miércoles, 31 de octubre de 2012

Clon de huesos gordos y un Monje Loco Dientón




Babo Alejandro es un Monje Loco




Puede que a muchos el halloween les ofenda.
Otros hablarán mal de él y se enojarán
Otros más defenderán nuestras tradiciones a capa y espada
A otros tantos les valdrá madre
Muchos otros pondrán la ofrenda a sus muertos
Otros se irán de fiesta disfrazados de lo que mejor les parezca.



Benito Tiki -mi clon-  es una calavera de huesos gordos


A mi la verdad me viene valiendo un soberano sorbete si le gusta o no a la gente -cosa que a nadie debe importar- porque al fin y al cabo cada uno hace de su vida un papalote y lo echa a volar.

Y a fuerza de tener tantos muertos y desear que todos descansen en paz yo misma los dejaré ídem y me pondré a inventar mi epitafio que para eso soy una chucha cuerera y esta vez no pondré ofrenda.
Un ejército de hormigas ha invadido mi casa y como Bruno dice que no las mate, he de decir que si dejo algo de comer en la mesa, dentro de unas horas tendré una horda de salvajes comiéndose los dulces de mis muertos-niños.
Así que perdonen ustedes queridos muertos pero esta vez no hay más que luz.

Y no teniendo más qué decir, parto rauda y veloz a teclear mis infortunios para hacer de mi vida la mejor de mis fortunas que ya la muerte se encargará de mi llevándome de la mano con mis dedos entre sus huesos.




Esta señora quien sabe de dónde salió pero cuidado no la ofendan porque pobres de ustedes ¡Muajajajaja!


Ahora que mientras llega disfrazo a mis chihuahuas -total a ellos como a mi la vida se nos va sin darnos cuenta- y mientras hay que reírnos sin importar sea de nosotros mismos. Claro que ellos no se ríen pero tampoco veo que se enojen.
Ustedes disculpen amados chihuahuas.

Hay que reír en la muerte que de llorar ya estuvo bueno en la vida. Total el camino se acabó y lo que sea que venga no sabremos cómo será, así que...

No se espanten con esa señora ni le digan nada porque se puede aparecer en las noches a jalarles los huevos, a apretarles el pene y a morderles las chichis. ¿Quién quiere? Digo, aí ustedes saben.

Salebai.










martes, 30 de octubre de 2012

Corazón lacerado por un duendecillo y otros asuntos menores







Empezar porque sí.

*Ayer una tipa cliente de Barry me vino a amenazar con que va a ser un escándalo en mi casa si Barry no atiende a su mamá.
Me mantuve serena y no le dije lo que se merecía porque soy decente pero si le dije a Barry. Él arregló el asunto hoy en la mañana. La tipa no sabe que tengo un superhéroe y que nadie se puede meter conmigo. Él habló y seguro la tipa se sintió cucaracha mordida por roedores. 

*Los últimos días, La Bella ha estado muy renuente a quedarse conmigo. Si estiro mis manos para abrazarla, con su manecita me empuja y me dice: ¡No no no no! Con su dedito así como cuando le digo que no se suba las escaleras, me dice ¡No no no no!
Natalia es el ser más hermoso del mundo y su actitud lacera mi corazón y lastima mis sentidos. El sábado casi me hace llorar. Casi pero no lloré... hasta ahorita que estoy escribiendo esto.
Si yo tanto, tanto, tanto que la quiero y ella sólo se va con Barry o con su mamá o con su papá o con Laura, ah no tampoco con ella se va porque no juega mucho.
Me tiene machacado el corazón. Entiendo que es una bebé y por eso me duele más porque ella no sabe mentir. No le gusta estar conmigo y es todo. Cruel pero verdadero.
Y yo lloro porque no sé cómo hacerla que me quiera. Obligarla no puedo.
Si las abuelas son tan sabias por qué no inventaron algo para que las nietas Natalias quieran a sus abuelitas Flor de María.
Se ha vuelto caprichosa así como su abuela. Lo bueno que sus papás saben cómo hacer para ir encaminándola.
Mientras tanto yo lloro porque se alegra, me sonríe y me grita muchas cosas en su lengua japonesa cuando se va a su casa muy feliz.
Le mando besos y la despido con sonrisas pero con un corazón apretujado.

*Escribí una carta para leerla el jueves que termina lo de la abuela pero si digo todo lo que pienso voy a meter en problemas a mi familia empezando por Barry.
Él quería que les leyera algunas cosas que escribí hace tiempo para ella pero mejor no lo haré. En ocasiones la verdad duele más que una mentira así que mejor me callo.

*Volvió la migraña y la cabeza estalla por cualquier cosa. Ya ni escucho música, para qué si es deprimente.

*Compré un tinte color avellana porque pensé que era lo mismo que el color almendra. Supe que no era igual cuando vi mi cabeza color chocolate.
Soy un chocolatote pero nadie me quiere comer.

Acabar no sé cuándo...

He cambiado tanto estos días que ni yo me reconozco. 
Quiero tomar café refresco, comer todo lo que desee sin prohibiciones. Pero debo tener fuerza de voluntad y no comer más que lo necesario ¿Por qué ha nadie se le ha ocurrido vender fuerza de voluntad en grageas? Le compro todas.

En tanto todo pasa voy a ver qué hago.

Hoy no estoy para nadie ni siquiera para el alma atormentada que me cargo. Necesito a mi terapeuta o mis chochos salvadores.
Necesito algo que ni yo misma sé y que no venden en ningún sitio.















sábado, 27 de octubre de 2012

Dedicado








(Para ti que ya no estás)


Los amigos son así como Tú
aguantando mi mal humor,
haciéndome reír,
buscando qué decirme para que me sienta bien.

Comprendes mis desatinos
aplaudes mis aciertos.

Siempre tienes la palabra exacta
para hacerme reflexionar.

Cuando pienso que tuve la grandiosa suerte de haberte hallado en mi camino,
agradezco a los hados de la amistad que nos pusieran en el punto mismo donde nos encontraríamos.

Somos tal para cual
tan parecidos y a la vez tan distintos
que pienso que no podía ser mejor.

Gracias por esa mano tendida al viento
que tienes siempre para mi.
porque con todo y contra todo
estás ahí.
Te amo amigo mío.


Cuando me muera me voy a ir al infierno
¿Y sabes qué?
Ahí nos vamos a encontrar.


Nunca te olvidaré.
















viernes, 26 de octubre de 2012

De héroes y el Papa Nicolau millonésimotercero





Ayer después de recorrer la ciudad de norte a sur bajo un sol tirano y un tráfico infame, nos dimos cuenta -Barry y yo- que perdimos casi siete horas de nuestra vida a lo pendejo porque lo vivimos en el tráfico.

La cita con el neurólogo era a las 10.30 pero llegamos una hora tarde debido a que todos los semáforos del mundo estaban en alto retrasando nuestro camino y con eso de que hay uno en cada esquina.
Avisando al hospital la causa de nuestro retraso nos dijeron que llegáramos, ahí verían si me atendía mi médico pero al llegar dijeron que no, que ya se había ido a la chingada. Había que sacar nueva cita. 

El camino de la casa al hospital fue de más de tres horas.

Resignados decidimos desayunar e irnos a distraer un poco pero hacía tanto calor amén de que todos los autos del mundo llevaban el mismo camino que nosotros y mejor decidimos regresar a casa.

Así que tomamos la vía directa al paraíso nuestro pero de nuevo el tráfico infernal puso a prueba nuestra paciencia.

Esta semana ha sido agotadora, ya queremos que termine -ayer Barry y yo lo deseamos- pero falta aún la cita al médico de hoy.

Densitometría ósea, papanicolau insufrible, preguntas y respuestas mecánicas es lo que me espera. Ya quiero que sea viernes en la noche para descansar y olvidarme de todo.
Máxime que me va a regañar el médico porque la vez pasada hastiada de todo no compré un medicamento que debí haberme tomado sin suspender. La receta fue a dar al abismo del olvido encontrándola apenas ayer.

Obvio ya me regañaron todos, no tengo disculpa pero ya, no mamen uno también tiene derecho a olvidarse un día de tomar pastillas.

Creo que estoy cansada de estar enferma. Cuando el neurólogo me pregunta si lo estoy, respondo que no -la verdad es que no me siento enferma- pero mi puto organismo se ríe de mi respuesta.

La que me espera es una regañada marca diablo pero ni modo debo asumir la consecuencias de mis actos aguantando estoicamente la perorata del médico quien con justa razón me va a llamar la atención.
Me hará preguntas molestas, me regañará porque subí de peso, me mandará con la dietista que está más gorda que yo y cuando esté a punto de desfallecer de tanto regaño me dirá: Desvístase y súbase ahí. 
Me pondrá como pollo y hurgara hasta mi sexto sentido. Buscará en mis entrañas algo que espero nunca encuentre. Eso querrá decir que estoy sana, mientras tanto, flojita y cooperando que no duele dice él pero como nunca lo sabrá pues chíngome yo, todo sea por mi bien.

Después de haberme revisado, me dirá que me tome la medicina, que haga ejercicio, que no tome café y todo eso que los médicos dicen pero que nunca hago porque ya me cansé. Uno llega a hastiarse de las visitas continuas a los médicos así que el día menos pensado se quiere mandar todo un poco más allá de la chingada. Entonces vienen los regaños -con justa razón- de mi familia. Mi cara compungida y las lágrimas de cocodrilo que rodarán por mis chonchas mejillas. Sabiendo que tienen razón aguantaré valiente todo sin chistar. Me revolverán el pelo en señal de cariño, me dirán que es por mi bien y me abrazarán.

Y todo volverá a la normalidad hasta la siguiente cita.

Hoy espero que el camino sea menos pesado. Barry se cansa de manejar y yo en este cansancio extremo que tengo no puedo evitar que los ojos se cierren. Trato de hacer plática pero de lo dormida que estoy digo pura incoherencia y lo hago reír.
Él pone su música para no dormirse pero a mi Nat King Cole me arrulla. Mijares me tiene hasta el keke y la salsa no es lo mio, creo que Barry tiene gustos de viejito. Cierto que su música a veces me gusta pero de plano hay una que me duerme y más en horas de calor extremo.

Y héme aquí que en vez de  tratar de dormir estoy escribiendo. Eso significa una sola cosa, otra vez me voy a quedar dormida en el camino.
¿Por qué todo está tan lejos en esta ciudad? 

Mejor me voy a acostar aunque viendo la hora ya casi es tiempo de levantarme para irnos otra vez. Ya me cansé deveritas.

Iba a hablar de un héroe que el día de ayer salvó otra vida más pero viendo este post muy largo, lo dejo para otro día al fin que no se me olvidará escribirlo porque ese héroe vive conmigo.

Ya no me acordaba por qué puse la imagen de Babo Alejandro en la ventana pero ya recordé que es porque de tanto que últimamente no nos han visto, mis chihuahuas se la viven esperando nuestro regreso.

Por cierto, ¿han visto que la vida sigue con y sin?


Chao, aí los vidrios en otro momento que esta reina se va a dormir media hora aunque sea. Algo es algo.












miércoles, 24 de octubre de 2012

Quiero tener una mamá un ratito aunque sea







Nadie debía morirse en domingo.

Ayer cuando supe que era martes me puse a pensar dónde quedaron los tres últimos días. Todo ha sido tan rápido que apenas está empezando a caerme el veinte. Creí que hoy era lunes. Alguien me robó dos días o los perdí en un sueño. No lo sé.

El domingo -como cada año- fuimos al desfile anual de alebrijes en Reforma. 

Disfrutando por primera vez a Natalia en un paseo, mi familia tomó muchas fotos junto con la hermosa, hasta Barry que es más relajado se emocionó y retrataba a los monstruos que le parecían mejores.
La estrella esta vez fue La Bella (Siempre había sido yo con todo y mi lengua morada, esta vez fue azul creo) aunque le daban un poco de miedo, no dejaba de ¨Hablar¨ y señalar a cada uno de los monstruos de cartón.

La vida es así.

La madrugada del domingo -para amanecer lunes dirían en mi pueblo- la abuela falleció. Desahuciada desde abril, sucumbió el domingo a la muerte en su casa y junto a sus hijos como siempre lo pidió.

Cuando llegamos, Chole la del 4 aún estaba caliente, La vida se le había escapado apenas unos minutos antes. Sus luchas con la muerte fueron de antología pero aunque sabía que un día iba a perder en realidad ganó.

Arrodillada ante ella, vi su rostro cansado y sereno y le dije adiós.

Barry fue un suertudo al tener a la abuela por mamá. 

Soy de las que piensan que hablar bien de los muertos es ser hipócrita. Tampoco es que se hable mal. Es decir las cosas como son.
Pero para mi, Chole la del 4 fue lo más cercano al ideal de madre que tengo (La mía era la mejor). Si yo hubiera sido menos orgullosa habría adoptado a la abuela como mamá. Cierto que tenía cosas que no me gustaban pero bueno cada una hace lo que cree es mejor para sus hijos y ella lo hizo. ¿Quién soy yo para juzgar?

La mamá de Barry era una madre poca madre, de esas que ya no hay. 

Anoche, después de llegar de incinerar a la abuela, necesité una mamá para calmar esa extraña sensación que tenía en el pecho. Quise tener un regazo para llorar pero el silencio dijo que no.

Por extraño que parezca la muerte de Chole me pegó duro hasta ayer. Recordé que en misa -la abuela era muy católica- el sacerdote dijo: Pide y se te concederá. Yo pedí una mamá pero los milagros no existen y la sigo esperando.
De pronto quise tener a alguien que me abrazara y que me dijera que así es la vida. Con momentos buenos y malos y acariciando mi pelo me dijera que todo va a estar bien. Que ella va a estar conmigo para todo pero nadie respondió a mi ruego.

Las mamás no se dan en maceta me dije, entonces empecé a llorar en mi cama. Sin que nadie se diera cuenta ahogué el llanto tardío en la almohada.

Quiero abrazar a Barry pero no me deja.

Él es el que me mima y yo me dejo querer. Es una forma de comunicación entre él y yo. Él sufre pero a mi me consuela. Mi deseo incesante de tener una madre renace cuando veo todo el amor que se le puede tener a una mamá.

Las buenas madres debían ser inmortales.

Con todo y mi ridículo deseo sigo pidiendo tener una mamá. No soy egoísta porque pienso en mi es sólo que necesito una para poder decirle todo lo que no le dije. Darle todos los abrazos que no le dí y regalarle cada día mis besos en ramitos.

El hubiera muere en el instante mismo de pronunciarlo.

Estiro mis manos esperando que alguien llegue pero no hay nadie... acabo de despertar y la vida sigue porque así tiene que ser.

Quiero tener una mamá para sentir su calor y después la dejo. No me aferraré a ella, juro que después de sentir sus manos la dejaré ir, ¡Lo juro!

Un ratito nadamás quiero tener una madre para decirle que la amo. No quiero decírselo a él o a ella. A ese o a aquel, no. Ya sé que se lo puedo decir a otros y a otras pero... ¿Es malo soñar?
Ya habrá tiempo de despertar y darme de nuevo cuenta que no tengo mamá y que lo más parecido que tenía se murió el domingo.
















domingo, 21 de octubre de 2012

Las horas muertas viven en twitter




Desde que entré a twitter me acostumbré a decir pendejadas en 140 caracteres. Ahí es donde paso las horas muertas del vacío existencial o lo que es lo mismo, cuando no tengo nada que hacer y hago partícipe de mi modorra a otros.
Así es como surgen frases que en ocasiones causan polémica y otras son como hojas al viento que nadie ve aunque choquen en su cara.

*Nací en una época equivocada pero no en el lugar equivocado. Mi sitio es este pero una vida atrás.
*Un día voy a tener la suficiente pericia para moverme entre las serpientes sin que ninguna me haga daño.
*Por cada vez que me conteste a mi misma en twitter, dejaré de respirar treinta segundos, awww moriré!

*Detesto a los hombres que prometen algo y después se les olvida. Para ellos una rechifla en Do mayor.

*¿Cómo se hace para vivir y no tomar la vida tan en serio?
*Me quiero apellidar Güemes.
*Lo que más me gusta del fútbol americano es cuando se acaba. Lo malo es que dura tanto un partido que cuando termina ya me da igual.
*Desas veces que llevas la cubeta de agua sucia, se te atora la pata en la puertita de los chihuahuas y besas el suelo.
*Tenía un escrito muy bueno pero se me perdió en la mediocridad de mis pensamientos.

*El poeta me dijo un día: -Usted tiene el don de apachurrar mis ojos y extraer ese líquido salino negado a los hombres- Y yo fui feliz.

*Si fuera sicóloga diría que tengo un grave problema porque siempre digo ¨Lo bueno¨ y ¨Lo malo¨ pero como no lo soy me vale madre.
*Cinderella Star soñaba con ser reina pero sus manos regordetas la despertaron del súbito atolondramiento que da el soñar.

*Te imagino así muy servil, lamiendo las botas de tu amo, como si de un dios se tratara y tu una simple insignificancia.

*Debiera existir un reloj que en vez de despertar nos pusiera a dormir.
*Cinderella Star acusa el paso del tiempo en el maltrato de sus manos y los ojos apagados de tanto pesar.
*¡Voto a Satán, metieron gol!
*Tengo un sueño que parecen dos y unas ganas infinitas de patear huevos, así que cuídense.
*No concibo que alguien le pida a otro seguirlo. Si me van a seguir que sea por mi no porque se los pida. Es como arrastrarse y eso no me gusta.

*Hoy me dijeron: ¨Eres una mujer extraordinaria¨ Y yo lo creo porque me lo dijo el mejor de los poetas.

*Un día voy a ser completamente feliz que ni se van a dar cuenta. Así como fui muy desgraciada, así merito.
*También sé escribir positivo lo que pasa que mis dedos son tristes.
*Los hombres serviles son una especie que no debería existir.
*Puto Ipad escribe lo que quiere.
*Hoy me sentí un poco perro sin patas.

*¡Ah los amigos!

Así es como le doy vida a las horas muertas, dejando salir a la ¨filósofa¨ que llevo dentro aunque para otros  lo que digo sean simples y llanas pendejadas, para mi son un desahogo... un pasatiempo inocuo... para algunos.
Cuestión de enfoques.














sábado, 20 de octubre de 2012

Adivina quien habla...






La voz al otro lado de la línea sonaba muy amable preguntándome cómo estaba y si sabía quien hablaba. Pregunté quién era.
El tipo contestó diciendo de nuevo ¿Cómo estás? dime ¿Quién te habla de Estados Unidos? fue entonces cuando colgué.

Era claro, por la forma de hablar y por cómo me habló el sujeto se notaba que era una extorsión telefónica. La reacción fue inmediata. Colgué sin decir nadamás, no caí en la trampa.

Espero nunca caer pero no lo puedo asegurar. Los maleantes cada día idean nuevas formas para hacer daño  y tenemos que estar muy alertas.

Me estoy acostumbrando a recibir llamadas así. Por lo menos este año llevo tres. Ya sé cómo actuar y eso es lo malo. Cuando uno se le va haciendo la sangre fría ya nos llevó la chingada.

Me quedé preocupada debido a que alguien cercano acaba de ser víctima de una extorsión pero ella si cayó. El tipo que le llamó le daba datos tan reales que le metió temor haciendo que sacara dinero hasta debajo de las piedras para pagar. La estaban vigilando por eso sabían tanto de ella quien ahora vive con el temor y la zozobra de que algo le pase a ella o a su familia.

Estamos solos ante tanta delincuencia y no se ve para cuando mejore.

Este país está muy mal. Nos quedamos temerosos sin saber qué hacer. Los delincuentes aún en las cárceles siguen haciendo de las suyas y nos tienen en sus puercas manos.

Soy partidaria de la pena de muerte. Si se acabara con toda esa lacra que lastima habría más gente feliz. No creo ser dura pero sin ponerme al nivel de esos tipos pienso que habría que desaparecerlos de la faz de la tierra porque encima que delinquen todavía tenemos que mantenerlos con los impuestos de la gente que trabaja honradamente.
El otro día vi un reportaje de un país europeo en donde las cárceles serán modernizadas, teniendo comodidades que mucha gente de fuera no tiene. Pinche madre, así habrá muchos a los que no les importe pisar la cárcel.

Debían matarlos como cucarachas.

Hablo ahora mismo a la ligera porque estoy enojada. Habrá quien diga que matándolos no se soluciona nada pero yo digo que si no se hace algo inmediatamente contra toda esa runfla de cobardes pronto estaremos en sus manos si no es que ya lo estamos.

En fin, sigamos en nuestro mundito color de rosa donde nos da más vergüenza decir que tenemos cucarachas en nuestra casa a decir que fuimos víctimas de un delito por miedo a las represalias.

El día que se nos acabe el miedo seremos más libres, pero es más fácil vivir siendo cobardes y dejando que la delincuencia y los gobiernos nos tengan amedrentados, pisoteados sin derecho siquiera a levantar la cabeza.
Cierto que hay personas que han muerto por no dejarse asaltar o también hay personas encerradas en las cárceles por haber matado a un delincuente pero es que hay que hacer algo.
¿De qué putas madres nos sirve decir que somos más los buenos si pocos nos tienen agarrados de los huevos ante nuestro miedo y dejadez?

Sigamos viviendo como si no pasara nada... mientras no nos pase algo y todo quede en anécdota escrita en un blog cualquiera.
















jueves, 18 de octubre de 2012

¿Abuela, estás ahí?






Una de las muchas cosas que admiro de La Bella es su capacidad de dar amor. Con todos se sonríe. Con todos se va y con todos ¨habla¨.
Desde que llega a la casa revoluciona todo.Su voz se escucha adentro y todos corremos a la puerta para ser los primeros en cargarla.
Ya nos reconoce muy bien. Sabe con quien le gusta estar, quien la mima, quién la hace feliz, quien la cuida. Barry ha sabido ganarse su cariño. Cuando Natalia lo ve le estira sus manecitas y se sonríe, eso lo hace muy feliz.

A mi también me hace muy feliz porque me busca cuando no quiere comer o cuando su mamá no la deja explorar la casa. 
Con su carita llorosa me toca la puerta para que la proteja. No me hago del rogar. Amo a Natalia con toda el alma. La protejo de  su madre aunque esta sólo quiera limpiarle los mocos. La abrazo, limpio sus lágrimas y la arrullo. Tocando mi pelo se queda dormida. Me siento muy feliz de tener en mis brazos a esa pequeñita que ha hecho de mi un pan. Cambia mi mundo y el de mi familia y yo la amo. ¿Ya lo dije? Pues si, la amo millones de días y noches felices.















miércoles, 17 de octubre de 2012

Las moscas y su afán protagonista






La forma que tengo de escribir es de primera persona. Siendo un blog vivencial, hablo de mi vida, es obvio que escriba así. 
Este profundo pensamiento llegó a mi cabezota porque estaba comentando algunos blogs y casi siempre escribo: ¨A mi me pasó igual¨, ¨Yo hice lo mismo¨. ¨Yo tuve...¨. ¨Yo... Yo... Yo...¨ etc. El Yo va adherido a mi comentario.
Siendo demasiado ególatra es normal que eso suceda. 

Ahora que investigando lo que es ególatra -persona que se estima en demasía a sí misma- me pongo a pensar que no lo soy. Muchas ocasiones me han dicho que no me quiero porque veo el lado negativo de mi persona bella. Entonces si no me quiero no puedo ser ególatara.

¿Entonces qué soy?

Soy una mosca dubitativa y ojona.

No voy a decir en mi descargo que desde pequeña tuve toda la atención sobre mi y no digamos de casada. Soy una parte importante en la vida de mi familia pero no por ser la madre -como debiera ser- sino porque soy muy voluntariosa y chiquiona, entonces debo tener las miradas puestas sobre mi.

Es una forma de ser muy egoísta, ni siquiera tengo a quien culpar por eso.

Me siento una mosca que se la pasa volando burlona frente de la gente hasta cansarla pero que no hay forma de acabar con ella.
Mi aleteo es el zumbido de mi voz cuando me enojo, ¡Bssssss!

Si hasta eso no soy tan castrante -poquito nomás- tengo mis ratos buenos -pocos pero tengo- y cuando esto pasa me convierto... no, la verdad es que hasta en mis ratos buenos soy castrosa. 

Por eso Barry me dice ¨Chikistrosa¨ por chiquita y por castrosa.

El día que deje de hablar de mi supongo seré una mejor persona porque habré aprendido a pensar en los demás. Ojalá sea pronto, llevo toda una vida siendo igual y no veo para cuando cambiar.

Amanece y digo :Ahora si voy a ser diferente y ¡Mocos! empieza el día y vuelvo a ser la misma mosca zumbona.

Pienso más bien que debo cambiar de cerebro pero si lo tengo de mosca entiendo porqué no puedo hacerlo. Quizás no quiero cambiar, sepa la bola. Mi cerebro tiende a perderse en los mares ignotos de la imaginación.
Quisiera ser lo suficientemente inteligente como Mau o el Pirata que tienen muchas cosas en claro o al menos no se sienten moscas.

¿Por qué siempre quiero ser otros y no Yo si a mi me gusta ser Yo

Quisiera escribir como mi Profe. Ser feliz como el Alma Gemela, ser sensata como la Amigocha. Ser sabio como Compi, ser buena amiga como..., etc. Ser como otros pero nunca como Yo. ¿Por qué si soy feliz siendo Yo? No entiendo muchos porqués revoloteando en mi mente como moscas panteoneras.

Me pregunto por qué nadie quiere a las moscas si hacen lo mismo que todos los seres vivos: Buscar sobrevivir aunque su forma de hacerlo es chingativa y poco ortodoxa. Todos las odian o al menos no conozco a alguien que las quiera o tolere ni siquiera las vacas que las espantan con su rabito.

Mejor ya no quiero ser mosca, quiero... deseo ser Yo con toda mi alma.

¿Será de verdad que quiero ser una mejor persona? ¿Y si ya lo soy? ¿Qué es una mejor persona? ¿Porqué querría ser una mejor persona si así me gusta ser? ¿Será que mi subconsciente me dice que no lo soy? Muchas preguntas en mi mente diminuta de mosca.

Lo que voy a hacer es ir eliminando el Yo de mi vocabulario aunque si lo hago me convertiré en otra... ¿Si dejo de pensar en mi seré otra? ¿Eso no es malo? No tengo vocación de virgen y si pienso en los demás lo seré... creo.
No quiero ser virgen porque me pedirían milagros y estaría en los altares oyendo súplicas incesantes todo el día.
Ni siquiera me voy a preguntar cómo cambiar, esa pregunta ya está muy choteada. Si cambio seré una mosca buena pero las moscas buenas no existen porque si existieran a nadie molestarían. Sigo en las mismas. Maldita manía de no aceptar mi medianía de mosca.

Bueno ya me voy a dormir  que las moscas no escriben ni tienen dudas existenciales y menos de madrugada.

¡Adiós!












jueves, 11 de octubre de 2012

Veneno









Quisiera... 

Descubrir ciertas cosas me pone mal. Me hace hervir la sangre y me dan ganas de patear todo lo que encuentro a mi paso. Me enoja cuando no tengo el control. Dejo que mi cuerpo se envenene de rencor y me sé débil e imperfecta. Quisiera por un día dejar salir todo el odio acumulado contra algo, ni siquiera sé contra qué pero eso me hace sentir inhumana.
Quisiera por un día ser una mejor persona.

Pudiera...

Cuando estoy así, quisiera no escribir para que no sepan lo mal que me pongo pero no puedo evitarlo. Si mis dedos callan mi mente explota. Ese tiempo que pierdo acumulando rencores pudiera servir para hacer el bien pero no puedo evitar enojarme y sacar todo lo malo que hay en mi.
Podría sonreír y ocultar mi enojo pero la hipocrecía no comulga conmigo... hoy.

Sintiera...

Me pregunto si toda la gente es como yo: rencorosa, inhumana, insensible, enojona, mala amiga, y todo lo malo que en este momento se me ocurre que puedo ser. Si lo es no lo sabré, la gente... es gente nomás y calla muchas cosas que a mi se me salen fácil.

Sentir que se puede cambiar el mundo sin tanto doblez.

Debiera...

En realidad soy una pobre estúpida que está enojada y que no sabe a donde perder sus demonios ni donde destilar su veneno.
Debería quedarme callada pero es tanto el enojo y la impotencia que si me muerdo corro el riesgo de morir con mi propio veneno.
Y en tanto el enojo persiste continuó el camino a la búsqueda de mi YO interno que sepasumadre dónde lo perdí. Mi mundo es tan difícil de entender que me pierdo en los laberintos de mis propios miedos.

Bye me voy a enroscar digo me voy a dormir, mañana será otro día, movidito por cierto. Tengo exámenes médicos y el que me van a hacer me pone los ojos bizcos y me marea así que con permiso me voy a mentalizar.

Ayer escribí una frase en facebook: ¨Antes tenía miedo que nadie me leyera, hoy tengo miedo que me lean¨ y más en días como hoy en que estoy muy enojada.

¿Es muy temprano para enojarse? Si...

No tengo excusa.

¿Enojada?, no... decepcionada.

No dejes que nadie mueva tu paz interior
No dejes que nadie mueva tu paz interior
No dejes que nadie mueva tu paz interior
¡No dejes que nadie mueva tu paz interior! ¿Entiendes?


CLICK!












martes, 9 de octubre de 2012

¿Y si no me voy al cielo?






Cada que se avecinan las citas con los médicos o reuniones familiares me pongo un poco friki.
A decir verdad -contrario al blog- me gusta pasar desapercibida.
Mientras menos sepan que existo mejor. 
No me gusta llamar la atención por eso mantengo un perfil bajo. 
No hablo más que lo mínimo. 
Me pierdo en mi propia timidez y cara adusta para que nadie se me acerque.
Ya no me acuerdo si yo era El Hombre de Hojalata o El León Cobarde en el mundo paralelo.
Algún día dejaré de ser el lastre en que me transformo para dar lástima y me convertiré en el lucero brillante de esa oscuridad en la que refundo mi egoísmo.
Nunca me he preguntado si me gusta ser seria pero es algo que me ha funcionado desde los primeros tiempos.  
Encerrarme en un mutismo del que pocos me pueden sacar.
Es el clima que me pone mal. O es tu ausencia o tu presencia que añoro sin igual.
Soy un grano de arroz repetido, canta Sabina. Soy el grano negro que mancha la blancura exquisita de tu paladar.
Disfruto las reuniones familiares a mi manera pero siempre debo tener a alguien de mi familia directa para sentirme protegida. 
Cuando un conocido se acerca, mis ojos comienzan a buscar algún sitio o a mis hijos para salir huyendo. 
No me gusta hablar con nadie. 
Tengo que mirar a los ojos pero invariablemente terminan preguntando ¿Qué te pasó en tu ojo?
Y vienen las explicaciones y toda esa cantaleta aburrida de siempre.
Cuando no saben que decir, los que se me acercan me revuelven el pelo y sonríen es la manera de dar fin a una charla que nunca empezó.
Fin.
El reloj se ha detenido en el tiempo.
Debo disfrutar la vida porque sólo hay una pero es una chinga cuando no puedo evitar sentirme observada. 
En mi mundo hay una Habitación de la Felicidad que nadie conoce.
Así me siento cuando debo salir: Observada aunque para los demás no exista.
Anoche pensé en Dios y quise saber si el cielo existe
Somos el dejo de lo que nadie quiso ser..
La madrugada me pilló rezando.
Lloro porque si. Lloro porque no. ¿Qué más da? Las lágrimas son mi redención absoluta.
El Hada de las Penas sigue durmiendo bajo mi almohada.
El día que empiece a tomar en serio la enfermedad, ese día comenzaré a morir. 
Sigo pensando en negativo.
Aprendo chistes para romper el hielo pero se los cuento a mis incondicionales. Esos que se ríen de mi no de mis chistes.
Cuando madure habré aprendido a reírme de mi misma.
Puede que ese día no llegue o si.
Si el cielo no existe no importa porque nada puede ser peor que el infierno vivido.
El NO es mi palabra favorita aunque no lo quiera.
Con todo y mi cara seria, sonrío y agradezco por lo que tengo.
Sé que no lo digo frecuentemente pero he llegado a una etapa en la que soy feliz en mi mundo...
como nunca lo soñé.

















lunes, 8 de octubre de 2012

¡Híjoles!








Acabo de cometer una semejante estupidez, borré mi cuento de Las Brujas corregido y aumentado.
Ahora vuelvo, voy a darme de topes contra la pared y regreso.
No se admiten consuelos que no hay mejor forma de sentirse más estúpida y encima que la consuelen a una.
¡Hábrase visto, grandísima cabeza de alcornoque!
¡Soy una pendeja a la sepasumadre potencia!

¡Pasguata!
¡Agggh, muerta soy!

¡Me voy a llorar al mundo de los inútiles!
Bien dicen, mal empieza la semana al que ahorcan en lunes.















Cabeza de León








Muy pronto la ficción se hará realidad.
Cuando eso sea, el cuento de princesas escondido en mi subconsciente desde hace mucho tiempo saldrá a la luz o quizás no será necesario que lo escriba porque lo estaremos viviendo en este mundo alterno en donde lo real es increíble.
Mi cuento tendrá final feliz. De esos finales donde todos se abrazan, bailan y que brillan por su ausencia en mis relatos.
Nadamás debo tener un poco de paciencia, distraer la mente para que los días no sean tan largos y la necesidad de tener a todos bajo el mismo techo no me sea más imprescindible.

Entonces me daré cuenta de lo que Natalia heredó de los Apellidos Ilustres, no solamente la cabeza de león, esa que en las mañanas al despertar hace reír a mi familia y de la que estoy orgullosa. Mi cabellera rubia a huevo despeinada por los sueños. Como nido de pájaros traviesos.
A pocas personas les gusta verse al amanecer frente al espejo porque despiertan con las ideas y los cabellos revueltos. A mi si me gusta porque mi cabeza da cuenta de los sueños y pesadillas vividos y este cuento que viví anoche es el mejor de los últimos tiempos y que en una sola palabra dice todo lo que deseamos se haga realidad.

Reunidos, así nomás.

















sábado, 6 de octubre de 2012

Ángel de la Guarda en paro




Mi libro en borrador


¿Qué hacer en un día largo cuando no hay nada que me cause interés?

Leer, arreglar mil y una veces mi casa. 

Escribir o quejarme pero cuando no hay nadie que me haga caso no vale la pena.

Y aquí estoy frente a mi máquina tratando de darle un poco de sentido a mi vida. No, no estoy loca. Para muchos es una locura pensar que la virtualidad le dé sentido a una vida. A la mía si.

Estaba pensando que hay muchas cosas que me avergüenzan como la de creer que podía escribir un libro. Hace un momento dije en twitter del cómo soy capaz de pensar eso si ni siquiera puedo esculpir mi propio destino.

Hace casi cuatro años comencé a escribir sin saber hacerlo. No digo que ya sepa pero lo hago mejor. ¨La práctica hace al maestro¨ me dijo un querido amigo. No soy maestra pero he practicado un chingo.
En diciembre de 2009 -año crucial en mi vida- me regalaron el proyecto de mi libro que no puede aún ver la luz.
Quién sabe si me alcance la vida para verlo impreso pero sin que suene a locura quiero dejarle a Natalia el libro de mis memorias. Esa niña debe aprender de mis errores para que ella no los cometa.
Puedo hacerlo -soy capaz- pero cuando leo lo escrito me avergüenza porque siento que son puras pendejadas.

Me juzgo muy duro, no me salvo de mi propia guillotina. 

Dicen que no me quiero pero yo sé que si. Me gusta lo dura que soy porque eso me ha salvado de salir lastimada en muchas ocasiones aunque ha delimitado mi círculo de amistades.
Soy muy exigente, requiero demasiada atención. Demandante en extremo, nadie me aguanta, ni yo. Mamona en grado superlativo.
Cuando me buscan no estoy quizás por eso me abstengo de buscar. No soy capaz de ser el Ángel de la Guarda de nadie.

No imagino que eso sea un trauma que cargue de los muchos que tengo pero me aísla. No recuerdo que de pequeña no me hayan prestado atención como para que a estas alturas resurjan los traumas infantiles. Algo que tuve en demasía fue exceso de atención.
Bastaba estornudar para que mis padres se pusieran en alerta y extremaran sus cuidados en mi persona. No se los reprocho, yo hubiera hecho lo mismo pero me hice enfermiza a fuerza de chantajes.
No sé de qué manera podía hacer que me diera fiebre o que me saliera sangre cuando veía venir un castigo. La mente -mi mente- es muy poderosa. De tal manera que yo misma provoco las enfermedades que me aquejan. ¿Cómo? Lo estoy investigando.

No he perdido de nuevo el interés en la vida -El Ángel de la Guarda se encarga que no lo haga- pero trato de mantenerme ocupada para que eso no suceda.
Haber pensado alguna vez en el suicidio es otra cosa que me avergüenza.

Dicen que el pasado ya no existe y estoy de acuerdo aunque algunas noches se me rebele metido en mi cama y no pueda hacer nada porque tengo las manos atadas.

Tampoco acepto que me digan qué hacer. Decirme ¨Haz esto¨ me obliga a no hacerlo aunque me lo pidan por favor. 
El hecho de casi obligarme a algo me nubla la mente y me cierro ante todo sin querer saber razones. La poca paciencia que tengo hace a la gente a alejarse de mí. Yo no huyo porque soy en quien más confío.

Tengo el grave problema de destapar mis traumas cuando tengo mucho tiempo por delante. ¿Qué me orilla a ello? Que se que alguien me está poniendo atención.
Se lee muy maquiavélico pero no, soy una mujer solitaria sin nada mejor qué hacer que escribir sus loqueras. Seguir redactando mis delirios es una cosa que me sale muy bien.













Los Amigos







Pocos aceptan el cambio en una persona. 
No pueden admitir que si ayer uno llora mañana se puede estar riendo. 
Algunos ¨amigos¨ se alejan porque se quedaron en lo que el sujeto era antes y el nuevo no les agrada.
-¡Como has cambiado!- dicen cuando no se han dado cuenta que ellos mismos no son lo que eran.
Otros se quedan sin estar, como a la orilla del camino. Dejando que el individuo construya su propia realidad sin intervenir. Les da igual, pero están ahí.
Otros -los menos- aceptan que cada día todos cambiamos, lo que fuimos ayer no volveremos a serlo mañana ni nunca más.
Nadie es ni será lo que fue.

Sabio es el que acepta los cambios porque es dueño de su propia realidad y la realidad es lo que uno ve no lo que los otros quieren que veas.












jueves, 4 de octubre de 2012

Favor de no reírse porque de verdad me duele






la MaLquEridA está muy triste, tanto que ha pensado suicidarse ella solita tapándose la nariz para no respirar. Y es que hace unos instantes acaba de recibir una noticia impactante. El amor de su vida se ha casado.
El golpe recibido la ha dejado pendeja. No, por favor no se rían, ella es muy lista y hermosa pero una noticia así acaba con cualquiera.

Tomará un receso de unos minutos en lo que mengua su dolor. 

Como muchos saben Enrique Bunbury es el amor de su vida y se ha casado. ¡Cuánto dolor! 
La noticia la dejó patidifusa y con los ojos en blanco. Hace unos días Enrique se casó con Jose Girl, su novia y madre de su hija. ¡Una hija! ¡Tiene una hija y yo ni enterada! Estaba ciega de amor. Es con el único que le he sido infiel a Barry porque sabe que es más guapo que él  y lo acepta. 

¡Oh Dios por qué me haces esto, si yo tanto tanto tanto que te quiero!





Para olvidar mi desdicha voy a leer El Libro de los seres no imaginarios en el que aparece un cuento de Jesús Olague del blog, Lo que es no tener que hacer y del que siempre he dicho que me gusta mucho como escribe.





El libro me lo regaló Kiku el domingo. Le costó trabajo encontrarlo pero ya lo tengo en mis manitas. Lo único que me faltaría es que Jesús me lo firmara pero eso está en chino.

¡Snif! Se casó Enrique, ¡Snif!





Cuando termine de leer investigaré porqué Benito Tiki se quiere echar a Babo Alejandro si los dos son machines.
Alguna extraña razón debe haber pero no la sé, entonces investigaré.

¡Enrique! ¿Por qué me traicionaste con otra? Y yo que fui a todos tus conciertos para que me vieras lo fiel que soy y así me pagas, ¡Snif!

¡Adiós mundo cruel!

Y no se rían de mi por favor, que yo también tengo mi corazón tontito.











miércoles, 3 de octubre de 2012

El hada de las penas y el sueño asustado




La pequeña Fleur dormida


Llegó a mi casa el domingo por la tarde. Metida en una pequeña bolsa de celofán conocí al hada de las penas.

Dice la leyenda maya que en las noches antes de dormir, se le platica la pena a la pequeña hada, después se coloca debajo de la almohada y al día siguiente la pena ha desaparecido.

Confieso que en eso de leyendas soy una papa y mayas aún menos así que agarrando a la pequeña muñequita, le platiqué mi pena -en realidad hoy por hoy no tengo penas pero le dije que quería dormir- completé el proceso me dispuse a soñar no sin antes pedirle que no me fuera a asustar. Es que les tengo miedo a los muñecos, peluches y todo lo que tenga ojos porque siento que me miran. Para poder dormir sin sobresaltos procuro que tales juguetes no me ¨vean¨ porque sino tendré un sueño fallido salpicado de pesadillas.

Sepulté al hada bajo dos almohadas por si las moscas y cerré mis ojitos..

Al otro día amanecí como si nada eso si con el resultado del insomnio en mi cara ya que el hada de las penas es eso de las penas y yo necesito un hada del insomnio.

Supongo que mis sueños son feos porque hasta el sueño se asusta al tratar de dormir conmigo. No sé porqué. Tengo la mente limpia con ligeras manchas que no puedo borrar pero ya quiero ver quien tiene el alma blanca. Verdaderamente limpia.

De cualquier manera amo a mi hada porque es un regalo de mi hija que aprecio mucho porque pensó en mi y en mi problema del sueño asustado.

No sabía qué nombre ponerle a mi hadita porque los nombres mayas que hay no me gustan así que sin pensarlo mucho le llamaré Fleur, como me decía algunas veces mi amiga Syl que es de Yucatán y tiene relación el lugar con los mayas y bla.

Con el sueño alrevesado cierro mis ojos en intervalos del uno dos en compases desmedidos y con un ¡Tarán! me entrego a los brazos de la inconsciencia en la que me sumo durante el día. Cuando el sol amanece llega para mi la hora de dormir.

Hasta mañana o hasta la noche ya no sé cuando tenga mis ojos abiertos.
















lunes, 1 de octubre de 2012

Caos a la sepasumadre potencia




Algo debo hacer, me estoy volviendo un poco desordenada, nadie en su sano juicio puede trabajar en un escritorio como el mío, ni siquiera puedo ver el monitor, así cómo voy a saber qué escribo.





Me doy dos o no mejor tres semanas para arreglar mi caos, creo que ese tiempo es suficiente. Espero no perderme en el desgarriate que tengo.
Hasta eso que medio escombré para que no se viera tanto tiradero. Mientras tanto me voy un ratito a chingar a su madre -a la mía no, obvio- porque este día fue muy de la jodida y estoy cansada.

Si no fuera tan desastrosa todo fuera pian pianito pero no, ser así es lo que le pone sal a mi vida, un reverendo y puto desmadre.

Chao















Fui musa del Cantor de poemas alucinantes.

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón
de sol escondido
y mil silencios largos.
Es beso de agua
y luz de ciegos
en el desierto diario.
La leo y me leo.
La leo y la siento.
La leo y la quiero.
Vamos de la mano
desconocidos
y alejados
por los caminos
rotos y astillados
de la vida cansada
y del tiempo huraño.
Refunfuñamos por todo
y hasta en el infierno
tienen miedo
de que un día aciago
lleguen nuestros pasos.
Chocamos con mil horas
arañamos las rutinas
odiamos la compasión
nos dan risa los ángeles
y mucha pena los diablos.
Nos cansa todo
y más que nada
el resto de los humanos.
A veces herviríamos
a los que nos rodean
y otras daríamos la vida
por hacer reír a un chavo.
La Malque es un corazón
de sol escondido
y mil silencios largos.


Toro Salvaje

Hey si de cuando en cuando nos preguntamos qué demonios hacemos aquí.