Páginas

miércoles, 9 de febrero de 2011

Chantaje rojo... rojito... rojito... rojo sangre de Ausencia.








Con los ojos cerrados y tendida en el suelo, escuchaba los gritos de su madre que apuraba a sus hermanos a que le llevaran toallas húmedas para ponerle en la frente y le parara la sangre que le salía por la nariz. Con una mano la mamá le detenía la cabeza para que no se ahogara y con la otra le apretaba el tapón que le habían puesto para que dejara de sangrar.
La sangre que tragaba se le iba por la garganta dejándole un sabor que con el tiempo se le haría familiar.

Ausencia se llamaba.

Ausencia ...

Ausencia era el nombre que le habían escogido para dejar su rastro en esta vida barata y vacía como ella en son de broma decía a sus hermanos cuando le preguntaban por su vida ausente de amores escondidos entre sus sábanas.

Empezó de muy pequeña con las hemorragias que le dejaban un dolor de nariz severo. Hemorragias continuas que le producían insomnio y desgano. La dejaban inerme ante todos y ante la vida. Cualquier soplo de aire se llevaba un poco de ella.

Las hemorragias eran intensas y el detenerlas era muy difícil. La habían llevado con médicos y especialistas, sin embargo los sangrados continuaban. Las anemias eran una constante en su vida.
Así que las vitaminas y los mejores alimentos eran para ella. Verduras y frutas eran la comida preparada para ella por las manos delicadas de su madre que se esmeraba por darle a su hija un poco de vida en cada guisado.
Cuando sus padres o hermanos la contrariaban empezaba a sangrar y todos se ponían en movimiento para evitar que se desangrara.
Cuantas veces se había quedado agachada en el lavabo cansada ya de que la sangre se escapara de su cuerpo sin poder detenerla.
Cuantas toallas y pañuelos se habían pintado de rojo sin que nadie pudiera hacer nada y que la sangre dejara de fluir. 
Cuantas veces su madre de desesperación ya no sabía que hacer y se iba a llorar a su silla junto a la estufa al sentirse impotente ante los sangrados de su hija. De Sol como ella la llamaba cuando su mirada tierna de madre se posaba en esos ojos cafés que era su sello personal y que la veían tratando de cobijarla sin poder hacerlo.
Y ahí quedaban las dos exhaustas. Una sin poder hacer ya más nada y la otra esperando el desmayo salvador.
Y así pasaron los años hasta que las hemorragias se fueron haciendo costumbre.

Un día Ausencia la joven pálida se dio cuenta que nadie podía decirle nada porque había desarrollado un poder extraño.

Podía manejar los sangrados a su antojo.

Y se volvió caprichosa. Pidió todo lo mejor so pena de dejarse desangrar si no cumplían sus caprichos. Y así fue, se convirtió en una pequeña tirana.
Sus padres la consintieron y le dieron todo lo mejor. Si acaso no lo hacían, un hilo rojo empezaba a escaparse de la nariz llegando a la boca y siguiendo un camino sin fin hasta que sus caprichos eran cumplidos.
Cuando no cedían, los asustaba ver a los pies de la joven el charco de sangre que comenzaba a hacerse río y meterse entre las piedras del jardín para pintar de rojo los malvones de su madre.

Y así fue, pidió el mundo y pusieron el mundo a sus pies.

Sólo que Ausencia no se daba cuenta que en sus continuos chantajes, la sangre perdida no la recobraba por más que le dieran cientos de vitaminas y chocolates y sueros vitaminados. Verduras y todo lo que pudiera ayudarle.

Poco a poco se iba desvaneciendo. Nadie se daba cuenta que un poco de ella desaparecía cada día haciéndola transparente.
Hasta que un día su madre pegó un grito al ir a despertarla para darle su medicina. Ausencia, no estaba más. Sólo quedó en su cama una silueta marcada por su pequeño cuerpo de niña caprichosa. Sólo quedó el dejo de su ausencia.

Ausencia... así se llamaba.





*Para ti que no te olvido.












50 comentarios:

  1. Yo me acordé de una frase con tu post, y no sé por que: "los dioses exigen sangre por que los dioses no sangran"... Chaaaangos ¿y de puritita casualidá no tendría una hermanita que se llamara soledad?

    ResponderEliminar
  2. oO yo sufri 5 años hemorragias. Gracias., porque me hiciste recordar a mi madre y mi abuela.
    Y sabes lo que me encanto:La sangre que tragaba se le iba por la garganta dejándole un sabor que con el tiempo se le haría familiar.
    asuu lo lei y senti ese sabor¡¡

    Precioso¡¡

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho el estilo de tu narrativa, Malquerida.Felicitaciones.
    Seguiré visitándote. Hasta pronto!

    ResponderEliminar
  4. Wooow!! Tu post oliió a tanta sangre que me dsmayé al leerlo, pero bueno ya ando aki.
    Y me recordó a una hermana que es igual que Ausencia, igualitita. Mi hermana no ha desaparecido pero su herencia sigue impregnada a mi y no se diga su olor.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Transformo su dolor en tiranía y eso fue su perdición…genial mi querida Malquerida.

    ResponderEliminar
  6. Querida Malque:

    Me hiciste recordar que mi Bebesota Hermosa estuvo batallando durante un tiempo con ese tipo de sangrados, era de preocuparme y HARTO.

    Ausencia???.

    Te dire algo, no, no me vayas a decir que estoy enferma, yo le he pedido al Amore Mio que me deje beber de su sangre, pues tengo un deseo de saborearla, no me preguntes porque???.

    Besos.

    Mariposa Errante.

    ResponderEliminar
  7. Hola, Malque.

    El argumento de tu relato es interesante y llamativo, pero más me atrajo la magnifica prosa que utilizaste; me sorprendiste, amiga.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Guaw
    increible relato

    me gusto


    Saludos Malque.

    ResponderEliminar
  9. El sabor a sangre me es familiar después de todo...

    ResponderEliminar
  10. Y quien era Ausencia?, bonito escrito.
    Abrazos

    ResponderEliminar
  11. sangre ..
    que mas quisiera yo que se me fuera toda la sangre que alberga mi patetico cuerpo ..
    morirme ensangrentada

    ResponderEliminar
  12. Mucha mucha sangre fluyo por aquí, pero hasta sin sangre hay muchas niñas caprichosas eso me queda claro, lamentablemente no se ausentan XD.

    Oye Malque y yo que me llamo Soledad ¿que futuro crees que me espere??

    ResponderEliminar
  13. Muy buen post Flor...los chantajes no son nada buenos mmmmmm...nos hacemos daño nosotros mismos...feliz tarde un enorme abrazo

    ResponderEliminar
  14. Como una madre no hay.... lo dan todo a cambio de nada aunue haya veces que se equivoquen... pero el amor con que lo hacen lo perdona todo. BESITOS Y SALUDITOS ESPAÑOLES.

    Sigo elogiando tu manera de escribir.

    ResponderEliminar
  15. woa! impresionante; aunque es trizte ver como ella llevo sus caprichos al extremo de perderse.

    ResponderEliminar
  16. por cierto queria hacerte una pregunta, bueno una propuesta, pues quisiera que participaras en el blog compartido y pudieras compartir con nosotros tu forma ta peculiar de escribir, te lo agradeceriamos enormemente si es asi espero me puedas dejar tu mail para enviarte la invitación para que participes please!!!

    ResponderEliminar
  17. Mi malque cada vez te me pules mas... oye de donde sacas tantas ideas ...

    mi malque tu eres la unica peliteñida que adoro porque no eres superficial ni tonta

    y ademas... no me quitarias ningun novio
    jajajaja


    :)

    ResponderEliminar
  18. Ausencia??? Le marcaron sendero con ese nombre, nadie, nadie habría de olvidarse de ella...

    Malque, muy bien relatado, me encantó

    Beso

    ResponderEliminar
  19. Creepy but delicious tale...

    You're good!



    C H E E R S !!

    ResponderEliminar
  20. Excelente!!!! me sentí tan identificada...a mi la ausencia me está desandrando lentamente, desde dentro =(

    ResponderEliminar
  21. Wow, qué buena historia Malquerida, me gustó la situación, cómo se va desarrollando la trama y la vuelta que le das con el que la enfermedad se convirtiera en una especie de poder, el final es inesperado :D
    Van apapachos ;)

    ResponderEliminar
  22. Un buen relato, donde la codicia y el chantaje nos rodea por doquier...me ha enganchado tu historia, muy bien relatada...gracias y un besote

    ResponderEliminar
  23. Te pusiste muy sangrona hoy jajajaja. Es broma.
    Como siempre, atrapante tu relato, de principio a fin.
    Veo que esta dedicado a alguien; que bueno es no ser olvidado.
    Ya va siendo hora de que encuentres la manera de publicar tu libro.
    Cuídate Querida La Mal, luego nos leemos.

    ResponderEliminar
  24. Morí, te lo juro. Me encantó demasiado.

    ResponderEliminar
  25. Las caprichosas al final pierden.


    Besos

    ResponderEliminar
  26. MALQUE!

    qué forma de "llorar" la de esta chica, me gustó el final. =(

    ResponderEliminar
  27. Transformaste como nadie el hecho de "llorar lágrimas de sangre"... Ausencia sufría con sus chantajes, sufría al hacerlos y sufría por quienes se los hacia... Tanta sangre me da miedo... me da miedo porque atrae...

    Un abrazo Malque!

    ResponderEliminar
  28. tmb podria ser:
    para ti a la que quiero olvidar y no puedo!

    :P

    ResponderEliminar
  29. QUERIDA MALQUE, AUNQUE YA TIENES MUCHOS, YO TE ENTREGO OTRO PREMIO.
    BESITOS

    ResponderEliminar
  30. Si supieras que narras una escena que me ha tocado ver, y que inevitablemente algún día me tocara afrontar....

    ResponderEliminar
  31. yo pase por eso de morrillo, me salía sangre de la nariz a cada rato,
    un día me puse un soberano chingazo y que me llevan al doctor,
    me pararon la hemorragia, me pusieron unas gotas en la nariz y adiós sangre,
    ahora es raro que me suceda

    saludos

    ResponderEliminar
  32. mmmmm ... mmmmm
    a mi me sangraba la nariz de niña.. hasta me hicieron cauterizar con el otorrino muchas veces... pero sabes?? el problema era mi coagulación, .. un día me tomo como 10 paracetamoles para niños.. jeee.. y nadie lo supo.. claro yo no sabía que efecto sería ese...
    en fin.. casos y cosas... jeeee..
    quien haya sido ausencia... pues ya lo dice el dicho quien mal empieza mal acaba...

    Besos y abrazos mi malque.. te me cuidas... nos estamos leyendo.

    ResponderEliminar
  33. Que chévere... como siempre tus relatos tan fuera de serie.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  34. Pobrecita Ausencia, finalmente engroso el ejército de víctimas de si mismas...
    Besitos y salud

    ResponderEliminar
  35. Fer: Nopo.

    Taly: Ese sabor es tan extraño que cuando no lo tienes más quisieras volver a saborearlo.

    Gracias.

    Julio-jagdo: Ya pasó... ya pasó je.

    ESNAPRI: Muchas gracias.

    Un saludo.

    Gaviotica: Ay no sé si reír o llorar con lo de tu hermana.

    Beso.

    ResponderEliminar
  36. Toño: No se dio cuenta que ella sola se estaba matando.

    Beso.

    Mariposa: Yo igual batallé mucho con esos sangrados interminables.

    Espero la Bebesota esté mejor.

    Un abrazo.

    Te diré algo: Estás enferma, yo lo último que querría probar sería la sangre de nadie.

    :(

    Antony: Hola.

    Gracias Antony.

    Un abrazo.

    Yo-Mero: Gracias.

    Un beso.

    Ziilyta: :=)

    ResponderEliminar
  37. Malhechecito: ¿No adivinas?.

    Morena: Snif.

    Mi nombre es Soledad: Tendrás pronto una grata compañía que te dará muchos besos y te abrazará y todo eso jeje.

    Alma Enamorada: El chantaje está visto no lleva a nada bueno.

    Abrazo.

    Liova: Gracias Liova.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  38. casi me desmayo con este post =S

    Muy bueno en verdad, muy bien escrito

    ResponderEliminar
  39. ..Escribiendo corto....: Triste historia y más triste el final.

    Un abrazo.

    Mi mail está en mi perfil.

    Eres muy amable por tenerme en cuenta.

    Saludos.

    Jolie: De mi cabecita loca jeje.

    Jamás te quitaré un novio... creo jeje.

    Besos Jo.

    LA NOVIA: En su nombre llevó la penitencia.

    Besos.

    7 Words 7: Mñeh!

    Kisses.

    Micky: Gracias Mariquita.

    ResponderEliminar
  40. Kari: Ojalá te recuperes pronto y te sientas mejor.

    Un abrazo.

    Gabriel: Jeje celebro que et gustara Gabriel.

    Vengan apapachos.

    Fibonacci: No había visto la codicia pero ahora que lo pienso si que la hay.

    Beso.

    PHERRO: A mi madre querido Pherro, que el 9 de febrero era su cumpleaños.

    Un abrazo.

    Mi libro... un sueño inalcanzable PHERRO e irrealizable. Para hacer un libro hay que saber escribir y yo apenas estoy en pre-escolar je.

    Ariadna Cornik: Gracias siempre tan amable.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  41. tauromquico: Así es desgraciadamente.

    Besos.

    RoS: Un halago para mi que te gusten mis historias.

    Beso.

    Gus Zuppa: A ella le atrajo el poder que ejercía con la sangre.

    Abrazo.

    reptilio: Ni podría porque es mi madre reptilio.

    Beso.

    Luján Freix: ¿OTRO?, muchas gracias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  42. Sizu Yantra: ¿Porqué?, ¿se puede saber?, ojalá que si.

    saludos.

    Gerardo: A mi me salía mucha hasta que crecí, dejé de chantajear y se me quitó ja.

    A mi me vuelve a salir en época de calor.

    Saludos.

    Araña: Gracias.

    :=)

    Madame: ¿10? antes no te pasó nada niña.

    Cuídate.

    besos.

    OKIPERU: Muchas gracias por tus palabras.

    Saludos.

    Genín: Ay esos e oyó muy triste.

    :(

    aymforever: Pobre no porque ya no sufre.

    Triste me parece que fue su vida.

    Besos.

    ResponderEliminar
  43. Muy lindo relato, la pobre Ausencia se autodestruyó por aprovecharse de un poder que le permitía ambicionar demasiado... tu relato contiene un buen mensaje.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  44. Se nos va la vida en cada angustia, y nadie ni nada puede detener esa hemorragia. Como los ríos, siempre empeñados en ir a morir al mar, como los ríos...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  45. buena narrativa....y sangre...


    Saludos!°

    ResponderEliminar
  46. Relato muy bien logrado. Tiene la magia del mundo maravilloso que iniciara Carpentier, y culminara García Márquez, con su realismo mágico, con este personaje de Ausencia, de la cual sólo quedó la huella de su cuerpo en la cama. Un abrazo. Carlosd

    ResponderEliminar

Aí usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo. Sucede que en este su blog -que es mio pero por educación se lo ofrezco- el pp se apodera de la poca lucidez y tiempo que poseo.

Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje