Páginas

miércoles, 13 de abril de 2011

Una fiesta muy singular.


.




La noche estaba alumbrada por una enorme luna plateada que acababa de darse los últimos toques para asistir e iluminar una reunión que se daría en el patio trasero de la residencia Valdespino. 
La luna se levantó muy temprano a acicalarse, se peino sus rizos de plata, dos gotas de Chanel no.19 perfumaron su cuello, se puso los aretes de perla negra que usaba sólo en ocasiones especiales y se miró al espejo, estaba radiante. Acomodó dos rizos que tenía sobre la frente y sonrío iluminando de inmediato la noche como si hubieran prendido un foco gigante.
Se acomodó en su sillón de concha dirigiendo la mirada hacia abajo para no perder los pormenores de la reunión y se sentó a esperar mientras bebía una copa de Armand de Brignac el mejor champagne del mundo.

La  fiesta era en casa de Rosa Victoria, la nieta de la Sra. Brown aquella araña que vivía en el rincón del escritorio y que ofrecía a familiares y amigos con motivo de... en realidad no había motivo, era muy alegre y le gustaba que su enorme casa estuviera llena de risas, música y flores muchas flores de variadas formas, tamaños y colores.

Vendrían a amenizar el jolgorio, la orquesta de grillos comandada por Coco, el músico experto en sacar sentimiento al violín que cuidaba como si fuera su hijo.
La orquesta desde días antes había limpiado sus alas con las que hacen las notas manteniéndolas relucientes y sin mancha para enamorar a las hembras que llegarían a la fiesta emperifolladas y perfumadas, vestidas a la última moda del centro del jardín donde se ubicaban las mejores boutiques de insectos de toda la casa.

Estaba invitada la Sra. Marietta, una cochinilla gigante que días antes había comprado sus respectivos siete pares de zapatos que harían juego con su bolso de piel de mosco que cazó en su última salida por la coladera del patio trasero. Un moño grande adornaba el sombrero negro con las salidas para los dos pares de antenas que cuidaba con mucho esmero pues eran una especie de brújula que la salvaban de perderse entre tanta tierra del jardín y charquitos que dejaba la manguera de riego.
Llevaba un vestido gris hasta el tobillo para poder presumir los zapatos nuevos y un collar de perlas con sus respectivos aretes complementaban el atuendo.

La banda ¨Las Hormigas de Durango¨, habría de prender el ambiente con su singular música de tambores, tuba y saxofones.
Rafael Antonio la hormiga negra, voz cantante de grupo era un tiro en cuanto a bailar el pasito duranguense se refiere además de su voz de flauta desafinada hacían llegar al éxtasis al respetable. Movimientos coquetos y sexis hacían de él el cantante de moda que desmayaba a todas las hormigas del jardín, patio trasero y la entrada.

Arregladas y bien formadas esperaban que llegara el transporte que las llevaría a la fiesta. Un cienpies gigante que había prometido no comérselas durante el trayecto, pero tampoco se detendría si alguna se caía ya que coordinar sus patas era un trabajo harto difícil.
La banda entraría por la orilla de la casa para librar el insecticida que había rociado un día antes la dueña para evitar que entraran a la residencia cualquier clase de bicho rastrero, una tras otra para que nadie reparara en ellas y pudiesen llegar sanas y salvas al guateque.

Las Arañas Jiménez que vivían en la esquina de la sala, las primas De la Rosa que habitaban la recámara principal y que habían sobrevivido a la aspiradora escondidas atrás del closet y La viuda León eran las invitadas principales por ser parientes directas de Rosa Victoria.
Los hermanos Rivera y Rivas Martínez -arañas patonas que se sentían de alcurnia solo porque el juez del registro civil les puso por error una ye entre los dos apellidos, llegarían con bastones y bombines viejos que habían rescatado el día del funeral del bisabuelo, patriarca que vivió por muchos días abajo de la litera. Lugar donde la escoba entraba poco, de ahí su larga vida.

De la maceta de espadas que se encuentra en las escaleras, vendrían las lombrices Godínez, una familia de seis lombrices gordas que se hastiaban de comer bichitos que se encontraban en la tierra removida cada semana.
Gustaban de presumir sus anillos rosados y su vientre abultado y negro que decía lo bien alimentadas que estaban.
Adornaban su cabeza con botones que salían en la temporada de florecimiento de las espadas.

De último minuto habían invitado a los nuevos vecinos, dos catarinas jóvenes que acababan de casarse y se habían instalado a vivir en el malbón que se encontraba en la ventana. Estrenarían sus trajes rojos con manchitas negras que se habían comprado en el rosal de la casa vecina a donde fueron de luna de miel, además de una pamela que adornaría el pelo rizado de la recién casada.

A las moscas panteoneras y zumbonas no las habían invitado porque su zum zum zum zumbido era desesperante hasta para sus propios congéneres.

Las que si estaban invitadas era la familia de abejas De la Garza y Garza que vivían en el norte, habían sido invitadas con la condición que no bisbisearan  ni enterraran su aguijón en ningún invitado, Llegarían con sus vestidos amarillos con negro para cuidarse muy bien de ellas y un guante en el arpón para evitar accidentes y males menores.

Dicho lo dicho, la nieta de la Sra. Brown se tejío un vestido con telaraña transparente, se puso un velo sobre la cara para darle mayor impacto a su arácnida figura y levantó la ceja aprobando su aspecto.

Se sentó en su telaraña a esperar que llegaran los invitados dándose un poco de aire con un abanico que había comprado en China en su último viaje. Eso es lo que le había dicho a sus amigas pero en realidad lo compró en la tienda de Chew Xing el mosco chino que había llegado de lejanas tierras con su acento raro y una gorrita negra mamona.

Rosa Victoria empezó a abanicarse haciendo que con el aire la fina telaraña se moviera. Su corazón empezó a palpitar porque a su mente venía la figura del amor de su vida que llegaría en pocos minutos y que había tenido mucho cuidado en no anunciar para que la sorpresa fuera total.
Se había puesto una lencería muy provocativa y el perfume favorito que haría explotar el olfato del pretendiente que estaba segura lo haría caer en sus redes.

José Martín, la araña macho muy macho que le había robado sus suspiros llegaría para hacer de esa noche la más feliz de su vida.








*Continuará.

42 comentarios:

  1. UUUH que bonita historiaa *__*
    un bsogrande

    ResponderEliminar
  2. Me gustó este cuento, está bien relatado y tiene imágenes muy bonitas, de repente me hizo volver a mi niñez. Qué buena relatadora eres. El vestuario de la nieta de la sra. Brown me hizo volar.
    Me quedé con ganas de más cuento, como que el final no me supo a final.
    =)

    ResponderEliminar
  3. mas noches como esta si es que se la pasaron tan bien como me lo imagine

    ;D

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Pura imaginación!! Muy divertido el cuento Doña Flor.
    Una araña con lencería jajajaja, me gustó mucho.
    Cuídate, que estés muy bien, luego nos leemos.

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno el cuento, la araña se puso seductora para conquistar al macho y el macho claro, entro a saco.

    ResponderEliminar
  6. me gusto la historia ,aunque las arañas no son mi fuerte :p , pero el cuento me gusto aunque me has dejado picada , quiero saber que paso con la araña macho macho...quiero leer accion! :p besos malque!

    ResponderEliminar
  7. que linda narración, me imaginé todos los bichitos elegantes... me encantan los bichitos, yo era de esos niños que levantan todas la piedras a su pasa para encontrarse un bichito.

    Abrazos Flor

    ResponderEliminar
  8. Muy buena la historia Malque! Muy divertida! Cuánta imaginación!

    Te felicito!

    Besitos

    ResponderEliminar
  9. ME HA ENCANTADO, MUY BIEN RELATADO.
    UN ABRAZO
    MARIAN

    ResponderEliminar
  10. Awww, esto si es "A Bug's life" [Bichos].... Jajaja.
    PS. Me encanto tu ranita/flecha.

    ResponderEliminar
  11. No sé por qué me late que más de una mujer piensa excatamente como nuestra amiga la araña. Bonito relato ojalá no haya sido una venganza contra el vecindario.

    ResponderEliminar
  12. Ay que bichos tan gachos, no me invitaron por que dicen que soy puro veneno.
    XD

    ResponderEliminar
  13. ojalá la SEP renovara los cuentos viejos y de antaño de sus libros por escritos como los tuyos, me encantan Malque!!
    ya te dije que soy tu fans?!

    abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Me has hecho recordar una preciosa cancion de jaume sisa que reune a todos los personajes infantiles de ficción. Precioso, precioso relato.

    ResponderEliminar
  15. En lugar de arañas podría haber sido cualquier animalito, incluidos los seres humanos, y habría sido igual de bonita la historia...
    Besitos y salud

    ResponderEliminar
  16. Jajaja siempre me tienes con un encantamiento con tus cuentos, lo disfrute bastante...

    saludos!! n.n

    ResponderEliminar
  17. Querida Flor:
    Sin duda, tienes un don natural para crear estas historias. Me gustan los personajes y la forma en que interactúan.
    Felicitaciones amiga!
    Besos desde la lluviosa Buenos Aires!

    ResponderEliminar
  18. Mis felicitaciones por este maravilloso cuento,tienes una imaginación que se te desborda...me ha encantado...un besote preciosa

    ResponderEliminar
  19. FANTÁSTICO, CON DUENDE, CON EMBRUJO.... FELICIDADES. BESITOS Y SALUDITOS ESPAÑOLES.

    ResponderEliminar
  20. muchisimas gracias por hacernos participes de tan bellisimo y magico cuento , esta asturiana te manda un besin muy muy grande .

    ResponderEliminar
  21. me encantan tus cuentos sobre insectos deberias publicar un libro y yo te hago los dibujos :)))

    besos!

    ResponderEliminar
  22. Una historia muy entretenida, la copié para leérsela a mis nietos; por cierto, detesto el canto de grillos en mi casa, paso con insecticidas tras ellos, me enloquecen.

    Besos.

    ResponderEliminar
  23. Qué crónica de sociedad más bien contada, Malquerida, un derroche de color. Es que me parece estar viendo todo ese jolgorio...

    Un abrazote :)

    ResponderEliminar
  24. (aparte, según recuerdo, en mi sueño ibas toda de jeans y blusa negra, con unos zapatillas oldies muy monas, recuerdo que tenías el cabello como cafesoso, estabas flacosa y eras como de mi estatura, yo soy bajita, ji)

    ResponderEliminar
  25. WOOOOOooo amiita malque..
    quiero ser un bichito de tela y corbata!! ..

    jojojj!! chevere!!

    PD: EN EL PUNTERO HAY UNA RANITA!...
    ____ yo tbn qieroo!!!!! ¬¬

    ResponderEliminar
  26. jajaja que buena historia y que original hacerlo con bichos !!!!

    ResponderEliminar
  27. hasta había una tienda de chinos!!! lindisimo cuento., pero estoy de acuerdo con algunos de arriba hay que saber que paso con Rosa Victoria y macho muy macho José Martín.

    Un beso

    ResponderEliminar
  28. y las arañas vivieron felices para siempre??

    espero que si

    un saludo malque

    ResponderEliminar
  29. amiguita malque, permiteme felicitarte por tu estupenda historia, esta muy buena y divertida.

    saludos.

    ResponderEliminar
  30. Jojojojo antes de decir cualquier cosa, tengo que decir que tu cursor de la ranita está muy chido :D

    vuelvo...

    ResponderEliminar
  31. Pero que gran ingenio tienes para escribir estas historias, me ha gustado mucho.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  32. Brekiaz: Gracias.

    Un abrazo.

    RoS:Es que aún no se termina, es la primera parte.

    Beso.

    reptilio: No te imaginas lo que pasa en esas noches arácnidas jeje.

    PHERRO: Jeje ¿te la imaginas PHERRITO?, jaja.

    Beso.

    Julio-Jagdo: No había de otra, la araña lo sedujo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Ainigriv: Muy pronto sabrás que pasó.

    beso.

    Carlo: Y yo era de las que huía de toda clase de bichito je.

    Beso.

    Maribé: Gracias Maribé.

    Un abrazo.

    MARIAN: Gracias por tus palabras.

    Beso.

    Peyote: Mi ranita es una monada je.

    ResponderEliminar
  34. El Drac: La arañita es hembra jeje.

    Araña Patona: Eres ponzoñosa Arañita jaja.

    Ann: Muchas gracias Ann eres muy amable.

    Un abrazo.

    Alcudia de Veo: Que bien que te gustó.

    Un beso.

    Genín: Pero si es bonita con las arañitas jeje.

    Beso.

    ResponderEliminar
  35. Mi nombre es Soledad: Que bien que te gustó.

    Un beso.

    Jan Berg: Gracias Jan.

    Un abrazo.

    Bee Borjas: Jeje sólo es mi imaginación que a veces no encuentra donde reposar.

    Un beso.

    Saludos muchos.

    Fibonacci: Me sonrojas Fibo.

    Gracias.

    Liova: Hola Liova.

    Gracias y muchos saludos.

    ResponderEliminar
  36. OZNA-OZNA: Gracias a ti por pasar y leerme.


    Un abrazo.

    Adriana: Jeje claro, me gustaría mucho, dibujas muy bien.

    Un beso.

    Antony: ¿Los matas?, pobrecitos, yo los saco cuando me cansan pero no podría matarlos.

    Ojalá les guste el cuento a tus nietecitos.

    Un beso.

    Acapu: Jeje, muchas gracias, que bien que te gustó.

    Abrazo.

    RoS: Jeans si uso pero ropa negra no jeje, zapatillas jeje bueno realmente no uso zapatillas, tengo el defecto de caminar como chencha jaja, tengo el cabello castaño ahora, ¿flacosa?, jejeje emmm... nop.

    Yo también soy bajita jaja es en lo que me parecería más.

    Buen sueño, ahora cada que vaya a Pino Suárez me acordaré de ti jeje.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  37. TitoDolores: Puedes serlo jeje.

    Es mi ranita bonita je,

    Besos.

    rafa: Gracias, gracias mil.

    NaTali: Continuará mi querida espero pronto.

    Un saludo.

    Alexis Rott: No lo sabemos, aún no termina el cuento.

    Beso.

    Ángello: Muchas gracias Ángello.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  38. Taker: Gracias de parte de la ranita je.

    Saludos.

    Yessi: Que bien que te gustó.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  39. por que no invitaron a mactans? ni es tan ponsonozo :( jeje las hormigas de durango... yo voy a hacer un grupo que se llame "los tiburones de la sierra" :D

    ResponderEliminar
  40. HOLA QUERIDA MALQUE

    TE DEJO UN SALUDITO DE BUENAS NOCHES.

    GRACIAS POR TUS PALABRAS Y POR PREOCUPARTE POR MI.
    ERES GENIAL, UNA AMIGA DE VERDAD.

    BESITOS

    ESTOY UN POCO MEJOR, QUIZÁ MAÑANA ESCRIBA ALGO.

    CARIÑOS PARA TI

    ResponderEliminar
  41. Querida Flon,
    Ya te hacen falta nietos, U.R.G.E.N.T.E! =D
    Pon a ese par de chamacos a trabajar, jeje.
    Calurosos saluditos.

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje