lunes, 31 de enero de 2011

sábado, 29 de enero de 2011

El Re-cogedor.

.




Es de raza pinche que no es lo mismo pinche raza. Babo Alejandro mi chihuahua es de esa raza o lo que es lo mismo chihuahua cruzado con callejero y peleador del montón. Pero en alguna parte de sus genes todavía conserva el pedigree de sus ancestros.
No sé donde pero de que los conserva es seguro.
Mide cerca de 30 cms de alto y sepasumadre cuantos de largo. Tiene unas garras que Niurka ya las quisiera y no le saldría tan caro penérselas. Babo es además muy pero muy cariñoso. 
La mandíbula la tiene salida. Cuando cierra el hocico sus dientecillos le quedan fuera dándole un aspecto amenazador a pesar de su tamaño.
Pero mñeh, no hace nada. Clásico Perro que ladra no muerde. Eso le decimos al de la tintorería, a los del agua, a la cartera en fin a todos los que vienen, pero no nos creen. Prefieren mantenerse alejados de él con puerta de por medio.

No sé si Babo Alejandro esté en su época cachonda pero le quiere coger cariño a todo lo que se mueva. Casi todas las noches que me subo a dormir viene detrás mio, espera que acomode los cojines y quiere ponerme uno... un cojín cerca para echarse.
Acomodo los almohadones y empieza a buscar en donde meter un artefacto que tiene para esos menesteres cogelones.
Mi pierna derecha parece gustarle porque siempre es la que agarra entre sus patas delanteras y se la quiere echar. Sus ojitos a medio cerrar y viéndome no hace más que aterrorizarme y querer quitármelo de encima de inmediato.
También me ha agarrado descuidada cuando estoy sentada y de pronto siento sus manitas en mi cuello y una cosilla por mi espalda. Ah caray este Babo es muy cogelón.
Lo malo es que cuando está muy calenturiento agarra mi piernita, la abraza y empieza un frenético movimiento que por más que quiero no puedo detener. Empiezo a gemir pero no de gozo sino porque quiero quitármelo de encima y es menester pedir ayuda al hombre de la casa para que me lo quite o terminaré toda arañada por sus garrillas afiladas que tiene. Algunas veces me aparecen moretones en las piernas pero Barry no me cree que es por culpa de Babo. ¡Achis! pues ni modo que de donde.

Hay veces en que anda tan cabubis como dice Muny que se quiere echar a Benito Tiki, pero como el abuelo ya está curado de espanto y no le hace agua la canoa pues con un gruñido lo aplaca.
O cuando se confabulan los hombres de la casa con Babo Alejandro y se ponen a jugar conmigo y es literal... juegan conmigo porque mientras Muny me agarra de las manos y me tira del sillón favorito, Barry me besa y eso hace que el chihuahua se ponga cachondo y empiece a querer cogerme afecto.

He quedado a merced del chihuahua y su cachondeo tanto que si no me tapo alguna parte de mi anatomía ahora estaría embarazada de Babo Alejandro. 
Además me he dado cuenta que Babo es masoquista porque cuando jugamos Barry y yo nos jala la ropa y se agarra del que pueda.
Con sus colmillos se la jala... la ropa a Barry y luego le abraza la pierna y empieza el escarceo amoroso.

Yo creo que en su otra vida Babo fue Casanova porque nada más ve algo que se mueve e inmediatamente se lo quiere echar.
Es muy nervioso y ladra mucho. Su ladrido es tan agudo que me desespera. Cuando estoy leyendo blogs y ladra, le grito ¨A callar¨ y voltea a verme como diciendo ¨Pinche loca¨ y sigue en lo suyo. Más cuando anda una perra fuera de la casa. Se pone a olfatear debajo de la puerta y viene hacia donde estoy a querer echárseme encima.

No sé a quien se parece de cachondo. Con eso de que dicen que todas las cosas se parecen a su dueño.





jueves, 27 de enero de 2011

Reír es cosa seria.





Le gustaba ver las nubes y al cielo que tímido se asomaba a darle los buenos días. Separada su casa de la de nosotros por un gran patio en el que estaba prohibido jugar a menos que ella nos lo ordenara. O nos mandara a casa con los juegos infantiles y cara de tristeza. La abuela estaba enojada... otra vez.

Eran las siete de la mañana. El intenso frío que se sentía hacía que Abuelita, saliera tapada con su chal tejido y con un suéter. Las medias gruesas bien estiradas. Nada de arrugas porque eso quería decir que era descuidada con su persona. Zapatitos de medio tacón y vestido de color negro. Color que se quedó a  acompañarla desde que murió el abuelo Miguel
Se sentaba en el quicio de la puerta a esperar que el amodorrado sol saliera por entre las montañas detrás de la casa.
Quieta en la sillita azul, esperaba con su bastón que los nietecillos llegaran a saludarla todas las mañanas. Cada uno, desde el más chico hasta el más grande le besaban la mano, nunca la mejilla. Y se quedaba mirando el cielo atenta a lo que cada nube le quería decir.

Si las nubes eran negras decía que nos apurásemos a hacer todo lo de afuera porque llovería temprano. Si había nubes desgajadas significaba que el viento era fuerte y pronto se acercaría a donde estábamos. Habría que asegurar todo para que el aire no se llevara lejos las tejas o ropa secándose al sol. Cuando el aire empezaba a soplar había que agarrarnos los vestidos infantiles y no enseñar más de la cuenta a los hombrecitos de la casa so pena que nos diera un bastonazo por desjuiciadas.
Nosotras solo queríamos que el aire se llevara nuestro pelo largo a todos lados dejándonos tan despeinadas que mi madre tenía que sentarnos ya dentro de la casa a trenzarnos el pelo.
Nos gustaba que el aire nos moviera los pequeños cuerpos como rehiletes sin control. Que sensación sentir el aire freso en la cara golpeando las mejillas.

En su afán de ver el cielo, la abuela nos decía que las nubes rojas significaban mucho calor. Hay veces que había cortinas grises en los cerros y debíamos apurarnos pues la granizada estaría azotando los techos queriendo entrar y al no poder hacerlo alfombraba el patio de blanco.

Cuando el cielo era azul intenso decía que era un buen día para morir.

El aire empezaba a acariciarle la blanca cabeza despeinándola. Entonces se ponía su chal tapando sus trenzas  y como virgen anciana esperaba que la vida pasara recordando risas fugaces y otoños amarillos de amor.
El cuchicheo de los árboles la invitaban a soñar en sus ramas, pero siendo una abuela enérgica no se permitía el lujo de soñar.

La abuela no era como la de los cuentos, la abuela era gruñona. Regañaba a los nietos si jugaban en el patio haciendo alharaca o aventándose unos a otros.
Los instaba a jugar a ¨La víbora de la mar¨ o ¨Doña Blanca¨ . Y así se quedaba mirándolos como atrapaban las risas con sus manitas sucias y caras lacrimosas. 

Tenía un nieto favorito. 

Pero no era favorito para consentirlo. Era el nieto favorito que recibía los castigos por ser el peor portado. Mi hermano Marco, el demonio en forma de jovenzuelo inquieto.
La abuela lo mandaba lavar las porquerizas o chiqueros donde cerca de seis puercos habitaban presos de sus chillidos cuando mi hermano hacía acto de presencia.
Sentado en la barda, les lavaba y echaba agua al suelo para quitar toda la suciedad. Los demás nietos le ayudaban a pasar el agua pero no más porque era su castigo no el de los demás.
Terminando tenía que hacerles la comida con tortilla remojada, cema y agua. Batirla hasta hacer una pasta y ponerla en los comederos.
Cambiarles el agua y si el castigo era fuerte, había que bañarlos. Y así era el castigo impuesto a Marco. La abuela veía que todo estuviera limpio como le gustaba y le ordenaba  que se fuera a sentar en las piedras de la barda de nuestra casa. Desde ahí podía ver que estuviera quieto hasta que el sol empezaba a quemar o mi hermano tuviera que irse a la escuela.

Abuela nunca sonreía, no sé porqué. Tengo grabada su cara de una única sonrisa. Ya no tenía trenzas y un hueco en sus dientes decían que reír era cosa seria. No estaba invitada a su cara ninguna alegría.

No, la abuela no era como todas las abuelas. Mi abuela no tenía permitido sonreír, le faltaba un diente y eso para alguien tan soberbia como ella no era cosa de andarlo mostrando.

La abuela con su bastón, sus medias estiradas y su sonrisa muerta no era como todas las abuelas. La abuela heredó a los apellidos ilustres la seriedad que muchos ahora tratamos de dejar a un lado sonriendo a cada instante.

La abuela Candelaria era tan particular como los amaneceres que se asomaban todos los días a su cachito de cielo, cuando se sentaba en la puerta a ver pasar las risas y amores que se fueron con las nubes que tanto gustaba mirar. 
La abuela nos heredó el arte de predecir el clima viendo las nubes y la no-sonrisa en los labios.

No se porqué Barry se sorprende cuando le digo si va a llover o no, le atino y no sonrío.








miércoles, 26 de enero de 2011

Historia breve y patética de desamor II.






La bofetada que recibió en la cara fue tan inesperada que no tuvo tiempo de esquivarla. Otro golpe más cayó sobre su espalda haciéndola gemir de dolor. Otro más en el brazo que de inmediato adquirió un tono rojizo.
Así sin poder evitarlo, ella era castigada sólo por haberse atrevido a preguntar porqué.

Apenas se reponía de un golpe cuando ya tenía otro encima. Toda la furia que el hombre guardaba, la descargaba sobre el pequeño cuerpo que intentaba parar con las manos el castigo sin poder hacer nada más que tratar de hacerse ovillo para que no le doliera mucho.

Uno... dos... tres, no sabía cuantos golpes había recibido.

¿Porqué la maltrataba de tal forma si decía quererla tanto?, no entendía. Hacía poco la estaba besando y una palabra en mal lugar hizo despertar al monstruo con el que dormía.
¿Cómo era posible que un hombre tan dulce y que la hacía tan feliz pudiera causarle tal daño?. 
Ahora estaba ahí recibiendo el maltrato de alguien que le repetía incesantemente que la amaba. 

Los gemidos salían de su boca sangrante. Eran gritos de auxilio que nadie oía. Sintió de pronto una patada en el estómago sacándole el poco aire que le quedaba, aturdiéndola de tal manera que cerró los ojos abandonándose al dulce encanto de la muerte.

No supo más.

Una caricia en la frente hizo que reaccionara de su desmayo y viera la cara del hombre amado. Levantó las manos instintivamente para cubrirse pero él suavemente las detuvo.
Le acarició la mejilla y la tranquilizó.
Las lágrimas empezaron a salir sin control mientras él le limpiaba con un paño las huellas de sangre que serían las únicas que podría limpiar porque las que le había dejado en el corazón no había manera de borrarlas.

-Perdóname- dijo él.
-¿Porqué me pegaste?-
-Porque me haces enojar y no puedo controlarme-
-Pero yo no hice nada- decía ella hipeando.
-¿Vas a empezar?... Mira... yo te amo pero debes entender que soy hombre y reacciono así cuando me haces enojar.
-¿Entonces porqué me pegas si me amas?-
-Otra vez... ¿no entendiste?- dijo mientras acercaba peligrosamente el puño a la cara lastimada. 
Apretó los ojos para no sentir el golpe que se le venía encima y que no llegó a caer en su frágil cuerpo.

Abrazándola le pidió perdón por haberla golpeado.

-Te amo- dijo él.

-Yo tampoco- pensó ella acariciando la cabeza del amor de su vida.










martes, 25 de enero de 2011

Me gusta perder...







Aquí...desde arriba, haciendo un huequito a mi nube para poder ver, me he dado cuenta que en este momento de mi vida puedo dejar de hacer muchas cosas sin que eso perjudique a nadie.
En esas cosas que he dejado de lado es ir a la escuela. He estado muy feliz sin extrañar a Jean Claude, a Sonia y a Martha, las cotorritas de inglés.
Al guapo de Miguel. A mi horrorosa maestra de Historia. ni siquiera extraño a mi excelente profesora de matemáticas. Tampoco extraño los nervios cuando me preguntan algo y no sé para donde mirar. No extraño ni a mi hermana y con eso ya digo mucho.
A dos semanas de empezadas las clases no me he parado en la escuela y eso no perjudica a nadie ni a mi. En este momento puedo elegir lo que quiera sin que eso me lleve a tener conflictos. Que delicia llegar al momento de poder hacer lo que se quiera sin dañar a nadie.

Pero como siempre hay un pero...
debo volver.

No por quedar bien con los demás que se sienten orgullosos de que vaya a la escuela sino por mi. Porque siempre me quedo en la orilla, nunca termino nada.
En mi afán de no ser mediocre he caído en eso por lo que siempre he luchado: Ser mediocre.
Y como el serlo no me va pues regreso a la escuela.
Me da flojera levantarme temprano. Si lo voy a hacer prefiero dedicarle tiempo a mi blog, siento que me da más satisfacciones.

Pero... otra vez pero... debo volver.

¿Ya qué?, al mal paso darle prisa. 

Ya entendí que yendo a la escuela no me va ser mejor persona, ni que me va cambiar la vida. Es porque quiero ir, porque debo ocuparme en algo para no pensar tonteras. Porque el quedarme en casa solo hará que mi mente pajareé en estupideces.
Porque a pesar de todo lo malo que pueda tener la escuela me hace sentir que estoy viva.
Mi familia dice que si no me gusta la escuela haga manualidades, pero la única manualidad que me gusta es... em... nada.

Desde aquí arriba en mi nube me doy cuenta que voy siendo cada vez mejor persona y eso si repercute en los demás.
Ya me estoy dando cuenta que tengo cosas buenas, las estoy descubriendo después de tanto tiempo perdido. 
Ayer platicando con alguien muy especial, me dijo que de los errores se aprende, de los aciertos no y estoy de acuerdo en eso. Es mejor ser perdedor porque al perder se gana en experiencia. Y si gano... gané y ya. La gloria es efímera, ya descubrí que me gusta perder.













domingo, 23 de enero de 2011

Un trabajo cualquiera.

.




¿Cómo decirle que se está equivocando,
si solo soy su madre?.

Él tiene que aprender por si mismo,
pero no puedo ver que se está cayendo
y quedarme tranquila.

Quisiera tomarlo de la mano
como antes cuando era pequeño
y podía guiarlo.

Estoy ahora a la orilla del camino,
de SU camino y no puedo decirle
que no es el camino correcto
sin que me vea como su enemiga.

¿Porqué  no tengo las palabras adecuadas
para que me entienda?.
¿Porqué los abrazos no pueden transmitir lo que quiero?
Si lo único que quiero es que vea lo que todos vemos y él se niega a ver.

Tiene bases firmes y buenos principios
pero temo que se le olviden.
Espero que las decisiones que está tomando sean las mejores
y si no es así ahí estaré para él.

A veces quisiera que ser madre
fuera un trabajo cualquiera
y preocuparme solo en horas de trabajo.






sábado, 22 de enero de 2011

Camino como Chencha.






No sé si así camina Chencha.
No sé si camine chueco o tenga los pies deformes.
Es más ni siquiera conozco a Chencha. 
Pero por culpa de unos palurdos que me empujaron cuando no habiendo más remedio tuve que abordar el metro, camino chueco, y si no es por la mano salvadora de Barry hubiera ido a dar con mi hermosa calavera cachetona al suelo.
Me empujaron de tal forma esos patanes que me acuerdo de la madre de cada uno de ellos. Hicieron que mis piececitos se fueran para un lado y medio cuerpo para el otro. ¿Cómo?, no sé pero así me hicieron.
Mi cuerpo antiguo rebotó contra los pechos de dos que veían como llegaba hasta ellos de una forma por demás rápida y asustada, poniendo sus manos para detenerme.

La mano salvadora de Barry me agarró de la manecita derecha y me jaló cuando los pelafustanes casi hacían que desapareciera bajo sus fornidos cuerpos. No sé si estaban fornidos pero así los sentí.
Dice Barry que empecé a gritar y fue cuando él me jaló. Yo solo vi que Barry desaparecía mientras la gente me metía de nuevo al vagón del que quería salir.

Super-Barry volteó. Lanzó una mirada furibanda a los tipejos. Agarró mi mano mientras con la otra empujaba a un muchacho y al otro le decía algo de su familia, su mamá o yo que sé.

Entonces con su super fuerza me jaló pero los palurdos no me dejaban salir. Las puertas en cualquier instante se cerrarían. Entonces Super-Barry con su vista de rayos X o lo que es lo mismo mirada mienta-madres hizo que algunos abrieran paso y me dejaran salir.

Ya a salvo, Super-Barry empezó a ver si no tenía golpes o daños visibles.

Revisándome obscenamente, digo, meticulosamente que no me hubiera pasado nada más que el empellón que dice que ni fue tan fuerte.
Achis! ¿entonces cómo es que estando en las puertas del vagón llegué hasta las puertas del frente sin saber cómo?.

Me siguió revisando.

Sentía pasar sus manos sobre mis pompitas, piernas, hombros, pechos y demás. Yo le decía que solo era la cintura que me habían lastimado pero él como buen superhéroe quiso quedar conforme de que yo estuviera  bien.
Cuando vio que estaba completa, dijo que ni había sido nada. Como a él no lo empujaron. Él como quiera ¿pero y yo que no sé andar entre la plebe?.

Y ahora estoy aquí. Caminando como Chencha. Mi cuerpo se va para un lado y mis pies para otro. Ayyyy! me duele mi cuerpecito de reinanosabeandarenmetro nitratarconpalurdosavientareinas, auch!.

Aparte de todo salí regañada por Super-Barry porque dice que no sé andar en democráticos camiones urbanos ni en metrollenodepalurdos.
Yo que culpa tengo de haber nacido para reina, que la cigüeña se haya equivocado de cuna y me haya dejado en casa humilde en lugar del palacio al que estaba destinada.

Snif!

Ayyy me duele mi cinturita de gallina!, 

Ayyy!!!









viernes, 21 de enero de 2011

El amor no admite cuerdas reflexiones*.




Cuando el corazón se siente amado
las canciones pueden llegar a envolver el alma
y dejan que cada nota
transmita los besos que no se han dado.

Se atrapan los abrazos con redes invisibles
escondiéndolos en la almohada
para soñar con quien el alma roba
y dormir ilusionada..

Y sin poder soñar
abre las manos para dejar escapar
el rocío de la sonrisa que vuela
con el último suspiro de la noche.

Suspiro que viaja con el tiempo
a posarse en otro corazón
lejano al que duerme al lado.












miércoles, 19 de enero de 2011

Sin protección.

.






Vivir en un país tan violento
hace
que hasta las dudas me asalten y
no hay manera
de sacarles la vuelta.







martes, 18 de enero de 2011

Día de las groserías o lo que es lo mismo me volví guarra.









No quiero decir más groserías, debo ser una dama bien portada y que no salgan de mi boca víboras y animales rastreros. Culebras, arañas ponzoñosas y chuchas cuereras.

Barry me ha dicho: 
¨Te has vuelto muy grosera Chikis¨
Eso no me importa mucho porque digo groserías solo cuando estoy en casa y además los hago reír.
Cierto que a veces me paso pero ellos tienen la culpa, ¿para que se ríen?.

Lo peor es que ya hasta me sé muchos albures y  hay veces en que respondo más rápido que los hombres de mi familia.
Caray!
Si mis padres me oyeran se volverían a morir.
Y si mis hermanos me oyen...
les da mucha risa.

No quiero lavarme la boca con jabón pero si sigo diciendo groserías tendré que hacerlo. Ahora que pensándolo bien no creo que a nadie le importe si las digo.

Debía existir un día para decir todas las groserías del mundo, estoy segura que habría menos personas estresadas y más sonrisas. Al menos yo, cuando digo groserías me tranquilizo. Lo malo es acostumbrarme a ellas. Lo bueno es que sé donde decirlas así que no poblem como dice mi amigo.

Se me ha ocurrido porqué no han inventado el Día de la grosería. En ese día se podrían decir todas las groserías sin que nadie se sorprendiera de oírlas.
Mmmmm aunque sería feo que alguien pasara y de pronto se oyeran palabras feas y no saber a quien iban dirigidas.
Bueno igual da, nadie inventara tal día y de todos modos las dirían. Sea o no el día de la grosería.

Pero sería fabuloso que hubiera un Día de la Chingada y todos mandemos lejos a los que nos fastidien la vida.
O que hubiera el Día de Chinga tu madre, ah no, es el 10 de mayo ya me acordé.
El Día del Cabrón, habría muchos a quienes celebrar. O el Día de los pendejos... mmm  no vale, sería todos los días y no tendría chiste.
O quizás el Día de los Guarros. No... también hay muchos y no quisiera que me celebraran en ese día.

Ahora que si se tratara de decir las que más me gustan diría mmmta madre, es por ahora mi grosería favorita. También me gusta decir No mames mames o No mamar. Me gusta. O sea... me gusta decir no mamar.
Pero la que gana es Pendejo, lo digo para todo. Claro que quedito porque tampoco es que quiera que me anden rompiendo la madre en cualquier lado.

Si hubiera el Día del Pinche también sería bueno pero está tan devaluada esa palabra que ya nadie querría decirla.
Es muy usada. Pinche para allá. Pinche para acá. Pinche para la chingada, en fin.

Esto de decir palabrotas me está gustando porque de alguna forma es mi válvula de escape a ciertas cosas que traigo en el fondo pero muy en el fondo. Así que tengo que decir muchas para quedar tranquila.
Es lo malo de haber sido criada en un mundo donde a los pequeños no nos era permitido decir ni tonto siquiera.
Ahora como no tengo que pedir permiso para decirlas pues las digo pero no muchas nomás poquitas.

Creo que soy guarra light porque estoy viendo que no digo muchas palabrejas que he oído a las jóvenes de hoy. Las dicen como si fuera maratón.
No es que me asuste pero ah caray ¿cómo es que pueden decir tantas y no les dé pena?.
Creo que soy una guarra santa que no santurrona, eso si me asustaría. Decir palabrotas y luego ir a pedir perdón a todos los santos y la corte celestial por dejar salir tantas groserías.

Y luego porque ando llorando porque tengo pesadillas.











domingo, 16 de enero de 2011

¨Tienes un nombre bello para ser el diablo¨.

.




A dos años de distancia de haber empezado el blog,
he vivido tratando dejar de lado la mediocridad de mi vida.
He recapacitado sobre lo que ha pasado.

He pedido perdón a todos los que he dañado,

Yo...
aún no puedo perdonarme por todo lo mala que fui.
Sé que limpiar la podredumbre de mi alma es más difícil
que limpiar mi cuerpo,
lo sé ahora.

Fui muy mala,
¨el mismísimo diablo¨,
he dicho por lo que hice y por lo que fui.

¨Tienes un nombre bello para ser el diablo¨
me ha dicho una muy querida.

la MaLquEridA fundó su reino imaginario con palabras al vuelo.
pero es una reina que no tiene reino y menos trono.

Buscó un mundo donde no tendría que dar la cara,
donde el mundo no la vería
pero pondría su vida al descubierto
para ser juzgada.
Para los que no la conocen vean los errores que se cometen
cuando la mente está dañada por rencores y desasosiegos.

Sería tal vez el justo castigo para alguien que sufre
el dolor que causó y que no puede remediar.

Con menos carga y menos mediocridad
Hoy a dos años de nacer la MaLquEridA
sigo siendo Flor de María

la MaLquEridA
ha absorbido todo lo malo que Flor hizo
pero Flor no puede olvidar
y eso duele...
duele mucho.

No vive del pasado
hay huellas que quedan grabadas en el corazón
y esas...
no hay manera de borrar
no las puedo borrar.

Hoy la MaLquEridA sabe que el mañana no existe,
el pasado ya se fue
y en una redención absoluta
vive el hoy que es lo único que le queda
antes que se diluya entre sus dedos
tratando de conseguir el perdón más difícil...
el de ella misma.







*Imagen tomada de google.

sábado, 15 de enero de 2011

A ojos cerrados.

.







Desata la locura de mis besos
con tu cuerpo pegado a mis entrañas
y deja que pierda la cordura
en esta quietud de la mañana.

Con ojos cerrados
recorre los caminos de mi piel,
descubriendo cada espacio con tus manos expertas
culminando este deseo con mi boca entreabierta
aprisionando entre sábanas
esta aventura incierta.





jueves, 13 de enero de 2011

¡Tómala barbón!.





Ser el segundo mejor promedio en computación de mi grupo es una de las grandes satisfacciones que tengo.
Tener 9.8 me parece muy buena calificación, digna de mi, claro. Sacar 70 que es equivalente a 10 en práctica es excelente. 
Sacar 28 de 30 en teoría es también muy bueno.

Me creo que soy buena... muy buena. 

Hasta que llega alguien y pone a prueba mis conocimientos.

Y ha tenido que ser mi profe excesivamenteguapo él que me lo pidió ( el documento, de eso hablamos) y  resulta que no supe. 
Me dijo: MaLquE hermosa (es que así me dice el profe), MaLquE hermosa ¿puedes mandarme tal documento?, pero lo necesito ya!.

Empecé a sudar aceite.

Me dije a mi misma: ¨El que es perico donde quiera es verde¨, y yo lo creo así. Dicho lo dicho me dispuse a enviarle el documento.

Claro como no, le contesté,  profeexcesivamenteguapo (esto se lo dije quedito de todos modos no me oía).

Y traté de enviarlo y no pude. Y otra vez y no pude.

Se lo dije y me explicaba como hacerle, pero nel, no, never, nunca, jamás pude.

La frustración que sentía me nublaba la vista y hacía que no entendiera bien lo que me estaba diciendo.

Eso no podía estar pasando pero pasó.

Y grité y patalee y manotee y volvía a patear a manotear y a gritar... y no pude. Tuve que mandarlo por mail después de mil intentos. Con la sonrisita del profe excesivamente deverdaddeverdadmuyguapo. Podía verlo morirse de la risa através del emoticon que me enviaba, ash.
Golpee mi escritorio de coraje. Ya nada más faltaba que me jalara los cabellos pero aí si no porque mi pelo   es sagrado. Nadie me lo toca, ni yo.

Lo que más me frustra es que fallé con quien menos debía y esa sensación de frustración no me la puedo quitar. Yo que soy tan chicha, el profe excesi... ay ya ya ya, vino a decirme que mis clases de compu valían para pura madre.

Tiene razón.

Soy buena en teoría pero en práctica soy un soberano cacahuate. 

Moraleja: Cuando te hable tu profesor excesivamenteguapo y te pida mandarle un documento mejor desvía la atención hacia otra cosa más interesante, así no corres el riesgo de quedar en vergüenza como yo, snif.









*ObvioJason no es mi profe pero se le parece.


miércoles, 12 de enero de 2011

¡Chichis pa´ la banda! (It´s not funny).






Trabajar en un mundo de hombres, ser de busto generoso no es nada agradable. Las bromas y miradas lascivas están a la orden.
Tratar de ocultar una herencia que no a todas gusta ha sido tu propósito. Buscas llamar la atención con tu trabajo, cosa que casi nunca logras ha sido muy difícil. Lucha constante que no has logrado ganar.

¿Cómo hacerlo cuando los hombres por lo general dirigen la mirada hacia esa parte de tu cuerpo?.
Te pones blusas holgadas sacrificando tu belleza. Te aplastas los senos con corpiños que lastiman tu espalda. Esa espalda que cada vez te duele más por el peso que cargas enfrente.
¡Sácales provecho! te han dicho tus amigas pero tu no quieres que tu pecho sea un arma para conseguir propósitos. No quieres eso.

Frustraciones y lágrimas te acompañan cuando sales de buscar ropa que no encuentras porque no hay de tu talla.
¡Malditas flacas! gritas y deseas que el mundo fuera de otro modo.
Y lo único que quieres es desaparecer y volcar toda tu rabia en quien se encuentre más cercano a ti.
Y te preguntas una y mil veces más, ¿porqué los hombres son así?.

¡Chichis pa´ la banda! te gritaron un día en la oficina y sonreíste pero en tu interior le mentabas la madre a todos los que se reían y aplaudían animándote a enseñar lo que siempre has ocultado.

Qué difícil cargar con herencias que no se quieren.

Y te miras al espejo y te preguntas cómo es que nadie ha visto ese par de ojos queriendo ser amados si lo único que ven es un pecho que quisieras desaparecer o por lo menos que no fuera tan grande.
Digo si vas a vivir con él por lo menos que sea normal, pero ¿qué es normal?.

Y gritas y te desesperas y lloras y quieres desaparecer y te duermes esperando que al abrir los ojos todo haya sido una pesadilla y que ese pecho no fuera la causa de tu desdicha.

¡Chichis pa´ la banda! te gritaron un día y tu sólo sonreías... y no entiendes como es que nadie se ha dado cuenta que tienes unos ojos preciosos y que tu eres más que un par de pechos grandes.

¿Porqué nadie lo ve?.












martes, 11 de enero de 2011

Jaque a la Reina Hongo.






Un enemigo extraño más no desconocido ha atacado a la reina. Se ha levantado esta mañana y ha tenido que mirarse al espejo para ver los estragos que él está haciendo en una parte muy sensible de su cuerpo.
Una semana lleva ya atacándola y no dejándola dormir. Cubre sus ojos con una tela y le provoca grandes dolores de cabeza dejándola exhausta por las mañanas.
Sabe que debe tomar medidas severas pero se resiste a ello. El enemigo cree que la está venciendo pero no sabe que ella es más fuerte.
La tiene en el suelo pero no derrotada.
Y es otro enemigo que se suma a la lista de los que quieren verla caída pero no saben que esta reina nació para ganar y puede que esté en el suelo pero siempre hay esperanza.
Mañana puede ser mejor...
Hoy la reina está lamiéndose las heridas esperando que ese enemigo se descuide para caerle encima. La reina está herida, más herida que de costumbre.

La reina ha caído...












domingo, 9 de enero de 2011

Recuérdame platicarte un mal sueño que tuve.






Dicen que si tienes pesadillas debes platicarlas para que no se cumplan y queden como un mal sueño. Solo eso. Un mal sueño.
Y aquí estoy como tonta platicándolo porque tuve una pesadilla y estoy muy asustada.
Solo fue contarlo a mi familia para que ellos al igual que yo quedaran preocupados y aunque me dieron ánimos no pudieron dejar de poner un semblante sombrío.

Soñé que estaba en un lugar que no puedo ubicar. Había mucha gente. Estaba con mi cuñada, mi sobrino y mi hija. Y de pronto todo se derrumbaba. Había mucha tierra por todos lados aplastando a la gente.  En un instante todos quedaban bajo toneladas de tierra. Me quedé parada esperando que la tierra cayera sobre mi. Pero en el último instante corrí agarrándome de la nada y viendo como unos maderos grandes caían encima sin lograr aplastarme.

Salí a un sitio donde había muchos coches pero nadie se daba cuenta de la tragedia que estaba ocurriendo a tan pocos pasos.

Regresé.

La tierra seguía cayendo aplastando a la gente. Mi familia ya no estaba conmigo. Estaba sola. Una pared muy grande se me vino encima y quedé petrificada sintiendo como la tierra caía encima de mi aplastando mi valor.

Ya no corrí, me quedé parada esperando el final.

Y como en película vi un hoyo muy iluminado y a un tipo con una playera blanca y un pantalón igual de blanco que agachado me decía que corriera y me metiera ahí, que me perdonaba y que no me pasaría nada.
Estiraba la mano llamándome. Le hice caso y como pude me acerqué al hoyo iluminado.
Me arrastré hacia dentro antes que los maderos y la tierra me aplastaran. Voltee a ver a la gente que le caía todo encima y en un último esfuerzo me metí a ese hoyo iluminado.
Quedé de bruces pidiéndole a dios perdón por todos mis pecados. Lloraba con mis manos bajo mi cara. Pedía perdón llorando incontrolablemente  y me desperté.

Y aquí estoy contando mi pesadilla para que no se cumpla por si las moscas y no vaya a ser el diablo y el que me estaba llamando sea ese dios del que siempre reniego.

Estoy llorando porque de verdad estoy muy asustada.
Pensé que ya no le tenía miedo a la muerte pero ya vi que si. Los demonios que aún cargo me tienen agarrada  de los huevos y tengo mucho miedo.
Y yo que pensé que mi conciencia estaba limpia y que ya podía morir en paz. 

¨Es un mal sueño Chikis, solo eso¨ dijo Barry y entonces ¿porqué estoy asustada?.

Seguiré platicando mi pesadilla, quizás así se diluya o desaparezca debajo de toda esa tierra que me aplastó. Seguiré contando el mal sueño hasta que el tiempo del olvido se pose sobre mi memoria y haga que olvide esto que quiero olvidar.







sábado, 8 de enero de 2011

¡Como te quieren canija!

Pocas palabras
sin saber más que decir
y agradeciendo los muchos premios
que inmerecidamente me otorgan
les digo a todos parafraseando a Gustavo Cerati.



¡¡¡GRACIAS TOTALES!!!









Por todos los premios y obsequios que me dieron este año que recién terminó y recordando las palabras de Agnes Milk que se me quedaron muy grabadas: ¨Como te quieren canija".







viernes, 7 de enero de 2011

Propósitos, despropósitos y Marylin Jesusa.






¿Propósitos para esta año?, ninguno. No planeo nada. Hago las cosas como van saliendo. Sabido es por mi que siempre que planeo algo nunca se da, así que mejor no planeo nada y sale todo bien.

¿Despropósitos?, todos.
Si no tengo propósitos los despropósitos son todos. Debo comer. Debo ajustar horarios. Debo dejar los antidepresivos y vivir bien sin ellos. Debo estar pendiente de la hora de tomar los medicamentos. Debo empezar a pensar en la operación de mi ojo. Debo seguir yendo a inglés. Debo terminar bien la escuela. Debo... debo... debo.

Debo hacer muchas cosas y no hago nada.

Y aún así sin esperarlo, ( la verdad que si esperaba que llegaran aunque me porte mal), los hermosos Reyes Magos me dejaron algo en mi chancla vieja que dejé botada por el árbol navideño.
Un ranita guardada en una bolsa de plástico.
Y la vi en el sillón y no la saqué.
Y esperaba que me la dieran en la mañana pero no me la dieron. Aún así no la saqué de la bolsa. Sabía que era mía pero no la tomé.

Llegó la noche y le dije a Barry que no soportaba más no tener mi regalo en mis manecillas. 
La sacó de la bolsa y me dio la rana más linda del mundo. Movía su cabecita de allá para acá. Los ojitos se movían de un lado a otro y la mano así como llevando el ritmo. Ya había visto que hacía eso pero Barry hizo algo y la ranita empezó a cantar una canción muy bonita. 

Y me enamoré de ella, tanto que dormí con mi ranita preciosita. E hice que cantara muchas veces la hermosa canción hasta que me cansé.
Le puse por nombre Marylin Jesusa porque descubrí que la canción la cantaba Marylin Monroe y por eso la bauticé así, y Jesusa porque Kiku dijo que ese nombre era bueno y así se quedó.
Mi ranita se llama Marylin Jesusa.

Beatriz, la muñeca Lili Ledy que tanto esperaba no llegó pero ¿quién se acuerda de ella?, a mi me gusta mucho Marylin Jesusa.

Creo que tengo un serio problema de regresión hasta mis primeros años. Espero que eso no me lleve a más sesiones con la terapeuta.

Mientras no pida biberón...








*No se porqué mis fotos no salen bien, snif.

jueves, 6 de enero de 2011

¡EXTRA! ¡EXTRA! ¡EXTRA!.









¡EXTRA!

¡NOTICIA DE ÚLTIMA HORA!

¡EXTRA!

El blog Lo que es no tener que hacer que (no le hace honor a su nombre) del buen Jesús Olague, está convocando a todos los interesados y a los que no también a escribir una historia corta sobre el tema que quieran teniendo como final este párrafo:

¨Me tomó de las mejillas, acercó su rostro al mio despacito, y me regaló una mirada penetrante y profunda, tan larga que parecería que no tuviera nada más que hacer los próximos quince años y me dijo tranquilamente cuatro palabras que se quedaron grabadas en lo más hondo de mi memoria -¡chinga a tu madre!-¨.
noooo!, ustedes no, así termina el párrafo.

El tema será el que ustedes elijan sólo deben respetar el final arriba mencionado. Pongan a volar su imaginación. Dejen que sus fantasías revoloteen sobre el teclado. 
¿Que quieren escribir una historia erótica porque son muy cachondos?, vale se aceptan. ¿Que son muy románticos y la miel les escurre por todos lados?, bueno igual se acepta. ¿Que por el contrario son muy masoquistas y les gusta sufrir?, pues venga, cada quien le gusta lo que le gusta y si no le gusta pues es que no le gustó.

¿Que quieren hablar de amores prohibidos?, bien. Que quieren contar sus traumas infantiles?, también. El requisito único es que el párrafo final se respete.
¿Que no se les da mucho la escribidera?, tan fácil, Si tienen un blog quiere decir que por lo menos saben hilar ideas, así que excusa no hay.
Así que venga. Pongan a trabajar ese cerebro y denle vuelo a la hilacha, no perdón a la imaginación.

Posteriormente habrá una votación para elegir la mejor historia y el que gane...

Será el ganador, siii!!!.

¿Ton´s qué, le´ntran?. Si es muy fácil yo ya mandé la mia y Jesús ya mandó la suya pero queremos que haya más participantes, total ¿qué tanto es tantito?.

¿´tonces?

¿esperamos la suya?

¿si?

¡¡¡VIVA!!!.

¿Quién dijo yo?, ay ándenle no se hagan si bien que quieren.

Ah manden sus historias a: historiaparaunfinal@gmail.com o historiaparaunfinal.participar@blogger.com.

Chido.









miércoles, 5 de enero de 2011

La cruda realidad o lo que es lo mismo ¿porqué chingados me dijeron quienes eran Los Reyes Magos si yo era feliz?.





Cuando era pequeña mi madre me decía en vísperas de la noche de reyes: Vete a dormir mijita que si los reyes te ven despierta no vendrán¨.
Me iba a dormir soñando que los reyes me traerían mi muñeca Lili Ledy que le agarras la manecita y camina contigo. Cuando la tuviera en mis manos la llamaría ¨Beatriz¨ siempre me gustó ese nombre. Todas mis muñecas se llamaron ¨Beatriz¨.
Cuando despertaba no había muñeca pero si otros juguetes que aminoraban la decepción de no tener en mis manos a ¨Beatriz¨.

Cuando fui creciendo mi madre me decía: Vete acostar con tus hermanitos para que se duerman sino los reyes no vendrán.

¿Me traerán algo?, preguntaba.

¡Haz lo que te digo!, respondía mi madre sabiendo que podría ser que me trajeran algo. No a ¨Beatriz¨ sino otra cosa. Las más de las veces, una pelota.
Cuando los reyes empezaban a traernos una pelota, era señal inequívoca de que serían las últimas que nos trajeran algo, ya ni pensar en ¨Beatriz¨.

Pero aún me dejaban algo... lo que sea... lo que fuera... algo... algo que me dejaran en mi zapatito decenas de veces remendado y lo agradecía aunque en mi mente le mentara la madre a los pinches reyes que solo me trajeron ¨algo¨.

Cuando ya más grande mi hermano gemelo me dijo: ¿Ya sabes quienes son los reyes?. 

Fue cuando maldecí que me abrieran los ojos en forma por demás cruel. ¿Porqué si yo era una nena linda y preciosa, aún lo soy). Si no me portaba mal ( un poquito, no mucho). No me peleaba con mis hermanos (casi nunca, bueno si, muchas veces pero así es cuando hay hermanos chingaquedito), no decía groserías ( nunca, so pena que me sorrajaran un mandarriazo en plena boca).
¿Porqué si obedecía a mis padres? ( porque si no obedecía el cordón de la persiana encontraba lugar azotándose en mis piernitas. Si mi madre  viviera en estos tiempos ya me habría quejado en derechos humanos, y en derechos de los niños y en cuanta madre de asociación hay de defensa del menor y la familia y la chingada). 
Pero no, lo único que hice cuando el gemelo me abrió los ojos fue irme a dormir deseando que los reyes se fueran a la chingada con todo y sus juguetitos que al fin a mi ni me gustaban, ya era grande. Ya había crecido.

Al fin que cuando creciera podría comprarme a ¨Beatriz¨ y a miles de ¨Beatrices¨ más.
Y me duermo temprano pensando que ahora si los reyes me traeran algo aunque ya no les miente la madre porque ahora ya comprendí que a veces se puede y a veces no pero de que quise que se fueran un poco más allá de la chingada no se me olvida. Tengo disculpa, era niña y los niños no entienden razones y descargan toda su frustración en sus padres que son a los que tienen más cerca.

Hoy me duermo poniendo cualquier zapato al fin que ahora ya tengo de donde escoger. Y me duermo temprano con la ilusión que me dejen algo aunque sé que ¨Beatriz¨ nunca estará en mis manos. Ya no existen las muñecas Lili Ledy que caminan agarraditas de tu mano y te duermes con ella para que tus hermanas no la toquen con sus manecitas curiosas.
Y me duermo pensando en su vestido rojo con blanco y sus zapatitos y calcetines blancos. Su pelito café y sus pequeñas manos que olían a ¨Beatriz¨ . A mi muñeca ¨Beatriz¨.

Y hoy me dormiré temprano pero no esperando a los reyes. Es que no he podido dormir pensando que ya no vendrán porque los niños ya no existen en casa.

Y ya, al fin qué y qué ¿a quién le importan los reyes?, al fin que ni existen.

He estado del otro lado de donde vienen los reyes magos y creo que al menos en el poco tiempo que me dejaron algo lo disfruté mucho hasta que supe quiénes eran.
Fue cuando entendí que ¨Beatriz¨ nunca estaría en mis manos porque los reyes no eran reyes y mucho menos magos aunque el esfuerzo que hacían por dejar los deseos satisfechos de unos pequeños tiranos fuesen sobrehumanos.

Blah! creo que nunca me repondré de esa cruda verdad.








martes, 4 de enero de 2011

Sinvergüenza.

.





Mi memoria no tiene vergüenza
me ha abandonado en momentos importantes
y no quiero que eso siga sucediendo
mi memoria se ha vuelto traicionera.

No quiero que baile entre fechas y rencores
entre caricias y redenciones
quiero que recuerde solo lo que quiero
y anotar esos recuerdos en papel imaginario.

No quiero que el viento apague mis recuerdos
se los lleve como hojas sin sentido
y los deposite
en el baúl del olvido.

Mi memoria se ha vuelto traicionera
y no quiero que deje mi cabeza en blanco
quiero contar lo mejor de mi
a quien haya que contar

Quiero una bola de niños a mi alrededor
oyendo aventuras en escaleras eléctricas
o diciendo mentiras piadosas para poderme salvar
quiero que me escuche quien me tenga que escuchar.

Quiero que la memoria no me falle
cuando tenga que olvidar.






lunes, 3 de enero de 2011

Me persiguen sonrisas.





Nunca había estado más consciente de lo que es la felicidad hasta hace una semana.
Las pesadillas y las lágrimas que siempre me acompañaban, se han ido desde hace unos meses. Sonrío por casi cualquier cosa.

Esto es así.

No puedo ocultar la alegría que me ha dado por vivir no importando que en las noches tiemble de miedo.

Me di cuenta que río mucho últimamente, cuando dormida en mi sillón favorito, soñaba que unas bocas carcajeándose me perseguían en un cuarto vacío. Yo iba corriendo sin dejar que me alcanzaran pero riéndome igual.
Me reía tanto que me despertaron mis propias risas. Mis hijos me veían divertidos de que en sueños también me estaba riendo.
Y así ha sido, pura risa. ¿Existen las lágrimas?, no lo sé porque hace mucho no las veo. Ni siquiera en año nuevo lloré que es cuando de puro gusto al ver a mis hermanos y tenerlos en mis brazos, siempre lloro.
No se asomaron las lágrimas cuando vi las caritas de mis hijos llorando. Ellos si lloraron, Barry también. Yo no, fui valiente.

Creo que la vida se camina con lágrimas de alegría pero las más de tristeza. Son lágrimas que nos limpian el alma. Nos la drenan de tal modo que uno piensa que sin lágrimas, vivir no sería igual.

A veces me siento culpable por ser feliz y que muchas personas que quiero no puedan serlo. Quizás a ellas les toque llorar como ya me tocó a mi.

Esto es así.

Pero siento que debo esconder mi alegría para no dañarlos.No quiero sentirme culpable por ser feliz, solo quiero serlo y retardar por mucho, el tiempo de llorar que indudablemente llegará. Por ahora quiero seguir soñando que me persiguen sonrisas y quiero dejarme alcanzar.

Esto es así.

Hay que dejarse envolver por los besos de la alegría para asustar un poco a los brazos de la tristeza y ser feliz por mucho tiempo.

Por mucho tiempo...










Musa de un Toro Salvaje

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Hey si de cuando en cuando nos preguntamos qué demonios hacemos aquí.