Páginas

miércoles, 30 de junio de 2010

Rústica y aburrida.


El día de ayer fue por demás aburrido. Desde las 8am nos quitaron la energía eléctrica y así nos quedamos hasta las 6pm y después llegó un rato y la volvieron a quitar cerca de las 7.30pm o sea, todo el día.

Me doy cuenta de todo lo que se mueve con la energía y es que sin esta no pude hacer nada.

No tengo computadora de todos modos no podía encenderla pero podía usar la de mi hijo. Mi teléfono aún no lo cambio para que no sea inalámbrico y siempre me quede incomunicada.
Mi celular se descargó. No pude poner a trabajar la lavadora, ni pude hacer  una rica salsa para acompañar los taquitos dorados que hice de comer ayer.

Fuí a la escuela y no tuve clase porque sólo llegamos un compañero y yo, tuve que regresarme enojada porque eso no puede ser posible.

Llego y aún no hay luz, así que me dispongo a leer un rato pero como no acostumbro a leer en la tarde no podía concentrarme. No tenía música porque no pude poner a cargar mi aparatejo.
La única música que escuchaba era la de los pajarracos negros que abundan en el techo de las casas y a esos ni como quitarles las pilas. Me gusta como cantan pero algunas veces ya no quisiera oirlos, por un rato nada más.

Tampoco podía lavar a mano como las mamás de antes, eso no se me da, se maltratan mis manecitas de reina.
Además tampoco tenía agua. No sé qué pasó pero ayer me sentí muy pobre y desprotegida sin todos esos servicios a los que estoy acostumbrada.

Ni siquiera podía ver la tele aunque no me guste hacerlo.

¿Planchar?... emmm... no, eso no lo hago, de cualquier forma no hay luz.

Podía hacer la salsa en molcajete porque como no puedo usar la licuadora sería la única forma. Pero los molcajetes y metates han pasado a formar parte de la historia de aparatos rudimentarios usados en casa por mi madre.
Si les pregunto a mis hijos si conocen el molcajete o el metate se reirán de mi y me preguntarán en dónde leí sobre eso.
Én algunas partes  siguen usando estos utensilios o los tienen como reliquías como en la casa de la abuela pero no tengo uno a la mano porque creo que con tal de quitarme lo aburrida habría hecho una rica salsita verde que hubiera sabido más rica que la que hice... chin! acabo de recordar que no la molí, chispas debo hacerla terminando el post, primero es lo primero así que debo terminar de escribir.

La luz llegó y se fue, llegó y se fue, llegó y se fue y así hasta cerca de las 10 de la noche en que ya no la quitaron.
Debí entonces irme a dormir porque mis hijos usaron la compu y ya estaba muy cansada de no hacer nada, así que subí a dormir pero no pude.

Mi hijo me prestó la compu cerca de las 11 de la noche. Hacía tanto calor que me puse a contestar algunos comentarios, sólo que esta compu me cansa y no pude hacer mucho.

Y hoy que puedo escribir debo irme a clases.


Ya pude poner una imágen!!!

No encuentro mi firma, snif!... nche computadora.










martes, 29 de junio de 2010

¡Eh, MaLquEridA!...

Dime, ¿qué piensas de que la terapeuta te ha dicho que te admira?, dime. Dime ¿qué piensas de que te ha dicho que admira la fortaleza con la que estás saliendo adelante?. ¿Qué pensaste cuando te dijo que te pone de ejemplo a otra paciente que también tuvo ideas suicidas?. ¿Qué piensas cuando se despide de ti y te hace un pequeño cariñito en el hombro y te toca el pelo?. ¿Qué piensas del afecto que les ha tomado a Barry y a Kiku?, dime que piensas MaLquEridA.
¡Eh MaLquEridA!, dime ¿qué piensas de que la sicóloga ha aceptado que renuncies a las sesiones grupales porque te ha visto mejor?.
Dime ¿qué pensaste cuando te dijo que necesitabas empezar a hablar y contar tu historia?.
Dime, ¿que sentiste MaLquEridA cuando la sicóloga dijo lo que tenías y todas te miraron?.
Dime que sentiste cuando te dió la mano, te sonríó y te deseo buena suerte. ¿Qué sentiste cuando la sicóloga te dijo que ahí estaría para cuando quisieras hablar con ella?. ¿Qué sentiste  cuando viste que en realidad no es la bruja que pensabas?, ¿te arrepentiste de haber pensado eso MaLquEridA?.

¡Eh MaLquEridA! dime, ¿qué sentiste cuando tu hermana mayor te dijo que te admira?. ¿Qué sentiste cuando tus hermanos te dijeron que te quieren?. ¿Qué sientes cuando ves que tus hijos y tu esposo te complacen hasta el más mínimo capricho y no te sientens merecedora de ello?, dime que sientes.
Dime ¿qué sientes cuando ves que en realidad si sirves para algo?, que no eres una inútil como lo has dicho infinidad de veces.


Dime MaLquEridA, ¿qué sientes cuando tus amigos sólo tienen palabras lindas para ti?. ¿Qué sientes al ver que te quieren?.
Dime, ¿qué sientes cuando estás en el suelo y siempre hay alguien que te tiende la mano para ayudarte a levantar?.

¡Eh MalquEridA!, dime ¿qué se siente ser tan implacable contigo misma?, ¿qué se siente ser tu propio juez?. Dime ¿qué se siente hacerse la insensible cuando en realidad tienes corazón de pollo?.
¿Qué se siente ser tu propio enemigo?.
Dime ¿qué se siente resurgir de las cenizas con el corazón henchido de coraje y de valor para volver a empezar una y otra vez?... una y otra vez.

Dime ¿qué se siente cuando alguien te dice ¨Te quiero¨?.

Pero sobre todo MaLquEridA... Flor... dime... ¿qué sientes?... ¿qué piensas de ti?...

Dime...






lunes, 28 de junio de 2010

Búsqueda inconclusa.

la MaLquEridA bajó del taxi quedando de frente al edificio que se alzaba ante ella atemorizante. Bah! en realidad no le atemoriza nada, más bien es insegura.
Había salido sola, cosa que se estaba haciendo habitual y encontrarse ante mucha gente la ponia a temblar - literalmente-.

Estaba frente al Auditorio Nacional.

Sin pensarlo dos veces decidió entrar. Desde hace un tiempo ya no le molesta que la gente la vea, cuando esto sucede los mira y los castiga con el látigo de su desprecio, ¡ babosos!, como si el temblar fuera cosa de verse. ¡Patanes!. ¡ Palurdos!.

En fin...
Había gente que caminaba de prisa hacia la entrada al edificio y eso le llamó la atención. De pronto recordó. Alguien había comentado que se efectuaría un remate de libros en el Auditorio. Eso estaba pasando. La gente caminaba presurosa porque quería salvar algunos libros de la guillotina de las editoriales. Les estaban dando la última oportunidad de convencer a la gente que eran muy buenos y los adquirieran, antes de que pasaran a formar parte de la estadística de libros no vendidos.

Ella entró. Lo primero que vió fue un audio libro de El Principito. Lo compró y lo guardo en su bolso con mucho cuidado.  Ha leído El Principito  tres veces y no más no termina de entenderlo. Tal vez oyéndolo podría viajar junto con él a los distintos lugares que relata el libro, se podría situar en ellos y ¡por fin! entender lo que el autor quiso decir. Si ella no lo entiende contándoselo, tal vez entonces alguien tendrá que explícarselo con manzanas.

Se acercó a otro stand adquiriendo dos libros más a muy buen precio pero ya no podría comprar otro so pena de quedarse sin pasaje de regreso a casa. Así que la mujer recordó que su hija estaba cerca y a punto de salir de su trabajo y le llamó. Quedaron de verse. Ella se dispuso a esperar  leyendo mientras tanto un libro de los recién adquiridos.
Cuando la hija llegó, el panorama que vieron ante sus ojos las asombró. Cientos de libros con atrayentes títulos les llamaban para decirles que se los llevaran a su casa.
La madre íba de un lado a otro queriéndo comprar todos pero la hija tenía el mismo problema que ella, ¡diablos!. Siendo fin de quincena el dinero había huido de sus carteras y no había mucho de que disponer. Así que tuvieron qué escojer el mejor libro - uno para cada una-  e irse a su casa con el pasaje justo. Habría que pedir a todos los dioses hacedores de libros que no pasara nada porque sin saldo y sin pasaje ¿qué harían ante un percance?.

Así que adquirieron el libro mejor elegido por ellas. En realidad la MaLquErida compró 4 pero ella se lo merece porque es reina. Más dos que había comprado antes y un caprichito de un tomo extra, se puede decir que no le fue tan mal.

Salieron contentas del Auditorio. La hija con un paquete de revistas y un libro. Y la MaLquEridA con 4 libros que le hicieron gritar de emoción.
Corazón diario de un Niño, El Viejo y el mar, El Mago de Oz y El Qujiote de la Mancha. Libros que dejaron huella en su lejana infancia y que por azares del destino había extraviado en los confines del tiempo.

la MaLquEridA íba feliz, ¿qué importaba si se quedaban varadas en algún lado?. Ella llevaba en su bolso un cachito de felicidad de su infancia.

Felicidad que aprovecharía disfrutar ahora que su computadora está enferma en el hospital. Parece ser que tiene un extraño mal que hace que se le borre la memoria y la pantalla se ponga negra. Mientras tanto,  tendrá que aprender a usar esta máquina de los mil demonios, en lo que le entregan la suya y se le está dificultando, ¡malditos inventos que no la dejan ser feliz!, ¿por qué  no sabe usar esta computadora? con un demonio.

Se le van los acentos, los espacios. No encuentra ni madres y se desespera ante la risa de su hijo que no puede ayudarla porque ya se va a trabajar. ¡Maldición! por el bien de todos será mejor que le entreguen su computadora antes de que arda Troya y eso...
está a un tris que suceda.

El más feliz de que no tenga computadora es Barry porque por fin me tendrá toda para él, pero, ¿de qué sirve si sólo ve futbol? y las películas que ve no me gustan. Tendré que subirme a mi cueva e hibernar hasta que mi adorada computadora esté conmigo, snif!, la extraño tanto.

¿Y mi imágen?, ¿dónde quedó la imágen que puse al inicio?, ¡maldición!.






viernes, 25 de junio de 2010

No sé cómo empezar...



Había una vez... no,
así no puede empezar mi cuento. Así empiezan los cuentos de princesas y este no lo es.

Érase una vez...
mmm... tampoco, parece cuento de hadas y este no es un cuento de hadas. No, así no puede empezar.

Érase que se era. 
Tampoco, ni que fuera cuento de Cachirulo, un cuentista que salía en la tele hace 200 años. Ya solo faltaría que dijera ¨Tomen su chocolatote¨ como decía él.

No sé como empezar mi cuento. Es un cuento de un pirata, pero mi pirata no es un pirata cualquiera, es un pirata muy diferente a todos los habidos y por haber.

Este pirata no tiene el pelo largo, no. Este pirata tiene el pelo corto y una incipiente calva que deja al descubierto unas pocas de sus ideas.
Mi pirata tampoco tiene barba grande y espesa, no. Mi pirata tiene barba de candado, bueno cuando lo ¨conocí¨ si es que se puede decir así porque en realidad no lo conozco, tenía barba de candado.

Mi pirata tiene pata de palo, pero no palo como el de todos no. Mi pirata tiene su pata hecha del más fino cedro, para que sus pasos sean escuchando allende los mares y para que la sal no se la carcoma.
Y mi pirata tiene también un garfio, que le sirve muy bien para pasar las hojas de los libros que devora con avidez.

Este pirata es muy educado, su abuelo se encargó de eso. También se encargó de que le gustara la lectura y de que amara los libros tanto como a su vida.
Este pirata tiene escondido en su alma un niño. Un niñote que disfruta viendo las caricaturas y los cortos animados.
Nunca dice groserías y es muy atento. Escribe muy bien a fuerza de leer tanto y de ser maestro en el arte de la redacción digo yo, no sé. No tiene faltas de ortografía, nunca le he visto una y cuando lo visito y le dejo algunas palabras, me fijo que estén bien escritas, no vaya a ser que pase lo que en Caborca que dicho sea de paso no he podido saber qué es lo que pasó.

Supongo que es profesor no sé porqué pero lo supongo. Me imagino que él como buen pirata no grita  ¨¡Al abordajeeeeeeeeee!¨, no. Él ha de gitar a sus alumnos ¨¡A por los librooos!¨.

Sus aventuras las ha vivido como Francis Drake o Barba Roja o Barba Negra, los piratas que deben haberlo acompañado de pequeño a batallas interminables en las hojas finales de sus libros de aventuras.

El galeón que el dirigía debe haber sido el más grande y el más  veloz, aunque en realidad los galeones no eran muy rápidos, pero el  de  él debe haberlo sido.

Es muy atento con las mujeres. Muy caballeroso, no como los piratas normales que toman a la mujer que le gusta y se la llevan yo no sé a donde. Él las trata bien, les da el garfio- recuerden que no tiene mano- y las saluda haciendo una reverencia.
Las embelesa con su charla y después ellas ya no quieren separarse de él, quieren seguir escuchándolo por siempre pero eso no es posible, él tiene muchas cosas más que hacer.

Él no busca tesoros como los demás, no. Él tiene un baúl enorme con un tesoro incalculable. No son joyas ni diamantes. Son cientos de libros que deja al pie de su ventana para el que quiera pueda tomar uno y llevárselo, para que la magia de sus letras siga encantando a otros.
Seguro ha de tener incunables protegidos con dos cancerberos que no dejan acercarse un mínimo paso.

En las tardes me imagino que se sienta en su sillón favorito con una humeante taza de Café al lado a leer el libro en turno. Tal vez recuerde a Saramago o a Carlos Monsiváis por su reciente muerte y quiera volver a leer el libro de ellos que más le impactó.

No sé... no sé cómo empezar a contar mi cuento de un pirata que no tiene cara de malo ni un parche en el ojo, sé que usa lentes porque sus ojos son muy valiosos y los tiene que guardar en una vitrina.

Algunas veces se convierte debido a la magia de su mente en un chancho pero en un  Chancho pensante no como un chancho cualquiera. Por cierto deberá cuidarse este fin de semana que juega México y no vaya a terminar en un cazo hecho carnitas.

No sé como empezar mi cuento. Tal vez debía empezar contando que este pirata hace mucho que zarpó en busca de aventuras a otros mares y sé muy poco de él. Algunas veces deja sus rastros con una Pelusina es como sé que aún existe, o con una Lady  o con un magnífico caballero escribidor.
O tal vez deba empezar a contar que se ha asomado a una perrera en la que comparte opiniones con un Pherro que a veces se siente solo y triste y el pirata le deja palabras alentadoras.
No sé...

No sé cómo empezar mi cuento de un pirata diferente...

Auch!, se me olvidó el gran maestro Lou Sin.









miércoles, 23 de junio de 2010

Bufón.




Escribo realidades mezcladas con ficción para hacer más llevadero el silencio eterno de mi cabeza  en las madrugadas y días solitarios acompañada sólo de mi misma. Horarios para hablar tengo. De 10am a 3pm mi voz no se escucha. De 3pm a 5pm mi voz es queda y un poco cariñosa. De 5pm a 7pm  mi voz vuelve a quedar callada. De 7pm hasta que el día cierre los ojos hablo sin parar y río sin recato. Cualquier loro parlanchin queda mudo ante mi palabrería y risa escandalosa.
De 12am a 4am balbuceo apenas unas cuantas palabras ininteligibles que salen sin permiso por mi boca somnolienta.

En la mente con un lápiz imaginario escribo realidades que me lleven a la locura de la risa. Invento reyes y princesas que peleén contra dragones invencibles. Con espadas mágicas y palabras impronunciables hacen que los maleficios desaparezcan.
Arlequines, hadas, pajes y bufones han caminado de la mano por mis cuentos reales.

Anoto en mi cuaderno imaginario para encontrar  incansable el sueño que encante mis pestañas y queden abrazadas de amor. Dormir por sólo unas cuantas horas es todo lo que pido.
¿Esperaré acaso que sea sábado o domingo para no tener prisa y seguir con el cándido sueño que me atrapa sólo en fin de semana?.

Dormir por lo menos un poco para adquirir la suficiente sabiduría y dejar de analizar cuestiones alejadas de mi entender.
Dormir me dará la sabiduría del no saber.

Quiero seguir durmiendo en los brazos de la luna. Arropada con mi mantita de estrellas he escuchado a Dios cantar atrapado en el pecho de un pájaro parado en el techo de mi casa.
Si Dios existe hoy lo escuché. Con su canto mágico me ha dejado embobada viendo como su pecho palpita de amor por una pajarilla que apenada mira hacia donde estoy.
Aún no amanece bien y los cientos de luceros en el techo celestial iluminan tal escena que miro sin siquiera parpadear.

Subo a mi recámara tratando de conciliar el sueño que poco a poco me atrapa, calladito sin hacer ruido se va metiendo entre mis sábanas.
Arrellanada mi cabeza en mi almohada blanca quedo con los ojos abiertos esperando a Morfeo, ese dios que se resiste a dormir conmigo.

No, sol no entres a mi cuarto, aún no.

¡Bufón! haz que tus gracias hagan sonreir al insomnio y se distraiga de mi.

¡Bufón! quiero que traigas unas cortesanas para que distraigan al rey Sol y no me despierte con sus impertinentes rayos.

Quiero seguir durmiendo y disfrutar estas tres horas que he logrado - por fin- después de tanto tiempo dormir sin que nada inquiete mi sueño.

Abrazada a che María no pensaré que día pesado me espera hoy.

Por hoy quiero seguir agrandando esas tres horas que - por fin- he logrado dormir.

¡Bufón! hazme caso y trae pronto a esas mujeres, mira que el sol se está metiendo por la ventana y ahuyentará mi sueño.

¡Bufón!...

¿Dónde estás?, ¿porqué no me haces caso?.

Acude presto o te mandaré a cortar la cabeza.

¡Bufón!, ¿dónde estás?.

Quiero encontrar el sueño antes de que el insomnio me corte la cabeza a mi. 

¿Quién quiere sostener el canasto donde caerá la cabeza de una mujer loca de realidades mezcladas con  ficción?.












martes, 22 de junio de 2010

¡Fueraaaaaaaa!....¡Abajoooo!!!.



A dos semanas de que me den de alta en terapia estoy a un tris de que todo se vaya al carajo. No sé como solucionar una situación y me está llevando toda la fregada.
Me siento al borde del abismo y con alguien detrás que está esperando darme un empujón para irme al demonio.
Si voy así mañana con la terapeuta me dará más sesiones y mi familia no me lo perdonará.

Si la sicóloga se entera del bajón de ánimo que me está dando seguro me encierra y con doble candado. Y si ella me dijo que me daría de alta tal vez en seis meses, con esto me manda de por vida.

Debo pensar...


Debo pensar...


Debo pensar... mientras me voy al exámen de computación.

Y todo por tener sentimientos y emociones.

Y todo por tener corazón de pollo.

Blah! eso no se hizo para mi, si soy fría nadie me lastima.




domingo, 20 de junio de 2010

¡Papitos!.

Hoy es Día del Padre y aunque hay muchos que no les gusta festejar, les dejo este video para que lo disfruten, seguramente a algunos les divertirá, a otros les hará asomarse una lagrimilla ( bueno no)  y a otros les hara sonreir.

Bueno, ese es mi regalo para ustedes papis que visitan mi blog.
Una emoción salida desde lo más hondo de su corazón porque sé que algo les moverá.
Se puede ¨ver¨ con los ojos cerrados, les gustará más.








Hoy nadie los esperará con una queja, hoy nadie los hará enojar, hoy aunque sea solo hoy, son los REYES del hogar, algo es algo digo yo.

Y como sé que les gustan las mujeres guapas, con ropas sugestivas para hacer realidad sus fantasías eróticas pero como no encontré ninguna foto mía les dejo entonces la de Megan Fox, que está de pocas pulgas, es lo más parecida a mi. 








Aí stá su regalito papis.





sábado, 19 de junio de 2010

El recuerdo de lo cotidiano.





Si al menos al cerrar los ojos tuviera la certeza de que podré dormir pero no será así. Leo un poco para ahuyentar el infierno de mantener los ojos abiertos.
Puede ser que sea un recuerdo vivo el que me tenga así, ni siquiera lo sé. Pero el tener los ojos abiertos permanentemente me deja arañando el corazón. En la noche se agudiza el recuerdo. ¿Será que no quiere que lo olvide?, ¿será acaso que moriré con ese recuerdo?.

¿Será acaso un recuerdo muerto escondido entre las hojas que cayeron en ese otoño?.

Sentada al borde de mi vida deseo que todo se aclare, que las dudas que aquejan mi mente se despejen para sentir palpitar mi corazón libre de todo daño.

Me dicen que deje ir las sombras que habitan mi espacio, ¿cómo hacerlo?.

He sentido unas pequeñas perlas en mis ojos pero no son más que gotas de rocío salidas de mis pupilas  que detienen el tiempo que se está yendo. Mis dedos no logran retenerlo., ¿y para qué detenerlo?, sería alargar la agonía que carcome mi sangre y mis venas. Mis pestañas detienen la lluvia que amenaza salir sin mesura.

Hoy estoy vulnerable.

Si pudiera dormir las ideas y que me dejaran descansar. Si al menos ellas pudieran dormir. Hoy pinto mis recuerdos de gris tristeza.
Los recuerdos agarrados de la oración de mis labios que no dejan escapar un soplo de perdón.

Mis dedos están cansados de golpear el teclado, ya no hay palabras más que escribir. Todas están  dichas  por bocas que las han ensuciado de tanto repetir. ¿Habrá palabras nuevas?, ¿dónde encontrarlas?, ¿será acaso que todo está dicho?.
Mis dedos no pueden descansar, no los dejo. Necesito sacar todas las letras que se arremolinan en mi cerebro antes que estallen y me inunden de melancolía.

¿Te dije algún día ¨Te quiero papᨠ?.

Si pudiera escribir sin que el alma me doliera. Mi espiritú ha encontrado una poca de libertad entre los bosques de mi niñez.
Arboladas que se han secado al paso de las heladas caídas del recuerdo. ¿Dónde está el árbol que meció mis alegrías de niña?.
¿Dónde el puente que nos separaba del monte oscuro y la civilización?. Los cantos de los pájaros se hacen cada vez más débiles. ¿Acaso ellos añoran nuestras risas de niños sin malicia?.
¿Dónde está el río que lavaba nuestras pequeñas desobediencias?.
¿Dónde está el columpio que me elevó hasta tocar la punta del cielo que se abre a mi paso para hablar con los ángeles?.

El convento atrapó las palabras que decíamos en los agujeritos de sus paredes. ¿Los monjes estarán acompañando las ánimas que vagan en sus pasadizos?. Un pedazo de nuestro espiritú quedó envuelto en sus pisos fríos sin que podamos salirnos de ese tétrico lugar. Las puertas con sus barrotes de madera impiden la salida de cualquier alma atormentada por los hilos de su vida enmarañada como hilos de telaraña.

El convento forma parte importante de nuestra niñez. De mi niñez.

¿Dónde está mi padre?, aquel que nos llevaba de la mano para sentir la brisa matutina. Todos agarraditos de la mano para que no nos extraviáramos. Todos con las sonrisas contagiosas pero con la mirada triste heredada de nuestros ilustres antepasados. Antepasados viendo el caminar de su vida entre caballos y milpas. Maizales que crecían libres al aire y que nos heredaron los dientes grandes y fuertes. Semillas de historia floreciendo en nuestros corazones de seres inmunes a la tristeza. Pero con la mirada capturada en el estertor de la separación.

¿Dónde está el padre que nos educó con mano dura para ser lo suficientemente fuertes y no dejar que nada nos aplaste?.

¿Dónde está el padre que nos heredó un apellido sin mancha?. Cualquier cosa que haya hecho no mereció la pena siquiera que se ensuciara. Yo lo sé.
Cualquier cosa.

¿Dónde está el padre que nos levantaba todos los domingos muy tempranito para ir a misa?. ¿Dónde está el padre que nos regañaba por escribir mal una palabra?. ¿Dónde está el padre que decía que sólo leyendo podríamos ser felices en los cuerpos de otros?.

¿Dónde está el padre que nunca fue acariciado porque decían que eso no era de hombres?. ¿Dónde está el padre que nunca sonreía?. ¿Dónde estás papá?.

Do quiera que estés padre yo te recuerdo...

Hoy estoy vulnerable. 
Los recuerdos han hecho presa de mi, mis ojos están llenos de lluvia. 
No son lágrimas, es la lluvia de junio que cae sin misericordia sobre mi corazón.












viernes, 18 de junio de 2010

Será en octubre.





No me gusta hacer planes porque no me resultan. Más bien dejo que las cosas vayan fluyendo poco a poco y así ir disfrutando lo que la vida me da.
Hay veces que me sorprende enterarme de cosas y situaciones que me hacen infeliz pero hay más de las que me hacen muy feliz.
Vivir ya sin que algunas cosas me lastimen, dejarlas de lado aunque duelan pero no dejar que sigan doliendo. Vivir sin que nadie me haga tambalear, bueno si es que eso se puede.
Ver para adelante sin olvidar mi pasado pero teniendo presente que ya pasó. Es muy fácil pero difícil. Fácil decirlo, difícil hacerlo.

Noticias, encuentros, aniversarios, alegrías de las que cada vez hay más y que me hacen sentir bien. Sentirme optimista y contenta.
Ya no me enojo casi y eso es un triunfo en mi vida.

Ha sido mi hija la que me ha dado una noticia que me ha hecho muy feliz. Ha sido ella con su cara llena de lágrimas -por el momento duro que está pasando- la que me ha dado esa noticia inesperada.
Ha sido otra vez ella como muchas veces antes la que me ha dicho lo que alguien puede hacer por mi.

Será en octubre cuando la ciudad empiece a llenarse de luces. Cuando la luna más bella se asome para alegrar mi noche. 
Será en octubre cuando un ¨Lobo¨ me lleve de la mano a verme en las pupilas de él. Será un ¨Lobo¨ el que pueda ayudarme a estrechar la mano de alguien muy especial para mi.

Será en octubre cuando eso pase y será mi hija la que me acompañe a un día que puede ser inolvidable. Esperaré ansiosa que sea octubre porque también celebraré haber encontrado a alguien muy especial en mi vida virtual. 
Tengo algo que hace que las fechas no se me olviden mucho menos las que dejan huella.

Cuando el año empiece a hacer las maletas y guarde los meses pasados empezará a hacerse realidad uno de los sueños que creí imposibles para mi.
Por lo pronto seguiré con mi vida habitual sin hacerme ilusiones, pero con la ansiedad de que llegue octubre.

Será en octubre... y yo estaré ahí estrechando su mano.








jueves, 17 de junio de 2010

A ver nena, mira...





Hoy juega México y no te podemos hacer caso nada de lo que nos digas. No nos hables ni nos distraigas. Por favor te apuras a hacer tus labores cotidianas para que no te estés atravezando y nos perdamos de una jugada importante.

Vas a comprar cervezas y preparas unas botanas para que cuando esté el partido no nos distraigamos en mandarte.

Todo esto me lo ha dicho mi hijo  esta mañana.

-¿Y contra quién pelea México?, he preguntado.

-A ver nena, México no pelea, juega ¿entiendes?. JUE-GA.

-Muy bien -dije yo- ¿contra quién juega?.

-Contra Francia.

-mmmmta está difícil. ¿Los franceses son los que inventaron la caricatura de Pepe le Pew?. ¿A ellos México les ha ganado alguna vez?, ¿de verdad creés que si gane México hoy?, ¿y sino gana qué pasa?. ¿O sea México  ya no pasa al quinto partido obvio?, ¿o sea ya nos vamos a la chingada?, mmmta, está difícil.

-Si pero vamos a ganar así que no eches las malas vibras y haz lo que te digo.

Cuando gane México, vamos a ir a festejar el triunfo- continuó Muny- .Vamos con los amigos y tu NO puedes ir. Es con los amigos no con las mamás de los amigos, así que no te enojes sino vas.

Por favor terminas tus labores para que no nos interrumpas. Cuando esté el partido, no preguntes ¿quién es ese guapo jugador ?, porque NO te vamos a contestar.

Si te volteamos a ver con la mirada perdida, es que te estamos oyendo pero NO te estamos poniendo atención, no te enojes eh?.

Si es que perdemos -San Cuilmas el Petatero no lo permita- no te burles, eso nos duele. No hagas ninguna observación ni te rías. No nos pidas que nos quedemos tranquilos que aí será para la próxima porque la próxima es hasta dentro de cuatro años, por favor no te burles de nosotros.

Quédate sentadita atendiendo tu computadora y atenta a lo que necesitemos. Debes atender a la primera, eh nena?, no queremos estar repitiendo porque eso nos distrae, pon atención por favor.

Vamos a ver y analizar cada jugada y cada error así hasta tener todo el partido claro y entendido. Sabremos el porqué de cada falla. No preguntes porqué es fuera de lugar no entiendes ya te lo explicamos muchas veces y no entiendes así que no preguntes de nuevo.

Así que por favor mamá, haz lo que te digo, anda nena ve.

Esto me lo dijo Muny ante la complacencia y sonrisa  de Barry.

Yo...

Yo estoy muerta de risa, ¿habrase visto tal descaro?.

Espero por mi propio bien que gané México sino mi familia estará de luto toda una semana. México nunca le ha ganado a Francia en un mundial espero que hoy sea la excepción por mi propio bien sino quiero seguir viendo jugadas y jugadas. Análisis y análisis para tratar de entender qué pasó.
Espero que gane...












miércoles, 16 de junio de 2010

La Bruja Hades.




Había una vez un príncipe que le gustaba volar pero no podía hacerlo a menos que cerrara los ojos. Su recámara estaba decorada con alas de acero, aviones, pájaros y todo aquello que representara volar.
Descubrió un día que si estudiaba para piloto podría volar todo el tiempo que quisiera y así lo hizo.

Había una vez una princesa con una cabellera negra y rizada. Todas las mañanas la alaciaba con unas tenazas que ponía a calentar mucho antes de meterse a bañar. Esta princesa tenía unas pestañas muy largas y al pestañear provocaba una brisa refrescante que le llegaba al que se encontrara cerca de ella.Tenía una sonrisa cautivadora y una voz melodiosa que hacía juego son sus grandes ojos cafés.

El príncipe-piloto y la princesa pestañas-largas se conocieron desde pequeños haciéndose amigos. Crecieron viéndose esporádicamente, pero en el corazón del príncipe crecía un amor secreto por la princesa.

Un día el príncipe-piloto invitó a la princesa a tomar un café en la comarca vecina. Por azares del destino no pudieron encontrarse. Hubo malos entendidos respecto a esa cita. Mal entendidos que nunca se aclararon.
Aún así el amor del príncipe siguió creciendo. Un día se lo dijo a la princesa pero...

La princesa pestañas-largas le dijo que no podía haber nada entre ellos, que ella no lo quería.
El príncipe-piloto quedó muy triste. Llegó a su castillo en donde su madre, una bruja muy poderosa llamada Hades lo aguardaba. El príncipe le contó a su madre que la princesa no lo quería. Al ver a su hijo muy triste, la Bruja Hades lanzó un conjuro: Todo aquel que se le acercara a la princesa pestañas-largas, le haría creer que la amaba y cuando la princesa estuviera segura del amor que le ofrecían, el sujeto en cuestión huiría convirtiéndose en sapo por todos los siglos.

Así ha pasado el tiempo. El príncipe-piloto vive feliz surcando los aires cada vez más seguido sin casi poner los pies en la tierra. Eso lo hacía olvidarse un poco del amor que no pudo ser.
Vivía con su madre añorando a la princesa que un día lo hizo volar más alto que el avión que hoy estaba elevando por todos los cielos.

En lejanas tierras la princesa llora triste, de nuevo alguien llegó, la ilusionó y cuando ella estaba muy feliz de por fin haber encontrado el amor, el sujeto en cuestión huye dando saltos convertido en sapo.

La princesa se ha resignado a vivir sola toda su vida. Su madre una reina pequeñita de estatura pero grande de carácter esta decidida a luchar contra todo con tal de que su hija encuentre el amor verdadero.
Pero no hay fórmulas mágicas para encontrar el amor, ella lo sabe, tendrá que redoblar la lucha, ¿cómo encontrar algo que no sabe ni donde buscar?. ¿Acaso tendrá que dejar que la princesa busque sola sin ayuda?. ¿Cómo encontrar el amor si a ella casi se le fue la vida misma en buscarlo?.

El conjuro de la Bruja Hades es muy fuerte pero la reina sabe que tendrá que luchar con todas sus fuerzas para poder vencer y que la princesa pestañas-largas sea feliz antes que el tiempo se acabe.

Antes
que
el
tiempo
se
acabe...





martes, 15 de junio de 2010

Ya stá.



Hace poco la abuela estuvo muy enferma tanto que casi la daban por muerta. Tuvieron que hacer muchos esfuerzos sus hijos y todos los que la rodeamos para que ella decidiera seguir viviendo.

Hablarle de su hijo consentido, llevar a su nieto más pequeño para que lo viera desde la ventana. Ver a los otros nietos, a las nueras, a los yernos, en fin a la familia para que viera que todos estuvieron- estuvimos- pendientes de ella y que queríamos que saliera adelante si es que ella así lo quería.
Siempre he dicho que cuando uno ya no tiene ganas de estar en este mundo hay que dejarlo ir sin dolor. Es mejor para todos y se evitan muchos sufrimientos.

En ese entonces yo hice una promesa que sabía que me costaría mucho cumplir y por eso la hice. De alguna manera quería que la abuela viera que sin decírselo la quiero mucho.
La promesa me costaría uno y la mitad del otro, perdonando la expresión, es sólo para dar a entender lo que me costó cumplir.

La familia de Barry siendo del barrio bravo tiene una costumbre muy arraigada que es la de comer ¨migas¨  platillo que en lo personal nunca me ha gustado. Con verlas mi estomaguito se hace agua. Pienso que es comida para perros sin ofender a nadie.
Cuando hacen ese guisado me invitan a comer sólo para ver la cara que hago al mencionarme la palabra ¨migas¨. Obvio me hacen algo diferente porque ni en sueños como eso. Todos me ven y se ríen de mi, osht!.

El domingo después de tanto se llegó el momento de cumplir la promesa y he cumplido. Había dicho que no diría de qué se trataba pero ya estando en esto que más da decirlo. He cumplido y han estado ahí los que debían estar, Barry, mis hijos y la abuela por supuesto que sólo me dirigió una mirada pícara. Estaban también otros hermanos y sobrinos de Barry.

Todos vieron el trabajo que me costó hacer lo que tenía que hacer. Duró cerca de media hora mi martirio pero lo hice, con angustia reflejada en mi rostro pero lo hice que caray, todo fuera como comer eso que comí... ¨migas¨. Comía una cucharada y tomaba un sorbo de refresco. Otra cucharada y otro sorbo de refresco y así... y así... y así...

Mi hijo y Barry me veían con pena, como diciendo: ¨come Chikis ya te falta poco, no pasa nada, anda una cucharadita más¨, bueno es lo que yo ví en sus ojos pues.

Cuando terminé de comer con mucho esfuerzo, Barry me ofreció más pero me le quedé viendo con cara de ¨en casa hablamos¨.

He cumplido y la satisfacción que me queda es muy grande, de nuevo como que me llamo Flor de María he cumplido.

Aí stá agüela lo que te dije, no leerás esto pero si sé de tres que lo harán y te lo dirán.

Cumplí abuela siéntete orgullosa de mi, mira que comer eso no cualquiera eh?. De una cosa estoy cierta, puedo vivir lo que me resta de vida sin comer ¨migas¨ .

Me gustó haber hecho esa promesa porque para algunos puede ser cómica y hasta tonta pero para mi y mi familia lo que representa vale mucho... darle una sonrisa a la abuela.

Porque vaya que se rió de mi.

¡¡¡CUMPLÍ AGÜELA!!!.










sábado, 12 de junio de 2010

Días sin huella.




Sábado caluroso, he pasado la noche con los ojos abiertos al tiempo que se ha ido. Mi espalda da a la pared. No me gusta dormir así pero no encuentro acomodo en la cama que no quiere tenerme en ella. 
Las sombras de mi cuarto empiezan a perseguirme logrando darme alcance a mitad de la noche. Han agarrado mi espiritú, no dejan que se vaya. Lo tienen prisionero entre los barrotes del insomnio.

Me muevo entre la oscuridad alumbrada por una luna que se asoma a la ventana que da al patio. Los pájaros parlanchines que me despiertan en las mañanas, han quedado dormidos al suave vaivén de los árboles, arrullados con el canto de las hojas que se rozan entre si.

Me estoy moviendo en mi cama sin poder dormir, mi almohada me rechaza no quiere mi cabeza en su regazo, no ahora.

Estoy boca abajo, he vuelto a moverme sin lograr acomodo. Siento en mi espalda una mano que me aprisiona no dejándome respirar. Abro los ojos y me asusto del peso que siento sobre mi. El corazón empieza a latir ansioso por escapar de mi pecho.
No es nadie... pero lo siento... algo o alguien estaba sobre mi. El peso no me deja respirar ni moverme, me duele el miedo.

Tan sólo déjame estar un momento a solas, tan sólo ¡déjame en paz!.

Trato de no pensar, no quiero pensar cosas feas. No quiero pensar en las caras dantescas de películas de terror que se me vienen a la mente, me asustan no puedo apartarlas, se enredan en mi pelo asiéndose con mil uñas, resistiéndose a irse de mi.
Los sombreros y la chamarra apostados en el perchero hacen que los ojos me jueguen una mala pasada, veo al lado de mi cama a alguien que me estira el brazo para tocarme la cabeza. Cierro los ojos para desaparecer esa sombra vil que me asusta tanto. No quiero que me agarre, me quiere tocar el pelo y muevo la cabeza hacia adelante librándome de sus garras.

Me volteo de nueva cuenta, ahora doy la espalda a la puerta pero siempre he pensado que si me duermo así, alguien entrará a mi habitación y no podré hacer nada para defenderme.

Ángel de la Guarda,
mi dulce compañía,
no me desampares,
de noche ni de día.

Recuerdo la oración que me enseñó mi madre para espantar los miedos, quiero que el fantasma de sombrero se vaya y me deje dormir, pero sigue ahí imperturbable, como guardián celoso de mis sueños. 
Doy vueltas y vueltas, el sueño se burla de mi, no quiere entrar a mis ojos.
Como niña pequeña repaso que pude haber hecho mal para tener pesadillas y no poder dormir, pero no encuentro nada. Hoy me porté especialmente bien. Como niña pequeña me porté muy bien.

No siempre entiendo qué sucede conmigo.

Vuelvo a caer entre el sopor del sueño y el calor que abraza mis sentidos.
La espalda... otra vez... hay alguien encima de mi...
Quiero creer que es un sueño y que abriendo los ojos se quitará esa sensación de peso pero... tengo los ojos abiertos.
Me muevo rápidamente quedando boca arriba, ya no podré soportar otra vez el peso en mi espalda.
Mis ojos pasan del techo  a la sombra del sombrero y de este al payaso de cuerda que está volteado hacía mi. No aguanto más y me levanto a tomar un vaso de agua, entonces me doy cuenta.
Mis sandalias están cruzadas. No sé porqué siempre tengo la costumbre de dejarlas bien derechitas de modo que cuando baje los pies de la cama, mis pies entren directamente en ellas sin tocar el piso.
Pero estaban movidas, alguien las movió. No fuí yo porque soy muy cuidadosa en eso, tengo la manía de dejarlas derechitas so pena que pase lo que pasó... no poder dormir y tener pesadillas.

Este intervalo de tiempo que siempre he estado perdiendo...

Tengo manías que con el tiempo he ido corrigiendo pero esta es una de las que ni siquiera he intentado quitarme porque me da miedo saber que no podré dormir.
Quisiera ser libre de manías, de miedos, de estigmas, de rencores y frustraciones, algún día lo haré. Luchar contra algo que traigo arraigado de mucho tiempo ha, es difícil pero lo estoy logrando.
Olvidaré acomodar las sandalias y sabré que podré dormir tranquila como quien nada debe. Dejaré de ver fantasmas que al encender la luz se irán. No tocaré madera para que nada malo pase. Dejaré de contar los días que faltan para algo. Dejaré...

Los días pasan demasiado rápido, dejando apenas rastros de su paso por mi vida. Las noches largas son cada vez menos. Las pesadillas se han ido marchando para aparecer de vez en cuando como hoy. Los días no dejan huellas imorrables.
El peso de culpas y recuerdos van desapareciendo entre palabras alentadoras y abrazos efusivos que me dan sin empacho.
Sin embargo creo que cada día es especial porque es diferente cada uno.
Algunos no dejan rastro, otros como ayer... como hoy los recordaré y precisamente será por lo que no pasó.




viernes, 11 de junio de 2010

Talento vs piernas.



Ella tiene más de dos años trabajando arduamente día con día por una oportunidad. Muchos más trabajando en lo que le gusta.

La nueva tiene una semana que entró a la redacción.

Ella entró recomendada por su trabajo.

La nueva entró recomendada por alguien importante.

Ella investiga y saca buenas  notas porque le gusta su trabajo y siempre da  lo mejor. Agota todos su recursos, no importando que la manden a la chingada como lo han hecho muchas veces prepotentes dueños de equipos, ella insiste.

La nueva leé el periódico y copia las notas de otros lados.

Ella es guapa pero nunca ha explotado su belleza porque lo que quiere es ganarse el puesto por su desempeño.

La nueva se lo está ganando por como se viste.

Ella ha tardado dos años para que sus notas salgan al aire.

La nueva tiene dos días y ya está al aire.

Ella investiga, estudia, busca contactos, ve programas de deportes para complementar su trabajo. Sabe de futbol que es practicamente de lo que hablan en el programa. Tiene buena memoria y un maestro que la pone a prueba cada que puede.

La nueva toma las notas de otros lados.

Ella ha luchado contra la misoginía que impera en los deportes en México, siendo víctima cruel de sus compañeros por mucho tiempo. Ha tenido que volverse fuerte de carácter para que ellos no la subestimen. Los hombres que están a su alrededor saben de su alcance. Han llegado muchos recomendados a quitarle a ella y a sus compañeros que vienen detrás las oportunidades que no les dan porque no tienen apellidos brillantes. Porque no son recomendados.

La nueva tiene el camino allanado y si no encuentra sus notas con  voz melosa dice a sus compañeros: ¨¿ Sino encuentro nada me ayudas?.

Ella se frustra porque sus compañeros no se fijan en el trabajo que ella hace.

La nueva no le interesa, presume en las redes sociales que ya está al aire.

Ella ama su trabajo y es capaz de aguantar tanto que ya lleva dos años aprovechando cada oportunidad que le dan, haciendo un máximo esfuerzo. Quitando del camino cada piedra que encuentra. Sorteando obstáculos. Empezando como telefonista y aguantando un mísero sueldo esperando que le den oportunidad de entrar al área que le gusta. Aguanta... aguanta...

A la nueva le dieron oportunidad sólo por ser recomendada, así... sin nada que avale su trabajo.

Ella ha luchado con peces gordos que le han metido el pie sólo por ser mujer y tener un carácter indomable. No se deja intimidar. No se deja pisotear... no se deja.

La nueva... es nueva y está disfrutando sus cinco minutos de fama.

Yo... soy la mamá de ella, la que lucha, la que no se vence, la que sabe que algún día ella habrá ganado.  A la que un día que no está muy lejano le darán el puesto que se merece por su trabajo y no por sus piernas.

He dicho.

Es increíble que aún exista tanto nepotismo y compadrazgo en todos lados, así seguiremos, estamos en México.






jueves, 10 de junio de 2010

Someone help me, please.



Nunca en la vida he caminado tanto como estos días. Mis pies han sido masacrados por las piedras del camino, la tierra de un lugar al que nunca había ido, pavimento caliente, gente acalorada caminando como zombie. Ay ya no quiero caminar más!. Coches... coches... coches.

No exhalo ninguna queja y yo misma me sorprendo de lo bien que he tomado el paseo. Y a pesar de que las condiciones son adversas aguanto estoica la caminata, ay pero que calor!.
Piedras lastimando mis delicados pies, me han dejado dos que tres ampollas. Para apaciguar el calor me he llevado mi sombrero de Enrique Bunbury y vaya que me ha cubierto del sol quemante del medio día, ay!.
Me he llevado mi abanico y mi botella de agua casi congelada para aguantar.

He caminado tanto que creo haber dado la vuelta al mundo más rápido que Passpartout y su amo en  su viaje al rededor del mundo, ay mis piececitos!.

Sin embargo no me quejo, sólo es que me duelen mis pies porque no están acostumbrados a cargar conmigo tanto tiempo, si nada más era subirme al coche e ir cómodamente sentada sin que nada me molestara,

Ay me duelen mis piececitos!.

No creo seguir con estas caminatas. Casi todas son de tres o cuatro horas y no quejarme es más que buena señal de la disposición de tratar de estar mejor en casa.
Las caminatas por las terapias están siendo necesarias por eso no me quejo, pero ay ya me cansé!. El calor es agobiante, consumo agua por litros, o refresco según donde esté, pero ay que calor!.

Lo veo por el lado bueno, la convivencia con mi familia es grata y me estoy acostumbrando a andar con ellos más que antes.

Ir de sur a norte en un mismo día y después irnos al poniente, con el tráfico y la gente a veces es muy cansado, nadie ha emitido una queja - bueno yo pero poquito- pero de eso a lo de antes es muy bueno.

Pero ya me cansé, ya...

Seguiré así sin quejarme, sin decir más que ¨quiero agua¨ , poner buena cara y aceptar las caminatas pero ay ya me cansé!.

Ya me cansé por dios!!!.

Ay!!!.









miércoles, 9 de junio de 2010

Ajá!, ya te ví.




Es alta, delgada. Tiene el pelo negro, corto a la altura de la oreja. Unos ojos grandes que miran fijamente sin pestañear, es difícil sostenerle la mirada.
Unas piernas largas portan el bien formado cuerpo. Es agradable, sonríe mucho, es muy simpática pero cuando se trata de estar seria lo hace fácilmente, sin embargo no intimida cuando lo está.
Es segura de si misma y atrae las miradas.
Camina derechita como si estuviera en pasarela. Es muy educada y habla claramente, sin rodeos. Es muy fina.
Cuando se pone vestido llama más la atención.
Tiene cerca de 40 años.
Me cae muy bien porque me defiende mucho que no quiere decir con eso que me dé la razón, también me dice lo que hago mal. Le doy ternura. Me ha llevado del hombro al consultorio y me ha agarrado el pelo en gesto de cariño.

Así es mi terapeuta.

La primera vez que la ví me impresionó al igual que a Barry. Le hice saber a él que era muy guapa y el asintió.
Desde entonces la vemos cada semana, es grato hacerlo. Si aparte de que nos están ayudando a encontrar un camino que no sabíamos que existía nos lo enseña alguien tan agradable, no tenemos objeción en que ella sea nuestro guía.

Sabía que a Barry le gusta. Una mujer como ella no pasa desapercibida.
Ayer Kiku y yo le dijimos que ya aceptara que le gusta porque a leguas se ve que es así. Él ríe nervioso cambiando de tema.

¡Barry está enamorado de la terapeuta!
¡Barry está enamorado de la terapeuta!
¡Barry está enamorado de le terapeuta!.

Ajá! conque si eh Barry?, ¿te gusta la terapeuta eh?, ajajá.

Ya decía que habías aceptado muy fácil ir a las sesiones si eres de los que no comparten esas cuestiones de sicólogos, terapeutas y ayudas ajenas para resolver problemas familiares simples como los nuestros.

Ajá, eh Barry?, te gusta la terapeuta eh?, ajajá.

Muy bien, me da gusto saber eso porque al menos así no dejarás de ir a terapia hasta terminar. ¿Ya hiciste la tarea Barry?, recuerda que si no la haces te llamará la atención y te enojarás como la vez pasada, así que anda, a hacerla que sino su penetrante mirada no se quitará de tus ojos y no sabrás a donde ver como haces cada vez que ella te mira.

¿O querrás acaso no hacer la tarea para que te dé tus nalgaditas?.
¿O será acaso que quieras que te jale la orejita Barry?.

Ajajá Barry ya te vi.

Bueno, puedes soñar con ella, eso puedes hacerlo sin que yo interfiera. Son tus sueños y en ellos yo no tengo injerencia.

Tus sueños son sólo tuyos y puedes soñar con quien TÚ quieras.

Los sueños nos hacen imaginar la realidad que no es.

Deja busco con quien soñar.

¡¡¡Ya sé!!!.












martes, 8 de junio de 2010

Un día que no fue ayer, que fue mañana y que pudo no ser.



la MaLquEridA se dirige a una cita con alguien extraño. Nadie ha podido acompañarla y su familia después de tantas recomendaciones la ha dejado ir sola.
Llega al lugar de la cita.
Se desespera.
Encuentra al Neno.
la MaLquEridA y el Neno se abrazan.

¿Qué más?.

Empiezan a caminar y el Neno le cuenta sus vicisitudes a la MaLquEridA.
Ella lo ve más alto y más delgado de lo que se imaginaba, no está panzón como él dice.
Van a Bellas Artes pero prefieren comer algo antes.
El Neno pregunta si le gusta la comida china  a la MaLquEridA, ella dice que NO.
Buscan otro lugar pero al fin deciden regresar a comer dicha comida con la condición de que el Neno le diga que es lo mejor y que a ella le pueda gustar. Como a ella no le gusta nada él le sugiere qué comer. 
Platican un poco mientras la MaLquEridA observa como comen unos chinos frente a ellos.

¿Qué más?.

Terminan de comer y se dirigen hacia el Zócalo, se les olvidó Bellas Artes.
En su camino encuentran un museo donde hay una exposición de pinturas y entran.
El Neno le explica cada pintura a la MaLquEridA.
la MaLquEridA se queda sorprendida de la fluidez para hablar de él.
Salen del museo. Se dirigen al zócalo donde encuentran un plantón. Se retiran del lugar.
El Neno sigue hablando, ¿o será que la MaLquEridA es muy callada?. Todas las palabras que salen de sus dedos cuando están en el msn se quedan atrapadas y no dice nada. Habla muy poco.

¿Qué más?.

Siguen caminando, el Neno habla mientras la MaLquEridA escucha atentamente.
Se dirigen a la Central de autobuses a recoger el equipaje del Neno que ha venido a presentar un exámen para entrar a la Universidad.
Tienen que usar el metro. La cantidad de gente hace que los ojos de la MaLquEridA se pongan cuadrados, luego redondos, luego en estrellita, luego cuadrados,  luego redondos y así...

¿Qué más?.

El Neno protege a la MaLquEridA con sus manecitas para que no la lastimen ni la toquen. Ella ríe de las ocurrencias de él.
Llegan a la Central de Autobuses y recogen el equipaje.
El Neno quiere ir a dejar a la MaLquEridA a su casa pero él no tiene idea de las distancias en la ciudad.
Están casi al sur y ella vive hacia el norte.
la MaLquEridA le explica que tardaría casi tres horas en llegar y otro tanto en regresar.
La energía que traía  el Neno se ha agotado por el viaje y la larga caminata que dieron. Sus ojos denotan  cansancio y sueño.
Deciden despedirse.

¿Qué más?.

Abordan de nuevo el metro.
El Neno se despide con un beso de la MaLquEridA.
Ella se aleja en el vagón con una sonrisa que dice lo grato que ha sido conocer al Neno.



Aquel joven que un día le hizo un cuento a la MaLquEridA.





lunes, 7 de junio de 2010

Los genes de mi apellido*.



Para saber porqué soy tan necia debo buscar entre mis antepasados, entre los primeras piedras de mi estirpe, las que construyeron su imperio en base a la necedad de sobrevivir.
Los genes de mi apellido deben haber sido necios en quedarse atrapados entre cada letra para tener el sello característico de mi familia.
La heráldica de mi familia no existe y eso que alguna vez encontré el escudo de armas de mi  apellido. Seguramente alguien me engañó y me dió un escudo diferente para que por necia no siguiera buscando.

Sé que provengo de gente que no se amilanaba ante el primer obstáculo, si fuera así hace mucho que ya no estaría en este mundo banal en el que necia insisto en quedarme.
He buscado entre los genes de mi apellido algo que me diga de dónde proviene mi necedad, pero los sentimientos no se plasman en las definiciones de estos. 
El escudo de la necedad no existe, tampoco el de mi apellido.
Busco entonces entre mis ancestros a cual más me haya ganado en necedad pero mis ancestros son eso... ancestros y no hay manera de preguntar de donde chingados soy tan necia.

Mis padres hace mucho que murieron, tan jóvenes y tan fuertes que no pudieron vencer la necedad de la muerte en llevárselos.
Yo soy tan necia que venciendo al miedo de morir joven al igual que ellos, me resisto a que la muerte me lleve entre sus manos huesudas.
Mis hermanos son tan necios que no puedo hacerles entender la razón por la que necesito saber de donde proviene mi necedad.
Y sigo tan necia que busco en google de dónde viene mi apellido, buscándome en los rincones del pasado, pero siempre he dicho que soy tan diferente que ni siquiera mi apellido tiene definición.

Y tal vez eso sea bueno, no quisiera enterarme que pueda venir de palurdos que alguna vez pudieron hacer algo de lo cual no me sentiría extremadamente orgullosa.
Prefiero pensar que provengo de una familia de necios que a fuerza de su necedad hicieron de mi apellido un baluarte para la familia.
Mis hijos, mis hermanos, yo, todos estamos orgullosos de llevar el apellido que llevamos. El apellido que distingue a los hombres por ser excelentes dibujantes que por alguna extraña razón a las mujeres no se nos da.
Con mucho trabajo puedo dibujar una florecita que siempre pongo al término de mi firma. 

Mi apellido nos distingue por tener buena ortografía, en mi familia casi todos escribimos sin errores y digo  casi porque como al mejor alguna vez tenemos un error y siempre está un familiar que nos hace  ver alguna falta que cometemos y ante la vergüenza de ser exhibidos ante semejantes jueces los corregimos. Solemos ser implacabales en cuanto a ortografía se refiere. Al menos mi familia no leé mi blog, así estoy salva de que me los señalen.
En el lugar donde nacimos la mitad de la población llevaba mi apellido. La otra mitad era con la que se casaban.

Mi apellido nos distingue y por mucho en ser necios. Las épicas batallas que tenemos mis hermanos y yo por cada quien defender su punto de vista, han terminado en enojos y malos humores porque cada quien deseamos tener la razón aunque veamos que no es así. 
Nadie acepta perder.

La necedad va explícita en mi apellido. Cualquiera sabe que si caemos nos vamos a levantar. Cualquiera sabe que si cometemos un error lo enmendaremos pero sabemos que podemos volver a cometerlo.
Cualquiera sabe que me apellido Almaraz y que me llamo Flor de María necia.

Y aquí voy de nuevo.

Me lamo las heridas y me vuelvo a levantar con la lanza rota pero con el corazón necio de aventura.

Aquí voy de nuevo, 
con el alma hecha pedazos pero con suficiente hilo para remendarla.

Aquí voy de nuevo, a llenar mi blog de palabras necias que espero no caigan en oídos sordos.

Aquí voy de nuevo... la MaLquEridA necia.











*Título aportación de la querida Jolie.

sábado, 5 de junio de 2010

Dolor en gigabyte.



El frío mental que me asola desde hace unas horas no me deja ver claro. Un dejo de tristeza en mis ojos ha vuelto aparecer. ¿Porqué cuando parece ir todo bien, algo pasa y me recuerda que la tristeza es mi nombre y la melancolía mi apellido?.
Hoy cuando he conocido a alguien especial que me ha dejado una grata experiencia y que se supone que el día terminaría bien, mi cara adquiere un rictus de dolor al revisar mi correo.

No me encuentro en las penumbras de mis pensamientos. La luz de una vela apenas y es necesaria para alumbrar la imaginación adormecida por los recuerdos felices que hoy parten sin rumbo para perderse en los caminos de los sueños sin destino. 
Han regresado las lúgubres noches de ojos abiertos y miradas perdidas en mis pensamientos. La felicidad de nuevo ha huído de mis manos como agua de río tratando de retenerla entre mis dedos sin ningún éxito. Mis manos ni siquiera son capaces de dar caricias para retener la vida a mi alrededor.

Desde hace un tiempo la tristeza había desaparecido de mi vida, algunas veces se asomaba pero se iba al ver la alegría instalada en los límites de la locura en la que me encontraba. Nada me dañaba, nada me hacía estar mal... nada.

Hoy la tristeza ha vuelto a quedarse. He empezado a recorrer las calles empapadas de olvido que había dejado de transitar hace tiempo ya. Volveré a navegar entre aguas turbias que me querrán atrapar y no habrá nadie que me ayude... nadie.

No veo un faro que me guíe, camino entre sombras amenazadoras y risas dantescas. Suelto las amarras que me atan a un mundo imaginario.

Busco nuevas aguas que me lleven a la cordura de la sensatez. No quiero que me digan que otra vez el dolor virtual me ha lastimado. ¿Porqué el dolor virtual lastima tanto como el real?.
Volverán las noches de insomnio, de pensamientos llenos de hastío, cansados de tanto caminar en mi memoria.
Las lúgubres sombras no me dejaran dormir, tendrán mis ojos abiertos hasta que cansados se cierren para abrirse inmediatamente privándome del sueño reparador de una noche tranquila.

Me iré a bañar, dejaré que el agua recorra mi piel para limpiarme la tristeza que hoy me tiene incapacitada para poder ser feliz. Me pondré la pijama que me cubra de un halo de serenidad permanente, que me aleje de la locura de mis pensamientos.

Cubriré con las sábanas limpias este cuerpo que a veces está tan cansado, tanto que pide un alto para soportar tanto dolor. Espero que mis sábanas me protejan como siempre que me siento así. Meterme en ellas, tan limpias, tan blancas... tan suaves, me hacen sentir protegida, sin nada  que pueda dañarme.
Mi almohada perfumada, la que uso cuando el dolor es grande me dirá palabras alentadoras y tratará de sumirme en un sueño que me llevará a olvidarme por un rato de mi misma.

Y como siempre pasa no daré cuenta a nadie de mi dolor, quizá me juzguen loca. El dolor que sale del monitor no debe doler... no debe doler.
Estoy segura que nací en una época equivocada, en el lugar equivocado estoy. Nací como dice la canción en la cara mala de la luna, hoy lo sé.
Debí nacer en un lugar donde los sentimientos virtuales no existen.

Mi vida es sinónimo de tristeza. Hoy sólo palabras tristes escurren de mis dedos.

Cuando empiezo a ser feliz, algo pasa que me recuerda que no... la alegría no esta hecha para mi. En mi mundo real no hay cabida ya para la tristeza, pero en mi mundo virtual el monitor se ha teñido de negro. ¿Cuándo aprenderé a separar ambos mundos?.

Mi corazón, mi alma y mi espiritú han salido lastimados de nuevo. Habría que vacunarme para ser inmune al dolor virtual y que no haya nada que me dañe.

Las palabras que desde hace un tiempo eran llenas de alegría hoy se han caído, mis dedos tratan de acomodarlas como rompecabezas al que le faltan piezas. Sólo logro formar palabras llenas de sentimiento y de tristeza. En el rompecabezas mis dedos no encuentran las palabras alegres que antes danzaban en el teclado para atraparlas con una risa espontánea e infantil.

Hoy la tristeza regresó a mi vida...
Hoy la tristeza se ha posado en mi mirada que se ha perdido entre el monitor...
Hoy estoy elegremente triste.
Hoy la vida se ha teñido de gris, la paleta de colores ha desaparecido. En mi mundo virtual me han vuelto a soltar de la mano para dejarme caer al abismo de la locura.

Hoy he volcado toda la tristeza en mi blog, cómplice de mi vida insensata y cruel.

Hoy me iré a dormir, dejaré que Barry me abrace y deposite un beso en mis labios salados por las lágrimas. Me aferraré a su pecho protector y cerraré los ojos buscando la paz que siempre me transmite.
Hoy como siempre Barry está aquí para asirme de la mano... ojalá que no se canse. 
En realidad ya se cansó... ya me lo dijo. Y yo... yo sólo soy un lastre en su vida.

Que triste me siento.
Si le echaré ganas.
Si empezaré de nuevo.
Si entiendo que esto también pasará...  o no... en realidad no pasa nada.
NADA.



Nenito gracias por la oportunidad que me diste al conocerte. Hoy gracias a ti el día mostró apenas unos colores rosáceos que vislumbran un mañana mejor.
Hoy me voy a dormir con un rictus de tristeza en mi cara, soy un payaso triste.
Hoy me he dado cuenta que tengo sentimientos bajo la dura coraza que resguarda mi sonrisa.

CLICK!.











Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje