Páginas

viernes, 4 de febrero de 2011

Ojos azules.








Habitaba en una casa semi-abandonada cerca del  monte. Era el fantasma de una pequeña niña de ojos color de cielo. 
Solía jugar con otros fantasmas rondas infantiles y juegos blancos que tarareaban las nubes volando alrededor de ellos. Soltaban las nubes gotitas sabor a arándanos y los niños abrían la boca para que les cayera en la lengua.
Gustaba la Niña-fantasma observar todo detenidamente. Los pájaros besándose con sus rojos piquitos. Las palomas apareándose en el techo de la casa donde habitaba sus días sin fin y sin muerte. Los gusanos comiendo las verdes hojas de los pensamientos dormidos.
Le gustaba ver también al perrito negro que aullaba en las noches oscuras cuando los fantasmas salían de paseo. Suele ocurrir que en las noches oscuras los muertos salen a pasear porque en el día hay mucha gente y pasan através de sus cuerpos y sienten feo. El perrito pelaba sus grandes ojos y corriendo se metía a su casa tapando con su cuerpo la entrada, no vaya a ser que algún fantasma travieso se metiera a buscar huesos de rata y hacerse un collar de amarillos crujidos.

Los fantasmas tienen que andar con cuidado y no chocar contra la gente porque luego el corazón se lo llevan atorado en los huesos y no saben a quien perteneció. Eso de cargar corazones ajenos no deja nada bueno y tienen que dejarlos por ahí olvidados en alguna ventana sin que nadie los vea. Eso si alejado de los cancerberos que gustan comer corazones anónimos y desterrar emociones y lamentos.

El pequeño fantasma tenía el don de ver personas amorosas pero no le decía nada a nadie porque la juzgarían loca y la mandarían a la Casa de la Cañada. Casa donde mandaban a los fantasmas locos de amor que se enamoraban de la luna. O a las mujeres llorosas que buscaban debajo de las piedras flores de azar para llevar en sus coronas de ausencias.
Había niños que dieron su inocencia a cachorritos de estrellas y en el día se sentaban a esperar junto a los rosales a que iluminaran la vida sin que fueran molestados por nadie ya que se sentaban en unas manos vacías.
También encerraban a los hombres que le hacían cosquillas a la guitarra para enamorar mujeres con notas débiles de amor y les aventaban nardos para que hicieran una escalera al cielo y escaparse juntos allá donde vive el sol.
Las notas débiles estiraban sus bracitos y empezaban a limpiar sus sonidos para adormecidas cantar al amante en turno.

La Cañada estaba rodeada de sauces enormes que lloraban al ver tanta alma en pena deambulando por desamores y martirios.
Algunas veces se reían tanto por recuerdos de amores extasiados pero eran muy pocas ocasiones.

El fantasma de la niña gustaba de pasear cerca de la casa de La Cañada y treparse en los sauces para enredarse entre las ramas a juntar lamentos e infortunios que guardaba en el saco de yute que cargaba en su pequeña espalda.
Las risas de los habitantes de La Cañada las guardaba en una pequeña bolsa tejida con telarañas que buscaba en las noches de desvaríos provocados por el maullido de los gatos cazadores de pesadillas. La bolsa tenía hoyos suficientemente grandes para que las risas se escaparan y cayeran en las caras de personas tristes.

Cuando alguien llegaba a la casa, la niña se escondía debajo de las escaleras ahogando sus miedos. Alguna vez se quedó durmiendo sueños profundos arrellanada debajo del tercer escalón.
Sumida en irrealidades soñaba tener una familia que le abrazara en las noches en que la luna no salía. Todo se tornaba oscuro y le daba miedo su propia presencia.

Corría al espejo para intentar verse y buscar algo con lo que no se asustara consigo misma, pero sucede que los fantasmas no pueden verse al espejo so pena de gritar al ver que no existen.
Desolada corría a su escondite preferido: debajo de las escaleras donde la oscuridad era impenetrable, entonces abría sus enormes ojos azules y alumbraba el sitio hasta que los ojos vencidos por el miedo y el sueño hacían que las sombras se apoderaran de nuevo de ese lugar donde el pequeño fantasma que le tenía miedo a esos entes luminosos quedaba dormido en brazos del delirio.







50 comentarios:

  1. que hermosa historia (:
    me encanto !
    te quierooo !

    ResponderEliminar
  2. Que historia tan bonita,aunque triste..

    ResponderEliminar
  3. JOPÉÉÉÉÉÉÉ!!!!!!! Mis ojos son verdes y no alumbran tanto!!!! besitos y saluditos españoles.

    ResponderEliminar
  4. ¡¡Guau, cuántas imágenes!!
    La imaginación se despertó muy temprano. Buenísimo el relato Querida La Mal.
    Cuídate, luego nos leemos.

    ResponderEliminar
  5. me gusto, me gusto mucho, y mas porque precisamente tenia un rico cafe cuando la leia, Gracias...

    ResponderEliminar
  6. Muy bella la historia...yo si creo en los fantasmas y tu amiga? Enorme abrazo para ti deseandote un bello fin de semana

    ResponderEliminar
  7. Estimada Flor:
    Tu historia me invitó a soñar y dibujó una dulce sonrisa en mis labios. Gracias por esta sensación. Un beso enorme amiga!

    ResponderEliminar
  8. no todos los fantasmas son malos entonces... buen fin de malque!

    ResponderEliminar
  9. esta genial!!! por fin un fantasma que me agrada!!! si...!!!!

    ResponderEliminar
  10. Bien, Malque, sacaste a relucir tu Don de escritora, y sobre fantasmas que son los temas que más me apasionan(aunque este era un bonachón.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  11. Wow!!! uno de tus mejores diría yo, ( ya se que no me preguntaste!) me gusto mucho, desbordaste la imaginación en este! Maravilloso!!

    ResponderEliminar
  12. muy buena historia, Ahora si te sacaste un 10,

    fantasmas?, chuta meyo!!!

    el unico fantasma que conosco es el de Gasparin....

    jajajajajajaja

    el dia que se me aparezca uno creeme que le aviento caca en los ojos......mientras se limpia correle!!!!
    que de onde voy a sacar?... mmmmmmmmmmm sobra mamita sobra!!!!!!

    feliz fin de semana de puente

    ResponderEliminar
  13. jajaja!
    Yosoy esa fantasmita pero de ojos cafés que le teme a lo oscuro.....
    jijijiji!!
    Saludines!!

    ResponderEliminar
  14. Muy bonita historia, me hizo recordar una canción folclórica que me gusta llamada "ojos azules".

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  15. Algo triste la historia, pero muy molona :D



    Saludos

    ResponderEliminar
  16. Me quedo sin palabras, muy bonita la historia.

    ResponderEliminar
  17. me dió tristeza la niña, será que en lugar de que los fantasmas nos espanten, nosotros los espantamos a ellos?

    muy bonita historia.

    saludos Malque!

    ResponderEliminar
  18. estuvo relinda tu istoria creo k soi komo eia pff k vida no ....

    t dejo mi blog linda

    http://yoperfectayfelizconanaymia.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  19. Todos somos un poco fantasmas; todos hubieramos gritado mas de una vez al no ser vistos, y cuantas otras gritariamos por no reconocernos. ¿Quien, como esta niña de los ojos azules, no ha sentido nunca el mordisco hondo de la soledad?
    Todos hemos corrido alguna vez a buscar refugio debajo de la escalera. Y del suelo.

    Un cuento precioso. :)
    Te dejo una carita;
    para que la pintes de amarillo,
    y salga bonita.

    Besos, compi! Y muchas gracias, es precioso.

    ResponderEliminar
  20. Nice fictional tale.

    I fear the living!

    ResponderEliminar
  21. Que lindo, no voy a dejar de insistir que publiques tus historias, de repente todos tus lectores hacemos coperacha para hacerlo posible.

    ResponderEliminar
  22. Es Malque el fantasma de los ojos azules???

    Es La Cañada algùn lugar que conoces muy bien?

    Solo deseo que estés de lo mejor y que no nos prives de tus escritos va??

    Un saludote!!

    ResponderEliminar
  23. Querida Malque:

    Linda entrada, me gusto harto!!!...

    Besos.

    Mariposa Errante.

    ResponderEliminar
  24. Tu cuento es como un bombardeo de sensaciones!
    Gracias.
    Besos y salud

    ResponderEliminar
  25. Hoy estoy algo cansadita(porno decir agotada).Por lo que he leído es una historia genial. Te felicito!


    Cariños,bajo el exceso de cansancio.

    ResponderEliminar
  26. Muy bien, muy bien... pero... tengo que decir algo.. si no no tendre descanzo el dia de mi muerte


    La imagen... los ojos...estan vizcos!!!

    T_____T

    ok no, es que eso me llamo mucho la atencion xD

    cuidate

    ResponderEliminar
  27. Muy buena historia. Me gustó malque querida!!!
    kisses bonitaa!!

    ResponderEliminar
  28. Hola... te he leído, dos que tres, entre tus textos recientes y anteriores... Me encanta como lo sueltas todo, no sé si estoy herrando al tutearte, por cierto. Pero que sepas que me gusta mucho lo que dices y como lo dices :)
    Y sonreí mucho al encontrarte tan enamorada de Bunbury como lo estoy yo tb' de él. Un abrazo muy fuerte ^^

    ResponderEliminar
  29. Hola Malque:
    Hermosa historia! Y a mí que me daban miedo los fantasmas!...

    Un beso

    ResponderEliminar
  30. "El fantasma de la niña de los ojos azules" Has traido de vuelta a un fantasma que hace muchos años no lo recordaba. Gracias

    Un beso

    Para distraer el fin de semana
    http://www.es-coaching.com/
    http://blogger.googleusercontent.com/

    ResponderEliminar
  31. En la otra entrada que te leí, me sorprendistes, en la de hoy me has dejado anonadado, una historia muy bien llevada, para emarcarla o encuadernarla...cada día aprende uno más y yo contigo lo he hecho...muchas gracias y seguro que te seguiré leyendo...un besote preciosa.

    ResponderEliminar
  32. Natural, espontáneamente bello, con el espíritu narrativo de un niño, este cuento de tu fantasmita de ojos azules. me arropó de inocencia leerlo. Me recordó el asomsbro nde niño, cuando en un pueblito bello, de piedra muda, Barichara, me tend{ia en las noches en un alto andén a mirar las estrellas, u cielo cuajado nde astros, que levantaba las manos y crfe{ia cogerlas. Un beso. Carlos

    ResponderEliminar
  33. Me gusto mucho tu historia ><
    entonces los fantasmas tambien se vuelven locos?
    pero vuelvo a la misma duda como saber cuando estas loco
    saludos malquee!!

    ResponderEliminar
  34. Y yo que pensaba que los fantasmas se dedicaban a espantarnos a nosotros.

    Me gustó.

    Besos!

    ResponderEliminar
  35. oye ¿nunca has pensado en publicar tus relatos?
    este en especial me hizo acordarme de esta frase de Etgar Keret

    "el fantasma del abandono crea por si solo su propia realidad"

    Etgar Keret - Gotas contra la Soledad
    saludos

    ResponderEliminar
  36. lindicima historia ...!!! :)


    abrazos a la distancia..

    ResponderEliminar
  37. De fantasmas está lleno el mundo... hay algunos que roban los corazones y los esconden, por ejemplo, debajo de las escaleras, y allí esperan los corazones, asustados pero anhelantes... esperan que termine por fin ese juego del escondite y les venga a buscar el dueño (o la dueña) de sus latires.
    Me ha gustado mucho este relato.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  38. el texto de Lerido no es de un amor virtual, es de un hombre que se volvió un amigo importante hasta que me quedo claro que no es quien pensé.
    el texto anterior a ese sí es pa un amor virtual xD jajajajaa
    alguna vez has escuchado de Second Life? xD

    ResponderEliminar
  39. Es una hermosa historia... quede fascinada ... de verdad hermosa, imagina cada cosa escrita aquí, no tienes idea de como me gusta pasar a este blog... Saludos!!! ^^

    ResponderEliminar
  40. Morena: Gracias Morena.

    Un abrazo.

    aLe: Un poquito nada más.

    Liova: Jeje

    Besos Liova.

    PHERRO: Es acaso lo que deja el insomnio mi querido Pherrito.

    Un abrazo.

    Ángello: Muchas gracias por tus palabras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  41. Alma Enamorada: He visto alguna que otra manifestación pero aún no sé si llamarles fantasmas.

    Beso.

    Bee Borjas: Tu imaginación fue la que hizo todo Bee.

    Un abrazo.

    reptilio: Este es miedosillo jeje.

    Mi nombre es Soledad: Este fantasmita es un sol miedoso ja.

    Antony: Gracias Antony siempre tan amable conmigo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  42. Toño: Agradezco tus palabras que me motivan a seguir imaginando Toño.

    Un abrazo.

    P´Pito: Una estrellita en la frente.

    Me acordé duando dices en tus chistes: Si la sangre es café, estoy herido... groserote.

    Disfruta tu puente y diviértete mucho.

    Besos Pepe.

    Gaviotica: Eres fantasma porque te encuentro en las noches, ¿será que en el día no puedo verte porque bla bla bla?, jaja.

    ¿Y el aceite para dormir?.

    beso Gaviotica.

    Munani: Gracias mil.

    Un beso.

    DvD: Tus comentarios molan je.

    beso.

    ResponderEliminar
  43. Julio-jagdo: Gracias Julio.

    Un abrazo.

    pekeña: Creo que si, en realidad nosotros espantamos a los fantasmas.

    :(

    tania: Ya visto tu blog.

    Un abrazo.

    Cosimo: Me da gusto saber que te gustó mi cuento.

    Ya pintaré de amarillo la carita Compañero.

    Deseo todo vaya mejor.

    Un abrazo.

    7 words 7: Thank you very much.

    A hugh.

    ResponderEliminar
  44. Micky: Jejeje de repente acepto jajaja. Para mi es suficiente conque ustedes las aprecien Micky.

    Te dejo un abrazo fuerte.

    Gus Zuppa: Nopo, tengo ojos café-aguardentosos.

    Lo conozco aunque no muy bien y se llamaba de otra forma.

    Estoy muy bien y aquí sigo por lo menos hoy.

    Un abrazo.

    Mariposa: Gracias Mariposa.

    Un beso.

    Genín: ¿Eso es bueno o malo?.

    Deseo que bueno je.

    Un beso.

    Saqy: Descansa Saqy.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  45. avecilla: Eso si no lo sé, ni creo saberlo nunca.

    Sip, ya me fijé y creo están medio bizcos jaja.

    Beso.

    Addiction: Jaja are you afraid of ghosts? I do not think hehe.

    Greetings.

    Moni: Gracias Moni, un gusto leerte y saber que estás mejor.

    Besos.

    Spiralosa: Hola.

    No pasa nada el que me tutees.

    Gracias por tus palabras y sipi, me gusta mucho Enrique Bunbury je.

    Saludos.

    Maribé: Hola.

    Los fantasmas son buenos por lo menos los de mi historia.

    beso.

    ResponderEliminar
  46. tauromquico: Espero no te haya puesto triste.

    Voy a los enlaces que me mandaste, gracias por la molestia que te tomas al mandarme esos enlaces.

    Un beso.

    Fibo: Yo también espero seguir leyendo A Fibo.

    Un abrazo.

    Carlos: Sabes que siempre tus palabras le hacen bien a mi alma, eres un tierno.

    Un abrazo.

    Brujaa: Gracias.

    Saber cuando se está loco es muy difícil porque en realidad nadie lo sabe.

    Un abrazo.

    Taker: Ya viste que no, nosotros los asustamos a ellos je.

    beso.

    ResponderEliminar
  47. Gerardo: Nop jeje.

    Me gusta esa frase, muy buena.

    Saludos.

    sandicita.!!: Gracias mil.

    Un abrazo.

    ¨ACAPU¨: El juego del escondite nunca termina en el mundo de los fantasmas.

    Un abrazo.

    Spiralosa: ¿Second Life?, nopo, ¿de qué habla?.

    María Cereza: Gracias Cereza por tus bellas palabras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  48. me gusto mucho tu relato..!°
    grandes fantasmas!°


    Saludos!°

    ResponderEliminar
  49. Genial. Que imaginación increíble, me encantó el argumento, el ambiente, el personaje... el final... todo fue perfecto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje