miércoles, 29 de junio de 2011

Aunque sea






Los relámpagos iluminaban los sables entre los matorrales, las nubes dejaban caer toda su carga sobre los frágiles cuerpos que hacían todo lo posible por cubrirse bajo las ramas o en algún sitio que los mantuviera juntos y alertas para cuando sonara la voz de ataque.
El general, valiente guerrero de mil batallas y su joven ejército enfrentarían una de las más duras luchas para las cuales habían sido entrenados. Fue el elegido para acabar con la gente del bunker que año con año diezmaba sus ejércitos, su carácter y temple lo habían llevado a ese puesto del cual estaba muy orgulloso, sin duda las próximas generaciones lo recordarían como el más valiente soldado de todos los ejércitos habidos y por haber.

Con los binoculares, vigilaba al enemigo que se movía silencioso en el refugio donde pertrechados esperaban llegara el nuevo día, sería uno más a salvo del ataque al que estaban advertidos sucedería, más no sabían cuando. Se movían silenciosos, inquietos pero esperanzados en que la última arma funcionara para acabar con los soldados del General.

La señal de alerta llegó al apagarse las luces del bunker, el enemigo se disponía a descansar sin imaginar que esa noche -tres de la mañana- sería cuando se luchara una de las más feroces batallas que habrían tenido desde que empezó el clima caluroso al que ellos les auguraba buen tiempo de comida y disfrute sin tregua.

El General atento al más mínimo movimiento, alertó a los soldados que muertos de frío trataban de mantenerse calientes frotándose entre si, una manera poco común entre valientes soldados, era eso o morir de frío.
De pronto todo quedó en calma, la hora había llegado, prestos con sus sables estaban listos a morir si así fuera necesario, claro que si se salvaban era un punto ganado.
La infantería dio los primeros pasos, escudriñando el terreno encontró un sitio por donde podrían entrar sin ser descubiertos, avisando al General, este dio la voz de ataque.

¡A la carga mis valientes!

Todos en estampida prácticamente volaron hacia el bunker donde el enemigo dormía plácidamente, entraron con mucho cuidado, no había peligro, todo estaba en calma, el enemigo se había confiado y había bajado la guardia entregándose al ejército que sin miedo buscaba por todos los rincones.

En un abrir y cerrar de ojos llegaron a la parte alta donde los miembros del refugio descansaban sin miedo, de pronto el General sintió que algo extraño entró por su nariz, no supo que era hasta que su mente viajó para atrás recordando como habían muerto los valientes ancestros de los que provenía, lo vio claramente, se había descuidado, había estudiado bien las armas con las que el enemigo los atacaba, sabían como cuidarse, pero ese descuido los llevaría a la tumba. Los habitantes del bunker habían sembrado la casa con laminitas mata-moscos, ese era el olor que le llegaba al General, demasiado tarde, su ejército empezaba a caer como moscos, y qué otra cosa podrían ser sino moscos que atacaban a los dueños de casa que se habían pertrechado y armado para que los bichitos voladores que se han soltado debido al excesivo calor y a las lluvias de junio no les picaran su bello y bien formado cuerpo.

Tuvo tiempo para volar hasta el panzoncito que dormía con una pierna colgando, pero empezó a marearse, entonces con todas sus fuerzas se lanzó como kamikaze sobre el rostro de la bella Flor que roncaba plácidamente pero ya no pudo llegar, se estrelló contra la mano que se movía espantando un zumbido lejano, el pico del mosco quedó como acordeón.

¡Maldición! alcanzó a decir el General y yo que me pensaba deleitar con la sangre de la bella dama, esposa del barry-gón que duerme a su lado, ¡chin! y cayó muerto con el sable desenvainado, ¡Auch! fue lo último que se le oyó decir.

Así fue como terminó otra batalla más de los mosquitos picacuerposhermosos que sucumbieron al olor de las laminitas.

Parte de Guerra: Tres humanos sin picaduras.
Muchos, muchitos, muchotes moscos muertos y un General valiente para el recuerdo de moscos venideros.

TAN-TAN












martes, 28 de junio de 2011

Reacción en cadena







Si la gente no echara a sus mascotas a la calle, en este caso perros, estos no tendrían que andar vagando, mojados, sucios y hambrientos buscando un lugar donde guarecerse. Si no buscaran un lugar donde guarecerse no habrían llegado a mi casa a arañar la puerta de la entrada. Si no hubieran llegado a arañar la puerta de la entrada, los chihuahuas no habrían ladrado toda la noche. Si los chihuahuas no hubieran ladrado toda la noche habría podido dormir. Si hubiera podido dormir no me habría desvelado y no tuviera estas ojeras, me hubiera levantado temprano a preparar un rico desayuno a mi hijo, él se hubiera ido contento y no se habría puesto nervioso. Si no se hubiera puesto nervioso no se habría trabado la chapa por las prisas de abrir. Si no se hubiera trabado la chapa por las prisas de abrir no me hubiera enojado con él. Si no me hubiera enojado con él, no me habría regañado. Si no me hubiera regañado yo no habría recapacitado que va a salir de casa y debe irse contento, Si no se hubiera ido contento no me habría dado mi abrazo. Si no me hubiera dado mi abrazo tendría migraña. Si tuviera migraña, estuviera llorando. Si estuviera llorando Barry me llamaría la atención por ser tan enojona. Si le dijera porque me enojé, me diría que soy muy visceral. Si me dijera que soy muy visceral le diría que quién no se enojaría si viera a los perritos mojados en la calle buscando donde guarecerse. Si los perritos de la calle no buscaran donde guarecerse arañando la puerta de la entrada, mis chihuahuas no hubieran ladrado. Si mis chihuahuas no hubieran ladrado... patatí patatá, vuelta a empezar.

Pero el hubiera no existe y todo eso pasó, ahora lo que voy a hacer es ponerme unas bolsitas de manzanilla en mis ojitos que parecen de mapache por las ojeras del insomnio. Y ya is all.












domingo, 26 de junio de 2011

Nomeolvides







La campana de hierro forjado suena para llamar a formación, es el último día de clase, todo está preparado para  dar por terminado el ciclo escolar.
Los niños de sexto, vestidos de blanco, bien peinados, con los zapatos limpios llegan de misa con sus ramos de flores y madrinas muy monas y arregladas. Formados para ceremonia, ríen nerviosos, sentados hasta delante esperan a ser llamados para recoger los documentos que acreditn sus estudios. Los más aplicados portan la bandera, los demás suspiran aliviados haber salvado el año. Algunos preocupados porque no han podido avanzar al siguiente grado. Otros, tristes piensan en que ahí se acabó la oportunidad de estudiar. Con la carita triste saben que ya no hay más camino de oportunidades por andar.

Los aplausos de los familiares cuando nombran al mejor de la escuela, el que recibe los honores, el que se lleva la admiración de casi todos, también hay lágrimas de los que con  mucho esfuerzo terminan la educación primaria sabiendo que no podrán seguir adelante. 

Es el último día de clase.

¨Las Golondrinas¨  suenan con notas lloronas diciendo adiós, los abrazos y deseos son dichos con las más sinceras palabras, los niños escriben ¨nomeolvides¨ con lágrimas y letra temblorosa, atrás se deja la época donde se empezó el camino de una vida, cada cual seguiría su camino y cada uno encontraría su lugar, un sitio que por más que quisieran no podrían cambiar, un destino incierto en la vida, el destino con el que habían sido marcados, vencedores exitosos y los vencidos por la desigualdad y el hambre.

Los que duelen... los que ven pasar las oportunidades sin poderlas tocar, como Gabino, el niño que vende alegrías fuera del centro comercial y que me preguntó cuanto me había costado el cuaderno elegante en el que pienso seguir escribiendo mis memorias, -como si valieran algo-. No supe qué decir, no tuve la vergüenza de regalarle mi cuaderno, él habría podido darle mejor uso que yo. Sonreí tontamente, me dijo que algún día querría tener una libreta de esas pero no lo ocuparía para no ensuciarlo, yo no sabía que decir, supe que no había comido a pesar de ser muy tarde, tenía la cabeza mojada y la ropa húmeda porque no ha parado de llover, le acaricié la cabeza, le compré dos alegrías pero se las dejé para que las volviera a vender, seguí mi camino sin mirar atrás porque no tuve el impulso de darle mi cuaderno. El cuaderno que ha empezado con esta historia y que me ha llenado de vergüenza no haberme desprendido de él.











*Imagen tomada de google

sábado, 25 de junio de 2011

¿A quién le toca?











¿Quién será el valiente que bañe y le ponga sueter a este perro tan hermoso que no le hace daño a nadie?





Y que se convierte en esta fiera capaz de morder los dedos, o lo que encuentre en su camino con tal de que el agua no lo toque.

¿Quién dijo yo? lo más que pueden perder es un dedo o una mitad de mano porque es chiquito pero muy fiero, soy testigo fiel de ello.

¿Alguien?













¿Nadie?



Al final somos tan distintos









Nunca voy a olvidar las horas que charlamos entre sonrisas y buenos consejos, me enseñaste muchas cosas que a veces se me olvidan pero la culpa la tiene esta mente volátil, tu disculparás.

Fuiste mi primer maestro en esta vida virtual y eso nunca lo olvidaré. Quiero agradecerte el haberme dicho un día ¨No soy gran cosa pero soy todo lo que tengo¨, con eso me enseñaste a valorar lo que soy.
Tengo mente volátil pero dentro de esa mente loca nunca olvido, hoy es tu cumpleaños, jamás lo olvidaré, ¿cómo hacerlo si representas un pasado que quisiera que volviera?, por lo menos un día volver a hablar contigo, sería mi más grande deseo que hoy por hoy es muy difícil cumplir pero no imposible.

Un día, sé que mi brújula encontrará el barco en el que te fuiste sin mirar atrás. Existes en otros mares haciendo muy felices a otras personas como algún día me hiciste a mi, pero espero algún día regreses al mar calmo en el que vivo.

¨No soy gran cosa pero soy todo lo que tengo¨ te digo ahora querido amigo porque de los amigos que tengo tu eres de los pocos que lo son aunque ya no estés, aunque te hayas ido, aunque yo solo sea un recuerdo de un pasado que se extinguió entre hongos y piratas valientes, reinas y corsarios, entre abuelos y sencillez, entre maestro y alumna como me considero que fui para ti. Mala alumna sin duda porque no he podido apartar la soberbia de mi, no he aprendido la sencillez con la que puedo andar en la vida sin perder el estilo, con tu pata de palo, tu gancho de mano, tu parche en el ojo como todo pirata, pero con un gran corazón, con todo eso no pude aprender que la sencillez no está peleada con la educación.

No olvido tu imagen sentado en la ventana leyendo un libro acompañado de una copa de vino o una taza de café humeante. ¿Recuerdas la caja de libros al pie de tu ventana para que los que quisieran pudieran tomar alguno? yo si, nunca lo olvido, tampoco olvido al abuelo que hizo de ti la persona maravillosa que eres, al niño que sentado ve ¨Fever¨ con los Muppets y Rita Moreno o el de Los Tres Osos en el día del Padre. Corazón diario de un Niño, los cuentos de piratas van adheridos a tu recuerdo.

No te olvido Pirata y con todo mi corazón te digo que si algo me dolió perder fue tu amistad, te quiero mucho y do quiera que estés, siempre tendrás un lugar en mi corazón de donde nunca saldrás. 

Un abrazo fuerte para ti solito y toda mi admiración.












martes, 21 de junio de 2011

Quiero muchos días de estos

.






Hoy inicia el verano, la primera lluvia de la temporada cayó ayer llevándose toda la suciedad que estaba impregnada en las calles.
El verde de los árboles está más brilloso que de costumbre. Las orugas que salen cada año y que me ponen a temblar empiezan a aparecer en los arbustos, les tengo miedo pero ya no los mato como antes.
Hoy los pajarillos empezaron a cantar desde muy temprano en el árbol de la ventana, en el patio alcancé a ver a uno que estaba dándose su baño matinal. Miré al cielo, el sol está escondido pero se siente el ambiente aún caluroso. Los niños en la calle andan felices porque el fin de cursos se acerca, se acaban las clases, el levantarse temprano, tareas y las mochilas se quedarán arrumbadas por lo menos un buen tiempo, son vacaciones así que no hay que torturar a los niños con repasos ni nada de eso digo yo.

Hoy es un buen día, hoy hace un mes nació Said, un encanto de bebé que trae locos a sus padres y abuelos ya no decir al abuelo paterno que está tan orgulloso de él como nadie, anda de abuelo culeco. Nunca había visto a alguien expresarse con tanto amor de su nietecito como lo hace él.
Said ha aumentado de peso y crecido de manera impresionante bajo los cuidados de las mujeres de la casa, y cómo no si es el rey que ha venido a darle luz a esa de por si casa tan alegre.
A Said le dio pena cuando le tomaron la foto y se tapó la carita así que no podrán ver lo guapo que se está poniendo.

Hoy es el primer cumplemes de Said y desde aquí en el inicio del verano y con toda la buena energía que eso genera, le mando el abrazo más fuerte del mundo y decirle que no le dé pena que nos gusta ver su hermosa cara.


















Ya










Ya tengo mi medicina ¡VIVA!, la tragué rápido para darme el alivio que necesitaba, aquí estoy, casi como nueva. Gracias a todos los que se preocuparon, DIANA, Yo-Mero ya tengo la medicina, gracias mil. A todos los demás, muchas gracias, la vida sigue, me subo al barco de nuevo.
Gracias a Barry. Bruno y Kiku porque sin ellos esto no funcionaría. Ángel te debo una.




lunes, 20 de junio de 2011

Las letras se mueven






Es increíble que en México se pueda encontrar más fácil droga que medicamento para funcionar relativamente bien, buscar y buscar en farmacias de poca monta el elixir que hace que viva una vida más o menos normal está de la fregada, no hay. Tampoco hay en las farmacias de patente. Si fuera droga seguro la encontraba fácil pero no, es medicina que borra los males del subconsciente, la que me dice que no vivo en la chingada aunque así me sienta. Diecisiete horas sin medicina y mi cuerpo ya lo está resintiendo, pensé que mi mente era muy poderosa pero esto es más fuerte que yo, camino como mensa, no puedo controlar el rebelde lado izquierdo que amenaza con hacerme un títere de mis propios desórdenes. 

Soy un robot... camino como robot... como robot quisiera no sentir... sería más feliz. No voy a ir a la escuela, no me importa lo que digan, qué saben ellos de nada, qué les importa nada de mi. Soy un guiñapo de la Flor de ayer, soy los deshechos de felicidad que el domingo dejó. Que me importa más nada lo que digan de mi... lo que piensen de mi... hoy no existo. Mañana seré la misma de antes, pero mañana, hoy ya se jodió el día.

Ángel hoy no me puedo reír, la máscara que tengo por cara está inmóvil, es lo único que no se mueve. Quiero rebelarme contra esta puta enfermedad pero lo único que puedo hacer es reírme de los intentos por forzar una sonrisa.

Escribo para darme cuenta que puedo hacer cosas aún sin tomar la medicina, vano intento porque las letras se mueven al compás de mis desvaríos. No quiero que nadie me vea, no quiero que nadie me oiga, no quiero que nadie sepa de mi, ni siquiera mi Ángel -menos él- solo quiero que esto termine, quiero mi medicina, quiero vivir el mundo surrealista en el que me tocó vivir porque no soy lo suficientemente fuerte para aguantarlo en mis cinco sentidos.

Hoy no estoy para nadie, hoy el mundo se mueve sin mi, no me importa que digan que otros están peor que yo, ¿eso qué? yo soy la que está frente al espejo diciéndome por milésima vez que todo está bien, que no pasa nada.















domingo, 19 de junio de 2011

El malo de la película






¿Cuántas veces habrás tenido que aguantar el impulso de abrazar a tus hijos sin tener que poner la cara dura porque eres el fuerte de la familia? eres el que regaña, el que pone las reglas, el que tiene que poner cara de enojado para que te tengan miedo... miedo que quisieras se convirtiera en sonrisas porque tu también sientes, porque tu también tienes corazón, porque a ti te gusta reír.

¿Cuántas veces llegaste de trabajar queriendo jugar con ellos pero te detenían las quejas para decirte lo mal que se habían portado?

¿Cuántas veces tuviste que morderte un huevo y la mitad del otro porque no tenías dinero para comprarle el juguete que deseaba tu hijo, porque pero primero debías comprarle zapatos?

¿Cuántas veces te has arrepentido de haberles dado una nalgada aunque después te hayas mordido la mano por haberte atrevido cuando lo que querías es que se portaran bien?

¿Cuántas veces lloraste en silencio porque no podías hacer feliz a tu hija? impotencia de padre por no ser mago y encontrarle un novio para borrar ese semblante triste de su cara.

¿Cuántas veces has detenido tus lágrimas al saber que Natalia está en camino y no quieres empañar el momento?, es el bebé que tanto esperas... esperamos todos... el hijo de tu hijo, al que enseñarás a jugar fútbol aunque sea niña, qué importa te has dicho, yo le voy a enseñar a patear el balón.

¿Cuántas veces has tomado el papel de padre conmigo y me has acunado en tus brazos protegiéndome de los monstruos nocturnos que me persiguen y me hacen temblar? no tengas miedo me dijiste anoche, aquí estoy, yo te cuido Chikis.

¿Cuántas veces me has tendido la mano para levantarme de mis continuas caídas?

¿Cuántas veces corren a ti para resolver los problemas de tus hermanos porque tu papá ya no está?

¿Cuántas veces has puesto el hombro para llorar las penas cuando has sido tu el que necesitaba ayuda?

Quiero decirte que te tocó ser el malo de la película pero de siempre sabemos que los héroes no son malos y tu eres el héroe de esta familia que sin tu guía hubiera estado a punto de hundirse pero salió a flote porque nos enseñaste -nos enseñas- que la fuerza está dentro de nosotros y nada nos puede tirar.

Pocas veces te digo lo que significas para mi, ahora te lo digo, eres el aire que respiro.

¡Felicidades Barry!
¡Felicidades Bruno!
¡Felicidades Pepe!
¡Felicidades Jesús!
¡Felicidades Dan!
¡Felicidades Rey!
¡Felicidades Poeta!
¡Felicidades Pá do quiera que estés, Felicidades Juan, Rafael, Antonio; Alejandro, Arturo, Luis, Paco, Jorge, Manuel aunque tampoco estás, Beto, Carlo, PHERRO, Xhabyra, Ricardo, Genín, Ángel, Comp, a todos los que he olvidado, a todos los que recuerdo, felicidades a todos! Felicidades a los malos de la película porque les tocó guardarse las besos y caricias para otro guión.













*Imagen tomada de google.

viernes, 17 de junio de 2011

De ayeres y memorias olvidadas

.






Hay días en la vida en los que la rutina aplasta
las paredes aprisionan
ni la música puede calmar este espíritu rebelde
debo salir,
dar un paso a la realidad
sentir que estoy viva
o...
de nada habrá servido nada.

Voy a respirar ayeres
llenar mis pulmones de días escondidos en la infancia que se resiste a morir,
hay veces que quisiera ser niña
para no sentir que no puedo.

Tomaré la mano que siempre está para sostenerme
dormiré en otro lado que no me pertenezca
viviré un día diferente
y mañana quizás todo haya pasado
mañana...

Cabalgaré entre nubes arremolinadas en mi cabeza
lucharé contra los gigantes que no me dejan
clavaré mi lanza en los demonios que me persiguen
y que en un rincón del corazón
han hecho su dominio.

Lucha continua entre mi yo interno
que se rebela a la dicha de sentirme viva
pájaros en aquelarre en la mente,
sinfonía de gritos en el subconsciente
dicha calma que llega en el momento menos oportuno.







martes, 14 de junio de 2011

Dignidad maltrecha







Tocan a mi puerta un domingo cualquiera, una señora con playera amarilla me pregunta si quiero participar en la campaña política de un partido, le digo que no me interesa, para mi ese es el peor partido que existe en el país.

En otro momento otra señora llega a mi casa -¿porqué sólo señoras?-  me dice que salí sorteada para pertenecer a un comité ciudadano. Ah caray, ¿sorteada? no entiendo. Pregunté de qué partido era, no supo qué decir, vio su gafete, ni siquiera ella lo sabía, estamos jodidos. Contesté que no, me pidió nombre y dirección para decir que no había querido pertenecer a ese comité del cual ella no sabía los pormenores. Claro que no sé los di porque además de su infinita ignorancia de lo que estaba haciendo, si tenía mi dirección lo demás era fácil, poca de lógica de la que carece. No la juzgo, imagino que su dignidad fue comprada por un módico precio que le dará de comer por lo menos un tiempo.
Sentí que era una amenaza pedirme los datos para decir que no quería participar en algo en el que salí sorteada gracias a no sé quien.

Más tarde otra señora toca a mi puerta, me pregunta si quiero saber de que tratan unas tarjetas que el mismo partido está regalando, la miro con ojos furiosos y le digo que no me interesa. 

Jean Claude, mi profe de inglés es del partido que le ha dado en la madre al país por muchos años, en cuanto tiene oportunidad nos dice que su partido es el mejor y que los otros son una basura. Nos pide apoyo algunas veces para ir a hacer bola en mítines. Prometí un día no volver a ser borrego y lo voy a cumplir.

Recibo una llamada de otro candidato para decirme que su partido es honrado y que ¨Ahora si va el cambio¨   bla bla bla, estoy cansada de tanto acoso-porque así lo siento-un acoso a la vida tranquila que trato de llevar a pesar de toda al violencia y corrupción que nos rodea.

El golpeteo de los medios de comunicación, pancartas, mantas, pintas afeando la ciudad de por si fea por los graffitis de pandillas que agarran las bardas como medio de expresión, tendrán sus razones pero a mi no me gustan, las calles parecen cárceles, están feas ya me hartaron.
Las promesas de campaña están colgadas en los postes, promesas que pronto se las llevará el viento, al final  se desgarran como nuestra esperanza. Dinero tirado sin piedad a la basura.

¿Puedo hacer algo para que no llamen a mi casa, para que no lleguen a importunarme con sus propuestas sin sentido?, estoy cansada de promesas vacías, de que digan que van a hacer algo por mi cuando ni siquiera tienen idea de las necesidades básicas de la gente, yo no quiero que me digan que van a hacer, yo quiero que me digan COMO lo van a hacer para de verdad confiar, sólo así daré mi voto si es que me convencen.

Pero no hay siquiera uno medianamente bueno por quien votar y si no voto los peores siguen instalados en el poder para su beneplácito.

¿Qué hacer?, ¿votar por el menos malo, no votar y quedarme de brazos cruzados viendo como el país se hunde?
¿Qué hace una señora como yo ante un dilema como este? no sé pero tengo ganas de patearle los huevos a unos cuantos, quizá así descargue la furia que muchos al igual que yo, tenemos desde hace tiempo.














lunes, 13 de junio de 2011

Pájaros en solitario






Los trinos de un pájaro madrugador eran lo primero que se escuchaba cuando el día  iba despuntando, su canto era el más bello que se había oído en los alrededores, los habitantes del lugar despertaban al escuchar los acordes de un poema lejano que disfrutaban los que tenían la suerte de estar cerca de él, el canto tenía algo que erizaba la piel, las notas eran suaves pero melancólicas y sin embargo escucharlas alegraba el día de quien los oyera.

El pájaro solitario desde su nido invocaba a las hadas de los cantos para que lo acompañaran, sus trinos eran el compañero inseparable desde el día que le cortaron las alas, se quedó con las ganas de recorrer caminos insospechados en compañía de sus hijitos, pájaros favoritos mayores, pájaros favoritos menores como les decía, con las alas rotas la única libertad que podía disfrutar era la que su vista alcanzaba, sobre su cabeza se alzaba el trozo de cielo que era únicamente de él, sin embargo la risa no la abandonaba.
Pájaro feliz atado al nido por sus alas rotas en la copa del árbol más alto del mundo, donde era el rey absoluto de su desgracia.

En otro lado, un pájaro miedoso abría los ojos al nuevo día, algo extraño le pasaba a las alas que no podía remontar el vuelo para viajar entre nubes como le gustaba, el nido donde vivía se había convertido en el único sitio en el que podía ser feliz. Las alas temblorosas y sin fuerza no le dejaban aventurarse en otros lares donde la vida era bella.

Dos pájaros viviendo cada uno por su lado las pruebas que la vida les daba, vidas paralelas que un día coincidieron cuando al pájaro madrugador no le cortaban las alas y el pájaro miedoso no tenía temor. Se encontraron en el momento justo... en la hora justa que la vida les tenía marcada.

La risa cantarina del pájaro madrugador alegraba los miedos que tenía su amigo, -No tiembles decía- no pasa nada- mientras veía sus alas rotas que no volverían a tocar la libertad y una lágrima bajaba rápido a su pico, el pajarillo miedoso guardaba sus lágrimas en el pequeño buche para que su amigo estuviera bien, uniéndose cada día más, juntaban sus cantos siendo felices en su desgracia.

-Un día Amigocho-decía el pájaro miedoso- te voy a sostener para que no te caigas, tu tomarás mis alitas temblorinas y bailaremos al son de nuestras risas, daremos vueltas y vueltas, bailaremos hasta cansarnos sin miedo a caer... sin miedo al miedo, hasta que la música de nuestro corazón deje de latir y nos vayamos juntos a volar entre nubes para saber de que tamaño es el cielo.

El pájaro madrugador abrazó a su amigo sosteniéndose con fuerza, sintiendo el corazón trémulo del pájaro miedoso que lo ayudaba con sus alitas muertas de miedo a no caer, los dos eran el bastón que su corazón necesitaba para seguir la vida que el destino les marcó.















Imagen tomada de google.

sábado, 11 de junio de 2011

¡Ay no!







La sangre se me sube a la cabeza, los cachetes se inflan, los ojos se inyectan de sangre roja como mi furia, empiezo a bufar como toro enojado, como vaca no porque las vacas no bufan, al menos nunca he visto una vaca bufando, se la pasan rumiando mastique y mastique el pasto, con ojos de ¨no pasa nada, tranquilo partner todo bien, tu relax¨.

Nunca he visto una vaca enojada, un día vi a un toro furioso porque nos metimos al llano para evitar dar una vuelta, acortamos camino por sus dominios, cuando vimos que estaba afilando las pezuñas contra la tierra y sacando algo por la nariz corrimos como almas que lleva el diablo, la única que no pudo correr fue la agüela, obvio como buenos hijos y familiares que somos la dejamos a su suerte, el toro se apiadó de ella, lo que hizo fue llevarla a la salida dándole pequeños empujones en la espalda, hasta eso se porto cuate el torito.

¡Ay mamá! ¡ay mamá! ¡ayúdenme! gritaba agüelita, nosotros la veíamos desde la salida muertos de risa, ¨me coge el toro¨ -gritaba- ¡Ayúdenme!.
Cautos como somos, vimos que no corría peligro y dejamos que saliera por su propio pie. ¨Pinches ojetes¨ nos dijo sacudiéndose la tierra. Sin duda esa fue la mejor cogida que le dieron a la agüela.

Ya hasta se me olvidó que estaba enojada bufando como toro.













viernes, 10 de junio de 2011

Los vicios por mi tan queridos

.







¿Porqué será
que siempre que intento buscar mis cualidades
lo único que encuentro son mis defectos?

¿Porqué siempre pesa más lo malo?

¿Porqué siempre pregunto si me amas?

¿Porqué me río sin razón?

¿Porqué pregunto
cosas que no debo?

¿Porqué mis vicios son mi motivación?

¿Porqué no?

¿Porqué siempre...?

Creo que llegó la hora de dejar de preguntar y empezar a contestar.







jueves, 9 de junio de 2011

Yerba mala nunca muere




 

Perdón por haber alarmado, tengo problemas de salud que se me están saliendo de las manos y creí prudente alejarme un rato del blog.
Estos días sin escribir han sido la muerte, más de dos años todos los días haciendo lo mismo e interrumpirlos de pronto han hecho mella en mi.
Gracias a los amigos que se preocuparon -ellos saben quienes son- no pensé que este medio me dejara gratas satisfacciones como el conocer gente maravillosa, gracias mil.

Perdón por haber preocupado.










+Hoy toca... en Escribicionistas

sábado, 4 de junio de 2011

Idos de la mente








No lavé el pelo con shampoo que lo deja oliendo a mañana fresca, no lo enjuagué con acondicionador para que cuando el viento meta sus dedos exhale un aroma libre... aroma a mis sueños volando en estampida.

Lavé el cuerpo con jabón neutro que no huele a nada pero que deja limpio de impurezas cada parte de mi piel. No desodorante, no perfume, no cremas, no maquillaje... nada más que jabón neutro, ni siquiera el perfume que me caracteriza, el que dice mi nombre, el dejo de mi recuerdo no podía ser rociado en mi.

Llegar al hospital me estremeció, ver los árboles llenos de pájaros escandalosos, las escaleras que nos llevaban a la cámara de tortura, pero que al ir de la mano de Barry y Kiku daban una poca de paz a mi tembloroso cuerpo.

Todo sucedió casi en un suspiro, desnudarme para vestirme con una bata fea, picar el brazo lastimado de tanto buscar el rojo líquido, tomar la pastilla para dar una poca de estabilidad... de serenidad en un gramo de sensatez... la soledad ante mi... el terror a lo desconocido.

Dejé los miedos doblados en el locker del hospital -luego viene por ellos me dijeron- sonreí. Las enfermeras esperaban que dejara de temblar viéndome con sus caras de santas arrepentidas, al lado de ellas un niño que revoloteba queriendo meter la nariz en todo, mis ojos buscando algo familiar del que agarrarme pero no había nada estaba sola en un mundo frío de idos de la mente.

Acostada en una especie de camilla, el médico puso a los lados de la cabeza una almohadilla para mantenerla inmóvil, me pusieron un casco con una rejilla parecido a los de fútbol americano, las manos a los costados no debía moverlas para nada cosa difícil, por último cerraron el tubo donde estaba a merced de lo desconocido -no se mueva ordenaron- cierre los ojos y descanse... dejé de moverme, menos el dedo índice de la mano izquierda no se doblegó y siguió apuntando a la salida, al regazo de mi familia que preocupada esperaba por mi.

El ataúd blanco que aprisionó mis sueños... mis miedos... mis risas, se cerró dejando que el frío se apoderara de mi cuerpo asustado haciendo saltar las ilusiones, dejándolas escapar entre los dedos, yéndose a posar a los pies que no dejaban de moverse haciendo que el médico me fuera a tranquilizar.

-Eres más fuerte que todo- recordé el instante que Barry me dijo eso, mis ojos dejaron escapar una lágrima que resbaló por la mejilla y se escondió en el cuello.

Vinieron a la mente las risas del Ángel de la Guarda pero fueron apagadas poco a poco por el ruido de la máquina en la que estaba metida, -Nadie debe mover tu paz interior- me dice constantemente mi Ángel pero nunca he podido hacerlo, quizás sea que no soy ángel, cualquier cosa desestabiliza mi interior... mi paz.

Un martilleo constante se escuchaba detrás de la nuca, aire frío se colaba por todos lados, la luz blanca del tubo -la cual no debí ver porque debía mantener los ojos cerrados- y el ruido de mi corazón queriendo salir de ahí... entonces sucedió...

Vi pasar la vida ante mis ojos, los rostros de Barry, Muny y Kiku, las caritas de mis mascotas, la sonrisa bonachona del Ángel de la Guarda, el rostro sereno de mi Profe, recordé los besos que se quedaron en los labios, las caricias guardadas en la yema de los dedos, los amores que se fueron, el cariño que no volverá...tus labios delgados, tu mano apretando la mía, el viaje que no será, el amor que no se dio... todo pasó ante mis ojos y yo...yo me quedé suspendida en el tiempo...  borrando mis memorias.















Musa de un Toro Salvaje

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Hey si de cuando en cuando nos preguntamos qué demonios hacemos aquí.