Páginas

viernes, 25 de enero de 2013

Hormigo y Hormiga se separan






Hormiguita quiso irse de su casa
Hormigo preguntó ¿Porqué?
Ella dijo -ya no quiero vivir aquí- bajando los ojos pensativa
Él preguntó ¿Porqué?
Hormiga no supo que decir
Él volvió a preguntar ¿Porqué?

L habló con Hormiga.
PB también
JL no se quedó atrás
B tampoco,
tres días haciéndole ver las cosas
a la necia bicha que no quería entender.

Al cuarto día,
cada uno le dijo que no había porqué huir
-Los problemas no se arreglan yéndose le dijo G
-¡Ya sé!- contestó pero no sé qué hacer
-¿Y si empiezas por pensar?- dijo B

Ella pensó,
pensó
y pensó.

Hormiga no huyó,
se quedó a resolver los problemas en su casita
que mirándolo bien no eran tan graves
pero la cerrazón de mente y corazón no la dejaba ver.

Cometió muchas tonterías
en los últimos días,
hizo enojar a Hormigo y a todos los demás
pero J -el nuevo miembro de la familia- con carita tierna y ojos de niño
la hizo recapacitar.

Hormiga se dio cuenta
que hacer su voluntad
no siempre va bien.

Ella se quería separar
por no encontrar ya solución a un problema fácil de resolver
pero abrazándola,
Hormigo le dijo:
-¡No!- conmigo te vas a quedar.
Le dio un beso, dos, o tres qué más da
y agarrándole una chichi no la dejó marchar.

Recapacitando abrazó a Hormigo
se besaron
y fueron felices para siempre
por los siglos de los siglos
o hasta el próximo problema.

Fin.












16 comentarios:

  1. :)
    La salida fácil es irse, esconderse, ay, que suertuda la pinche hormiga.

    ResponderEliminar
  2. Bravo por la Hormiga que recapacitó y no hizo una tremenda bobada. ;)
    Besos porteños, Flor!!!

    ResponderEliminar
  3. Ese hormigo es jefazo! cualquier "hormigólogo" sabe que con unos besos y una agarrada de chichi ninguna hormiguita se resiste.

    ResponderEliminar
  4. Yo quiero un hormigo así, que me agarre la chichi, aunque no me bese.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Tambien funciona la frase "suerte buscandote alguien que te permita esos berrinches, que ni tu sola te aguantas".

    ResponderEliminar
  6. En todas las navegaciones hay alguna zozobra. Lo importante es saber hacerles frente y no abandonar el barco.
    Todas las travesias son complicadas y, aunque la quilla de la embarcacion esta en perpetuo rozamiento con el agua, ambas han aprendido a convivir sin apreciar ese rozamiento.
    Un sin fin de planetas danzan sin parar suspendidos en el Universo girando, rotando y desplazandose por su orbita, sin colisionar.

    Quizas, Hormiga y Hormigo, deberian aprender a apreciarlo y tratar de reflexionar sobre sus colisiones pero, ¿Huir?... ¿Es que Hormiga aun no ha aprendido nada de la vida?

    En fin,...

    Bss.

    Namasté.

    ResponderEliminar
  7. A lo mejor hay suerte y no hay próxima...:D
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  8. awww :3 que bonito!

    Por eso yo me la paso piense y piense para no salir corriendo.

    ResponderEliminar
  9. awww :3 que bonito!

    Por eso yo me la paso piense y piense para no salir corriendo.

    ResponderEliminar
  10. Qué lindo el Hormigo! Y sabia la Hormiga, es de sabios rectificar sus errores :0)

    ResponderEliminar
  11. me gustan los finales felices. Pena compartida es siempre media pena.

    Buena semana, Reina.

    ResponderEliminar
  12. Hermoso... siempre es bueno reconocer los errores. Nos hacemos más grandes.

    ResponderEliminar
  13. Ja, ja ja pues con semejante " caricia " como no iba a quedarse !
    Eres genial hermosa !

    ResponderEliminar

Habrá de disculpar la falta de respuesta a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya hasta que me canse de pertenecer.


la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje