Páginas

lunes, 31 de mayo de 2010

Barbarie.




La oscuridad era densa, apenas se podía respirar debido al sofocante calor que hacia que el aire se condensara y lo hiciera irrespirable.
El ejército que se encontraba fuera de la casa afilaba sus lanzas, debían ser muy filosas para no errar, para dar en el punto exacto y así poder libar el cáliz sangriento.
Esperaban impasibles al paso del tiempo, sabían que en algún momento los moradores de la casa tendrían que salir y en un descuido ellos entrar y atacar inmisericordes.

Dentro de la casa los habitantes se sofocaban con el extenuante calor que los tenía tumbados en los sillones. Apenas hablaban para no agotar las escasas fuerzas que se escapaban a través de los poros de la piel, de las palabras que apenas pronunciaban, de los movimientos lentos que apenas hacían. El hombre mayor se refrescaba con un abanico de palma adquirido en uno de sus viajes frecuentes hacia el interior.

La mujer más grande, abochornada y malhumorada dejaba que de vez en vez el hombre le diera un poco de su aire fresco. Apaciguaba un poco el calor que salía de su piel.

Los dos jóvenes eran los únicos que reían ante el espectáculo que daban los mayores. La frente de la mujer mayor se perlaba de sudor y esta las limpiaba con su toallita que se ha vuelto infaltable en los calores de mayo.

Así pasaba el tiempo hasta que la mujer mayor no aguanto más y abrió la puerta. Entonces sucedió lo que tanto esperaba el ejército agazapado entre las plantas y los bultos.
Con las lanzas por delante, las hordas salvajes arremetieron contra todo ser vivo que hubiera en la casa, incluso las mascotas, todos probaron el filo de las armas que se clavaban sin misericordia en las carnes de los habitantes no haciendo distinción.

Poco a poco las lanzas hacían heridas profundas y vertían su veneno para poder sacar la sangre sin que esta se coagulara, sangre que iba a parar a los recipientes hechos expresamente para eso, para guardar el preciado líquido que era arrebatado al enemigo.

Las piernas, el pecho, las manos, la cara, los brazos, no hubo un solo lugar donde las afiladas puntas hurgaran para sacar el líquido rojo que a veces era muy espeso.
Lo más difícil era que picaran en la planta de los pies los pinches mosquitos porque ahí es muy difícil rascarse sin soltar la carcajada.
La cara de Kiku, los brazos de Barry, las orejas de Benito Tiki, los dedos regordetes de los pies de tamal de la MalquEridA, la planta de sus pies, todo tenía huella de los piquetes de mosquitos que se han reproducido de manera alarmante en el patio.

Todos quejándose pero con la sonrisa a flote porque la MaLquEridA era la más quejona y no se podía rascar en la planta de los pies porque le daba un ataque de risa y además se enojaba y lanzaba maldiciones cosa rara en ella.
Dos ronchas en la planta de su piececito izquierdo da cuenta de lo duro de la batalla. Además de otras dos ronchas en su dedito medio y una en su frentecita.

Lo mejor de todo es que existen las plaquitas mata-moscos que acabaron en un instante con todo aquel  mosquito que osó herir las carnes de tan ilustres moradores de la casa dejando sendas ronchas del tamaño del mundo y que han tenido que curar con gotas de jugo de limón que según Barry dice que así se quitan y sino por lo menos les calma la comezón.

El parte de guerra ha sido: Ningún muerto ( a no ser por las decenas de moscos caídos pero esos no cuentan), tres humanos heridos pero sonrientes y un chihuahua enojón con una ronchita en su oreja.



TAN-TAN.





28 comentarios:

  1. para que no moleste lo mosco....OKO es un bombazo!!!

    bonita semana!!!

    ResponderEliminar
  2. Jajajaja esos malditos mosquitos, aca tambien me han llegado y tengo la sala repleto de ellos, no eh comprado insecticida o algo, no me han picado mucho, pero es molesto cuando estas sudando.

    ResponderEliminar
  3. Fue para mi un honor que que me pasara a visitar a mi blog y me dejara buenos deseos. Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. En algún lugar leí que el Windex es un excelente repelente de insectos. También una esencia de una planta llamada citronella. Y me acaban de dar una receta con una planta que se llama cuajo y alcohol, pero no sé si conozcas esa planta. Busqué en Internet por si había fotos pero no encontré, lo más probable es que solamente en Monterrey le llamamos "cuajo". Saludos.

    ResponderEliminar
  5. jajajaa, hay mosquitos dispuestos a enfadarle el día a quien sea..jajaja, pero bueno regresaron con bien y sin bajas eso es lo importante! saludos!

    ResponderEliminar
  6. jeje. Ya decía yo.. pense que hablarias de cromagñones, neanderthales y demàs!.. que buena crónica caray!

    ResponderEliminar
  7. Hola Ángel:

    Mira, existe un remedio infalible para que no piquen moscos ni mosquitos. No sólo lo previene, sino que los evita.

    Debes untarte con bosta de Rinoceronte.

    Tú solita, deja a tu familia de lado, contigo ya será suficiente.

    Verás como ni entran en tu casa, y podrán dormir tranquilos.

    (Suerte Barry, alguien debe hacer el trabajo duro).

    Besos, Flor.
    Daniel.

    ResponderEliminar
  8. Ángel:

    No está la chica ésa que dice siempre
    PRIMERASSSSSSSSSSSS

    ¿Le habrá pasado algo?

    ResponderEliminar
  9. Querida Malque:

    Tarde pero segura...

    Ni me recuerdes a esos PIN...ES moscos, se han dado un banquete conmigo, y es que dicen por ahi algunas personitas que tengo tal DELI-DELI mi sangrita que por eso me siguen, otros dicen que por soy muy SANGRONA, pero, pero, pero, como dicen alguien que tu y yo conocemos: LA NETA, no soporto a ese ejercito de moscos, tarde pero, ya compre un anti-moscos.

    Besos Brujos*

    ResponderEliminar
  10. Jajajaja! Mi Malque, te superas!! Esta es una de las mejores cronicas que has escrito en tu blog, sin exagerar!
    Bien merecidos todos los premios y nominaciones!
    Felicidades mias y de G (que se puso muy contento cuando le conte de tu triunfo absoluto!)!
    Besos!

    ResponderEliminar
  11. jajaja uTS! estaba asustada por la narración... jajaj muy buena..aunque no te recominedo las plaquitas, porque mata a los moscos pero también daña muchisimo los pulmones...
    saludos!

    ResponderEliminar
  12. uff atrás quedaron los mosquitos, pero acá se vino el frio brr, y la maldita gripe.

    ResponderEliminar
  13. Hay que dejar que coman los mosquitos, son parte de las creaturas del Señor (améééééééééééééééén), no seas envidiosa, compárteles de Tu Sangre Real, pues que tanto es tantito.
    Luego nos leemos, Querida La Mal.

    ResponderEliminar
  14. ojalà y asi fueran todas las "batallas" ja!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Moyotes dicen en el norte!! jajaja yo me fui por otro lado (nada rudo), ando en otra sintonia. Gracias por la sonrisa que me abrio tus letras. Saludos.

    ResponderEliminar
  16. el Neem es bueno para repeler mosquitos....siembra uno cerca de tu casa!!!! lo por de los mosquitos es que son portadores del dengue, la neta hace dos años yo me estaba muriendo por esa madre, por eso les tengo pavor!!!!!

    ResponderEliminar
  17. No puedo con esos mosquitos, me sobrepasan y pueden hacerle a uno la noche imposible e incluso hacer que el día siguiente sea horroroso por no haber dormido nada.

    Un beso cielo

    ResponderEliminar
  18. Las casas en EU estan hechas de carton, son chafas chafas. Pero estos gringos inventaron ponerle mallas removibles a todas las puertas y ventanas, de modo que puedes abrirlas con toda comodidad y ningun mosquito puede entrar. Tengo 4 años aqui y no me ha picado ni uno solo desde entonces. La neta hay que aceptarlo: Tenemos que copiar esta técnica en México, no ahorraria miles de molestias.

    Te doy un remedio casero que es infalible cuando en tu casa ya se metieron estos animalejos: Parte un limon a la mitad y entierra en ambas mitades varios clavos (de los de cocinar, no de los de fierro) Y ponlos cerca de donde estas dormida. Los moscos odian la combinacion de aromas y te dejan en paz por un par de noches (cada noche hay que cambiar el limon y los clavos). Ya al otro dia busca los animales y matalos, porque el remedio funciona solo unos dias.

    Pobre Benito-Tiki

    ResponderEliminar
  19. a pinches mosquitos ya ni en su casa uno puede estar en paz u_u

    y a veces no es tanto que te dejen ronchas y luego te veas como fenomeno sino el zumbido que hacen y no dejan dormir D:

    que estes bien :D

    ResponderEliminar
  20. Ja ja ja ay Flor, empece a leer pero al mencionar a los personajes cai en cuenta que te referirias a la familia, muy buen cuento ja ja ja, me hiciste la noche.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. P´Pito: OkO les hace daño a mis chihuahuas.

    Besos.

    Ácido: A mi ya me picaron de neuvo, tres sendas ronchas nuevas en mi mano derecha, osht!

    Saludines.

    Micky: No hay nada que agradecer.

    Espero todo salga bien, de verdad.

    Saludos.

    elbibis: No conzoco la planta, deberé preguntar en el mercado a ver que pasa.

    Gracias por la información.

    Abrazo.

    Toño: Eso fue lo importante je.

    Besos.

    ResponderEliminar
  22. Malque

    que estupendo post, me ha parecido muy pero muy bien elaborado. Me he reído como loco pero hasta pesar me dió pesar de los moscos caídos por que SI CUENTAN!!!!!!

    Un abrazo mijita!
    recuerde que la quiero

    ResponderEliminar
  23. Jo: ¿De verdad te gustó?, me da gusto que te haya gustado ja

    Besos.

    Dan: ¿Bosta?, ¿de rinoceronte?, :(

    ¿No puede decirle a alguien de mi familia que lo haga por mi?, jeje prefiero.

    Besitos Dan.

    Dan: Llegó después de ti, mira, voltea para abajo jaja

    Besos again.

    Brujita: Yo me hice de varias cajas de plaquitas, pero aún así me siguen picando auch!

    Besos.

    Pelusin:Gracias, es un halago lo que me dices.

    Muchos saludos para ti y para G que siempre los recuerdo.

    besos.

    ResponderEliminar
  24. luna: ¿En serio?, yo me la apso suando plaquitas, ¿ahora qué hago?, hay muchos mosco.

    Chin!.

    Nanita: Quisiera estar ahí, me gusta mucho el frío, lo prefiero al calor.

    Saludos.

    Pherro: Pues si que coman si no digo que no, pero no con mi sangre jeje.

    Besos Pherro.

    frecuenciax: Ojalá

    :) Saludines.

    Mrs. Dalloway: ¿Por qué lado? dime porfa...

    Caguamo: ¿Qué es Neem?, ¿dónde lo venden?.

    Por eso me dan miedo los moscos porque sé que transmiten el dengue y eso si me asusta.

    Saludos.

    alex: Ni dormir y la comezón no se quita nunca por dios je

    Besos alex.

    ResponderEliminar
  25. Arañita: Si pero ya sabes que aquí sólo copiamos lo malo jeje

    Limón con clavos ( sé de cuales) los compraré hoy y ta te contaré, gracias Araña patona.

    Besos.

    Apolline: Si, pinches mosquitos jijos de su rejija.

    Peor es cuando te pican en los ojos jajajaja auch!

    Iguanas.

    Malhechecito: Sipirili a mi familia.

    Que bueno que te gustó.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  26. Potter: Muchas gracias Potter, eres un lindo.

    Nooooooooo, no cuentan porque me pican, es el enemigo a vencer, alguien tiene que perder y mientras no sea yo jeje

    Te quiero Potter.

    ResponderEliminar
  27. Te felicito, gran texto.

    Un abrazo, recuperándome lentamente.
    Te quiero mucho!

    ResponderEliminar
  28. ...

    Desgraciados insectos

    (Rasca rasca rasca)

    ¡Ja ja ja ja!

    Desgraciados insectos

    ...

    ResponderEliminar

Habrá de disculpar la falta de respuesta a este soliloquio intrínseco en el que me hallo.
Visitaré su blog agradeciendo la visita tan pronto el tiempo y la memoria me lo permitan.

Suya hasta que me canse de pertenecer.


la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje