada!

    Es toda una guerrera, y no dudo que tenga el alma en cinta negra, y eso la ha convertido en una gran mujer y un maravilloso ser humano.
    Beso.

    ResponderEliminar
  3. Dios salve a la Reina Chikis.

    A sus pies majestad.

    ResponderEliminar
  4. No hay gripe que se resista a una medicina que ha costado tan cara como el amor de Princesa-Princesa. ¡Habemus Reina!
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Tanto sufrir por el desamor de la princesa y ahí la tienes matándote a besos y amor...
    Ya te lo decía yo, la próxima vez me haces mas caso y no sufres ¿O.K?
    Espero que la gripe se aleje de tu reino a toda velocidad...
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  6. Jejejeje... me gustan muchísimo tus cuentos. Siempre me dejan con un buen sabor de boca ^^

    Espero que ya te hayas recuperado de esa gripe, y si no, una buena dosis de cariñitos de la princesa-princesa seguro te pone más que bien :D

    Saludos, su majestad. Nos leemos luego ;)

    Peace&Love

    ResponderEliminar
  7. Me gustan las historias con toques de realidad y final feliz
    abrazos

    ResponderEliminar
  8. Que bonito cuento, majestad. Gracias por compartirlo.

    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Quisiera poder =contar cuentos como tú lo haces, son muy buenos, ami me gustan.
    Y bueno al final no hay enfermedad que con amor y paciencia no se cure.

    Saludotes

    ResponderEliminar
  10. ¿Ves como todo cambia? Es solo cuestion de tiempo y paciencia.
    Los niños son asi; y, Princesa-Princesa, por mucha alcurnia que tenga, sigue siendo un cachorro. Sus multiples mundos ganan y pieden interes por segundo. Jajaja...

    Me alegro de que tu gripe -como todas- sea una pasajera entretenida y te regale argumentos para escribir.

    En cuanto a pasarla... un medico muy sabio amigo mio siempre dice que:

    "Con medicacion tiene un proceso de ocho dias.
    Y, sin medicacion, dura una semana".

    Jajajaja,...

    Cuidate. ¡Ah! seguro que ahora ya has aprendido que, antes de meterse debajo de la regadera de la ducha, conviene comprobar el estado del agua. Jajaja... :D

    Sobre las flores... estan muchisimo mejor en los jardines; luciendo palmito y colores, esparciendo fragancias que, "adornando" tumbas. Las flores, de regalarse, mejor en vida para disfrutarse. Lo demas, una vez muerto el burro, es ponerle la cebada en el rabo. ¿No crees?


    Bss.

    Namasté

    ResponderEliminar
  11. Tus buenas historias como siempre.

    ResponderEliminar
  12. Entonces reina con una mirada tierna y un embrujo seductor le contestó: ¡Puto!

    eso es amor jajajaja

    ResponderEliminar
  13. jaja me encanta leerte
    ya tenia rato que no pasaba por los blogs.

    saludos.
    Yo mero, digo.. parsifal.

    ResponderEliminar
  14. Reina Chikis es muy consentidaLo bueno es que va aliviando su gripe y que la Princesa le demuestra cuánto la quiere.

    Muy bueno, como siempre, Reina


    Saludos


    ResponderEliminar
  15. sabias tu que cuando publicas algo y lo borras, desaparece de tu blog pero queda grabado para la eternidad en el RSS

    te lo digo por que a mi si me gusto la entrada titulada PARANOIA

    xhaludos!

    NO A LA AUTOCENSURA
    NO A LA AUTOCENSURA
    NO A LA AUTOCENSURA
    NO A LA AUTOCENSURA
    NO A LA AUTOCENSURA

    ResponderEliminar
  16. Ese rey Tolerante es rrrrecontra tolerante y sabio ^^ la reina Chikis debe estar muy aliviada y me encantó princesa-princesa, era cuestión de tiempo para que empiece a querer a la reina resfriada. Saludos!

    ResponderEliminar
  17. Malque!!

    Hoola, este cuento tambien me ha gustado ya se que no es novedad jaja:)

    Por otra parte apoyo a xhavyra...

    NO A LA AUTOCENSURA
    NO A LA AUTOCENSURA
    NO A LA AUTOCENSURA
    NO A LA AUTOCENSURA
    NO A LA AUTOCENSURA

    ya pensaba yo que algo andaba mal con mi compu que no me dejaba ver esa entrada ¬¬

    Un abrazo grande grande Malque!!

    ResponderEliminar
  18. Qué lindo cuento Malque! Y si! Los nardos si que irían bien en la tumba de esa reina, quién ha dicho cobarde caracho! Tal raza! Pero para eso falta demasiado, que la reine se quede aquí por mucho mucho mucho tiempo más!

    Besooooooo!

    ResponderEliminar

Chiquita, de cabeza que cambia constantemente de color. De mirada triste con pestañas de burro. Vive donde puede haciendo lo que quiere. Todo se ve mejor desde un segundo plano.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje