Páginas

sábado, 31 de diciembre de 2011

Porque todo es ser yo misma como si no fuera yo

.






Déjame saber de ti
para entender que los milagros existen
que no es una farsa en la que caen los desesperados
irguiéndose  azarosos en su destierro.

El mundo finito en el que vivo
abre sus  puertas a los fríos amarillentos de mi historia
cuentagotas en suspiros,
cruel verdad saber que para ti no existo
y que para mi eres el aire que respiro.

Adiós Año viejo
que te vaya bien,
yo me perderé en las ruinas de tus días
cuando las campanadas digan en sus notas
un callado y dubitativo Fin.

Recogeré mis huellas,
parásitos de mis suertes inamovibles iracundas
que se entierran en la espalda de mi redención,
garras de locura rasgando el muro
de lágrimas que se ahogaron en mi pecho.

Vagaré lejos de aquí
recogiendo flores sin aroma
pétalos sin flor
cáliz abyecto
de cosechas sin perdón.

Volveré un poco más vieja
un poco más grande...
un poco yo

Volveré un poco sin mi
un poco contigo
un mucho sin ti.












*El último post del año maravilloso que he tenido, gracias por acompañarme en esta locura llamada la MaLquEridA.



jueves, 29 de diciembre de 2011

Funny Girl







Hace tiempo, cuando alguien ofreció publicar mi libro de cuentos infantiles, no lo creí viable porque sé y creo firmemente que mis cuentos no son malos, son malísimos, entonces qué necesidad hay de pasar vergüenzas, así que dije, ¨Lo pensaré¨ y estoy en eso.
Han habido más propuestas pero no las tomo en serio, no sé escribir y si tuviera que escoger lo que se podría publicar -según yo- no pasarían de tres.

Ayer al ver la respuesta que ustedes me dieron, me dí cuenta que tengo muchos amigos que creen en mi. Virtuales pero amigos al fin y al igual que los reales, los valoro mucho. Si publicara mi libro tal vez se arrepentirían de comprarlo pero ya qué, no les regresaría el dinero je.

¿Se han dado cuenta la importancia que le doy a la palabra ¨Amigo¨? 

No me sorprendió leer las respuestas de gente que sabe, que respira libros así como si se fuera acabar el mundo me da una idea de que tan mala no soy -te quiero Pelusina- porque consideran que soy buena. Yo sé que no, si no ya me habría descubierto un buscador de talentos.

Precisamente ayer le comentaba a Barry que mucha gente que me lee no sería mi amiga en la vida real porque nuestros mundos se contraponen. Por eso no quise buscar a una excelente bloggera argentina que vino hace poco a la ciudad porque siento que no sabría qué decirle y agacharía la mirada por sentirme menos. Chingada madre porqué no inventan una puta pastilla para desaparecer el complejo de inferioridad. Creo que nos separaría eso que no me deja gozar lo que tengo.

Algún día cuando esto que me agobia desaparezca estrecharé las manos de muchos amigos a los que no he querido conocer por lo mismo.

Mientras ocurre un milagro, agradezco a todos los que se ofrecieron porque sin conocerme me tienden su mano.
Me hacen sentir muy querida en este mundo irreal de monitores.

Algún día, en un tiempo no lejano, publicaré el libro de cuentos infantiles. Tengo correctora de estilo, tengo ofrecimiento para el prólogo de tres amigos, tengo la ilustradora, tengo dos editoriales, tengo mucho para hacer ese sueño que nunca soñé hacerlo realidad, lo que falta y lo más importante es querer publicarlo.

Ayer cuando se me ocurrió la broma para el Día de los Inocentes, no pensé que tuviera semejante respuesta. Estaba -estoy- apenada porque no pensé que la creyeran. Desde ayer quería decirles que era broma pero se siente tan rico sentirse querida por personas que nunca he visto que quise saborear más las palabras que me dejaban.

Hace tiempo dije, que siento que no pertenezco a nadie, a nada. Que mi sitio en el mundo aún no se inventa y pienso que soy como una estrella olvidada en el cielo que ni nombre tiene. Así lo he pensado siempre. No encuentro mi sitio en la casa paterna. No encuentro mi sitio en el mundo real. No tengo sitio con los de mi edad. He regresado de con Natalia pero ahí tampoco era mi sitio. Y de pronto al regresar a casa siento que el sitio que tenía se perdió en la inmensidad de mi tiranía. 

No encuentro a qué pertenezco y ayer al leerlos me sentí pertenecida.

Sentí la gloria por instantes. Sonreí gozando cada palabra que me dejaron pensando que había encontrado el lugar al que pertenezco pero era sólo una broma. Entonces sigo igual, no pertenezco a nadie a nada ni siquiera a mi misma. Mis pensamientos son para otros. Mis sueños son para otros. Mis deseos son para otros. Mis putas letras tampoco son mías, tienen un trozo de mi pero al final son de quién les dé un mejor uso.

Hoy despierto a la realidad, buscando un sitio para mi en el mundo pero no se ha inventado.

Muchas gracias a cada uno de los que pasaron a dejarme su cariño y apoyo, lo valoro en el alma porque salieron de forma espontánea y eso se siente a toda madre.

Algún día, en algún lugar habrá una MaLquEridA recordándolos por toda la eternidad, cuando haya encontrado su sitio, si es que ya se inventó o tocará a ella inventárselo.

¡Gracias Totales!












miércoles, 28 de diciembre de 2011

¡Jolines! ¡Rediez! y ¡Joder!





Muchos lectores asiduos del blog saben que tengo bastantes amigos españoles que hacen el favor de leerme.  Junto con Argentina y Perú, son de los países que más me leen lo que agradezco mucho porque sin ellos  el  blog no sería conocido. De México ni hablar, son lo mejor de la vida virtual.

Uno de estos lectores españoles me dio ayer una gran noticia. Una editorial muy importante en España quiere publicar varios libros de los cuentos que he escrito.
Se recopilarían para niños, los de mi vida barata y vacía y los tan sin embargo. 

Obvio salté hasta tocar el cielo, quizás fue mejor que tener un orgasmo doble porque aún no me recupero.

El prólogo sería escrito por quién yo quisiera. Tengo un maravilloso amigo-al que no le gustan mis cuentos-  le había pedido desde hace mucho escribiera el prólogo para un libro para niños, pero él se río cuando se lo dije y no es que no creyera en mi es que piensa que mis cuentos no son para niños amén de que mi vida no es muy alegre como para contarse.

Pero como ese amigo anda no sé dónde tendré que buscar a alguien que me estime demasiado así como para escribir un prólogo.
Y otro más para que haga mis ilustraciones porque no puedo seguir robando imágenes de google. Me cobrarían regalías y pues no me gustaría repartir los millones que voy a ganar.

Esta editorial quiere lanzar un tiraje de por lo menos 10 000 libros en su primera edición. No sé si son muchos o pocos pero me asusta porque no conozco a tantos que les gustaría tener mi libro en sus manos.

Ya tengo uno  pero sólo fue para mi familia a la que amo pero no imprimimos más porque no se me dio la gana. 
Dicen los que saben que vender un libro en estas épocas es cosa harto difícil pero me vale madre porque mi vida ha sido de retos y este es titánico pero reto al fin.

Para todos los detractores que dicen que escribo pura basura les digo #superenesomortales, como dice el buen Xhabyra. Y para todos aquellos que creen en mi les digo: Gracias Totales.

Aí nomás pa´ que se den un ligero quemón, la MaLquEridA es buena, tanto que ni ella se lo cree.












domingo, 25 de diciembre de 2011

Toque






¿Dónde quedaron mis horas perdidas? 
Alguien las robó cuando dormía sin sueño
Ladrones fugitivos del tiempo
Gatos taciturnos sin nada qué hacer
Almas sin sello
Horas atrapadas en las cuencas vacías de mis ojos
Toque navideño en el espíritu de los Apellidos Ilustres que se quedaron con mi sonrisa y me regresaron pensando
¿Pertenezco a alguien o yo soy lo único que tengo?



















sábado, 24 de diciembre de 2011

Querido Gordo...





*Avertencia: este post no debe leerse por ningún niño o señoras educadas y la madre porque contiene palabras altisonantes que no puedo explicar por qué las uso. Bueno si, las uso porque así hablo en mi vida virtual y en la real sólo cuando debo guardar las apariencias y comportarme como toda una señora decente y que mis hermanos no se asusten y patatí patatá.

Abstenerse los que quieran.

Bien, aquí vamos...

¿Cómo estás Santa?... se oye medio mamón porque ni me interesa saber cómo estás, puro protocolo qué quieres.

Querido Santa Claus... mmm... es que... No... no te quiero la neta pero es una forma de cortesía. Se oye muy falso pero en fin. Debo ser un poquillo hipócrita, tampoco es que sea grosera pero bueno son fórmulas de buena educación, ya sabes.

Pues bien pinche Santa, he pensado mucho en cómo hacer para pedirte un regalo. Ya sabes nada espectacular ni nada de eso. No creas que te voy a pedir perfumes-como antes- o zapatos y bolsas y la chingada. Tampoco te voy a pedir paz en el mundo y todas esas cosas que se piden en estas épocas. Voy a ser un poco banal -No te asustes- Hoy te voy a pedir un regalo muy especial.

Te explico:

Tu y yo no tenemos nada en común más que la panza y sé que nunca te he pedido nada, bueno si, cuando era pequeña pero entonces no comprendía que existían clases sociales y que tu eras exclusivo para niños ricos. Anyway, ya pasó. Lo entendí después de esperar por largas horas un osito de plástico inflado -¿te acuerdas?- y nunca llegó. Y también una puta muñeca que caminara de mi mano- chinga, pensé que lo había superado caray-  y bla bla bla... Nunca llegaron esos regalos, Mñeh! en realidad si llegaron pero no eran para mi. Pinche Santa, me cae de madre que te odié pero a ver explícale a una niñita que a ella no le traerías nunca nada en su puta vida.

No creas que estoy enojada, no... no... no, jamás. Es que me acordé y me dieron ganas de agarrarte los huevos y retorcértelos para que veas lo que se siente. Pero bueno, ya pasó, no te odio por eso, pinche Gordo.

El caso es que hoy es Nochebuena y se me ocurrió pedirte un regalo. Un pequeño regalo que espero me lo puedas cumplir, mira:

Tengo un amigo excelente al que quiero mucho aquí en el blog. Él vive en un estado muy peligroso de la República Mexicana - quizás más peligroso que en el que estuve el mes pasado- entonces cuando no sé nada de él me angustio porque no sé cómo está ni da señales de vida, ni ¨Holas¨ ni ni madres.

¡Ya sé, ya sé! Vas a decir que porque no le pido su teléfono o algo. Mira... Mi Ángel de la Guarda -así lo llamo- es casado, entonces no hay manera porque en la vida real la amistad entre un hombre y una mujer nadie la cree ¿entiendes.
Las esposas suelen ser un poco celosillas y para evitar problemas no mantenemos contacto. Antes tenía mi número telefónico por si las moscas -si acaso yo chupara faros- pero al pendejo -mi celular no creas que mi amigo- se le ocurrió dejar de funcionar y no sé si ha llamado o algo.

Bueno, si eres perspicaz e inteligente sabrás qué regalo quiero. Una... una sola señal de vida para saber que está bien y que tiene mucho trabajo -porque eso si, es muy inteligente por eso tiene mucho trabajo- ¿entiendes Santita precioso?

Un ¨Hola, estoy bien¨ es lo único que pido.

Puede ser que haya deseos más importantes como cumplirles sueños a los niños ricos que todo... ya... ya... me calmo, no digo más. Desecharé el resentimiento que en estas fechas brota de mi pinche corazón.

¿Ton´s qué? ¿Te avientas? Es un pequeño deseo Santa, qué te cuesta, no seas ojeis.

No haces magia -ya sé- No soy tu favorita ni tu fan ni tu nada pero digo, podemos limar asperezas después de tanto ¿No te parece?
Es que mira, si supieras todo el bien que él ha hecho a mi carácter y como me ha motivado para salir adelante de esta pendeja enfermedad, seguramente lo agarrarías a besos. Si quieres darle besos allá tu, ya será tu problema. 
Por cierto debes tener mucho cuidado que no te vea porque si no te harás su amigo y los regalos y la navidad podrían valer madre porque te la pasarías riendo con él. 

Ahora bien pinche Gordo, si cumples mi deseo haré lo que quieras, pero no te pases de lanza porque ya sabes que me encabrono y te mando a chingar a tu madre con todo y tu pinche reno borracho.

Un ¨Hola estoy bien¨ y ya, ¿qué te cuesta?

Voy a dejar esta cartita hasta el lunes -si es que no me desespero y escribo antes- para que no se te olvide y me traigas mi regalito que será entonces un gran regalote, ¿va? RE-GA-LO-TE... lee bien no pienses mal.

Gracias Gordo, después de todo no eres tan feo. Tu no tienes la culpa de tener la cara de color rosita bebé ni tu panzota. Así te hicieron y ni modo hay que aceptarnos tal cual somos sin renegar.
Y por favor no me regañes diciendo que cada que desaparece alguien me angustio pero es que neto, ya estoy preocupada.

Ya Santa, no seas mamón... ¿si? porfa...¿qué te cuesta?

Uno y ya ¿si?

Ah por cierto, no puse árbol pero te dejaré mi deseo guardado en la almohada, no se te olvide buscar, Thank´s Santita Closito.















viernes, 23 de diciembre de 2011

Las horas burlonas





Las horas pasan lentas, se burlan de mi, mirando la desesperación en mis manos, en mi cuerpo. Ese latir acelerado del corazón que quiere escapar del pecho al sentir la cercanía. Minutos carcajeándose en mi cara sin avanzar... Necesito llegar, ya no puedo más, voy a estallar.
Los árboles, el cielo, las nubes todo corre y nada queda en mis ojos. Segundos lentos en el vacío de la rutina incansable de un día que no es igual que todos.

¡Dios apiádate de mi!

Kilómetros y kilómetros y el camino no termina, Quiero llegar al lugar de trinos matinales rodeados de fantasías gloriosas.

Croar de ranas camuflajeadas lloran un canto de amor invernal que fallece ante los ríos de aguas presurosas vertidos en el seno de la tierra lodosa.

Las luces alumbrando el caos señalan que estamos cerca de la ruta final. Un cosquilleo alarma mi vientre asustadizo y las gotas de sudor aparecen en la frente sin que haya nadie que las pueda secar. Sigo sin poder calmar estas ansías.
Quiero llegar al sito al que pertenezco. Lugar dónde mis raíces de afianzaron y crecieron de la mano de algo que desapareció en el contar de los tiempos.

Ya quiero llegar al clímax de mi redención.

Caricatura de mi efigie trazada a rasgos burdos que se desdibujan sin sentido, en el momento del punto final, cuando mis pies sienten la tierra que me vio vivir.

En este mundo de circunstancias divinas hoy he vuelto a nacer. Las horas han dejado de reír, he ganado la partida a un tiempo que ya no es.












miércoles, 21 de diciembre de 2011

¿Y qué si te amo?






Un beso tuyo 
para olvidar tu olvido.

Las risas me acompañan en el viaje de regreso a casa, súbita melancolía retratándose en la memoria de los días que ya no son. 
Árboles vestidos de neblina se levantan al sol rociando las ramas de perlas matinales. ¿Y qué si te amo si el mañana ya no es más que dolor?

+El ayer monótono sucumbe ante el hoy radiante, esperanzador de imágenes desterradas del subconsciente.
Cariños olvidados en los atardeceres de tardes lluviosas, carcajadas de placeres escondidos en el pubis del otoño.
Y qué son los ayeres idos sino los mañanas resentidos de un hoy que se perdió en los recovecos del tiempo.
Gracia frugal que nos emociona hasta las lágrimas soñando rencores y pisoteando heridas. Basto camino de perdición dónde el perdón llega rodeado de margaritas.
¿Y qué si te amo? Si para mi no hay tiempo, porque mi tiempo ya se acabó.

ds







Voy de regreso a casa.
*Imagen de google.

martes, 20 de diciembre de 2011

Pláticas circunstanciales en un relato corto





Cierta mañana, quedándome sola con Natalia, empecé a hablarle como lo hago cada que tengo oportunidad.
Sus hermosos ojos rasgados no me quitaban la vista de encima, mirándome fijamente. su manecita apretaba mi dedo plump.

Como cada día le digo ¨Papá¨, ¨Mamá¨,  ¨Natalia¨,  para que se familiarice con esas palabras. 

El lunes pasado al decirle ¨Papᨠde sus lindos labios salió una ¨palabra¨, ¨Agu¨. Me quedé muy sorprendida, me había tocado la dicha de ser la primera que escuchara la voz de La Bella.
Al seguir ¨platicando¨, los sonidos tomaron forma. Ha sido ella la que está enseñándome su lenguaje de bebita hermosita y preciosita.

Cuando le digo ¨Papᨠella siempre repite ¨Agu¨, así que ¨Agu¨ es papá.

Si digo ¨Mamᨠella dice ¨Aggg¨ ( palabra frecuente de su abuela) 

Y cuando digo Natalia, ¨dice¨ ¨Guuu¨ o sino dice ¨Buuu¨.

Desde entonces La Bella no para de ¨platicar¨. ¨Habla¨ con el Santa Claus de la puerta, con la lámpara del techo, con el Cristo de la recámara. Con el duende del baño y hasta con las campanas de la sala.
Lo que quiero ahora es que aprenda a balbucear ¨Abuelo¨ para que cuando Barry la oiga se le caigan los calzones de la emoción.

Yo creo que Natalia al igual que su abuela ha aprendido a comunicarse y obvio, al igual que la abuela, La Bella es muy inteligente.












miércoles, 14 de diciembre de 2011

Tierra, fuego, agua y me falta el aire

.



Día 8

TIERRA

El sábado en la tarde-noche, un sismo de sepacientos grados me subió los huevos a la garganta literal. Estaba meciendo a La Bella cuando los muebles empezaron a crujir. Mis hermosos ojos gachos se dirigieron hacia la sombra de la lámpara que estaba bailando a todo lo que da. 

Nueris y yo nos miramos como diciendo: -Ah chinga y ora qué hacemos?

Salir del departamento es cuasi imposible porque se convierte por las noches en una fortaleza. Lo que hicimos fue mantener la calma esperando que el temblor jijo pasara. 
Duró cerca de un minuto en lo que yo abrazada a Natalia pedía que dejara de moverse el mundo.
Hasta que después de una sacudida fuerte casi todo volvió a ser ¨normal¨ Y digo casi todo porque revisamos que no hubiera fugas ni daños, mientras el valor regresaba a mi mullido pecho en el que La Bella dormía como angelito al tiempo en que la familia llamaba asustada para saber cómo estábamos.

FUEGO

El lunes salimos al centro a bobear. Había muchísima gente, supuse que era por la euforia navideña pero no fue así. 

Había un incendio considerable, no pensamos que estuviéramos cerca del mismo.

Al entrar a una tienda, por el altavoz del lugar nos dijeron que el incendio en una zapatería cercana estaba provocando que el humo se metiera al local por lo que nos evacuaron (Esa palabra siempre me ha parecido vulgar).
El tipo del altavoz nos dijo que no había peligro, que saliéramos con calma, debíamos salir de prisa pero sin correr.

Yo temblaba como si tuviera parkinson je.

Iba cargando a Natalia- soy su cargadora oficial- y me asusté pero no perdí la calma. Lo que hice fue tapar la carita de La Bella pero teniendo cuidado en no asfixiarla.
Sobra decir que tragamos humo porque los alrededores estaban llenos de nubes negras. Salir de ahí fue un poco escabroso porque toda la gente quería hacer lo mismo, mientras tanto el olor llegaba a nuestros pulmones, pero si costó trabajo salir del lugar.

Afortunadamente fue el susto nada más y un ligero malestar en la garganta que hasta hoy no se me quita.
Nueris y La Bella están bien y es lo que vale.

AGUA

Ayer mi hijo me dio la noticia de que en casa teníamos una nube particular que estaba dejando caer toda su furia en el patio trasero y casas aledañas.
Sucede que al calentador del vecino se le reventó la tubería del agua caliente cayendo esta sobre mis hermosas plantas verdes haciendo que tragaran agua hasta por los codos -perdón, las ramas-. Sin poder moverse mis bellas plantas esperaban que el agua caliente terminara con ellas.

Conservando la calma -como ya es costumbre- dí la orden inmediata-a través del celular- a mis vasallos -léase Barry y Bruno- para que aunque estuvieran convalecientes de gripe, salieran al rescate de ellas, sin premura. 
La orden de una reina no se discute, se acata sin más, haciendo caso de inmediato, poniéndolas a salvo. Gracias SuperHéroes.

Pobrecita mi planta de hoja elegante, ha de haber perdido su glamour con tanta agua hirviendo, extraño regarte todos los jueves.

Si creyera en supercherías diría que todo fue culpa del martes trece pero como dice mi muy querido y extrañado amigo Pepe, ¨No soy supersticiosa porque es de mala suerte¨.
Todo es una brutal fucking coincidencia.

AIRE

Del aire no tengo nada qué decir hasta ahora, pero he decidido que hoy no me pondré el vestido negro que tanto me gusta porque saldré a la calle y no quiero que el viento juegue con mis piernas y me levante la falda de tal modo que deje al descubierto mis ideas que he cubierto con un calzoncito blanco con un corazón que dice: ¨Soy tuya para siempre¨.

He dicho.















lunes, 12 de diciembre de 2011

Abuelitos secados al sol



Día 7 porque los otros 8 no sé dónde quedaron.

Esta ciudad dormida, lejana, ausente de si misma, con un sol precioso buscando abuelitos para quitarles el frío de los años, cobijados por sus chalecos no salen a tomar sol, están guarecidos por un techo de dos aguas que impide que los rayos solares les quiten el frío de la indiferencia.

Sentados al amparo de miradas preguntonas, sonríen para sí mismos, trayendo a la memoria días que ya no son, olvidados hasta de su propia sombra. 

El sol cansino quiere calentarlos pero no los encuentra. Se revuelve entre sus rayos queriendo ver a los abuelitos persinando sus rodillas-como el abuelo Benjamín-, ¿dónde están esos seres arrugados que sueltan besos y bastonazos al por mayor?-como la abuela Candelaria- ¿Dónde quedaron los abuelitos calentando sus huesitos?

El Sol se cansa de ser sol

Cuando está en lo más alto del cielo, quiere escuchar a los niños correr, hacerlos sudar y deleitarse viendo como comen helados de limón y de piña. Él ha intentado comer nieve pero lo más que ha podido es lamerse los bigotes al ver como el otro día a un chiquillo se le cayó una bola de helado. Se acercó pronto antes que se derritiera pero cuando llegó a ella, esta había desaparecido bajo el influjo del calor otoñal.

Se cansa de ser sol, se tiene que conformar con entibiar los ríos alegres en las mañanas. Se zambulle para sentir las aguas frías que duran ante su contacto pocos segundos y vuelve cabizbajo a ponerse ante el cielo azul.

Quiere ver viejitos al sol pero en esta ciudad llena de recuerdos, los abuelos no salen más.
Frustrado, tamborilea los dedos sobre una espumosa nube viendo el tiempo pasar, se ha aburrido, quisiera por un día ser luna.

Las noches son más calladas que los días. No hay ruidos, no hay coches, no hay gente. Lo mismo que El Sol, La Luna se ha cansado de ser luna.
Cada noche se cuelga una lupa para poder ver bien entre las brumas. Con su gorrita mamona cubriendo sus cabellos grises sale a dar rondines por la mitad del mundo.
A ella le gusta ver amantes furtivos, amores prohibidos que le ponen adrenalina a sus noches largas y solitarias.

Pero los amantes al igual que los niños y los abuelos, han desaparecido.

Una vez, La Luna le pareció ver bajo los árboles, sombras que se movían en un vaivén frenético, pero ¡Oh desilusión! eran unos zorrillos poniéndose perfume.

Y ya después, miró desde lo alto una cortina entreabierta, se asomó maliciosa con las mejillas coloradas de rubor, esperando ver una escena de amor pero... todos dormían.

-¿Qué aquí nadie hace el amor?-pensó.

Pero el viento frío fue el único que contestó ululando entre las rendijas.

-Mñeh!- dijo y se acostó en una nube a apagar estrellas, mientras abajo, asomado a una ventana un abuelito mira como el conejo de la luna ha comenzado a saltar hacía el lucero de la mañana, quiere llegar antes que La Luna en su sin quehacer desaparezca a la estrella más brillante del cielo en su aburrimiento.

La Luna por una vez quiere ser sol. 

Y así pasan los días en una ciudad muda, lejana y ausente que me permite jugar mezquinamente con el sol, la luna y mis abuelos.

Colorín colorado, otro día más ha pasado.




sábado, 10 de diciembre de 2011

Un paso pa´delante y tres pasos para ´tras



Me dijiste Te Amo y todo se fue al traste, ¿qué no ves que me vulneras?

Me desarmaste, volví a mi estado chipilón. Quise tenerte cerca para refugiarme en tu pecho pero estás muy lejos, entonces aguanté como las machas y no dejé que las lágrimas salieran.
¿Para qué me dijiste Te Amo? esas palabras traspasan mi cordura y me dejan al borde de la sensibilidad.

Esta semana no fue muy buena porque pasaron dos cosas que me lastimaron pero tengo que seguir porque es lo que hay.
De una no vale la pena hablar, me he dado cuenta -por fin después de tanto- que en la vida virtual también se llega a lastimar y eso en la vida real duele, pero ya no me importa.

La otra -que no me dejó dormir- es que Natalia pronto entrará a la guardería. Diversas circunstancias se aliaron para que ella deba entrar a ese lugar que en lo particular no me gusta pero no puedo hacer nada.
Juro que doy mi vida -la he dado a tantos que ya no me pertenece- para que Natalia creciera en una familia como se merece.

Esta vez me toca observar.

Mi vida pronto volverá a la normalidad. Ese mismo día La Bella estará separada de mi. No puedo hacer nada, ya no me corresponde actuar, hice todo lo que pude para estar cerca de ella pero no fue suficiente.

Entonces -¡puta madre!- me pongo a llorar porque cuide a sobrinos precisamente para que sus madres no los metieran a la guardería y con Natalia no lo puedo hacer,y héme aquí escribiendo antes que estalle como Magdalena arrepentida.

Natalia es la clase de personas que a todos cae bien y todos quieren porque tiene carisma a sus tres meses de edad. No llora para nada. Está sometida a un tratamiento porque su intestino hermoso no está muy maduro. Entre su madre y yo se lo aplicamos. En lugar de llorar se distrae sonriendo con mis cabellos de vieja loca . Por eso la amo, Natalia es más valiente que yo a su corta edad.
Mi hermosa nació con estrella.

Ya me reconoce, sonríe mucho conmigo, le gusta que la abrace y que la paseé. Cierto que se espanta con mi melena de león pero precisamente mi pelo es lo que le llama la atención.
Cuando llega su madre la observa sin perder detalle. Le digo a Nueris que es porque quiere guardar su imagen cuando se va a trabajar y no sienta la ausencia.
Esa ausencia que no deja de doler cuando se está lejos de la madre.

Hace poco empecé a contar los días que faltan para regresar a casa, esos días son los mismos que faltan para separarme de La Bella.
Ayer dejé de contar.

Y como siempre que algo me pasa, pienso que sería bueno tener una varita mágica para arreglar la situación, pero como eso no es posible, me limitaré a observar como si fuera una película dónde el final no me gusta.

De lo que siempre estaré agradecida con la vida, es que me haya dado la oportunidad de cuidar a La Bella, nadie podrá borrar nunca la huella que dejó en mi.

¿Ya ves, para que me dijiste Te Amo? ya retrocedí tres pasos.










jueves, 8 de diciembre de 2011

¡No, no corran plis!






Como esto de los chistes me gustó para terminar la semana voy a contar algunos a ver si les gustan.

Un tipo le dice a otro:
-Mi coche es un Datsu
-Querrá decir un Datsun
-No, un Datsu, es que todavía me falta pagar la última letra.







´ta güeno, aí va otro:
Un tipo muy mentiroso llega a la casa de su vecino y le dice:
-¿Qué crees? ¡Ayer atrapé una víbora de cincuenta metros!
-¡Pero qué mentiroso eres! No hay víboras de cincuenta metros de largo,
-No, yo digo de ancho.





Bueno está bien, el último, último porfa...
-¿Por qué las jirafas tienen las patas tan largas?
-Porque si las tuvieran cortas no le llegarían al suelo.







De plano si estuvieron malos hoy, bueno en fin, pronto este blog regresará a su programación normal, mientras aguanten vara.

Aí va un plus:

-Oye Pepe, ¿por qué dices que tu carro es de primera si está bien carcacha?
-Pues por eso. Es de primera porque no le entra la segunda.



Emmm ¿tampoco? qué exigentes.












martes, 6 de diciembre de 2011

Ecos de mi ventana

.




Día 4 o 5 ya no me acuerdo.

¿Las ventanas guardarán los ecos de nuestra mirada? 
Si no es así, por qué puedo ver a través de ella a una niña envuelta en rizos negros esperando a que alguien llegara a buscarla en diciembre.

El aroma de este mes ha viajado kilómetros a través del tiempo, se ha colado por la ventana de hace muchos años cuando vivía en el paraíso con mis padres y hermanos.
Por ahí se puede ver la inmediatez de un futuro inequívoco de sueños en el cenit de la vida 

Por esa misma ventana hoy se asomó mi corazón palpitando de un amor que pensaba muerto pero está más vivo que nunca. Estaba escondido en mi cabellera bruna pintada con aires de luna y ensortijada de estrellas.

Hoy la vida me guiñó un ojo y yo... sonreí.




ds







lunes, 5 de diciembre de 2011

Mi Alter Ego bonito





Esta experiencia de cuidar a Natalia me ha traído cosas buenas, entre ellas saber que soy autosuficiente. 
Las cosas con las que chantajeaba a mi familia diciendo que no podía hacer, aquí las hago sin mayor problema. Por muy buena que sea Nueris conmigo, hay cosas para las cuáles prefiero no pedir ayuda. En casa ni pensar hacer nada de esto, prefería pagar que hacerlas yo.

He lavado mi ropa a mano para que ella no lave mucho en la lavadora y no se canse. He caminado mucho sin quejarme. Cierto que llevaba mi cara molesta pero es que iba cargando a La Bella y como ya aumentó de peso, pues si me cansa. En otras circunstancias habría pedido un taxi sin importar lo que cobrara, el chiste era no caminar.

Como verduras, manzanas -que odio- más verduras. Plátanos que cuando los como me siento chango, ya nadamás falta columpiarme en mi liana.
No he bebido coca-cola casi, pero si tomé una poquita, es que la necesitaba. Bebo agua simple sin problemas, en casa no tomaba agua.

Lo que no puedo hacer es dejar de escribir aunque no he escrito cuentitos porque requieren más tiempo pero ya tengo varios borradores.

Y como no puedo dejar de hacerlo estoy aquí platicando esto mientras arrullo a Natalia que ya tiene sueño.

No sé si cuando regrese a casa siga igual pero si sé que haré todo lo posible por no ser chantajista y por esforzarme en ser esta Flor desconocida que estaba arrumbada en el fondo de sus caprichos.

Mi Alter Ego bonito.







sábado, 3 de diciembre de 2011

Pero si son buenísimos...

.



Día 3.

Después del bajón de ánimo que tuve, me siento mejor y en gran medida lo debo a mi familia y amigos que me hacen olvidar las cosas feas contándome chistes, mandándome mails afectuosos o comentarios alentadores. Gracias, los quiero.

Cuando me cuentan chistes muero de risa pero no logro hacer lo mismo cuando yo cuento los míos.

No entiendo porque no los hacen reír si son muy buenos, por ejemplo este:
-Oiga comadre, hace tiempo que no me habla mi compadre, ¿No sabe a qué se debe?
-Es que se murió hace dos meses.
-Ah menos mal, pensé que estaba enojado conmigo.





¿A poco no es gracioso?

Este otro que me mata de risa:
Un policía detiene a un borracho en la carretera y le dice:
-¿Me da su permiso para conducir?
Y el borracho:
-Sí claro, ¡conduzca, conduzca!







¿No? ¿Tampoco es gracioso?
A ver va este último y si no les gusta me retiro de los chistes.

Un caballero entra a una florería en la que hay un letrero donde se lee ¨Dígalo con flores¨
-Por favor señorita mande una flor a esta dirección.
-¿Sólo una?
-Si, soy hombre de pocas palabras.




¿A poco no está buenísimo?
¿No?
¡Asht qué pesados! Al fin que yo si me río, aí stá.





Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje