Páginas

miércoles, 11 de mayo de 2011

El santo triste.






Soy un santo menor, uno de los qui´se encuentran arrinconados en el lugar más oscuro di´las iglesias donde los ratones son los únicos que si´acercan olisqueando nuestros pieces y orinando las túnicas, pinches ratones me tienen mu harto.

Yo quería ser grande, del tamaño di dios, comencé a hacer milagros sin medida pero algo salió mal. Cumplía todo lo que me pedían, empecé trayéndole el esposo a la Juana, tenía diez años que no sabía nada d´el, se jue quesque a buscar una vida mejor pa´l otro lado, se lo traje nomás que pus vino con otra, yo qué culpa, ella me lo pidió yo si´lo traje.

O el novio que li conseguí a Casilda la solterona del pueblo, fea como la chingada, tenía bigote cerrero y unas cejas qui parecían azotadores di lo gruesas qui staban pero pus li conseguí un tipo de no mal ver pero era joto, se dio cuenta cuando un día li pidió prestado un vestido de tul medio gacho y unas medias d´hilo nylon, ¿pos qué culpa tengo yo?

Todos los milagros me salían a medias, staba seguro que les ponía bien harta atención pa´ entender lo que querían pero pus aluego algo se me cuatrapiaba in la cabeza qui´a la hora de hacer el milagro no salía bien parado.

Aluego me empezaron a agarrar coraje cuando los campesinos pidieron agua pa´que la siembra se diera buena, yo pensé que si les echaba muncha pos se pondrían contentos pero pus quesque se inundaron las milpas y la cosecha se perdió, chinga otro milagro que me sale mal.

L´ultimo que pasó jue cuando vino esa niña, la Rosa esa que decían que tenía agua en la panza porque le crecía mucho, su mama quiría qui la curara, pero pus cómo  si la niña se había dado sus buenas cogidas con Juan el tlachiquero qui olía como la chingada pero pos cuando hay amor que importan los olores. Y pos la curé, bueno se curó solita a los nueve meses trayendo al mundo un hijo que olía a pulque, aí jue donde empezaron a regar el chisme qui yo era de mala suerte y comenzaron a dejar de pedirme milagritos.

Todo mi sale mal.

A este paso lo más qui conseguiré será qui no mi saquen di´la iglesia. Aí stoy todos los días tratando de hacer las cosas bien pero pus no me salen. Ora hasta el pinche sacristán mi ha agarrado tirria, ya hasta mi quitó la cajita de las limosnas porqui no si mi acerca naiden ni siquiera un despistado.
Ayer vino murmurando y rascándose la cabeza porque di hace tiempo el vino di consagrar si´ha estado desapareciendo y piensa que alguien si mete en la noche a robarlo o que el pagrecito se lo toma.

Tovía tengo qui aguantar como los dimás santos si mi quedan viendo como diciéndome ¨mira pendejo yo si sé hacer milagros¨, yo nomás mi quedo con mi cara triste, mesmamente como si´quedan los pobres de penas di muerte, ¡me lleva la qui mi trajo!

Pero no li´aunque, todito si´mi olvida con el agüita que encontré a un lado del altar, tá re güena, mi hace olvidar que un día quise ser dios, pero mi quedé en pendejo.








32 comentarios:

  1. Querida Malque:

    PrimeraSSSSSSSSSSSSSSS:

    Ja, pues ya que ni se mueva de ese lugar el santo, que con esa aguita que encontro seguro siempre esta feliz.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Muy simpática tu historia, probre santito solo quería ayudar!!
    Nadamas hay que comentarle que todo con medida, nada con exceso, jajaja.
    Saludos malque

    ResponderEliminar
  3. Jajaja, genial esta historia mi querida Malquerida, pero bueno es que también los feligreses que no piden bien las cosas, si es santo no adivino..jajaja beso!

    ResponderEliminar
  4. jajajaja Buenísima, me cae bien el santo, seria de los mios si yo creyese en lo suyo...jajaja
    Besitos y salud

    ResponderEliminar
  5. Estoy trabajando vendiendo productos de cosmética por internet
    a través de un catálogo .
    te lo mando a continuacion por si te interesa algo vale ?¿ :)
    http://es.oriflame.com/products/catalogue-viewer.jhtml?per=201107

    un abrazo .

    ResponderEliminar
  6. Que gracioso este santo, debían perdonarle sus pequeños errores, la intensión es lo que cuenta :)

    Abrazos

    ResponderEliminar
  7. El relato, guardando la distancia, me hace recolrdar algunos cuentos de Juan Rulfo, en el Llano en llamas. Me encanta el tratamiento del lenguaje, donde se expresa el habla popular. he ahí, una expresión de la literatura que aquí en colombia, con Tomás carrasquilla y Efe Gómez, se categorizó como costumbrista. Qué bien manejas el humor, en esta historia, donde la dualidad obra en la interpretación...santo, o un pendejo que se cree santo?. Eso es ser buen cuentista.Un beso. Carlos

    ResponderEliminar
  8. Bueno, el agua esa seguro no lo hace más listo .... pero si que lo hace feliz jajajaja.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Yo quiero que me convide de esa agüita

    XD

    ResponderEliminar
  10. ¿Y qué culpa tiene el pobre? Si ya se sabe el dicho "cuidado con lo que deseas, que se puede hacer realidad" (aquí sería, cuidado con lo que pides al santo, que igual va y te lo da).

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  11. Pobre santito!

    También tenemos que saber pedir., aveces exageramos tanto que no vemos que el problema era simple., me gusto mucho el relato., creo que no nos conformamos con nada., en eso el santito no tiene la culpa.

    Besos!

    ResponderEliminar
  12. pobrecito, pero pues nadie es perfecto y muchos somos despistados.

    ResponderEliminar
  13. Jajajaja pues al final ni tan triste el santito este no?.

    Besos!

    ResponderEliminar
  14. ¿vino de consagrar?, ¡ron es lo que deben tomar! y ya verían como aumentan los fieles que cada día están disminuyendo más, y hasta los milagros se cumplirían como debe de ser. lástima que los de la última cena no hayan sido piratas que sino, otra hubiera sido la historia. besos piratas.

    ResponderEliminar
  15. jajajaja, qué curado imaginar la historia de un santo olvidado!

    vientos malque, te quedó chida.

    =)

    ResponderEliminar
  16. aguante la magia negra jajajajajajaja

    ResponderEliminar
  17. Jajaja pobrecito santito el no tenia culpa de los milagros, lo tenia los feligreses que nunca dan detalles de como quieren los milagros jajaja y ese vino consagrar si que esta bueno, que mas le quedaba al santito.

    saludos mi Malque n_n

    ResponderEliminar
  18. Ahhhhhh pobre santito, pero bueno, qué bien que al final calme las penas con un licorcito, no es lo mejor pero en ocasiones no queda de otra, mal plan que todo le saliera mal al pobre :(
    Bonita historia Malquerida, requete simpática y muy distinta a las que te había leído, tiene su personalidad propia :)

    ResponderEliminar
  19. ¡Pobre santito! Ya nadie lo tiene en cuenta!
    Menos mal que encontró como olvidarse de sus penas...

    ¡Me encanta tu gran imaginación Malque!!
    Besos

    ResponderEliminar
  20. Ja ja ja ay Flor que cosas se te ocurren, no sabes como me rei, saludos reina, abrazos.
    Bye

    ResponderEliminar
  21. Por desgracia, santitos negados como ese que tan bien describes hay a puñados en la vida cotidiana... Y, aunque tengan buena intención, lían unas pajarracas, que más les valdría quedarse quietecitos.

    ResponderEliminar
  22. Me ha encantado el lenguaje que utilizas...el relato buenisimo...eres muy buena...un besote preciosa

    ResponderEliminar
  23. Pobre santito triste, ha de'star retiarto de todo eso.
    Lo gueno que ya no quiere ser dios.

    ResponderEliminar
  24. Jajajaj... Hoy md has hecho sonreír :)
    Ese santo... Es mi hermano xD

    ResponderEliminar
  25. Mis respetos Malque, que imaginación! me cae, eres bien chingona, no como el santito.

    Saludos!

    P.D. Gracias por el comentario, y si, mi memá si leyo lo que escribí. :)

    ResponderEliminar
  26. me dio mucha risa la historia es que realmente nunca nos conformamos con nada ehehehehe
    besistos

    ResponderEliminar
  27. jajaja, que risa me dio tu relato, el santito se encontro el vinito de consagrar, jajajaja.

    abrazos malque.

    ResponderEliminar
  28. ¡Uff!, a mi no se me ocurriría pedirle un milagro, je je je.

    Besos.

    ResponderEliminar
  29. Querida Flon,

    Entedi lo de las buenas cogidas pero que significa tlachiquero?, el que vende tlachiques o que pejcao?, jaja si que me hace reir el intento de santito. Creo que a veces las intensiones no son suficientes, hay que hacer las cosas y bien, ke no?

    Abrazos querida!

    PD Que paso con la montada en motocicleta?

    ResponderEliminar
  30. voy a parafrasear a Christian Martinolli:

    ¡notable, sobresaliente!

    no puedo parar de reír, ese manejo tan coloquial del lenguaje, ese santito es cabrón, jajajaja

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje