Páginas

viernes, 15 de enero de 2010

Amores no vividos.





Buscar amores perdidos entre las hojas del viento que el otoño del tiempo se ha llevado es cosa fácil. Hojas de amores pasados que han dejado huella en un corazón que no se atrevió a dar un primer paso. Solo es cerrar los ojos y trasladarse a la época que se quiera, abandonarse al sueño.

Buscar entre esas hojas la caricia de una última mirada en un día feliz de despedida de generación. El último día cuando el adiós fue definitivo. Conocerse el último día para no volverse a ver.

Miradas... tal vez sea lo que marca mi vida... las miradas.

Miradas de unos ojos verdes adornadas de largas pestañas negras y una sonrisa jovial que me recibía todas las mañanas de mi adolescencia, haciendo que el corazón latiera tan de prisa que habría que detenerlo para que no emprendiera su loca carrera a la felicidad.
Miradas de unos ojos verdes buscándome siempre... para luego perderme. Mirada que hacía que me atreviera a buscar nombres, apellidos y guardarlos en la cajita de recuerdos valiosos que aún conservo.

Mirada de unos ojos tímidos queriendo decirme algo para luego arrepentirse y seguir su camino. Aparentar que todo es normal cuando sus ojos siguen buscando los míos para al fin encontrarlos y volver a huir.
Vivir todos los días con la angustia de saber si lo vería... si él me vería. Buscar todos los días su mirada y entonces descansar porque sé que estaba ahí.

Miradas de unos ojos alegres que me buscaban para ubicarme y después solo ir tras mío... quedito... sin molestar... solo ir cuidándome en la calle de cualquiera que se me acercara... cuidándome de él.
Acercarse para aspirar el suave perfume de mi pelo largo recién lavado. Aspirar el perfume de una adolescente asustada que se resistía al amor.
Mirada que buscaba mi pelo negro rizado enmarcando una sonrisa inocente y unos ojos con el asomo del amor en su mirada tierna.
Pasar tres años en larga agonía hasta de nuevo decirse adiós sin siquiera haberse dicho hola.

Atreverse, buscar datos para grabarlos en la memoria y recordarlos para así robarle una poca de felicidad a la vida conyugal.

Miradas esquivas, fortuitas, alegres... tan solo miradas.
Miradas que hacían emprender el vuelo a mundos insospechados.

Miradas de ojos grandes y soñadores que sin buscar mis ojos los encontraron, sintiendo un choque eléctrico, haciendo cimbrar nuestras pupilas al punto de retirarnos y no saber que decir.
Un choque eléctrico que hizo darnos cuenta de que existíamos, nos hizo darnos cuenta de que ahí estábamos... juntos pero tan lejanos.
Al norte del país se quedaron esos ojos que nunca volví a ver, pero que quedaron fijos en mi memoria como la sal al mar.

Miradas de unos ojos sorprendidos que al paso de los años vieron como el amor de su vida estaba embarazada y la sorpresa solo hizo que de esos ojos saliera una mirada de ternura. Acariciar imperceptiblemente el pelo de su amada y decir el último adiós... el definitivo de tantos adioses con una caricia leve sin apenas tocar el pelo, con un tono de tristeza en la mirada. Tristeza de algo que ya no podría ser... nunca más.

Mirada de unos ojos risueños atrapados en una fotografía. Miradas que nunca se juntaron ni se juntaran. Miradas que se sienten cerca pero que son tan lejanas. Habrá que recorrer el espacio y el tiempo para encontrarse.
Ojos que sonríen con solo mirarlos. Ojos alegres, festivos, traviesos... tan solo unos ojos risueños que incitan a la vida, a la alegría... al amor.
Unos ojos, una sonrisa, una cara conocida sin conocer.

Miradas de amores que pudieron ser y no fueron. Amores atrapados en el tiempo, en los recuerdos, en la memoria y en el corazón de dos personas que tuvieron su tiempo pero que dejaron ir la oportunidad.

Si se pudieran juntar todas esas miradas, todos esos nombres, todos esos recuerdos, haría un catálogo. Un catálogo de amores no vividos.
Amores de miradas que se recuperan cuando el cerrar los ojos implica un gran esfuerzo y una profunda emoción. Estar en las puertas de la soledad demoledora que habita la mente llena de recuerdos para así revivir esos amores.
Entrar a un mundo fantástico en donde solo hay cabida al amor imposible, al que no fue... al que no será.
Amores que cruzan el tiempo para volverse a encontrar.
Amores que dan un soplo de vida a la felicidad.

Amores de tiempos lejanos, perdidos en el mismo tiempo...




















24 comentarios:

  1. nombre mi soberana si yo juntara todos esos rostros, el google me servirìa de nada!!! jajaja... yo siempre he sido enamorada... dice mi mamà que estoy enamorada del amor (y se ponìa a cantarme la canciòn) ahhh... ùltimamemte la vida me sorprendiò con lo inverso... alguien enamorado de mi y yo ni sabìa... y lo mejor es que ahi va ahi va... se aplica el muchachito!! bueno ni tan muchachito jojojo es mayor que yo nada mas 5 dias :S diosss que cosas jajaja

    bueno ya, yo no hablo de esas cosas.

    ResponderEliminar
  2. estos posts me ponen melancólico y algo romántico, me siento tan identificado, creo q es x la edad

    ResponderEliminar
  3. Nunca tuve un amor así, pero que bonito, que bonito recordar viejos amores que de repente llegan a la mente.

    ResponderEliminar
  4. ¡Eso me suena a amores de barra malqueque panqueque!

    ResponderEliminar
  5. Wooooou... destapaste mi cajón de amores!
    Qué hiciste?
    No voy a poder hacer nada más que pensar en ellos en lo que me queda de día!
    Y yo que los tenía guardaditos...

    ResponderEliminar
  6. Me encanto!! Bueno me senti sola por un instante en la lectura pero de ahi sonrei...

    Saludos del otro lado del charco

    Veca

    ResponderEliminar
  7. Yo por eso uso lentes oscuros.
    Las miradas dicen mucho.
    La penúltima mirada de quien amé, fué la mirada cómplice de la traición y de la mentira. Del placer sexual y nada más.

    Por eso siempre hay que usar máscara, querida...

    Y la de Rorschach es mi preferida...

    Y hablando de los amores de antaño, yo nunca olvido a los primeros: los de la secundaria. De hecho llevaba años buscando a mi novia de 2° grado, y ahora sé que vive en California, Estados Unidos y es muy feliz. Me da nostalgia recordarla.

    Estos dias he estado con esa nostalgia de amores lejanos, que se va a casar una de mis exnovias y me invitó al evento. Me entró una emoción rara y mucha nostalgia, recordar aquella casi niña que era extremadamente tímida, y que me confesó que yo era su primer novio (ésto, en la preparatoria) y lo poco o mucho que vivimos juntos.

    Y casi 10 años después de haber entrado a la prepa, nos volvemos a encontrar, ella completamente cambiada, con otra mentalidad, con diferentes metas, y con la ilusión de su boda.

    Conservaré recuerdos de todos esos amores no vividos, incluso el dia que tenga que "entregar el equipo" los recordaré con mucho mucho cariño...

    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Yo nunca tuve un cajon como tu, pero al leer estas lineas me ha invadido la nostalgia. Que recuerdos!!! Que miradas dignas de consagracion!!!!
    Como algo impalpable puede sentirse?
    Otra de las tantas grandezas de la vida :)

    ResponderEliminar
  9. Esa naldita mirada de esos malditos ojos verdes que tanto me hicieron sufrir y de los que ahora no quiero saber nada porque sólo pueden ver ya a otra mujer que no soy yo; este es un amor que no quisiera recordar por ahora, QUIERO OLVIDARLO!!


    Saludos Malqueeee!!

    FELIZ FINDEE!!

    xd

    ResponderEliminar
  10. sabes mujer? hay veces que leer ciertos comentarios me causan mucha mucha tristeza y mucho enojo...

    es por eso que a veces evito tu blog si bien me lo perdonas...

    es triste enterarse de barbaries así por estos medios... BTW

    yo no hablaré de miradas, igual que algunas personas la última que ví me decepcionó y me hirió tanto que ahora me ves como idiota escribiendo cosas sin sentido para que no duelanme duelan más...

    [ya me vine a confesar]

    y pues así... miradas y nada más...

    cuidate

    ResponderEliminar
  11. No lo Leo, no lo leí y no lo leeré... sabes q los tiempos no están para leer de amores, menos pa mi... ya va casi un año... y nada de desaparecer...

    Volvera a sentirse así como ayer alguna vez?... y si vuelve a sentirse así?, realmente quiero q eso pase¿?... no se, no quiero leer, quiero hablar, no quiero ya escribir... no me sirve el tic tac

    ResponderEliminar
  12. Malquerida hiciste que recordará a mi primer amor!!!

    =D

    ResponderEliminar
  13. Ahhhh pero no sabes lo que me has hecho recordar Querida Malquerida...

    y si, ojos verdes.

    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  14. Es mi imaginaciòn o estas enamorad :p

    Saludos.

    P.D. muy atinada rola de fondo :)

    ResponderEliminar
  15. Esos amores que no fueron, son los que nos dan chance de imaginar miles de finales a nuestro antojo... sin que logren decepcionarnos.
    un abrazo

    ResponderEliminar
  16. mI Cajita de nombres andaba bien empolvada, y es k desde e ultimo prometi no abrirla más, pero mirame aki, sentadita buscando y buscando entre nombres y miradas.. y enkontre a un muchachon k era mi mejor amigo en la primaria, luego encontre al ñoño de la secundaria y al desubicado de la prepa!! ahhh kuantos recuerdos!

    Gracias por ayudarme a rekordar!

    ResponderEliminar
  17. Uyyy.. has tocado un punto sensible de mi memoria...

    snif.. snif...

    ResponderEliminar
  18. hahahaha ves la polémica que desataste con tu post?
    me pareció hermoso...
    escribes muy bien...
    y sin duda logras transmitir la emoción...
    yo iba a decir que me recordaste muchas cosas y que me hiciste cerrar los ojos para traer conmigo alguna mirada...

    pero creo que ya todos dijeron eso jaja

    y mucha gracias por darle de comer a mis mascotas =)

    Ángel

    ResponderEliminar
  19. Majestad, recordar, dicen es vivir. Mientras no sea dolencia del pasado, todo está bien.
    Amores que no fueron, no son amores. Los de verdad son los que están, los reales, los de carne y beso. Los otros se sirven en Platón (el filósofo) y se degustan en bocaditos de nostalgia, nada más.

    Majestad, un beso de este poeta que la quiere feliz y enamorada.

    ResponderEliminar
  20. Flor:
    Ya no puedo recordar sino el día de hoy.

    ResponderEliminar
  21. Alma: Bueno, no hables de eso, de cualquier forma ya nos enteramos del susodicho.


    Besos.


    Damián: ¿Edad?, ¿pues cuántos años tienes?... o... ¿mi edad, o cuál?...


    Angie: ¿Viejos?, jajajaja agggg!


    CállateTú: ¿De barra?, ni idea.


    Dos besos.


    Cassiopeia: Pues sácalos a que les dé el aire un poco.


    Saludos.


    moly: Gracias, igual para ti.


    Verónika: ¿Te sentiste sola porque estás lejos?...


    -----: Bueno, esperemos que para entregar el equipo te falte mucho.


    Arggggg! nervios...


    Suzette: Es que la mirada dice mucho, más de lo que nos imaginamos.

    Besos.


    Pashimna: Siento habértelos recordado, sorry.

    Abrazo.


    Astartea: A veces me siento entre la espada y la pared y no sé que hacer.

    ResponderEliminar
  22. Pancita: ¿Y cómo le hacemos para hablar?, tu dime...


    Karlita: :)


    Casacelis: ¿De quién son los ojos verdes?... dime...


    frecuenciax.com: Es tu imaginación. ;)


    Quetzal: Son los que nos hacen vivir un poco más.


    Saludos.


    Dayann: Hay amores en cada etapa de la vida, así como tu los tienes.


    Abrazo.


    Min: :(


    Ángel L.M: Pues dilo, son también tus palabaras.


    Un placer pasar por tu blog.

    Saludos.


    Poeta: ¿No son?, juraría que si.

    Gracias.

    Un beso y un abrazo fuerte.


    Dan: :(

    ResponderEliminar
  23. Me encanta tu manera de escribir y de hacernos revivir algunas cosas que creemos hemos olvidado.
    Saludos!

    ResponderEliminar

Soy un ser navegando en la incomprensión de sí misma.

la MaLquEridA

Musa con cuernos

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Es beso de agua y luz de ciegos en el desierto diario. La leo y me leo. La leo y la siento. La leo y la quiero. Vamos de la mano desconocidos y alejados por los caminos rotos y astillados de la vida cansada y del tiempo huraño. Refunfuñamos por todo y hasta en el infierno tienen miedo de que un día aciago lleguen nuestros pasos. Chocamos con mil horas arañamos las rutinas odiamos la compasión nos dan risa los ángeles y mucha pena los diablos. Nos cansa todo y más que nada el resto de los humanos. A veces herviríamos a los que nos rodean y otras daríamos la vida por hacer reír a un chavo. La Malque es un corazón de sol escondido y mil silencios largos. Toro Salvaje