martes, 30 de noviembre de 2010

Si.




La verdad
duele más
que
una daga clavada en el corazón.

La mentira disfrazada
de palabras amigables
es efímera como tus besos y falsas caricias.










.

sábado, 27 de noviembre de 2010

¡Ajá, cómo no!.





El INEGI en México dio a conocer cuantos habitantes hay en el país.
Somos 112 millones 322 mil 757 personas del total de la población. 57 millones 464 mil 459 son mujeres y 54 millones 858 mil 298 son hombres, lo que significa que hay 95.5 hombres por cada 100 mujeres, estamos casi a la par.

Barry dice que anda por ahí bailando el 4.5% de mujeres para estar parejos. Y que de ese 4.5% de mujeres alguna le toca a él. 

Achis! así no es según mi punto de vista.

Porque yo digo que nos debía tocar dos hombres por cada mujer pero eso elevaría mucho el rango de la cantidad de hombres.
Se duplicaría-obvio-el número de guapos, uuuuiiiii! quieroooo!. 
Yo dije que desde mañana voy a ir por el otro hombre que me toca ¡papacito!,  pero Barry ha dicho que me quede en mi casita a lavar trastes y a planchar. ¡Achis! para eso están las chachas, perdón las señoritas de servicio. Me ha dicho que nada de buscar hombres ni nada, que no entiendo nada de estadística.

¡Auch!

Ya me estaba imaginando mi vida con dos hombres. Uno-el menos guapo-porque tendría dos guapos. Si voy a tener dos hombres, mínimo que sean guapos digo yo.
El menos guapo se iría a trabajar para mantener el alto nivel de vida al que está acostumbrada esta reina. El otro estaría solo para mi satisfacción personal, pero Barry dice que nel, no, never, nunca, jamás.

Y yo que ya me había emocionado y le había echado el ojo a uno.











viernes, 26 de noviembre de 2010

Sin permiso de mis padres.





Mis ojos se hicieron cuadrados, luego redondos, luego en estrella, luego grandotes y así hacía el infinito y más allá.
El video que estaba viendo hizo que mis ojos adquirieran todas las formas posibles. Un negro ( no sé como se llama y no sé de qué otra forma decirle), con un emmm... este... un.... em... algo que los hombres tienen y las mujeres no y no es la barba, tenia algo taaaaan grande entre las piernas que no me imagino como es que puede caminar con semejante cosa colgando.

Ya corroboré lo que dicen de que los negros lo ( ¿lo o la?, no sé) lo tienen muy grande. Él se sale de los stándares según yo desde mi pobre punto de vista porque de eso no sé mucho.
Estaba con una china teniendo sexo. Todo normal de no ser por el tamañote de esa cosa que me dejó impresionada.
¿En verdad existe algo así, o le dieron vitaminas para que creciera de ese tamañotototote?. Creo que hasta hice bizcos.

Vi dos videos porno, ¡Virgen del chongo parado! como diría P´Pito, nunca había visto nada parecido. En realidad no he visto muchos, unos cuantos. 

Nah!, en realidad nunca había visto un video porno. Bueno si, está bien. Había visto uno pero estaba haciendo otra cosa más interesante y no puse atención.
No me llaman la atención. Pienso que no hay nada mejor que usar la imaginación para cumplir las fantasías. Aunque claro esto puede ayudar me imagino.

Esto que vi me dejo con la boca abierta... que tuve que cerrar de inmediato no sea que el Negrito volteara y...  no... no quiero pensar.
¿Cómo se guardará semejante cosa en el pantalón?, ¿se le notará por encima de la ropa?. 
Caray creo que me dejó muy impresionada, no quisiera pensar en la mujer que se acueste con él. El dolor de anginas que tendrá después.

Después vi otro que me pareció una orgía porque había una pareja de novios con vestido  blanco y toda la cosa, (la otra cosa), que estaban teniendo sexo y había mucha gente a su alrededor bebiendo como si no pasara nada.
Por cierto los novios estaban parados... mmmm... tendré que ver bien esa posición pero ya olvidé en qué página estaba.
También había otra mujer  con las dos manos ocupadas y además comiendo una galleta, por dios! ¿cómo puede hacer eso?.
Mis ojos no perdían detalle de lo que estaba sucediendo en el video. 

Esa posición ya me la sé. Esa también ... esa. 
No las he hecho pero de que me las sé es seguro. Mis castos ojitos veían lo que pasaba sin dar crédito.

Oh! ¿cómo pueden hacer eso?.

Yo no perdía detalle pero de la cara de la gente. Porque lo que hacían es tema sabido por mi. Pero todos andaban como si los que hacían el sexo estuvieran platicando normal.
También vi otro con mujeres pero nah! nada fuera de lo que he visto en las pocas películas donde hay escenas de sexo porque cuando pasan me volteo ajajajajaja.

O me tapo la cara con las manos jeje, claro que dejando un huequito entre los dedos para ver.

Y ya... fue todo lo que vi... porque tocaron la puerta y me asusté.











miércoles, 24 de noviembre de 2010

Una historia que no supe escribir.






Lo conocí cuando él tenía cuatro años de edad. Fue a mi casa con sus padres que llegaron de visita acompañando a un amigo de muchos años.
No me gustan mucho los niños y creo que eso se ve en mi cara porque no se me acercan. Eso sucedió con este niño.
Me resultó antipático desde el principio. Hay niños que son así. Como en todo, hay niños que me caen bien y hay otros a los que abomino.
Me empezó a aventar los cojines del sillón y a subirse al sofá con zapatos. Si hubieran sido mis hijos los hubiera bajado a nalgadas. Soy de las que creen que una nalgada o un manazo a tiempo hace que entiendan. Hay veces en que las palabras se agotan y no hay forma de hacer entender a los niños que se vuelven berrinchudos y caprichosos.
A mi me funcionó y sé que volvería a hacerlo si tuviera hijos. No es bueno pero es lo mejor. 

Así que este niño después de hacer su drama y hacerme enojar (pero enseñando mi mejor sonrisa), se fue junto con sus padres. Yo respiré tranquila. No soporto a los niños groseros y que no les enseñen a respetar a nadie.
No lo volvería a ver.

Este niño tenía una familia bien avenida que empezaba a formar su futuro. El padre tenía un buen trabajo. La madre atiende a sus dos hijos y su casa.
Salen de paseo. Visitan a la familia. Cuidan a sus hijos y les dan todo lo necesario y más.

Todo marcha normal.

El padre responsable y cariñoso tiene un único vicio -el alcoholismo- y es ese vicio el que se lo lleva a la tumba con apenas 35 años de edad. Hace un año que falleció, cuando todo iba bien en su vida. Muere dejando a su joven esposa y a sus pequeñitos sumidos en un amargo dolor.
La esposa queda con todas las deudas pagadas. Seguro de vida, pensión, coche, todo lo que pudiera ayudar a salir adelante lo tenía.y sin embargo no lo supo manejar.
Se vio de pronto viuda y con dos hijos sin saber que rumbo tomar. Decide dejar a sus pequeños con la abuela. La niña de tres años y el niño de doce.

Y se va a su casa, donde queda sola sin una brújula que le indique hacia donde ir. Va por la vida dando tumbos sin saber que hacer.

Ve a sus hijos los fines de semana y les compra cosas. Pero no está con ellos. No juzgo, cada quien sabe lo que hace, pero no me imagino dejar a mis hijos en otro lado que no sea conmigo. Tal vez la separación que sufrí de pequeña me marcó y por eso no dejaba a mis hijos en ningún lado.
No imagino no estar cerca de ellos. Estar atenta a sus clases, a sus juegos, a sus llantos, a sus primeros amores, a sus sueños, a sus pesadillas, no sé. No imagino estar lejos de mis hijos.

Y sin embargo ella se separa de sus hijos y vive su vida. No logro entender que una madre deje a sus pequeños sin saber siquiera si alguien los arropará si hace frío.

Cuanto sufren los niños la soledad de sus noches. Cuantas lágrimas se quedarán guardadas en su almohada sin que nadie sepa de ellas.
Cuánto sufrirá él el abandono de su madre.

Pero hoy lo que pasa no les deja tiempo pensar en qué pasará después.

Su mamá no se da cuenta que su hijo de doce años, gasta dinero que la abuela no sabe de donde lo obtiene. La abuela cansada de cuidar a los hijos en su tiempo y ahora a los nietos ya no pone tanto empeño en el niño. 

No dice nada.

Todo sigue su curso.

Un día se descubre que entraron a robar a la casa de una tía del niño. Investigan y van atando cabos. Dos mozalbetes de su misma edad junto con él, entraron a robar a la casa. Vendieron las cosas y se repartieron el dinero.

Se descubre el robo y lo acusan -los otros dos niños- de ser el cabecilla. Dicen que él les va indicando  donde están las cosas que sustrajeron de la casa. Les dice a donde llevarlas a vender y quien se las comprará sin hacer tanta pregunta.

El lunes volví a ver al niño. Ya pasaron ocho años desde el berrinche que hizo en mi casa. Sigue igual de taciturno. Un poco más pequeño de la estatura normal. Tiene una dulce sonrisa en los labios.Ya no hace berrinches, ni pone en aprietos a su mamá.

El lunes que lo vi en mi casa me sorprendió porque había pasado mucho tiempo desde la última vez que lo vi. Nunca pensé que regresara a mi casa. No es de mi familia así que no habría razón.

Y entonces supe todo.

Él -un niño de doce años- se anda escondiendo por el robo que cometieron él y sus dos amigos. Parece ser que no es el primer delito en que están involucrados. Se lo llevarán a un lugar muy lejos de aquí. Su madre ha aceptado que se vaya aunque llora pero es todo, no enfrentan las consecuencias. Cualesquiera que estas sean hay que pagar los errores cometidos. Si se les enseña desde pequeños que si las faltas que cometan son graves los castigos deberán ser fuertes. Él no enfrentara las consecuencias, la familia ha decidido que se vaya lejos y emprenda una nueva vida solo. Con otra familia que aunque sea parte de la de su papá no es la de él.
Se irá lejos de su mamá y su hermana. Me pone los pelos de punta pensar la soledad de un niño de doce años. Con su padre muerto recién. Sin su madre abrazándolo ni su hermanita jugando con él.
Me imagino la soledad cuando se vaya a dormir. Ver a través de la ventana un cachito de cielo que no es el suyo. Verá a otra madre dar unas caricias que a él no le pueden dar. Extrañará el olor de su madre. Su almohada, sus juguetes, su casa. Los árboles de la casa donde vivía.

Y me hago tantas preguntas y no encuentro respuestas. Pero la que más me taladra el cerebro es la de ¿cómo un niño de doce años puede robar y gastarse el dinero así sin más? ¿Acaso no tiene clara idea de lo que está haciendo? ¿Y su madre en qué momento perdió el rumbo y lo arrastró con ella? ¿y la niña? ¿qué va a ser de la niña?.

Un niño de doce años que robó cerca de 25 000 pesos de casa de su tía, ¿qué va a ser de él?. Lejos, tan lejos como el día que dejó de ser niño, porque al momento de robar dejó de serlo aunque tenga la cara inocente, robar no es cosa de niños.

¿En realidad dejó de ser niño? ¿creerá que fue un juego?... robar no es un juego y hay que pagar las consecuencias.

Él se irá lejos... un niño de doce años tendrá que enfrentarse solo a su vida.









martes, 23 de noviembre de 2010

¡Chispiajos!


.


No entiendo el porqué los profesores se empeñan en hacernos exámenes de todo lo que ya hemos visto, si cada mes nos torturan con lo mismo.
Ya sabemos. Ya practicamos. Está más que aprendido, así que ya, next! lo que sigue.
Ya saqué diez en todos los módulos, ya no puedo sacar más. Y si ya saqué diez quiere decir que soy muy lista, entonces ¿para qué torturarme si ya me sé todo?.

No creo que en la vida real alguien me pregunte cuál es la barra de herramientas, o cuál es la barra de menú o cuál es la barra de la chingada si eso todos lo saben.
Tampoco creo que alguien me pregunte cuántas celdas hay en excell ni cuántas madres, eso nadie lo pregunta, ¿para qué quiero aprenderlo?, nunca las voy a contar. Sé que son muchísimas pero igual da cuántas.

Si yo fuera maestra no torturaría a mis alumnos con exámenes. No los pondría a estudiar todo el tiempo. Lo que haría es que practicaran y practicaran, al fin que dicen que la práctica hace al maestro, aí stá, ¿entonces?.

Por más argumentos que expuse al profesor me dijo que no, que tengo que hacer examen, snif!, si ya tengo 10, snif!.Me dijo además que si quiero me pone 10 pero que no estaría satisfecha porque nunca sabría si de verdad sacaría esa calificación, snif!.
Si soy de las más listas del grupo, llevo calificación de 10. Bueno no, llevo 9.8 porque Carmen me ganó otra maldita vez osht!. Yo saqué 9.8 snif!, soy segunda de nuevo. Nunca voy a poder decir Primerasssss! siempre voy a ser Segundassss!, buaaa!!!.

Snif, no quiero hacer examen y que conste que no estoy haciendo berrinche pero si ya saqué 10 pues ya a lo que sigue, ¿para qué volverme a preguntar lo mismo si ya me lo sé?, snif!.
¿Y si me enfermo?, no me lo va a creer. Ni porque yo fui la única que me preocupé por él cuando se accidentó. Y eso que también le dije ¨Ay profesor que madreado quedó¨, y nada más se río. Aí stá lo hice reír.
Y también lo hago reír con mis ocurrencias y mis mohínes graciosos. Debía tomar eso en cuenta. Ya nada más falta que le pique el ombligo para llevarnos mejor pero ahí si ya no le entro, está muy jovencito.

¿Y si falto?. No, Barry me regañará. A veces se cree mi papá, le dirá a sus hijos y me regañarán también. Ya tengo suficiente con tener que hacer examen, snif!

Si hago reír al profe no sé porqué él me hace llorar haciéndome examen, no es justo.

¡No es justo!.

Ya... ya. Me comportaré como una dama sensata y haré el examen pero insisto que no es justo. La que es lista es lista con y sin examen, snif!.















lunes, 22 de noviembre de 2010

Bruno.







¨Este es un gato con los pies de trapo y los ojos al revés, ¿quieres que te lo cuente otra vez?¨. Los ojos rasgados de Bruno ven divertido a su madre y contesta que si.
Acostado en el sillón con las manos cruzadas bajo la cabeza sonríe sin despegar la mirada.
¨Este es un gato con los pies de trapo y los ojos al revés, ¿quieres que te lo cuente otra vez?¨. Contesta de nuevo que si, sonriendo.
El uniforme azul con franjas rojas y amarillas y los lentes grandes le dan un aire de niño nerd. Carita redonda de luna llena con el lunar característico cerca de la nariz.

¿Cuántas cosas cruzan por su pequeña cabeza?, nunca lo sabrá la madre que lo ve con la mirada tierna. Esa que solo él sabe como sacar. 
Los manos de ella le acarician la mejilla dándole un pequeño apretoncito. ¿Quieres que te lo cuente otra vez?.
Bruno ve la sonrisa al responder que si. Le gusta verla sonreír pero casi nunca lo hace. No sabe el porqué su madre no puede ser tan feliz como él en su mundo de inocencia.

Sus ojos se van cerrando poco a poco vencido por el sueño que lo deja inmune a las caricias que nunca terminan. 
Caricias de madre.

El fútbol nació con Bruno.

Las Chivas el único equipo que para él existe, no hay más. El balón de fútbol nació pegado a sus pies, no lo suelta ni para dormir. Ha tenido tantos balones como alegrías en su vida. Al irse a dormir lo deja a un lado de su cama asegurándose que lo acompañará en su despertar.
El fútbol fue el causante de una mano marcada en su pequeña cara. El tiempo que duró un juego de niños le valió un castigo que lo dejó marcado una semana en su carita choncha de japonés..
Y ese castigo fue el que lo hizo ver que hay cosas con la que no se juega. Castigo duro pero suficiente para que lo entendiera... la preocupación de una madre al pensar que su hijo no aparecería nunca. Con la angustia de una madre no se juega. Juego de niño inconsciente que su única preocupación era patear una pelota.

Ha sido Bruno el que ha limpiado las lágrimas de su madre. El que trabajó de empacador para poderse comprar sus útiles escolares y los zapatos que él quería. ayudar en los gastos de la casa con su sueldo de niño inquieto.
Llenaba un bote de plástico con las monedas ganadas. Los sábados contaba el dinero y le daba una parte a su madre para lo que hiciera falta.
Ha sido Bruno el que ha salido a buscar a su madre en un arrebato de ira de ella al enterarse de una mala noticia y querer desaparecer para no saber.
Él le dijo que de los problemas no se huye. Se enfrentan como lo hizo tiempo después con lágrimas en los ojos.

Las niñas son su perdición. 

¿Cuántas veces su madre esperó que llegara de la escuela mientras él quitado de la pena platicaba con una niña en una esquina cerca de casa?..

Llegaba buscándolo y con una mirada entendía que un castigo lo esperaba. ¿Qué más da? él sabe que ella lo defenderá cuando su padre le hable fuerte aunque ahora ella lo esté regañando.

Las peleas con Kiku- su hermana- son frecuentes, ¿qué hermano no se pelea con su hermana?. Peleas épicas que han dejado huella en su cabecita de pelo quebrado.
Y sin embargo siempre están juntos cuando les sucede algo. Amor de hermanos que se hace cada vez más fuerte.

La vida ha seguido desde que Bruno hablaba con su madre acostado en el sofá. 
Ella le ha dicho el sábado- día de su cumpleaños-: ¨Este es un gato con los pies de trapo y los ojos al revés, ¿quieres que te lo cuente otra vez?¨ y de nuevo la carita se ha alegrado recordando la anécdota de una pregunta que nunca termina.

Y de nuevo -como antes- se ha quedado dormido, inmune a las caricias de una madre que viéndolo no deja de sonreír y de acariciarle la carita de luna llena.

Bruno sueña pero sus sueños de niño han quedado atrás. Ya no sueña con niñas ni con balón de fútbol.  Sueña con la mujer que le robado el corazón y que no puede olvidar.

Bruno acostado en el sillón junto a su madre como cuando era niño.
Ella le  susurra al oído ¨Este es un gato con los pies de trapo y los ojos al revés, ¿quieres que te lo cuente otra vez?¨.
Pero Bruno ya no responde, se ha quedado dormido... como antes... como cuando era niño y soñaba con un balón de fútbol.




















viernes, 19 de noviembre de 2010

¿Ysisicierto?.









Hoy la nutrióloga me dijo que estoy obesa.

¿QUÉ?


¿QUÉÉ?


¿QUÉÉÉ?


¿obesa yo?, ¡Por dios!,

si
solo
soy
coleccionista
de
kilos.





jueves, 18 de noviembre de 2010

Hoy ha sucedido de nuevo.








Hoy ha sucedido de nuevo. 
Un tipo armado con un cuchillo le ha robado la tranquilidad a Kiku y el poco sueño que nos quedaba, a nosotros.

Un tipo con un cuchillo la ha seguido. Como cuervo estaba esperando que saliera de su casa y la ha seguido. Ha encajado la punta en el costado de Kiku, le ha dicho que no grite. Ella sin saber que hacer se ha puesto a gritar.
El tipo la agarró por el cuello apretándola sin soltar el cuchillo. Al ver que Kiku seguía gritando la ha  empujado y ha salido corriendo.
La escasa gente que había en esos momentos vio la escena pero nadie la ayudó. No los culpo ¿o debería?.

Hoy ha sucedido de nuevo.

Me he despertado muy temprano con el mensaje de Kiku diciéndome lo que había ocurrido. Barry y yo saltamos de la cama sin saber qué hacer.

Seguimos igual.

De nuevo nos han robado la escasa tranquilidad que teníamos.
Ya no tenemos a donde ir. 
Kiku no para de llorar. Barry está muy preocupado. Yo no sé qué más hacer porque no quiero llorar eso no sirve de nada.
Hoy debo ser fuerte para dar fuerza a mi familia.

Ya no sé qué hacer, voy a llorar sin que nadie me vea.





:(


miércoles, 17 de noviembre de 2010

Decadencia sin sentido.






Camino sin sentido entre sombras que me acompañan y se diluyen al tocarlas. Arrastro los pies por el cansancio y el hastío que me lleva a la degradación de mi cuerpo.

¿Dónde estoy?
¿Por qué estoy aquí?
¿En qué momento mi vida perdió el rumbo?
¿En qué momento dejé de ver la claridad del sol?.
Soy un fantasma que huye del pasado de piedras sangrantes.


Mis pies me han llevado hasta este lugar perdido en medio del silencio. No me encuentro. Trato de hablar pero mi boca no emite sonido alguno. Siento en la piel que miles de espinas se entierran como las de la corona de Cristo. No creo merecer tanto castigo.

¿Qué he hecho para estar aquí si sólo hice lo que debía?

Estoy cansada, no puedo dar un paso más, siento que voy a desfallecer. Oigo el eco de mis quejidos arañando las paredes de mis entrañas.

Veo a mi alrededor y mis manos tratan de asirse de algo pero caigo al fondo de un abismo. Oigo el eco del crepitar de mis huesos que chocan entre sí.
He llegado hasta el fondo de mi perdición, hasta mi sitio más oscuro.
He tocado fondo.
¿Podré salir de aquí?
¿Cómo hacerlo si no me encuentro?.














martes, 16 de noviembre de 2010

De compras.





Hoy voy a ir de compras hace mucho que no hago nada que me ayude a desestresarme. Comprar me ayuda a no pensar y si no pienso soy feliz aunque sea por un rato.
No buscaré perfumes ni lencería ni bolsos que es lo que me mata.
Lo que buscaré hoy será muy difícil de encontrar.

Voy a buscar una reconciliación para Bruno y Liz, no puede ser que a pocos meses de la boda hayan roto el compromiso. Es muy difícil hacer compromisos y estos lo rompen.
Hablaré con los dos y veré que piensan, así no buscaré en vano, pero no quiero que piensen que no puse interés. Es asunto de ellos pero debo saber qué rompió el compromiso. Debo... necesito saber. Y debo también saber si puedo ayudar aunque como siempre dirán que no. Y como siempre respetaré su decisión pero por lo menos quiero intentar algo.

También buscaré una poca de paciencia para Orlando, no sé qué pasa con él pero no se puede aburrir así de buenas a primeras de La ratita.
Hablé con ella ayer. Hoy buscaré hablar con él.

Voy a buscar en el departamento de damas, -ojalá hubiera- un amor para Kiku. Sé que ella lo ha buscado y que será muy difícil que lo encuentre por ella, pero no me gusta verla sufrir la soledad. Mi búsqueda será en vano pero ya no sé que más hacer si es que acaso puedo hacer algo.

En el departamento de paciencia, buscaré varias cajas para aguantar el mal humor y los enojos del viejito de Barry al que le está pegando algo, yo no sé qué pero algo le pasa. Bueno, en realidad si sé qué le pasa pero a pesar de tomar muchas pastillas de paciencia no puedo aguantar. Trato de ayudar pero ah jijo pinche viejito cascarrabias.
Quiero darle tres puntapies y dos piquetes de ojos porque ya acabó con la poca paciencia que tenía. Hoy le diré que comamos fuera y aprovecharé para darle unos besos y tocarle, ah nononono, ejem, le preguntaré que es lo que le pasa.

En mascotas, compraré una emulsión para mi Tiki que está igual de gruñón que Barry, par de ruquitos. A Babo Alejandro le compraré madurez, ya está grande para que por todo ladre. También le compraré una nueva tortuga de plástico a Jason Enrique para que no se sienta tan solo. Pecesitos de plástico es lo único extraño que aguanta en su pecera.

Compraré mucha buena vibra para que mis amigas que están enfermas salgan adelante. También les compraré un bastón para el corazón como dice Enrique Bunbury.

Me llevaré unas cuantas sonrisas para todos porque a pesar de tener muchas me hacen falta aún. No me han alcanzado para todos las que tenía guardadas. Cada vez somos más y no alcanzan, es que les doy muchas para que siempre sonrían.
No compraré lágrimas, por ahora no necesito. Son las únicas que no he comprado en los últimos meses.

¡Ah se me olvidaba!.

Antes de salir debo comprar la revista de Buenas Noticias, está agotada pero me urge una para el viernes. 


Me urge.













lunes, 15 de noviembre de 2010

Con el significado real de lo que soy.







Estoy escribiendo el post No. 500 ( 574 en números reales). Quería escribir un post muy bonito en el que dijera de todo lo que ha pasado a lo largo de estos casi dos años, pero sucede que tengo cabeza de chorlito y mi mente no funciona. Sé trabajar bajo presión pero hoy no puedo. Mi cerebro está vacío.

Quería escribir sobre cómo sería el definirme con una sola palabra pero no he podido.
Si yo tuviera que definirme escribiría:  Mamona porque vaya que lo soy (no quería poner mamona pero no encuentro su sinónimo).

Lo que si sé decir es GRACIAS porque el blog no funcionaría sin ustedes los que me leen.
Me dan muchas atenciones y regalos y yo no puedo retribuírselos porque no sé dibujar ni nada. Estoy aprendiendo como usar las herramientas de mi compu pero como no tengo prisa me la llevo tranquila. Como diría alguien inolvidable: ¨Hay más tiempo que vida¨.
La ilustración de hoy es de reptilio. muchas gracias por mi regalo eres un Ángel.

Tengo muchos agradecimientos que hacer pero tengo miedo olvidar alguno y no me gustaría que eso pasara. Gracias a los que empezaron conmigo, a los que se quedaron, a los que se fueron, a los nuevos compañeros que me tienen presente sin casi conocerme. Eso no sé como pagarlo. Los que me quieren, los que no, los que no tienen blog y pasan a leerme, los que me dan su corazón, a los guapos ( que hay muchos). A los que me hacen reír o a los que me hacen llorar, a los que ...

Ya pues... LOS QUIERO, osht! me estoy volviendo cursi y chillona.









sábado, 13 de noviembre de 2010

Como me encabrona la gente pendeja.

En este blog casi nunca se habla de deportes a menos que haya un partido entre Chivas-Pumas entonces puede que sí mencione algo.
De box mucho menos porque no sé más nada del porqué dos tipos se tiran madrazos a veces sin siquiera conocerse.

Hoy pelea Antonio Margarito contra Manny Pacquiao. ¿Qué quienes son estos dos tipos?, sepa su madre. Lo único que sé es que Margarito hizo trampa en una pelea y que Pacquiao es el que les ha dado en la madre a muchos boxeadores mexicanos. Sólo se han salvado Juan Manuel Márquez creo y Erick ¨El Terrible Morales¨.
Me reúno con mi familia a ver el box el sábado cuando pelea Pacquiao con algún mexicano. Mi corazón de mexicana odiaba a Pacquiao por ser el verdugo de los boxeadores de aquí.
Alguna que otra vez les echaba porras pero al ir viendo como les partía la madre me iba y ya no hacía corajes.
Odiaba a Manny Pacquiao pero en buena onda. Ya sé que nadie odia en buena onda pero yo si ¿y qué?.

Por alguna extraña razón en la cual algunas frases sueltas y mi mente siempre trabajando a más del 100%, llegó a mis manos este video donde Margarito se mofa del entrenador de Pacquiao. Tal vez en otras circunstancias solo hubiera condenado el hecho de que este tipejo de poca monta se haya burlado del entrenador.























Pero ¡chingada madre!, veo el video y me enoja que algunos pendejos se burlen de la desgracia de otros. Yo no sé si esto sea solo una forma de llamar la atención para que más gente vea la pelea pero de que es una mala táctica es seguro.
Estaba emocionada porque vería la pelea con mi familia disfrutando las pocas veces que podemos reunirnos pero creo que ya no veré nada.
Hoy dejo que mi corazón se enoje y que odie a Margarito y a él no lo odio en buena onda.
Ya no me voy a enojar, no voy a ser biliosa pero quiero que Pacquiao le dé en la madre a Margarito no puedo evitarlo, odio a Márgaro en mala onda pero shhh! no le digan a nadie.














jueves, 11 de noviembre de 2010

Miradas que matan.






Casi una semana completa durmiendo temprano y sin que nada me despierte a media noche. ¿Cómo lo he hecho?, ni yo misma lo sé. 
Quizá sea la calma de un temporal que se avecina turbulento. 

Noviembre es un mes particularmente diferente a todos los meses del año. Los estudios médicos se vienen en cascada. No dejo que eso me afecte aunque sí quisiera tener a alguien cerca para apoyarme cuando salgo lastimada hasta del apellido.
Todo eso lo he soportado valientemente pero aún no supero la mirada curiosa de la gente. ¿Porqué no se dan cuenta que lastiman?.
Quisiera ser como Medusa y que al verme se convirtieran en piedra pero como mi familia también me vería, entonces mejor no.
Mi terapeuta ha dicho que no les haga caso, incluso en forma de broma me ha dicho que cuando se me queden viendo les enseñe la lengua. No lo he hecho. Lo que si he hecho es verlos con la mirada más dañina que puedo tener. Tengo la mirada tan fuerte que hago que inmediatamente desvíen la vista. ¿O será acaso que despido mucha furia por mis lastimados ojitos?, no sé.
La última vez estuve a punto de tirar madrazos pero no sé qué me contuvo. Mi familia me regañó porque gracias a los tiempos violentos que estamos viviendo nunca sabemos cuando alguien saca la pistola y nos mata ahí mismo y solo por una mala mirada.
Pero no supero aún a la estúpida gente babosa. Me dice mi familia y amigos que no les haga caso a los impertinentes pero eso es imposible por el carácter fuerte que tengo.

Debo enfrentar también a los médicos con su cara amigable diciendo que todo irá bien ( yo sé que no ) pero está bien, ya no me preocupo. Estoy viviendo día a día sin pensar en mañana. 
Creo que el mañana no existe a pesar que mi amigo con sus argumentos me ha convencido que si existe. ¿Existe o no?, eso ahora no me debe preocupar.

Se viene mi cumpleaños y porque llegue ese día soy capaz de aguantar todo eso y más. He decidido en forma egoísta que mi cumpleaños sea el mejor día del año.

Debo enfrentar al neurólogo, a mi médico, a mi terapeuta, en fin, aún noviembre no llega a la mitad y estoy viviendo con la adrenalina a tope.

Vaya que enfrentarse a los médicos es muy estresante pero ¿qué importa?, no dejaré que me duela. Trataré de seguir durmiendo como esta semana lo he hecho y ya. Dejaré que el insomnio llegue cuando deba llegar.
Me he alejado un poco de los amigos virtuales porque el peso que estoy cargando ahora es un mucho pesado para mi . Quiero pensar que todo va bien con ellas aunque sé que no va del todo bien. 
Creo que mi límite para explotar está muy próximo y lo estoy retrasando lo más que puedo pero ya me estoy cansando.
No quiero que nadie esté en ese momento porque puedo ser muy dañina.

Prometí no volver a hablar de médicos ni enfermedades pero necesito desahogarme y hoy no tengo con quien hacerlo.Mi querido amigo con el que siempre contaba ya no está y ese es otro dolor que debo superar.
Hoy estoy sola y eso también debo superarlo. Mi familia está conmigo pero no quiero ya agobiarlos con mis problemas.

Hoy debo superar esto que me pasa pero no puedo y ya me cansé. Hoy llegué al límite y no sé como chingados voy a sobrevivir siquiera.
Hoy puede aparecer todo lo mala que soy.

Hoy debo vivir el hoy y estoy  temblando.
















miércoles, 10 de noviembre de 2010

Aires de noviembre.

.






Cuando estoy contigo
me gusta escucharte,
porque sin que lo digas
el aire frío me susurra los te quieros
y sopla besos ardientes en mi boca
llenándome de vida.









martes, 9 de noviembre de 2010

Ficciones y realidades.

.



¿En qué momento dejé de hablar de mi para hacerlo de ti? ¿En qué momento dejó el mundo de ser mío para formar parte de él? ¿Desde cuando no soy yo? ¿En qué momento mi vida dejó de ser mía? ¿Cuándo dejé de existir? ¿En realidad existo o soy solo la imaginación de alguien?:
¿Desde cuándo dejé de ser Flor para convertirme en la MaLquEridA? ¿Desde cuando la MaLquErida empezó a hablar de Flor? ¿En realidad existe la MaLquEridA?. ¿Desde cuando la ficción se convirtió en realidad?.

¿Será acaso que esta realidad es ficción?.




domingo, 7 de noviembre de 2010

Mis dedos tienen frío y no coordinan ideas. Escriben sin saber que decir.

.



Y llegará el día en que el mundo sepa que existo pero ya no estaré aquí para verlo. Mi nombre será lo único vivo de mi.
Seré un recuerdo esparcido como las cenizas de un muerto, acabando en los rincones de espacios desconocidos. Volando de un lado a otro hasta que deje de existir todo rastro de mi.
Manos afanosas querrán desaparecerme pero solo me cambiarán de lugar en partículas de alma que se posarán en otros espacios.
Y el aire se llevará el último de mis alientos dejándolo en el corazón de los demás.
Agarrándose con la última de las letras acampará en el subconsciente de aquel que quiera recordarme. Y es entonces que sabré si de verdad existí.
El viento pronunciará mi nombre y sus latidos sonarán en el eco de las montañas. Se repetirá hasta quedar sin fuerzas para terminar al fin en un lánguido gemido.
En el último suspiro de un nombre que se resistió a morir.













viernes, 5 de noviembre de 2010

Romance.

.






Quererte quiero
porque amarte no debo
y aunque quererte puedo
amarte quiero.






jueves, 4 de noviembre de 2010

Y sucedió que un día...








Érase que se era un hombre maduro y bien parecido que vivía muy feliz con su esposa y dos hijos.
Todas las mañanas salía a trabajar para darle una mejor vida a su familia. Viajes y diversión nunca les faltaba. Educación la mejor es la que les daba a los dos retoños de un amor ido.
Regresaba a casa de noche a darle el beso a los niños ya dormidos y a encontrar a su esposa somnolienta quuien con mucho esfuerzo le ofrecía de cenar.
Él al ver a su esposa cansada le daba un rápido beso y le decía que no quería tomar nada. Vería un poco la televisión y se iría a dormir.
Ya ni que decir que tenía ganas de estar con ella. De besar y acariciar ese cuerpo que aún le inspiraba algo. No sabía qué. Quizá solo fueran ganas de desahogar esa pasión que sentía por dentro y que hacía ya varios meses la tenía que dejar guardada porque su esposa siempre estaba cansada o le dolía la cabeza.
Guardar la pasión contenida era tarea por demás difícil. Tanto que algunas noches trataba de apaciguar en la ducha. Cerrando los ojos e imaginando que estaba con una mujer que satisfaciera todos sus deseos que hace mucho habían quedado dormidos.

Y he aquí que un día conoció a una mujer que le gustó desde la primera vez que la vió. Una mujer tan diferente a las que estaba acostumbrado a tratar. Una mujer que lo subyugó con su sencillez y su forma infantil de hablar. Mujer madura que vivía sola en una casa con portal en el que se sentaba a ver el atardecer de noviembre. Vivía sola desde que el aire era apenas un vientecillo fresco.
Gustaba de sentarse a ver las nubes que formaban decenas de figuras que buscaba en su soledad.
Tal vez fuera esa mirada entre inocente y sensual. O ese dejo de tristeza que pedía protección a gritos, la que lo había cautivado y había hecho que se perdiera en un desierto de arenas candentes que no había manera de enfriar.

Un buen día intercambiaron miradas quedando hiponotizados y atados para siempre con un halo invisible que jamás los dejaría.

Se amaron y se entregaron de la forma más dulce que a su edad madura podían hacerlo. Él buscó en ella un recipiente para todo el deseo que su esposa no había podido satisfacer.
Y ella vió el oasis que la reviviera de ese aburrimiento en el que se encontraba.
Así pues se entregaron a su amor sin que nadie lo supiera. Solo ella y él nadie más. Sin dañar a nadie. Sin involucrar a nadie más. El amor maduro sería solo para ellos dos y sería la satisfacción del deseo que buscaban en otros sueños porque nunca se habían atrevido a buscar más allá.
Atados como estaban en su cómoda vida, estaban viviendo por costumbre el día a día.

Dieron rienda suelta al febril amor que renació con ímpetus de juventud.

Hete aquí que un día, ella le confesó que él era el hombre de su vida. El amor que pensó que nunca encontraría y que en el otoño de su vida lo había encontrado en él.
Pero él se asustó. Nunca pensó que alguien a su edad podía enamorarse de él y no sabiendo que hacer huyó hasta los confines del mundo para que ella no lo encontrara.
Casado como estaba no había manera de corresponder ese amor a la luz de todos.

Sumida en una desolación sin remedio, ella veía pasar los días asomada a la ventana esperando que su amor otoñal regresara.
La almohada que velaba sus noches de dolor estaba tan llena de lágrimas que inundaba ya el piso de su habitación. Hundida como estaba en el desamor no se había dado cuenta que el tiempo había pasado volando.

Y resulta que un día, él despertó. Sintió su almohada mojada. Recordó entonces que cada noche al cerrar los ojos, la imágen de ella se aparecía en sus sueños.
Y recordaba las noches de pasión y los días que tomados de la mano paseaban por lugares donde nadie podría reconocerlos.
Se dió cuenta entonces que a pesar del tiempo pasado no había olvidado a esa mujer que le había entregado un amor tan grande y que él había también guardado muy dentro de su corazón una semillita de amor que con lo dias fue creciendo hasta que reventó haciéndolo reconocer que se había enamorado perdidamente de ella y no quería reconocer.

Así fue como un día él se levantó con el ánimo por los cielos. Se arregló y se puso la loción con la que la había conquistado y emprendió el largo camino a casa del amor de su vida.

Y he aquí que ella al verlo, sus ojos se empañaron de lágrimas. Su corazón empezó a latir tan fuerte que podía oírse hasta las comarcas vecinas.
Quedaron frente a frente, reconociéndose, buscando caricias de antaño y besos prohibidos.
Él le pidió perdón por su huída y el dolor que le causó. Ella solo se abrazó a ese pecho en el que muchas noches había dejado un suspiro.

Y al final de los tiempos, él pidió el divorcio a su esposa la cual sin sorprenderse le dijo que podía irse cuando quisiera. Los hijos grandes no representaban mayor problema.
Se vió libre al fin y se dirigió a buscar a su amada que lo esperaba en el portal de su casa para ver juntos el ocaso.
Ella al verlo aparecer recobró la sonrisa que hacía mucho tiempo había perdido y que solo él tenía el poder de recuperar.
Y fueron felices por toda la eternidad. Él haciéndola sonreír y ella abrazada a su pecho oyendo el latir de su corazón al unísono con el suyo.





miércoles, 3 de noviembre de 2010

No fue película.







Eran las 7.30 de la tarde cuando la energía eléctrica fue interrumpida en la unidad. La puerta estaba ya cerrada con llave.
Nos reunimos todos en la sala, como siempre que la luz se va. Nos sentamos y nos pusimos a platicar o a jugar con los chihuahuas. Así hasta que la energía se restablezca o nos vamos a dormir si eso no pasa.

Y en un momento de silencio empezamos a oír que fuera de la casa pasaba mucha más gente de la inusual.  Me asomé a la ventana pero no vi nada. No entendí que pasaba.
A lo lejos se empezaron a escuchar sirenas de patrullas y las cuatrimotos de los policías pasando en loca carrera los topes.
Nos quedamos preguntándonos qué es lo que estaría pasando afuera. 

La gente corría y cada vez se oían más patrullas que se quedaban en la avenida principal. Veíamos en la oscuridad de la noche el prender y apagar de las torretas de la policía.

Obvio no me dejaron asomar. En mi impertinencia quería hacerlo pero esta vez me dio miedo. Cada vez me da más miedo saber lo que está ocurriendo. El domingo entró la patrulla persiguiendo a alguien que se metió en una privada y vinieron además dos cuatrimotos entrando a la calle como poseídos.
Si los maleantes no acaban con nosotros, será la policía que ya ha ocasionado accidentes debido a la forma en la que reaccionan.
Entiendo que deben de actuar inmediatamente pero en su loca carrera han atropellado gente o chocado con otros vehículos.

El ruido afuera era cada vez más fuerte. La oscuridad no dejaba ver nada, solo gente y niños - no entiendo porque sus padres no los metieron a casa- jugando en bicicleta o correteando por la calle.

Tratamos de distraernos haciendo bromas o platicando de otra cosa pero era casi imposible. El ruido de afuera no nos dejaba apartar nuestros pensamientos de la calle.
Barry empezó a cantar - le gusta mucho hacerlo- alguna canción olvidada y mi hijo jugaba con los perros. Trataban de distraerme para que no me asustara de algo que ni ellos mismos sabían que era.

Decidimos irnos a dormir encerrándonos en nuestra recámara pero afortunadamente regresó la luz.

¿Qué pasó?, no lo sabemos pero el vernos encerrados en mi casa a piedra y lodo como dicen me hizo pensar  en el estado de miedo al que estamos llegando.

Esto no puede seguir así.

Sin embargo no sé qué hacer. ¿Cómo regresar a la tranquilidad en la que crecieron mis hijos?. ¿Como regresar a la tranquilidad de los paseos nocturnos de Barry y míos?. ¿Cómo hacer que la tranquilidad regrese a nuestras vidas?.
¿Cómo hacer para no preocuparme mientras andan en la calle de regreso a casa?.

¿Cómo?.

Tengo miedo. Últimamente tengo siempre miedo y no quiero vivir así.

No debemos vivir así.

No es justo que vivamos así si es que a eso se llama vivir.














martes, 2 de noviembre de 2010

Sandwich de aire.

.



Hay días como hoy en que recordar mi niñez me hace ser feliz. Me he despertado buscando qué comer para poder tomar la pastilla sin que me afecte el estómago. Abro el refrigerador y debido a que estos días no han sido muy normales por el descanso de Día de Muertos, mi refrigerador ha pagado las consecuencias y está vacío.
Así que no habiendo remedio, tomo dos rebanadas de pan de caja, me preparo un café y me dispongo a tomar un breve desayuno.
Tomo una rebanada de aire y se la unto a mis dos panes, suficiente para que no me dé hambre pronto. Y entonces se me viene a la mente la imagen de mi madre mandándonos a pedir dinero prestado para poder darnos de desayunar. Dinero que después pagaría lavando o planchando ropa ajena. Nos hacía una olla grande de café y compraba bolillos. Hacía los frijoles refritos y los untaba a nuestro pan. Nosotros al fin niños nos lo comíamos saboreándolo como si fuera el manjar más rico de la tierra y para nosotros así lo era. Cuando ya de plano no había que untarle al pan nos lo comíamos solo. Quizá esa sea mi afición de preferir en las mañanas tomar café con un bolillo en lugar de cualquier otra cosa. Barry dice que parezco presidiaria por mi desayuno.
Cuando no hay bolillos -como hoy- agarro dos panes de caja y me los como. Yo digo que es un ¨changüich¨ de aire y me sabe muy rico.

Quizá la pobreza en la que viví de pequeña debía hacerme valorar lo que ahora tengo pero siento que olvido fácil.
Mi familia trata de darme lo más que pueda - cosa que casi nunca agradezco- para que yo esté bien. Tal vez necesite más días como hoy en los que al abrir el refrigerador y verlo vacío me ubique y me recuerde los tiempos en los que un sandwich de aire me hacía muy feliz y no necesitaba más que eso para valorar todo lo que tenía entonces.
Tal vez comer un sandwich con dos rebanadas de aire me recuerde que puedo ser feliz con muy poco.









lunes, 1 de noviembre de 2010

Va la mía.

.





Estaba la MaLquEridA llorando desconsolada
snif! snif! buaaaaaa! buaaaaaaa! lloraba
¡Nadie comenta en mi blog!
gritaba como drogada.

Antes pasaban a mi blog reinas y caballeros
ladies y pajecillos, maestros, poetas y arrabaleros,.
Arañas, Pherros y leonas, mariposas, reptiles. Fauna de toda clase.
Hoy ya no viene nadie, yo no entiendo que pase.

La Chikis triste porque nadie comentó
llorando se queja con Barry
quien luego luego la calentó.
Pa´ que se ponga contenta, mi chaparrita adorada
le voy a dar una buena agasajada.

Mira Chikis preciosa
dijo Barry a su amada
¨Ya deja esa computadora
que te voy a dar una buena fajada¨.

¨Honguito ponte a planchar¨,
le dijo Muny al momento
que ya no tengo camisas
y ando hecho un esperpento.

Kiku llegó de visita
y escuchando la queja de su madre
gritó con su siempre florido lenguaje
¨Le bajan todos a su desmadre¨.

Tiki y Babo ladraban
mientras Jason triste nadaba
pero ya a nadie le importaba
lo único que pensaban
en que porqué ya nadie comentaba.

la MaLquErida resignada
decidió al momento
que su epitafio rezara:
¨Si en mi blog ya nadie comenta
que se vaya todo a la chingada¨.
Apagó la computadora
y se fue muy enojada.

Ya era de madrugada
y en su camita ella dormía
soñaba que Enriquito la besaba
y a Barry-gón ella abrazaba.

Ya despierta MaLquEridA
que Bunbury yo no soy
dijo la calaca divertida
ven corriendo al otro mundo
que es acá donde yo estoy.

Aquí descansa la MaLquE
que por todos fue querida
en el panteón está empezando
el blog de la BiEnquEridA.

La calaca no hace su chamba
llora y llora adolorida
y es que ha empezado a leer
el blog de la MaLquEridA.














Musa de un Toro Salvaje

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje

Hey si de cuando en cuando nos preguntamos qué demonios hacemos aquí.