Páginas

lunes, 11 de junio de 2012

Colitas de rata









Un poco chuecos pero mis pies siempre han sabido a donde ir. Han caminado por todos los senderos posibles, con zapatos cuasi ortopédicos, me dirijo cada día a cualquier sitio de mi diario desmadre.
Se acerca la cita al neurólogo. Como cada mañana calzaré mis ratas -como les llamo- y partiré en busca del nuevo diagnóstico.
El neurógolo me pondrá ejercicios raros, los haré aguantando la risa, volteando a ver a Barry. Él desabrochará las largas agujetas tomando con cuidado mis pies chonchitos, y hará lo que el médico le diga riéndose conmigo.
La gente en la calle se le queda viendo a mis zapatos, son raros como yo.

No tienen nada de femenino, parecen ortopédicos, parecen ratas con sus largas colas anudándose en mis entretelas infantiles.

 




Zapatos que por más que les busco no tienen nada bonito. ¿A qué hombre le gustan las mujeres con zapatos cuasi ortopédicos?
¡Pinches zapatos feos!

En la casa camino con calcetines blancos que al final quedan negros o los tengo que cambiar cuatro o cinco veces en el transcurso del día.
Pero si me pongo unos de nena, camino como gallina espinada, ya qué, seguiré andando con los zapatos raros, ellos ya tienen grabado el rumbo a tomar.
Al menos ya no uso tenis.

¿A quien le gustan las mujeres con zapatos feos? A nadie...

Yo aquí escribiendo banalidades, tratando de ocultar el desagrado que me dejó el segundo debate. Los candidatos no saben ni que camino tomar, estamos jodidos.
















10 comentarios:

  1. Parecen botitas... y estoy segura que a Barry no le interesan tus zapatos! Solo que esa cita con el neurólogo salga recontra bien! Y así será!
    MILES DE FUERZAS POSITIVAS PARA TI!

    Beso de Perú hasta Mexico!

    ResponderEliminar
  2. A mí me gustan las mujeres sin zapatos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. ¿Que importan los zapatos? ¿que hombre se fija en ellos? cuidate preciosa...un besote.

    ResponderEliminar
  4. Si, por lo visto, con los políticos, estamos jodidos en muchas partes del mundo.
    Nunca me fijo en los zapatos.
    Seguro que andas mas comoda con calcetines, a lo mejor te podrias pegar una especie de tela o cuero suave, algo así como las zapatillas de Valet, pero sin tanta cuerda para amarrar...jajaja
    Lo importante es que estés cómoda.
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  5. son botitas!!!
    y muy bonitas, tengo un par muy parecidas... y lo importante no es tu calzado, sos vos Malquerida!
    Tranquila

    ABRAZOS!

    ResponderEliminar
  6. "¿A quien le gustan las mujeres con zapatos feos?"...

    Pues... un hombre que ama a una mujer no se fija en los zapatos sino en esa mujer que los lleva puestos, y supongo que Barry no es la excepción, además ni están feos, a mi me parecen lindos y... simpáticos (?) jeje

    Saludos, Malque ^^

    ResponderEliminar
  7. Están bien bonitos. En serio.
    Todos tiernos.
    Espero haya salido todo bien con el neurólogo.

    Aquí ando actualizándome.
    Saludotes.

    ResponderEliminar
  8. Estan bien chidas tus botitas!!! hahaha

    ResponderEliminar
  9. A mi si me gustan ese tipo de zapatos.

    Y los hombres no se fijan en nada,! miran pero al ratito ya no se acuerdan que zapatos traias.

    Besos ahijada!

    ResponderEliminar

Chiquita, de cabeza que cambia constantemente de color. De mirada triste con pestañas de burro. Vive donde puede haciendo lo que quiere. Todo se ve mejor desde un segundo plano.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje