Páginas

miércoles, 11 de agosto de 2010

F-16.



Todo estaba en silencio. No se oía ni el zumbar de un mosquito.
El escuadrón se encontraba a pocos metros de distancia sin ser avistados por el enemigo por muy difícil que su presencia hubiése pasado desapercibida. El enemigo ni se enteró que un escuadrón de 14 aviones F-16 estaba a poca distancia del campamento.

La noche era muy oscura. Una pequeña lámpara alumbraba el campamento donde el enemigo trabajaba tranquilo.
No había movimiento alguno. Los perros feroces que resguardaban al enemigo dormitaban plácidamente sin que su olfato les avisara de nada.
El aire estaba quieto. El silencio ensordecedor sólo era roto por unos dedos aporreando un teclado.

El escuadrón debía atacar esa noche.

Los pilotos de los F-16 estaban atentos a cualquier movimiento. Esperaban impacientes la orden de ataque. El capitán había hecho una inspección para constatar que todo estaba en óptimas condiciones. Una revisión de rutina. Sería esa noche, no se podía aplazar más el ataque. La vida se les íba en ello.

Era un escuadrón de 14 aviones F-16,  de los mejores que tenían.
Los pilotos habían sido entrenados para esa misión. No podían fallar. Todos en sus puestos esperando la orden del capitán. Entrenados para misiones peligrosas y difíciles. Pero esa misión sería muy fácil, lo intuían.

Los F-16 relucían en la noche con la luz de la luna. Era lo único que podía delatarlos.
El área a atacar estaba marcada. Era un paraje dividido en cuatro partes. Parte superior izquierda. Parte superior derecha. Parte inferior izquierda y parte inferior derecha.
A ellos les correspondía la parte superior izquierda. La tenían muy bien estudiada. No había margen de error. El ataque debía ser certero.
Era una zona café muy suave. Sería tan fácil de atacar que los pilotos ya se relamían los bigotes de la satisfacción de ganar tan fácilmente.

De pronto se dió la señal de despegue. El enemigo no podía oirlos. Los radares no podían detectarlos. Atacarían sin mayor problema.
Esperaron a que el enemigo estuviera descuidado y entonces...

¡Al ataque! ordenó el capitán.

En la quietud de la noche se oyó apenas el zumbar de los motores, no fue escuchado por el enemigo que siguió en sus labores.

El escuadrón de 14 pilotos despegó teniendo en la mira su objetivo.
Atacó el primero, dejando caer el misil en el lugar elegido. Dió en el lugar exacto levantando un pequeño volcán que dejó correr sangre del enemigo.
El segundo hizo lo mismo.
Así hasta llegar a 14. Todos dando en el lugar exacto y haciendo que la zona atacada se tiñera de rojo fuego.

El enemigo no se dió cuenta del ataque. No hubo factor sorpresa. La misión  había sido todo un éxito, hasta que...

Barry le preguntó a la MaLquErida la razón por la cual tenía la parte superior izquierda de la espalda, muy roja. Se fijaron muy bien y tenía 14 ronchas del tamaño del mundo. Contadas una por una. Entonces vieron que los moscos habían atacado a la MaLquEridA picándole su espaldita. Hacía mucho calor y traía un generoso escote que dejaba ver sus bien torneados pechos y su espalda de piel de durazno. Tan delicada que daban ganas de aca... ejem... ejemm... no se trata de eso este cuento.

14 mosquitos dejaron su huella en la espalda de piel de durazno de la MaLquEridA. (¿Ya dije que tiene piel de durazno?) que se encontraba tan ensimismada en su tarea que no se dió cuenta cuando la picaron.
Ya no digamos en la noche que le bombardearon su carita cuando estaba entregada a los brazos de Morfeo, dejándole otras 7 ronchas. Lo peor es que la atacaron también en el ojo izquierdo y lo tenía como si alguien hubiera estrellado su puño en ella, ouch!.
El área atacada quedó muy dañada y con una comezón de la... de la... de la... fregada. Si eso es. Comezón de la fregada.

El 2o. parte de guerra fue:
6 moscos aplastados por las manos duras de Barry que al ver a su querida hermosa con semejantes ronchas, volcó su coraje contra ellos.
Una MaLquEridA llena de ronchas que no sabe como hacer para calmar la comezón. Barry quiere rascarle pero al ver la lozana piel de sus hombros y el camino que lleva a sus em.. empieza por acariciarla delicadamente en lugar de rascarle. O desliza suavemente las yemas de los dedos y  se desvía del objetivo... sigamos.

Los moscos se han reproducido de tal manera en la casa de la MaLquEridA que han pensado llamar a alguien que sepa como aplastar a esos moscos jijos de la chi... que han osado maltratar la piel de tan bella dama.
Y ya... me voy  rascar.
La lucha encarnizada seguirá hasta que termine la temporada de lluvias o alguien acabe con los F-16 y su zumbido amenazador.




38 comentarios:

  1. auch! pobre de ti, malditos moscos que bueno que Barry los aplasto, no has probado con los espirales esos que prendes para que se alejen?
    Son tan molestos acá estamos igual pero les puse agua con azucar y asi se quedan pegados .
    Al menos en mi casa funciono.

    ResponderEliminar
  2. jajaja, por un momento pense que te habias vuelto escritora o corresponsal de guerra. Untate un ajito o vick vapor rub.

    ResponderEliminar
  3. Querida Malque:

    No hay como las plaquitas para los mosquitos, dan un P...CHE lata, que bueno.

    Mariposa Errante.

    ResponderEliminar
  4. Jejeje, corazón! esos F-16 son unos verdaderos gandallas.
    Aqui en el DF no los hay a montones, en Chetumal (a donde regresaré en cosa de semanas) es una locura eso de los mosquitos, casi hay que vivir con repelente en la piel

    No se rasque la piel de durazno, que se daña..

    Una linda y original forma de narrar un hecho tan comun, felicidades por la sensibilidad que tienes.

    Un beso

    ResponderEliminar
  5. jajajajaj ese Barry no más quiere caballo ensillado, no mi malque? jajajajaja ... Que cosas!! Se aprovecha igual que esos f16 gandallas... ¬¬ a mi tmb me caen mal... por que me lastiman mucho los infelices.. espero que pronto podamos acabar con ellos.

    Un abrazo mi malque! me hiciste reir mucho con tu texto!

    ResponderEliminar
  6. Ja! espero que ganen todas las batallas :P

    Saludos. y que te recuperes de los "ataques" :)

    ResponderEliminar
  7. Oye sorprendente final, joer yo empezaba a imaginarme, a vietnamitas, coreanos, afganos y yo que se, corriendo pa todos lados, y resulta que el objetivo era una amable señora mexicana incapaz de hacer daño a nadie, jajajaja

    Tengo una canción que te viene a gwevo con tu historia, desde que tenga un rato la busco y te la regalo.

    gracias por tu comentario, me cuido y he disminuido el ejercicio.

    Un abrazon canarion

    ResponderEliminar
  8. Jajajaja me gusto, pense que se trataba de otra cosa, ya me imaginaba una guerra y toda la cosa y nada...

    byE

    ResponderEliminar
  9. Jajajajaja me encanto, como se deviaba a la tangente XD

    Por un momento crei que era un articulo de guerra, pero veo que los mosquitos volvieron!!!!

    Ponte algo de Alcohol O agua Oxigenada y despues de limpiarte algo de vitacilina.

    Saludos

    ResponderEliminar
  10. Pinches mosquitos, parece que son invisibles, además chingan metódicamente.
    Usa Bantal Gel contra las ronchas, compralo en la farmacia, es efectivo; que te lo unte Barry-gón, despacito y después ...¡cámara, ya vas!
    Cuídate, Querida La Mal, luego nos leemos.

    ResponderEliminar
  11. Pobre malque! Por las picadas de insectos, a mi se me quedan unas manchas oscuras en la piel que pueden durarme años.
    Y si te compras uno de esos aparatitos anti-moscos? Hay unos que huelen muy bien y encima los eliminan...
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Salivita para las picaduras, Barry puede lamerte la espalda.
    Los espirales es una buena solucion.

    un beso

    ResponderEliminar
  13. hay que buscar remedio para esos intrusos, hay miles de artefactos para acabar con ellos, bueno creo que sigo con el principio del post, ¡¡¡¡¡LA INVASION|||||||||, saludos y a cuidarse

    ResponderEliminar
  14. En algún lugar leí que los mosquitos prefieren picar ala gente fuerte, he ahí lo que siempre te digo, y bueno ¿porqué no te compras dos de esos aparatos eléctricos que les pones plaquitas y mandas a los mosquitos al carajo? saludos

    ResponderEliminar
  15. jejejeje anda malquerida, no me imaginé semejante desenlace, fue toda una sorpresa :D
    Ahhhhh que con los mosquitos, es difícil deshacerse de ellos, ni las tabletas, ni los químicos les hacen mella, lo único que he visto funciona, es usar un ventilador pegándole a uno, el viento les impide acercarse, así que habrá que considerar tal opción :D

    ResponderEliminar
  16. yo uso los raidolitos XD
    jala bien y huelen como incienso

    XD

    ResponderEliminar
  17. Pasa por mi blog a recoger tu regalo, incluso lo puedes agregar a esta entrada.
    con cariño tu ahijado y protejido

    ResponderEliminar
  18. aLeVoSía: Trataré de ponerles agua con azúcar a ver si resulta.

    Muchas garcias por el tip.

    Saludos.

    Micky: Así cuento mis historias de animalejos que circundan mi casa jeje

    Saludos.

    Mariposa: Es que las plaquitas lastiman mi naricita.

    Besos.

    Tani: Aquí donde vivo se hizo una palga pero no puedo terminar con ellos pesar de todo lo que hago por ahuyentarlos.

    Que bueno que te gustó mi narración.

    Saludos.

    Mafalda: Todos se quieren aprovechar de esta reina pequeñita que no mata ni una mosca.

    Besos.

    ResponderEliminar
  19. frecuenciax: Gracias por los buenos deseos, espero que ya no me molesten más.

    Saludos.

    Ahijado: Una señora inocente incapaz de matar a un mosquito.

    Ya fuí por la canción, muchísimas gracias.

    Abrazo.

    Avecita: Si fue una guerra... pero contra los mosquitos jaja y voy perdiendo.

    Saludos.

    Ácido: Se habian ido pero como ya se recrudecieron las lluvias ya salieron muchos... muchísimos más.

    El alcohol me reseca pero lo intentaré de nuevo.

    Saludos.

    Pherrito: Despacito y después qué Pherrito? jaja

    Saludos.

    ResponderEliminar
  20. Bienque hoy celebro mis 250,000 visitas y quiero agradecertetus comments y visitas.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Pelusina: A me hacen unas ronchas del tamaño del mundo y después se desaparecen.

    El aparatito lo tengo pero lastima mi nariz porque es muy fuerte el olor.

    Besos.

    Taurómquico: ¿Lamerme la espalda? jajaja eso si estuvo bueno.

    Saludines.

    margarita: ¿La invasión?, jaja.

    Me cuidaré.

    besos.

    Toñito: Yo leí que pican a los gorditos jajaja ahora entiendes porqué me pican a mi? jajjaa

    Ya tengo los aparatitos esos, gracias.

    Besos.

    Gabriel: Que bueno que te gustó mi relato.

    Probaré también el ventilador a ver si funciona, gracias por el tip.
    Saludos.

    Profe: Nunca los he usado, tal vez sea ya la hora de hacerlo.

    Saludos.

    Ahijado: Ya juí por él y ya está en la música, gracias.

    Saludos.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  22. Álvaro: ¿250 000 visitas? vaya eso si que es para celebrar.

    No tienes nada que agradecer, siempre que pueda ahí estaré.

    Felicidades y un beso.

    ResponderEliminar
  23. Al comienzo pensé que estabas escribiendo un relato bélico, jajajajaja!!

    ODIO LOS MOSQUITOS, GUERRA CONTRA ELLOS!!

    BESOTES!

    ResponderEliminar
  24. Jajahaja! Me encantó!!
    Qué molestos son los mosquitos!!

    Saludos
    Maribe

    ResponderEliminar
  25. agrrrrrrrrrrrr
    odiooooo los sancudos!!! me cae que los aborresco!!! jajajaja ni pedo!!! a fumigar se a diho!!! las laminitas esas que se calientan y se ponen en la noche rifan bien duro! jejejeje asi que a darles malque!!!
    jejeje

    ResponderEliminar
  26. caray te entiendo, ultimamente tengo la mendiga suerte de que cualquier insecto me pica... tengo ronchas de todos tamaños y colores desde el dedo meñique de la mano izquierda, pasando por pecho, espalda, cadera, ombligo, piernas y tobillos... podrian hacer figuras siguiendo los puntos...:(
    por mas que me echo alcohol no me dejan en paz... creo que debo dejar de ingerirlo y empezar a untarlo en la piel jajaja. besos mandarinescos

    ResponderEliminar
  27. Su texto tiene cara polisémica, y eso lo engrandece: puede ser cuento, o tambien crónica, con estos mosquitos detestables, que generan comezón en la pieñ.o se tornan jartros, con su zumbido agudo, que nos llea de terreno, porque esperamos el piquete prurigiroso. Un beso. Carlos

    ResponderEliminar
  28. que buen HISTORIa me hiciste recordar un podcast donde hablan de guerra y en especial de como es un piloto chale saludos

    ResponderEliminar
  29. ¡Que fantasiosa!

    Y hablando de mosquitos, échale una mirada a este video de “The Doors”: http://www.youtube.com/watch?v=-GiD6XBsc2M

    ResponderEliminar
  30. para que no chinchen los moscos....OKO es un bombazo!!!!

    jajajajajaajjajajaj

    me acorde cuando a mi me pico una abispa cuando estaba en el catecismo y llegue llore y llore con la monjita y le dije que me habia picado una avispa y me dice ya ya no seas chillon....a mi me pico un obispo y no digo nada!!!!

    jajajajajajaj}

    saludos

    ResponderEliminar
  31. jejejeje!! buen relato!!

    Yo odio los moscooooss!! los odio!! de verdad, me han hecho noches imposibles, muchas... los odio.

    ResponderEliminar
  32. jajaj!! . crei que estaba leyendo un artículo de guerra!! jajaj!! xD
    MOOOOOSSQUITOS!! PICAN Y PICAN!!! ..
    .... en mi ciudad venden un aparatito que tiene el valor de 4 Dolares que espanta los mosquitos. pero vuelve loco a los perros!! jaja!! pero es para un cuarto no ma! .. .. algunos dicen q eso enferma a las personas xD jojoOJ j!! :D

    ResponderEliminar
  33. Y los perros feroces?? A ellos no los picotearon?

    Si no, entonces estaban coludidos con el enemigo.

    14 piquetes! tienes iman para los moscos!

    ResponderEliminar
  34. Hola!!!! Me quedé sorprendida cuando los F-16 se convirtieron en devoradores moscos. Sonreí por el impacto. Una posible solución es poner encima de la mesilla de tu habitación medio limón con clavo (especia) pinchado. Puede ayudar para que no te piquen tanto. BESITOS Y SALUDITOS DESDE ESPAÑA.

    ResponderEliminar
  35. Stanley: ¡Siii que se acaben para siempre!.

    ¡A por ellos!.

    ,)

    Maribe: Y que lo digas. Imagínate 21 ronchas, eso si fue un ataque certero.

    Diabla: Anoche las puse y vi como caían los moscos. Agggg, pero no aguanto el olor de las plaquitas... ni modo una cosa por otra.

    Besos.

    Mandarina: ¿Se tiene que untar?, yo también me lo tomo jajjaa.

    Saludos.

    Carlos: Te estás convirtiendo en mi maestro.

    Gracias.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  36. lex: jeje es lo bueno. La imaginación alimenta el espíritu.

    Saludos.

    Cuty: ¿Es bueno o malo ser fantasiosa?.

    Creo que es bueno.

    Dale, voy a ver el video, gracias.

    Saludos.

    P´Pito: Probaré OKKO a ver si es cierto que es un bombazo.

    ... nche monjita la de tu chiste.

    Besos.

    Cuetpallin: Yo nadamás los quiero matar jaja

    Saludos.

    Tito: No los conozco esos aparatos.
    Tengo algunos pero no dañan a mis mascotas. A mi me irritan la nariz, debo tener cuidado con ellos.

    Saludines.

    ResponderEliminar
  37. Arañita: No, los perros nadamás los espantaban con sus orejitas, osht!.

    14 piquetes más los 7 de la cara.
    Ah y el del ojo.

    Vaya que tengo imán.

    Besos.

    Liova: Mis cuentos mafufos jaja, que bueno que te gustó.

    Probaré lo del clavo y el limón.

    Gracias por el tip.

    ¿Cómo vas de vacaciones?.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  38. ¡Mis ojoooos, no mamar!

    A mi no me interesa si Barry te acariciaba en lugar de rascarte... ¡No por Dios!

    ResponderEliminar

Habrá de disculpar la falta de respuesta a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya hasta que me canse de pertenecer.


la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje