Páginas

jueves, 4 de noviembre de 2010

Y sucedió que un día...








Érase que se era un hombre maduro y bien parecido que vivía muy feliz con su esposa y dos hijos.
Todas las mañanas salía a trabajar para darle una mejor vida a su familia. Viajes y diversión nunca les faltaba. Educación la mejor es la que les daba a los dos retoños de un amor ido.
Regresaba a casa de noche a darle el beso a los niños ya dormidos y a encontrar a su esposa somnolienta quuien con mucho esfuerzo le ofrecía de cenar.
Él al ver a su esposa cansada le daba un rápido beso y le decía que no quería tomar nada. Vería un poco la televisión y se iría a dormir.
Ya ni que decir que tenía ganas de estar con ella. De besar y acariciar ese cuerpo que aún le inspiraba algo. No sabía qué. Quizá solo fueran ganas de desahogar esa pasión que sentía por dentro y que hacía ya varios meses la tenía que dejar guardada porque su esposa siempre estaba cansada o le dolía la cabeza.
Guardar la pasión contenida era tarea por demás difícil. Tanto que algunas noches trataba de apaciguar en la ducha. Cerrando los ojos e imaginando que estaba con una mujer que satisfaciera todos sus deseos que hace mucho habían quedado dormidos.

Y he aquí que un día conoció a una mujer que le gustó desde la primera vez que la vió. Una mujer tan diferente a las que estaba acostumbrado a tratar. Una mujer que lo subyugó con su sencillez y su forma infantil de hablar. Mujer madura que vivía sola en una casa con portal en el que se sentaba a ver el atardecer de noviembre. Vivía sola desde que el aire era apenas un vientecillo fresco.
Gustaba de sentarse a ver las nubes que formaban decenas de figuras que buscaba en su soledad.
Tal vez fuera esa mirada entre inocente y sensual. O ese dejo de tristeza que pedía protección a gritos, la que lo había cautivado y había hecho que se perdiera en un desierto de arenas candentes que no había manera de enfriar.

Un buen día intercambiaron miradas quedando hiponotizados y atados para siempre con un halo invisible que jamás los dejaría.

Se amaron y se entregaron de la forma más dulce que a su edad madura podían hacerlo. Él buscó en ella un recipiente para todo el deseo que su esposa no había podido satisfacer.
Y ella vió el oasis que la reviviera de ese aburrimiento en el que se encontraba.
Así pues se entregaron a su amor sin que nadie lo supiera. Solo ella y él nadie más. Sin dañar a nadie. Sin involucrar a nadie más. El amor maduro sería solo para ellos dos y sería la satisfacción del deseo que buscaban en otros sueños porque nunca se habían atrevido a buscar más allá.
Atados como estaban en su cómoda vida, estaban viviendo por costumbre el día a día.

Dieron rienda suelta al febril amor que renació con ímpetus de juventud.

Hete aquí que un día, ella le confesó que él era el hombre de su vida. El amor que pensó que nunca encontraría y que en el otoño de su vida lo había encontrado en él.
Pero él se asustó. Nunca pensó que alguien a su edad podía enamorarse de él y no sabiendo que hacer huyó hasta los confines del mundo para que ella no lo encontrara.
Casado como estaba no había manera de corresponder ese amor a la luz de todos.

Sumida en una desolación sin remedio, ella veía pasar los días asomada a la ventana esperando que su amor otoñal regresara.
La almohada que velaba sus noches de dolor estaba tan llena de lágrimas que inundaba ya el piso de su habitación. Hundida como estaba en el desamor no se había dado cuenta que el tiempo había pasado volando.

Y resulta que un día, él despertó. Sintió su almohada mojada. Recordó entonces que cada noche al cerrar los ojos, la imágen de ella se aparecía en sus sueños.
Y recordaba las noches de pasión y los días que tomados de la mano paseaban por lugares donde nadie podría reconocerlos.
Se dió cuenta entonces que a pesar del tiempo pasado no había olvidado a esa mujer que le había entregado un amor tan grande y que él había también guardado muy dentro de su corazón una semillita de amor que con lo dias fue creciendo hasta que reventó haciéndolo reconocer que se había enamorado perdidamente de ella y no quería reconocer.

Así fue como un día él se levantó con el ánimo por los cielos. Se arregló y se puso la loción con la que la había conquistado y emprendió el largo camino a casa del amor de su vida.

Y he aquí que ella al verlo, sus ojos se empañaron de lágrimas. Su corazón empezó a latir tan fuerte que podía oírse hasta las comarcas vecinas.
Quedaron frente a frente, reconociéndose, buscando caricias de antaño y besos prohibidos.
Él le pidió perdón por su huída y el dolor que le causó. Ella solo se abrazó a ese pecho en el que muchas noches había dejado un suspiro.

Y al final de los tiempos, él pidió el divorcio a su esposa la cual sin sorprenderse le dijo que podía irse cuando quisiera. Los hijos grandes no representaban mayor problema.
Se vió libre al fin y se dirigió a buscar a su amada que lo esperaba en el portal de su casa para ver juntos el ocaso.
Ella al verlo aparecer recobró la sonrisa que hacía mucho tiempo había perdido y que solo él tenía el poder de recuperar.
Y fueron felices por toda la eternidad. Él haciéndola sonreír y ella abrazada a su pecho oyendo el latir de su corazón al unísono con el suyo.





40 comentarios:

  1. Querida Malque:

    PrimeraSSSSSSSSSSSSSSSSS:

    Gran entrada Malque, me ha gustado, tienes una manera tan especial de escribir.

    Besos Brujos*

    ResponderEliminar
  2. Hola Malque!... la sinceridad en la pareja ... siempre lo dejan para el último, si él hubiera hablado con la esposa hace tiempo ya estaría disfrutando de ese amor con la otra mujer. A veces nos obligamos a estar con alguien por lástima, costumbre y demás sin darnos la oportunidad de disfrutar al verdadero amor...
    Pero ahí entra otra preguntica.. jee el amor esta ligado solo al sexo?? porque el hombre solo se sintio ligado a la 2da mujer por la satisfacción corporal que tenía, nada más... con la esposa ya no tenía sexo y por eso dejo de pensar en ella ... mmm??
    mejor ya no pienso en estas cosas que al final me hago líos la cabeza... el amor es para sentirlo verdad?? jaa
    Besos y abrazos Malque, nos estamos leyendo.

    ResponderEliminar
  3. Lo que si se es que a veces dejamos las cosas que queremos para el final y eso no esta bien.

    ResponderEliminar
  4. Despues a el le da un infarto que lo deja en cama y delicado de salud, ya no puede valerse por si mismo....
    El segundo amor lo tiene que cuidar, dar de comer, bañar y limpiar en la cama....ella se da cuenta de su error lo maldice y le dice que se hubiera conseguido uno mas joven.
    Sienten que es un castigo y ella para alivianar su penitencia lo manda a volar, el regresa con la primera y como su amor si es verdadero lo recibe y lo atiende, los hijos le recaman tanto a el por el abandono como a ella por su bondad....los dos sufren en silencio, y se cumple las palabras sabias de su union...."HASTA QUE LA MUERTE NOS SEPARAE"

    triste historia pero cierta...

    saludos perros

    ResponderEliminar
  5. Buenísimo, jamás te había leído así... Bueno, será porque tengo poco de leerte... Bueno, en fin, tremendas líneas... Saludos...

    ResponderEliminar
  6. Esa es la historia de amor que la mayoria de matrimonios imagina, a veces la unica motivacion que se tiene para seguir con un contrato que se firmo años y años atràs olvidando en primer lugar porque se accediò a ello.

    Habria que tener cuidado con la ilusion de los nuevos amores, casi siempre traen "truco" casi nunca son lo que parecen.

    Peligroso es encontrar al haber perdido antes.

    ResponderEliminar
  7. El amor que no le interesa a una lo ambiciona otra.No hay que soportar desprecios y desatenciones pues en algún lugar hay alguien esperando por ti.

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Creo que fue culpa de la primer esposa el perder a su marido, pues aunque estuviera cansada por sus labores,y me imagino que igual el marido; deberían haberse dado un tiempo para tener un momento de intimidad.

    Pues la sexualidad es la forma de expresión más íntima que se produce entre una pareja, expresamos el amor que sentimos y nos comunicamos a través del acto sexual.

    Es a través de caricias, besos, palabras cariñosas, etc. como iniciamos esta entrega hasta llegar al acto más íntimo y profundo que puede realizar una pareja.

    Me recordó a la película Llamando a un Ángel, cuando la esposa que por fin se arma de valor después de muchos años para dejar a su esposo y buscar a su antiguo amor que había abandonado.

    y cuando lo encuentra que este le dice que nunca le había perdonado que lo abandonara la primera vez.

    ResponderEliminar
  9. El amor generalmente no hace caso a la razón, y puede llegar a ser ilógico, loco, desenfrenado... justamente por eso no podemos vivir sin el.

    Lindo post.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  10. Me gustó mucho... Entre tierno, real, fantasioso y con una buena moraleja.

    Ah, hace tanto que ya no escribo...

    Saludos!

    ResponderEliminar
  11. Malque, no se que decirte.
    Me gusto como contaste la historia, pero odie a los tres personajes y hasta al amor sincero...
    Besos!

    ResponderEliminar
  12. Bonito como escribes. BESITOS Y SALUDITOS ESPAÑOLES.

    ResponderEliminar
  13. Intenso. Tambien me gusto el final que la perra brava la dio.

    ResponderEliminar
  14. Bello, cuando uno es tan romantica, triste que la realidad mucha gente sale dañada con situaciones como esas.

    Saludos :D

    ResponderEliminar
  15. changos! por un lado digo: que bueno que encontraron ese amor a esa edad... y por otro digo: ¡¿y si ahora a ella le da por huir con otro?! mejor no...

    no se

    ResponderEliminar
  16. Por lo regular este tipo de finales son engaños. Si falló la primera relación, ¿por qué no fallaría la segunda?

    Si e equivocaste una vez con la elección de tu mor verdadero, es altamente probable que te equivoques de nuevo, aunque claro, hay sus excepciones.

    Eso opino yo. Muy buena historia malque, saludos.

    ResponderEliminar
  17. Pus, la culpa no es del indio, si no del que lo hace compadre :P

    Estamos en Frecuencia.

    ResponderEliminar
  18. Varios hablan de que si la culpa es de uno o de otro pero... ¿a poco se trata de culpas?

    Me gustó, pero hay algo que no me cuadra y no se qué es, cuando lo sepa te digo.

    ResponderEliminar
  19. También a mi me gustó el final de la historia de Perra Brava...eso es lo que pasa en la mayoría de los casos...

    Oye...a próposito, a que edad tu consideras que es una persona de edad madura?...cuando se está en el otoño de la vida?

    ResponderEliminar
  20. mmm no sé,como que no es de culpas es mas bien la costumbre.

    ResponderEliminar
  21. Espero que solo sea una historia de ficcion porque si no ....me daria mucha pena

    ResponderEliminar
  22. Largo relato, como la vida y todo lo que algunos tenemos que pasar para aprender a conocernos un poco y tomar el control de nuestras vidas.
    El amor es una perturbación para la tranquilidad del alma.
    Cuídate Querida La Mal, que te vaya cada día mejor, luego nos leemos.

    ResponderEliminar
  23. Que historia tan bonita!
    El amor llega cuando menos lo esperamos...

    Un beso

    ResponderEliminar
  24. se parece muchísimo a la historia de una de mis películas favoritas, THERE'S ALWAYS TOMORROW se llama, con la excepción de q la peli no tuvo final feliz :'( pero de verdad me lo recordó muchísimo!!! =) saluditos!

    ResponderEliminar
  25. bonita historia,pero eso de los amores prohibidos esta dificil,no??casi nunca resultan....SALUDOS.BESOS.

    ResponderEliminar
  26. yo terminaría la historia en "recuperar".

    como que lo de "y fueron felices... ya está muy dicho.

    tienes un estilo muy acá!

    =)
    saludos!

    ResponderEliminar
  27. Mariposa: Gracias Mariposita.

    Besos.

    Madame: Hola.

    La costumbre y comodidad era lo que unía a la pareja y cuando él conoció a otra mujer volvió a sentir amor y deseo sexual que con la esposa ya no tenía.

    El sexo fue lo que lo llevó a la otra mujer pero después ya la amó jeje soy cursi.

    Saludines.

    Arañita: ¿Y qué es lo que en este caso se dejó al final Arañita?.

    Perra: Noooo! no le quites lo romántico a mi historia jajja.

    Es que mira:

    Si a él le da el infarto la amante se queda con él porque de verdad lo ama y la esposa como es una jija de su rejija ya no quiere saber nada de él, solo quiere su dinero, la casa, la camioneta y los viajes que él le daba jajajaja si que era rico este cuate jajajajaja.

    Y él y la amante viven felices comiendo perdices viendo el ocaso y bla bla bla jajajaja que buena historia.

    Beso Perra.

    Christopher: Gracias y eso que no has leído más jeje no es cierto.

    Saludos.

    INDRA: Pues es que los amantes de mi historia si encontraron pero algo que no buscaron, se dio solo.

    ¿Y qué es lo que se perdió antes?, ¿antes de qué?.

    :( uy! tengo muchas dudas.

    ResponderEliminar
  28. Antony: La otra no lo ambicionó, lo encontró y lo tomó así de sencillo y él se lo dio jeje.

    Saludos.

    Yo-Mero: ¡TOING! nunca he visto esa película.

    Creo que la esposa antes de abandonar al marido hubiera buscado al antiguo amor. Se hubiera cerciorado que él aún la quería y así no perdía nada jeje, ¿no verdad?, yo digo, así no se quedaba sin ninguno de los dos.

    beso.

    Carlobito: Cuando es ilógico, loco, desenfrenado es más intenso, digo... no sé.

    Saludos.

    Karnicero: ¡HOLA!

    Ya me di cuenta, no escribes pero VIVES que es lo más importante.

    Te extraño.

    :(

    Pelusa: Jajaja, son tan reales que hasta los odiaste jeje.

    Besos Pelusín.

    ResponderEliminar
  29. Liova: Muchas gracias.

    Besos.

    Micky: Un final nada romántico jeje.

    Beso.

    Ángel: Pero aquí nadie salió dañado porque mira:
    Él se quedó con ella que estaba sola.
    Ella no le quitó nada a nadie porque él fue el que la buscó.
    La esposa se quedó al fin libre para poder hacer lo que quisiera porque al menos en mi relato no emitió ninguna queja a no ser el que estaba cansada.
    Los hijos fueron felices con su vida porque tampoco dijeron nada jeje.

    Esta historia fue muy buena, nadie perdió jeje.

    Besos.

    reptilio: Nooo! porque ella encontró el amor que toda su vida estuvo esperando.

    ¿Ves?.

    mejor no... jeje me hiciste reír.

    Saludos.

    Pith Zahot: Y esta es una excepción, porque se quedaron juntos al encontrar el amor otoñal jeje

    Es curioso como cada quien le encuentra sus razones y su punto de vista.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  30. frecuenciax: Pero si no hay culpa alguna.

    Yo no veo ninguna.

    ¿O si hay?.

    Jesús: No hay culpas de ningún lado según lo veo.

    ¿No te cuadra algo?, lo leeré y leeré hasta ver que es lo que no cuadra.

    Saludines.

    DIANA: Jajaja creo que son muy realistas, ¿será que ya me estoy volviendo romántica? jaja.

    Considero que es edad madura de los cincuenta a los sesenta años, cuando el reloj ya va en la segunda mitad.

    ...Diana...: Gracias.

    Saludos.

    aLe: No hay culpas, costumbres si.

    ¿Qué te daría mucha pena?, desde hace mucho estoy escribiendo cosas ficticias y cada uno decidirá si es real o no, eso solo lo sabré yo jeje.

    Besos.

    Todo bien no te preocupes si algo malo pasara te seguro que ustedes lo sabrían.

    ;)

    ResponderEliminar
  31. PHERRO: El amor es el alma Pherrito.

    Maribé: Y lo tomamos así sin pensar.

    Besos.

    MauelmásGuapo: ¿Nah?, como no, claro que si.

    Beso.

    Renata: No he visto esa película. Mi final fue feliz porque soy romántica buaa! ¿en qué he caído?, tengo corazón snif! jeje.

    Beso.

    Ojitos: Casi nunca pero este si resultó jeje.

    Beso y saludos a todos.

    RoS: Pero recuperar significaría en que una se quedara sola.
    Él regresaría con la esposa que de todos modos siempre estaría ocupada y cansada porque ya se llegó a la rutina y dejarla atrás es muy difícil.

    Gracias.

    Besos.

    ResponderEliminar
  32. Querida Flon,

    Ps ahi te va: el se casa pidiendo que ella nunca cambie, ella se casa rogando que el algun dia cambie, al final ella termina cambiando y el igual. Verdad o ficcion? =D

    Excelente relato malquecita!

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  33. me encanto es tan bello el final,cuando encuentra y decide quedarse con su verdadero amor!°


    Saludos!°

    ResponderEliminar
  34. El amor no es cuestión de edad. TU cuento me hace acordar de la novela de nuestro Nobel, Gabriel garcía Márquez, quien por cierto reside en DC. México,El amor en los tiempos del cólera. Un abrazo. carlos

    ResponderEliminar
  35. Muy lindo pero triste a la vez! awwwww jejeje ni pex!

    ResponderEliminar
  36. Rey H: Y al final los dos cambian y entonces se separan jeje.

    Gracias Rey.

    Beso.

    tinta negra: Y vivieron felices para siempre porque así les tocaba je.

    saludos.

    Carlos: ¿Es cuestión de sentimientos?.

    Diablita: Quizá sea real por eso es triste o quizá sea mentira y es igual de triste.

    Beso.

    ResponderEliminar
  37. ¿Esta entrada halaga la infidelidad o el verdadero amor?
    Es una broma Bienquerida, muy bonita historia.

    ResponderEliminar
  38. Aah!! que chidita historia, a mi se me hizo bien real, jeje.. lo mejor es q la esposa ni se inmutó ni nada.. o sea, felices los 4!!! jajaja..

    Aaaah!! que bonito es el amor! aunqe sea otoñal y después de un divorcio.

    ResponderEliminar

Aí usté habrá de disculpar la falta de respuestas a este soliloquio intrínseco en el que me hallo. Sucede que en este su blog -que es mio pero por educación se lo ofrezco- el pp se apodera de la poca lucidez y tiempo que poseo.

Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya pero no de usted

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje