Páginas

domingo, 10 de julio de 2011

Árbol de peces







Cuando muera quiero que mis cenizas sean arrojadas al mar¨ dije en una ocasión a mi familia, pero no pensaba que el polvo de mi existencia sería tragado por los peces que estarían en la mesa de muchos que gustan comer pescado.
Sería alimento de alguien en algún lugar lejano que no conocí, llegaría a la mesa en la panza del pez, me degustarían con tanto deleite que jamás pensarían que me están comiendo. Los peces de colores se han vuelto mi delirio, quizás en alguno de ellos hay cenizas de algún recuerdo tirado al mar.

Pensé que sería mejor me regaran al rededor de un árbol, mis cenizas serían abono que le diera color brillante a sus hojas, alegrarían a todos esos seres que andan por los caminos dejando huellas de su vivir, pero el viento me arrastraría dejándome en el pelo, en la cara, en el cuerpo de las personas que cargarían conmigo sobre su existencia un rato en lo que se meten a bañar terminando mis restos en el desagüe, indigno lugar para un ser humano.

Quise mejor que mis hijos se quedaran con la urna y me guardaran en lo alto del mueble más viejo donde nadie se acordara de mi, los seres diminutos que habitan en el polvo pasarían por la caja sin mayor respeto, y cuando alguien preguntara que guarda esa cajita vieja rememorarían mis delirios de locura dejados en las hojas del libro gordo de mi vida. Me despertarían de mi largo sueño sacudiéndome en miles de moléculas que volverían a acomodarse al término de la charla.

No quiero que me dejen en un panteón a la sombra de las criptas, los árboles se convertirían en fantasmas que me asustarían. ¿Los fantasmas se asustan con fantasmas? Nunca lo sabré, no quiero ser dejada en el panteón a la sombra del olvido de mis descendientes que invariablemente amarán la vida y olvidarán a sus muertos en aras de la alegría así como yo lo he hecho, ¿Para qué ir al panteón a visitar unos restos que dejaron de ser? Imagen viva de mis ancestros prefiero tener, antes que huesos roídos por gusanos mil.

Quiero que mis cenizas sean arrastradas por el viento dándome la oportunidad de jugar con el pelo de los míos, besar sus bocas despidiéndome para siempre jamás, y que la lluvia se lleve el último rastro de mi nombre, acariciarlos hasta desaparecer en minúsculos puntos de suciedad.

No tengo miedo a la muerte porque sé que es otro paso que hay que dar, el último que nos llevara al mundo de las oscuridades alumbradas por los ojos de mi fiel perro que me ayudará a caminar ese difícil trance.

Mis cenizas volarán al viento, oscuras cenizas de mi vida posándose en las hojas de un árbol que con el tiempo darán semillas de las que crecerán hojas en forma de peces, peces que me tragaron en el último intento por dejar huella en este mundo que me vio tropezar y caer para luego levantarme, no sé si más fuerte pero levantarme del lodo en que me hundí.

Si mis cenizas fueran grafito, escribiría cada momento con letra impecable sin faltas de ortografía, señal inequívoca de que algo bueno dejé, sería la única herencia que dejara a mis descendientes, letra antigua que nadie entiende, símbolos de mi niñez perdida entre columpios y palomas, árboles y hongos, guajolotes y pollos con nombres de personas.

Que delicia vivir y soñar cuando el espíritu libre y la imaginación mueven mis dedos, confusiones y delirios que solo yo entiendo, mente desequilibrada de un ser que vive intensamente el hoy sin dejar de lado el mañana confuso que me espera.






*Imagen tomada de google

36 comentarios:

  1. Cuantos fines para tu existencia, pero prefiero la de ser regada en tu jardín para que cada hojita traiga tu esencia.
    No siempre te puedo comentar, esa rana tuya no me deja.
    saludos!
    en el post anterior pude ser la segunda y es hora que no me deja y aquí fue pura casualidad.
    de todos modos aki ando, leyendote.

    ResponderEliminar
  2. ay! fui la primis.
    Bueno este pa quitarme el trauma de no haber sido la segunda en el otro.
    je!

    ResponderEliminar
  3. es la teoría de Gaia, en la cual al final acaban convergiendo todas las creencias. Formamos parte de un todo, hagas lo que hagas, pretendas lo que pretendas, acabarás siendo "reciclada" por el sistema y formarás parte de otros seres vivos en una rueda sin fin...
    saludos desde el maestrazgomagico.blogspot.com
    RAUL

    ResponderEliminar
  4. Lo que me pasa es que viéndolo así, la muerte ya no me parece tan mala, sino la posibilidad de soñar que debe haber alguna cosa del otro lado del río.

    ResponderEliminar
  5. Hola Ángel:

    Está todo muy bien, arregladito y contado como vos sabés, pero al final ¿por cual te decidís?

    Besos querida Flor.
    D

    ResponderEliminar
  6. Pus, sea como sea nos vemos en: http://www.lareinadelpaisdeloshongos.hell.666

    :P

    ResponderEliminar
  7. Todos nos encontraremos en el mismo lugar, asi nuestros restos hayan sido arrojados como cenizas al mar, o en un parque público, u olvidados dentro de una urna en el fondo de un armario...que hagan lo que quieran los que queden después de mí cuando me vaya...

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Magnífico recuento de tus posibilidades y responsabilidades.
    Mucho me gusto. Cuídate Malque, que estés muy bien, luego nos leemos.

    ResponderEliminar
  9. Yo siempre he pensado que quiero que me tiren al mar (e___e) y que me coman los tiburones o yo que se

    pero no creo que les guste comer cosas muertas

    lo que nunca haria seria donar mi cuerpo para la ciencia... ¬¬

    no confio en la ciencia xDD

    Cuidate

    ResponderEliminar
  10. Elige lo que quieras hacer con tus cenizas, pero eso si, MaLquE querida, hazles prometer a tus hijos y a tu esposo que tu decision será respetada al pie de la letra. Conozco la historia de la mamá de un amigo que pidio que echaran sus cenizas al pie de un arbol que ella sembró, o que si no se podia en otro lado bonito pero que por favor no la pusieran en una cripta porque le iba a dar mucho miedo. Cuando murio los hijos no quisieron hacerlo porque se les hizo feo tirarla al piso y la pusieron en una cripta. Mi amigo no fue suficientemente fuerte para luchar por defender lo que su madre habia pedido.

    Elige lo que quieras pero que respeten tu decision.


    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  11. Se que son deciciones propias y se deden respetar...mi madre decidio que sus cenizas las dejaramos en el mar...y no sabes que doloroso es ver como se escapaban en el viento y en el agua sus cenizas....yo hubiera preferido quedarme con ella....

    ResponderEliminar
  12. Me ha gustado muchísimo, sea cual sea tu final, has dejado aquí un cachito de eternidad.

    saludos y abrazo grande, Malque

    ResponderEliminar
  13. el panteón, la noche con luna llena y las figuras fantasmagóricas de las estatuas de mármol tienen todavía un hechizo para este pirata. es un buen tema el tuyo para hacer reflexionar a la gente sobre el destino de sus restos cuando se les termine la vida. un beso.

    ResponderEliminar
  14. bueno, muy bueno! Yo lo tengo claro, cuando me muera! al fuego!!! No quiero ser encerrado y ser prisionero! quiero ser libre! ser particula! ser abono, ser esa arenilla que se me mete en el ojo de alguien!
    de muerto no quiero estar quieto!!


    Me ha gustado muchisimo esta entrada!!

    Unbeso!

    ResponderEliminar
  15. Sería interesante que pusieran las cenizas en un agujero en un jardín y en el mismo plantaran un árbol.

    Siguiendo tu idea, uno formaría parte de ese árbol. ;)

    ResponderEliminar
  16. excelente texto; yo siempre he querido ser incinerado y arrojado a distintos lados.
    Mi madre quiere que la coloquen en un colguije, quién sabe.

    Ya pensaré en aquello.

    Saludos

    ResponderEliminar
  17. Interesante... yo si muero quiero que me cremen y esparzan mis cenizas en el bosque del sur, donde hbita la eternidad.
    te querrrrrrrrrro

    ResponderEliminar
  18. ¡Caray! Ahora sí me pusiste a pensar, me gustó la idea del árbol en el jardín, aunque al final de cuentas en donde se queda uno es en los corazones de la gente que nos quiere.

    ResponderEliminar
  19. Me ha conmovido y además me ha dado una idea... me gustaría que mis cenizas volasen rozando el pelo de mis seres queridos para decirles un último adios...
    Pues sí.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  20. En principio no me importa lo que hagan con mis cenizas, pero me lo voy a pensar...
    Besitos y salud

    ResponderEliminar
  21. Buenisimo, idea y desicion. MalQue soy tu fans no se si el numero uno pero quizas el 7849.

    Me ha encantado tu entrada.

    Yo cuando muera quiero que me cremen, y yo si quiero que me dejen al viento, al fin y al cabo y como dijera el recien finado (por no decir asesinado) Facundo Cabral: no soy de aqui ni de alla.


    Saludos y besazo!

    ResponderEliminar
  22. Yo aun no sé que quiero para cuando muera... y es que me enseñaron tanto a vivir el "aqui y ahora" que deje de pensar en muchas cosas de esas jejeje
    saludos mi malquerida!
    ya el 17 estare en el DF ehhhh quiero café! jajajaja

    ResponderEliminar
  23. Querida Flon,

    Mi unico deseo para cuando yo muera es que mi fiera se case con el PIOR de mis enemigos.... para que sufra el k-brown!, jaja.

    Seria buena idea la que te dieron, al rededor de un pequeño y tierno arbol, pero conmigo seguro se seca, jojo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  24. que alegria poder vivir asi

    que sea una buena semana malque!

    abrazo de campeones del mundo

    XD

    ResponderEliminar
  25. Justo hace unas semanas hablaba de ese tema con una amiga que su mama murio intempestivamente y le pedio que sus restos los tirarn al mar y ella al final decidio quedarselos, y me parecio super dificil ser uno quien tome la decision de que hacer con los restos mas no con le recuerdo de alguien.


    salu2 excelente post!

    ResponderEliminar
  26. Yo quiero ser cremado, pues no deseo que este cuerpo, que tanto cuido, alimente después a los gusanos que ignoran cuanto me costó mantenerlo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  27. Donde sea que las cenizas queden en escencia llegaremos al mismo lugar. :)

    ResponderEliminar
  28. Mi querida Malquerida, veo que lo tienes mas que claro, cuando mueras solo será tu cuerpo el que en cenizas ande perdido, porque tu recuerdo estará muy claro en quienes de ti nos acordemos..un beso!

    ResponderEliminar
  29. Nunca me ha preocupado qué hagan con mis restos cuando muera.

    Me preocuparé de mi triste figura mientras ésta tenga vida. Después, ojalá fuera para los buitres, y así sirviera de festín a alguien.

    ResponderEliminar
  30. aww! buenisimo post malque :D tienees premios en mi blog (: un beso.
    Dhano.

    ResponderEliminar
  31. Bien, ya has pensado en ello y lo has dejado por escrito. Ahora ya está: es el momento de retomar la vida que aún queda, y que va a ser mucha y con momentos muy buenos, porque los malos los vas a olvidar, como terminamos olvidandolos todos.

    Así que ¡¡a vivir!!

    Y no se hable más.


    Biquiños y un abrazo muy fuerte para tí, Linda Flor!!!

    ResponderEliminar
  32. Qué bonita reflexión Malquerida, te confesaré que siempre he tenido la idea de que mis cenizas sean usadas como abono en una planta, una en particular, para que sea vida en otro ser vivo, pero no había caído en la reflexión que hoy nos compartes, y bueno, en ese sentido habrá que pensar un poco más al respecto.
    Van apapachos ;)

    ResponderEliminar
  33. Eso de la cremación se me hace tan fascinante... estoy a punto de contratar ahora mismo mis funerales.

    ResponderEliminar
  34. Muchas manera distintas de acabar... aunque lo del desague está peor. Por otro lado, aún cuando no soy muy afecto, creo que ya no me va a gustar ni el atún... ¿Pedacitos de cuantos weyes me he comido ya? :S

    Besos!

    ResponderEliminar
  35. Que delicia, vivir y soñar! Yo quiero que dejen mis cenizas junto a mi árbol favorito, pero es complicado, es en las cumbres que van hacia Veracruz y solo una persona sabe cual es, mmm y si se muere él primero? pensé, luego decidi que solo busquen un árbol hermoso, o mejor uno feito?

    Hasta en eso hay decidía!

    Besos

    ResponderEliminar
  36. El cuerpo es solo una cáscara, un envase temporal, no me importa mucho que hagan con el mio, lo que si desearía es que preserven mi recuerdo.

    Saludos querida amiga.

    ResponderEliminar

Aí usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo. Sucede que en este su blog -que es mio pero por educación se lo ofrezco- el pp se apodera de la poca lucidez y tiempo que poseo.

Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje