lunes, 30 de noviembre de 2009

Sentimiento desconocido...


La manera en la que estoy tomando la noticia de la boda de mi hijo, no me está dejando bien parada. Nunca pensé que me afectaría de tal forma.
He reaccionado mal. Estoy enojada, me molesto de todo y no estoy participando de su alegría.
Fuímos dos veces a buscar el anillo de compromiso y mi esposo y mis dos hijos estaban muy contentos, yo me apartaba, no quería estar con ellos... yo no estaba contenta.
Todos conocen el amor que le tengo a mi hijo y sabían que esto pasaría, yo nunca lo creí así, pensaba que no tendría mayor problema. Ahora veo que no.
Estoy dolida.
Por primera vez veo que yo no soy su prioridad, que hay alguien más y eso me llena de furia... me duele tanto que siento que el corazón me va a estallar de dolor, ayer creí que no lo soportaría más y terminé enojándome, aunque fuera por otro motivo.
Fuí la única que no buscaba el anillo. Los tres estaban contentos, pero verme apartada les hacía esconder su alegría.
El domingo pasado fuímos por primera vez a la joyería y una respuesta de mi hijo me hizo casi querer golpearlo. Nunca había sentido tanto enojo con él.
Al ir a festejar la noticia del compromiso, en el bar al que fuímos había un trovador y no quiso cantar la canción que le pedí. Cantó la que pidieron Muny y Barry y entonces me puse a llorar y dejé escapar mi frustración y todo el rencor que sentí en ese momento. Lo descargué contra Barry que siempre ha sido el aire de mi vida. Lo descargué contra Muny que era el causante de mi enojo, y lo descargué contra Kiku, que era la más serena de todos.
Pensé que todo había pasado, pero no, ayer pasó lo mismo... hasta que Barry habló conmigo. Estaba cansada de buscar y Barry me tomó del brazo para que fuera a ver el que a mi hijo le gustaba y fué que empecé a ayudarles... y lo encontramos.
Dí mi punto de vista y les dije cual era el que me gustaba y los tres estuvieron de acuerdo en que era muy bonito. Después de verlo mil veces mi hijo decidió que era el adecuado. No lo decidió por mi, si no fué que le gustó y lo compró.
Él quería que su familia estuviera en uno de los momentos que daban pie al comienzo de la serie de acontecimientos que se vienen como en cascada.
Al salir de la joyería, Barry se puso a llorar.
Barry es muy sensible, tiene toda la sensibilidad y la nobleza que yo no tengo.
Abrazó a mi hijo, le dió besos y mi hija les tomó una foto. Ahora me doy cuenta del gran amor que Barry le tiene a Muny... ahora lo veo.
Yo abracé a Muny y le dije a Barry que no debía llorar en la boda y ha dicho que eso será imposible. Nunca pensé que un padre quisiera tanto a su hijo, de tal forma que se deshace en llanto con la felicidad de él.
He hablado con Muny, le he pedido perdón por la forma tan ruín en la que me he comportado y me ha dicho que yo siempre seré su prioridad, que siempre seré su madre y que siempre estará conmigo.
Ahora tengo casi todo un año para entender que mi hijo se va a ir, pero siempre estará conmigo.
Me he preguntado que sentimiento tan bajo puede tener una madre- si es que así me puedo llamar- al no ser feliz porque mi hijo se casa.
Yo no quiero darle nombre, porque si lo digo, jamás podría volver a ver a mi hijo a los ojos.
Debo trabajar con mi mente para entender que esto que está pasando, tenía que ocurrir algún día. Quiero mucho a Nueris y a mi hijo y sé que me costará mucho trabajo dejarlo ir, pero quiero verlo realizado y quiero que me quieran, que no me odien por ponerme triste y enojada porque se va.
Lo haré aunque me cueste mucho trabajo...él... ellos... mi familia se lo merece.




domingo, 29 de noviembre de 2009

Bien-querida, de MaLquEridA, nada.

Me agrada mucho ver cuando paso a leer los blogs que sigo, que me han otorgado un premio, porque si me tienen en mente para dármelo, es porque les gusta lo que escribo y eso me satisface.
Tenía unos premios un poco rezagados, porque hay que buscar bien a quien otorgárselos, tampoco se trata nada más de pasarlos y ya.
Si no sigo las reglas de los premios, por lo menos se los doy a quien de verdad creo que se los merece según mi punto de vista.







Zully, del blog Crónicas de una mujer de 30, me ha otorgado el premio Magnetismo, lo que agradezco en el alma y yo se lo doy al Maestro Karnicero, porque es mi amigo y lo quiero y además me gusta su blog, muy juvenil y vivencial.

El premio Adictivo, me lo ha otorgado Neno, del blog Ansina nomás que trata sobre su vida, muy interesante por cierto y se lo otorgo a P´Pito del blog Las Chupaletas de P´Pito, porque es un blog que nunca dejo de leer y además de ser el primero que leo todos los días, para empezar con una sonrisa, ya que en su blog, solo cuenta chistes.
Debo decir 5 cosas por las que me gusta su blog:
1.- Por que es muy divertido,
2.- Porque es muy divertido,
3.- Porque es muy divertido,
4.- Porque es muy divertido,
5.- Y porque es muy divertido.







Otro premio me lo ha otorgado el Profe. Zovec del blog DICLOFE_NACO, que trata cosas muy interesantes y divertidas, según sea el caso. Gracias Profe querido.
Este premio se lo doy a Cl@udette, porque no me olvida, del blog Retrospectiff.
También se lo otorgo a Cassiopeia, por sus palabras de aliento,ella escribe en el blog ConViviendo con el Intruso, gracias Cassiopeia.
Y por último se lo entrego a A, que no tiene blog, pero que me escribe, se preocupa por mi, tiene unos hijos maravillosos, Coco, Jaziby, Jurgen, Génesis, Josué y a toda su familia que le gusta lo que escribo, muchas gracias.







Por último el premio Pluma de oro, que me lo otorgó Ely, del blog Dreams,Stars and Coffee, que es juvenil e interesante, a veces escribe poemas, a veces habla sobre sus amistades. Acaba de publicar un post sobre como se conocieron sus abuelos y me dejó con el ojo cuadrado.
Gracias Ely y se lo otorgo, por lo que representa el premio a IvaniUs del blog Chancho Pensante, ya sé que no le gustan los premios, pero yo se lo doy y ya.
Y también se lo doy a Potter, del blog En este blog de Potter, porque además de ser Potter es mi hijo.








Así que pueden pasar a recoger sus premios y muchas gracias por estar siempre con esta reina.

Un beso.





sábado, 28 de noviembre de 2009

Oye... dime...








Eh! Barry, dime algo, soy bipolar?

Si, seguro.


mmmm...


Kiku, soy bipolar?


Si, mamá, eres tripolar...


ammmm...


Muny, soy bipolar?...


Si mamá, eres millonésimo polar...





¡¡¡Que les corten la cabeza a todos !!!  jeje





viernes, 27 de noviembre de 2009

Un día me voy a ir...




... soltaré mis amarras y dejaré todo para buscar un nuevo horizonte.
He decidido dejar ir a la niña inocente que aún habita en mi cuerpo, la subiré a un frágil barquito de papel y zarparé mar adentro con ella. Sin anclas, sin remos... sin nada.
El mar nos engullirá y trataremos  de sobrevivir. Estaremos solas ella y yo.
Nada mejor para probar nuestra valentía y audacia.
Me he preparado para librar la batalla más ardua de mi existencia. Estoy lista... sabré de que madera estoy hecha.
No sé si lo lograré, pero el mundo es de los audaces, y yo... no me voy a quedar a la orilla de la mar encrespado.
El mar picado nos dará pocas ventajas.
Solo ella y yo.
Lucharemos al límite de nuestras fuerzas, sin nada de ayuda. Ni dioses, ni piratas, ni barcos salvavidas  podrán ayudarnos.
Será una lucha entre el valor y el miedo.
Entre la inocencia y la maldad.
Entre el amor y el desamor.
Entre ella y yo.


No sé si sabré quien sobrevivió...
Solo sabré a quién se tragó el monstruo  que vive en el fondo del mar.

¿Sobrevivirá la inocencia de un mundo maravilloso? ó ¿la dicha plena de un mundo desconocido, con todo lo que esto implica?.
Espero tener el viento a favor... aunque sea solo el viento...
aunque sea el viento, el que se lleve mis gritos silenciosos...
aunque sea él, el viento el que se lleve mi vida entre sus garras... solo así encontraré lo que busco.
Trataré de ver a lo lejos el faro que me ayude a llegar a la orilla, donde no me quise quedar. Donde era feliz, pero algo me faltaba.
Regresaré para buscar los restos de mi vida y seguiré siendo feliz.

El mundo es de los audaces...




antes... de que algo pase... ó no pase nada.







jueves, 26 de noviembre de 2009

Adicción de palabras.





Una de las grandes satisfacciones que me ha traído el blog, es el conocer personas que en la vida real no conocería, por ser como soy. Tímida al extremo.

Personas muy diferentes a mi en todos los aspectos. Personas que de algún modo no pertenecen al ¨círculo¨ donde me muevo.

Llegaste en un sábado confuso, en donde cualquier cosa que pasara era crucial para lo que estaba viviendo en ese momento, sumergida en aguas profundas y sin nadie que me extendiera la mano.
Me encontraste y me hiciste llorar por las palabras que me dijiste... palabras que me escribiste... palabras de aliento, me hiciste llorar al ver tu mano extendida hacia mi tratando de salvarme.

El 11 de abril de este año, época crucial en mi vida, recomendaste leer un post mío,¨La infancia perdida¨, ví por casualidad en tu blog la recomendación y fué así como empezamos una amistad.
Me diste la mano y no me has dejado caer, y mira que peso y has aguantado como los hombres verdaderos.

Me tratabas muy cariñoso, ¨Lograste que te admire en 15 minutos¨,¨Tengo mucho que aprender de tí¨,¨No guardes silencio, déjame saber que estás ahí¨, palabras que alimentaban en mucho el ego de la MaLquEridA.
Hablamos sobre el hecho de querer ser aceptada  en el círculo de los ¨Escribidores¨, que para mi son lo máximo, aunque por ahí me hayan tachado de rastrera, no importa, es solo que digo lo que pienso.
Me has dicho que el pertenecer a un círculo, no tiene que ver con el saber hacer algo de una forma específica, tiene que ver con formar parte... con compartir, ahora lo sé, después de tanto tiempo.
Vamos a cumplir casi 9 meses de conocernos y puedo decir que la amistad que tengo contigo, nunca podría haberla tenido con un hombre en mi vida real.
Las personas que me conocen y que te conocen, seguramente nunca pensarían que algo pudiéramos tener en común para ser amigos. Somos tan diferentes y sin embargo eres mi amigo, sin comillas.
Formamos parte de los 4 Fantásticos,¿recuerdas? y aunque ya no estemos todos, el hecho de haber formado parte de algo, me deja por demás satisfecha.
Pero ha pasado el tiempo. Me conoces, te conozco... virtualmente claro y entonces... TARAN, la magia se acabó.
Ahora me regañas, me dices: Vieja sentida, chillona, mandilona, payasa, ñora chilletas, berrinchuda, en fin.
Pero también me dices: eres íncreible me cae, Bella mujer de mi corazón, Señora Hongo, MaLquEridA adorada, Me dejas un beso y con eso me haces feliz. Palabras que cuando me las escribes ( cada vez menos, por cierto), me hacen el día.
Hemos tenido descuerdos, algunas pequeñas discusiones, pero como los amigos lo hacen, pasado el tiempo todo se olvida.
Me dices que no rete al destino, cuando te digo que nunca te conoceré, porque mis traumas no me lo permiten, pero a éstas alturas de la vida, ya no le temo a nada, y sé que sin forzarlo, algún día tal vez, en algún lugar tu y yo nos conoceremos y nos daremos un abrazo verdadero, no virtual.¨Uno no es quien decide las cosas¨, me dices.
Bien, esperaremos a ver si en este mundo nos encontraremos. Si no es así, recuerda que tenemos una cita en la 3a. vida.
No dejaré de ver las nubes, no dejaré de creer, no dejaré de ser, no dejaré de recordar.
Lo que no debes olvidar, es  que aún tengo en mi lista de prioridades virtuales, en el No. 1 Procurar a mi MauVenom queridísimo.

En mi mundo de adicciones, no dejaré de pasar todos los días a leer ¨Adicto al mundo¨, te lo aseguro.

Gracias Mauricio por tu amistad,gracias por tu apoyo, gracias por tus palabras, pero sobre todo gracias por no soltarme una de mis manos que me tienen agarrada a este mundo confuso que es mi vida.

Felicidades por tu primer año en el blog, siempre es un placer leérte.




miércoles, 25 de noviembre de 2009

Sonrisa tenue.





Todo estaba en penumbras.
En el cuarto humilde, solo se oía la respiración de los ocupantes de la casa. Había 3 camas acomodadas de tal manera que se pudiera caminar entre ellas, había además un catre viejo.

En una cama se encontraban los padres, trabajando aún en sus sueños. En el fondo del cuarto estaba otra cama donde  dormían tres pequeñines dándose calor bajo las cobijas.
Al fondo otra cama más. Ahí se encontraban las dos niñas de la casa, cada quien dando la espalda a la otra, evitando tocarse... aún dormidas. Junto a su cama, se encontraba el catre donde dormía el más pequeño de la familia.

De pronto, la madre se movió inquieta. Abriendo los ojos, se incorporó y olió algo extraño en el ambiente. Alcanzó el chal viejo que estaba a los pies de su cama y se cubrió la espalda al tiempo que se dirigía a la ventana que daba a la carretera. Sus ojos somnolientos no daban crédito a lo que estaba viendo.

De prisa, pero sin hacer ruido para no despertar al padre que se enojaría mucho si eso pasaba, fué a despertar a los tres pequeños, haciéndoles con el dedo en la boca, señas de que no hicieran ruido, los levantó y les dijo que fueran a la ventana, mientras ella despertaba a las niñas y tomaba entre sus brazos al más pequeño cubriéndolo con su chal y llevándolos al lado de sus hermanitos que estaban ya impresionados de lo que veían.
Los niños abrían los ojos y se llevaban las manos a la boca, de tal forma que los gritos que querían salir de su garganta se ahogaban entre sus manitas.
El espectáculo era impresionante.
La carretera solo estaba iluminada por  la poca luz natural de la madrugada.

El paisaje era blanco... estaba nevando... algo sorprendente para ellos.
Nunca habían visto nevar en su vida. Creían que era un paisaje navideño, de esos que venían en las tarjetas postales que a veces les regalaban sus tíos ricos.
Pero no... este era de verdad.

La espesa niebla no les permitía ver muy lejos, pero no importaba, estaban viendo nevar y sus ojos infantiles captaban el hecho en todo su esplendor, grabándolo en su memoria con hierro fundido

Le pidieron a su madre los dejara salir para sentir la nieve, con las manos... con los pies... con su vida infantil.
La madre los arropó con suéteres, los pocos que tenían, incluso con los de ella a los que les dobló las mangas para que no les afectara el frío y los dejó salir solo un momento. Las niñas hicieron lo mismo.
Una de ellas, la menor solo levantó la cara para dejar que las hojuelas de nieve cayeran en su carita de mejillas arreboladas por el intenso  frío. Abrió la boca para  sentirla en su lengua e imaginarse un enorme barquillo de nieve de limón.

Después de dejarlos juguetear un rato, la madre los metió a la casa y les preparó un thé de hojas de naranjo.
La más pequeña no lo quiso. Nunca le han gustado los thés, ¨si no estoy enferma¨, decía a su madre y prefería seguir saboreando la nieve que metió escondida en la bolsa de su sueter.
Se metieron a su cama y siguieron soñando con la nieve que por primera vez, habían visto en su vida. Sería la primera de dos veces que vieron nevar.

La pequeñita, metida entre sus cobijas calientitas, veía como su madre arropaba a su hermanito y algo sintió en sus ojitos al ver como la madre con tanto cariño le daba un beso al niñito y lo cubría sin dejar un solo resquicio donde pudiera meterse el frío matutino.
Una sonrisa imperceptible se dibujó en su carita y quiso que ese momento se quedara grabado en su mente por mucho tiempo... tanto, que hoy al recordarlo, le ha dibujado esa sonrisa tenue.
Sonrisa que a la MaLquEridA, le ilumina el rostro.






martes, 24 de noviembre de 2009

Gracias infinitas.


Me parece que mi Ángel de la guarda y todos ustedes, que me ayudaron con sus buenas vibras y oraciones, hicieron un buen trabajo.
El diagnóstico no salió muy bien, pero pudo salir peor, así que estoy infinitamente agradecida.
Han de ser pesos pesados con Dios, porque estoy segura que los escuchó, miren que para salvar a este Demonio de tazmania si que debieron de haber hablado fuerte con él.
Muchas gracias y nunca olvidaré sus atenciones y palabras hacia mí.

Gracias Cassiopeia que te preocupaste mucho, Quetzal, Uriel, Alex Niwatory, Pelusin, Lumpenpo, Ann, Ángel, Alma Rosa, Neno, tnf25, Ely, Ricardo Marín, Priscila, P´Pito, Veronika Veca Life, elbibis, Moka Mola, Pashmina, Jolie querida, Profe. Zovec, Víctor, Noemí, Pancita, Trying, Duna, Melissa Stephens, todavía, Crónicas Urbanas, Unicornio, Flor de Loto, P´Pito, pero sobre todo a CállateTú, a Barry y a Muny que siempre están.

Muchas gracias y literal... les debo la vida.






lunes, 23 de noviembre de 2009

Solo quiero seguir siendo...





En el último año los términos médicos se han vuelto una constante en mi vida, así como los doctores.
Los exámenes cada tres meses, los pinchazos en mis brazos para sacarme sangre, las mastografías, los ultrasonidos, en fin... tantas cosas.
Me he acostumbrado, no me agobia.

Lo que me pone apesadumbrada es cuando me van a dar un diagnóstico, entonces ahí si, ya no sé qué hacer.
Me han dado los resultados de la última mastografía. No sé interpretarlos, pero hay algo que no me cuadra.
Tengo miedo.
Mañana tengo cita con el médico y mi corazón late acelerado cada que lo recuerdo. Quiero mantenerme tranquila pero no puedo.


Diagnóstico...


Diagnóstico...


Diagnóstico...


El último que me dieron me mantuvo tirada una semana en el suelo emocional.
No quiero eso de nuevo.
La resistencia de mis nervios está al tope, no podría con otro golpe.
Tendré que ir sola, nadie podrá acompañarme, espero que el médico me dé noticias buenas. La última vez fuí sola tres veces y no quiso decirme nada hasta que Barry fué conmigo.

Hoy escojo ser feliz, porque mañana no sé si podré seguir siéndolo.
No le daré lata a mi ángel de la guarda hoy, para que mañana me cuide mejor, no se distraiga y me acompañe para que todo salga bien.

Quiero seguir siendo la Reina del país de los hongos, así como soy.
Berrinchuda, enojona, malhablada, graciosa, saboteadora de mi felicidad, es eso solamente lo que quiero seguir siendo... solo eso... seguir.
Quiero verme en el espejo todas las mañanas y ver que sigo siendo yo, que la amargura y la tristeza son solo pasajeros... que sigo viva.
Deberé  luchar fuertemente contra mi misma para que pueda salir adelante. Las armas que tengo son escasas, se han ido acabando en las luchas de este último año,  pero debo hacerlo así sea con mis propias manos.
No me adelantaré, pero... es solo que tengo miedo.





domingo, 22 de noviembre de 2009

¿Puedo estar un poco enojada hoy?...




Es sábado 7 am, abro mis ojitos y le pido a mi ángel de la guarda que me acompañe en este día.
Escojo ser feliz el día de hoy.
Me levanto a darle de desayunar a Muny y a despedirlo, va a su clase sabatina.
Barry al no sentir que estoy, se levanta también. Prepara el desayuno porque se va a ir a trabajar, gracias Barry, eres un sol.
Se despide para irse a trabajar, pero regresa porque se le ha olvidado algo.
Se despide de nuevo.
Regresa porque se le olvidó la cartera.
Se despide de nuevo.
Regresa porque no le dí el beso de despedida.
Se despide de nuevo.
Regresa a dejarme las llaves del coche.
Se despide de nuevo... YAAAAAAA!!! ¿cuando terminarás de despedirte Barry?.
Así siempre es. Se le olvidan cosas y regresa mil veces antes de terminar de irse.

Enciendo la computadora y me dispongo a revisar el correo. Kiku y mi sobrino Super Pogh, están dormidos arriba. Todo está quieto.
De pronto oigo a los chihuahuas que bajan corriendo las escaleras, señal de que alguien está ya despierto.
Baja Kiku, me saluda y juega con los perritos. Baja Super pogh también.
Me pongo ausente en el msn. Voy a escribir la entrada del blog. El ambiente empieza a ponerse vivo.
De pronto se abre una ventana. Es George que pasa a saludarme.
Se abre otra ventana. Es el Neno, quiere platicar algo.
Kiku pone el stereo, y se empieza a escuchar ¨El globo azul¨ de Timbiriche. Pone el volúmen alto. Se abre otra ventana. Es Víctor que me dice que su nuevo blog ya está listo. Veo que Jolie entra y sale. Parece que tiene problemas con su conexión.
El volúmen del stereo es cada vez más alto. Super Pogh agarra la guitarra y empieza a emular a Enrique Bunbury. Los chihuahuas se ponen nerviosos con la guitarra y empiezan a ladrar. Jolie entra y sale.
George me pregunta porqué me dicen hongo. El Neno me pregunta algo. Jolie entra y sale. Víctor me dice que escuche la música del nuevo blog... Jolie sigue entrando y saliendo.
El volúmen sube cada vez más. El rasguear de la guitarra está alterando a los chihuahuas y ya se han puesto muy nerviosos.
AAAAAAAAAAAAAAAAAHHHHHHHHHHHHHHHHH!!!! ¡¡¡AUXILIOOOOOOOOOOOOO!!!
Kiku empieza a bailar con Super Pogh y él me pregunta que se hace en esos casos... ¡pues baila! le contesto, mientras veo en el monitor cuatro ventanas parpadeando.
Viene el acabose. Mi computadora se puso friki, lo que me faltaba.
Inhalo,
exhalo,
inhalo,
exhalo,
así hasta que me tranquilizo.
Empiezo a cerrar ventanas, es mejor que haga algo. Tengo una hija demandante y celosa que me pide que le dé de desayunar. ¡Barryyyyyyyyyyyy!!!, ¿dónde estás?... ayudaaaaaaaaaaaaaaa!!!.
Me despido de todos y apago la computadora.
Será mejor que la reina empiece a poner orden en el castillo.
la MaLquErida entra en acción. ¡cuidado cuando me pongo furiosa!
Las órdenes son dictadas de inmediato.
¡Kiku, calienta tu desayuno!, para eso está el microondas.
¡Super Pogh, haz lo mismo!.
A los chihuahuas los saco al baño y les digo a los hijos que les den de desayunar.
El volúmen del stereo está bajo y puedo hablar claro, sin tener que gritar.
Por fin, el orden ha vuelto al castillo.
Ayer decidí ser feliz.
¿Puedo estar un poco enojada hoy?, mis oídos y mis ojos lo necesitan.
Solo por hoy.
Un poquito...¿si?...
¿Porfa?...
¿No?...
Chaa.... qué gachos.



sábado, 21 de noviembre de 2009

Una historia increíble.





Felipe es uno de mis hermanos menores.
Siempre había sido cabeza dura. Desde que tuvo el accidente se volvió muy retraído. Solo fué crecer para ir dando tumbos por la vida.
No encontraba la forma de ser feliz, de establecerse.
Nunca fuímos unidos, él siempre se mantuvo apartado de mí y yo nunca hice nada por acercarme. Menos lo hice cuando me asustó tanto que tuvo que irse de la casa por todo el problema que ocasionó.
No tenía trabajo estable, andaba con una mujer y con otra, no se comprometía con nadie. Así fué como conoció a su primer novia formal. La llevaba a la casa, pero sin ningún compromiso. Mis padres habían fallecido ya y no había nadie a quien darle explicaciones.
Tuvo dos hijos con ella... niño y niña. Pero los dejó. Se separó de ellos y jamás los volvió a ver.
Siguió dando tumbos, sin que nadie pudiera ayudarlo, además de que él no se dejaba ayudar.
Brincaba de trabajo en trabajo, de mujer en mujer. Así hasta que encontró a Meli, en un restaurante de la Cd. de México.
Ella estaba de visita y le ofreció ayudarlo para establecerse, pero tenía que irse al norte, donde ella vivía. Él aceptó y se fué a buscar su destino dejando todo atrás.
Así ha cumplido ya casi dos años, en donde todo parece ir de maravilla y piensa casarse a fines del año que entra.
En la Cd. de México, donde viven los hijos que abandonó ha ocurrido algo extraordinario.
La hija mayor estudia en una preparatoria de la UNAM, al igual que un sobrino mío. De alguna manera mi sobrino y a la hija les llamó la atención apellidarse igual. Un apellido que tenemos no es muy común así que eso les llamó la atención. Se pusieron a investigar y fué entonces que supieron de quién era hija la muchacha.
Ella contó que tiene un hermano y que querían conocer a su padre.
Fué entonces que mi sobrino puso en contacto al padre con los hijos, después de tanto tiempo de no verse.
Ahora padre e hijos están en contacto a través del hi5 y del celular.
Pero lo mejor de todo, es que los hijos no le guardan rencor  a mi hermano o sea a su papá y eso es lo increible de esta historia.
Veo los mensajes que se dejan y la verdad me sorprende el amor que le tienen a un padre por demás desconocido.
Mi hermano está en vías de encontrar su destino y estarán en él, una mujer que lo ha ayudado a salir adelante y unos hijos que pensó estaban perdidos para él.
Y todos sin rencores, sin odios.
Se encontrarán pronto para intentar unir sus destinos, eso si me parece una historia íncreible.





viernes, 20 de noviembre de 2009

Carta a mi hijo.



Debo hurgar en mi corazón para sacar la mejores palabras para ti hijo querido.
¿Y cómo no si hoy hace 24 años llegaste a mi vida?.

¿Cómo hacer para expresar el inmenso amor que te tengo?. Solo sé que las palabras se agolpan en mi boca y no pueden salir, están atoradas en un cúmulo de emociones que me embargan.
¿Cómo decirte que eres la luz de mis ojos, sin lastimar a tu hermana?. Tú eres la luz de mis ojos, ella es mi corazón.
Sin el corazón no vivo y sin la luz no veo todo lo maravillosa que es la vida con ustedes.

Quiero que sepas que el dolor de tu nacimiento fué muy fuerte, pero si habría que pasarlo otra vez para que seas feliz, lo acepto mil veces.
Estoy orgullosa de ti hijo.
Las cosas que hemos pasado tú y yo son tantas, que recordarlas nos llevarían toda una vida...  la tuya.
Una vida que empezó a vibrar en lo más hondo de mi alma. Sabía que serías especial para mi y al paso del tiempo lo constato.

El nacer en un hospital por demás horrible, donde me tuvieron arrumbada en una sala junto con las camillas desvencijadas.
Abrir los ojos y ver el reloj para saber la hora que naciste... 10.03 de la noche del 20 de noviembre y volver a cerrarlos.
Despertar con un dolor desgarrante en mis entrañas, ¿que importaba ya?, si ya estabas en mis brazos.Mis brazos... los brazos de tu madre.
Brazos que han arropado tus angustias y zozobras, tus alegrías con tus primeras novias.

Las alegrías cuando sacabas 7 de calificación, porque sacar un 10 decías, cualquiera lo hace, pero un 7 solo tú ó pasar apenas rozando el 6. Sacar 10 es vanidad le decías a Kiku.

¿Recuerdas ¨El ratón vaquero¨?, tu primer bailable escolar, lo grande que te quedaba el sombrero, ¿te acuerdas querido ratón?.

Cómo olvidar  cuando llegué a la secundaria desde las 7 de la mañana esperando que me dieran tu boleta de calificaciones, y saber después de tanto tiempo que las entregarían hasta las 11, y no me quisiste decir pues temías que me enojara, cuando ya no había razón... ya estaba enojada de tanto tiempo de espera.

Los extraordinarios que pagábamos a escondidas de tu padre, que te regañaría por no estudiar tanto como tu hermana.
Cuando no pasaste el exámen de selección para entrar a la UVM y el regaño de Barry porque no habías estudiado tanto para quedarte en la universidad.
Nunca quise que te quedaras sin escuela y fué entonces que te dije que fueras a la universidad de la que te graduaste.
¿Te acuerdas cuando fuímos a inscribirte?. Te sentías ya grande y sin embargo aceptaste que fuera contigo, no importaba lo que pensaran los demás.

Oye hijo, ¿te acuerdas cuando nos escapábamos para comernos una hamburguesa que comprábamos con el dinero que nos sobraba de la inscripción?.
¿Cuantas veces lo hicimos...tres, cuatro?, no sé, pero eran muy divertidas. Era nuestro secreto, jajaja, vaya secretos tan valiosos que guardamos.

Querido hijo, desde los seis años has usado lentes y eso me agobia, porque yo te lo heredé. Ójala pudiéramos heredar solo cosas buenas y nunca las malas. Debería existir una ley celestial que diga que las cosas malas no deben heredarse.

Muchas veces la pasaste mal conmigo y sin embargo me has demostrado el amor inmenso que tienes por mi, no tanto como el que yo te tengo. Lo sentí en el abrazo que me diste por la mañana.

Vienen nuevos sueños hijo de mi corazón, nuevas ilusiones.
Quiero estar en los momentos gloriosos que te esperan hijo... muchos.

Hicimos un pacto el domingo, ¿recuerdas? . Me está costando mucho trabajo cumplirlo, después de todo dejar el vicio de un día para otro no es fácil, pero lo estoy haciendo por ti.
Porque quiero que vivas muchos años y porque quiero que te cases con Nueris, porque quiero nietos, porque quiero que tengas un buen trabajo, porque quiero que seas feliz.
Sueños que todas las madres tienen para sus hijos.
Pero... yo no soy todas las madres, los sueños que tengo, son los que deseo para ti Muny.
Quiero seguir sintiendo tu mano gordita en mi cabeza cuando te despides de mi, todas las mañanas.
Quiero verte grande como una torre y yo  protegida a tu lado hijo.
¨Pórtate bien Chikis¨, me dices todos los días.
Quiero sentir tu abrazo de despedida y el pedirme un beso cuando llegas.
Quiero sentir tu corazón alegre cerca del mío.
Quiero verte feliz hijo.
Quiero que seas un triunfador, más de lo que ya eres.
Quiero que los apellidos ilustres que te heredamos, no sean una carga para ti. Sé que contigo seguirán estando libres de toda mancha.
No quiero que sean un lastre, quiero que sean un orgullo y sobre todo quiero que nunca olvides de donde vienes.
Quien es tu familia, tus orígenes.
Si lo tienes presente siempre hijo, entonces te darás cuenta que el ser triunfador, te viene de sangre.
Sangre de dos apellidos formados a base de mucho trabajo, pero sobre todo nunca olvides que ser Corona no es solo un apellido... es un orgullo.





jueves, 19 de noviembre de 2009

A estas horas de la locura, que no me vengan con paraísos...




Durante toda mi infancia mis padres pusieron el mundo a mis pies y creí que era normal, me convertí en una pequeña tirana.
Hice lo que quise, haste irme de mi casa a los diez años por mi propia desición y ellos lo aceptaron.
Tuve todo lo que quise aunque no me lo ganara, era normal para mi.

Cuando conocí a Barry, heredó la aprensión de mis padres hacía mi y ... puso el mundo a mis pies.
Hice lo que quise y nunca me quedé con ganas de nada. Era normal para mi.

Crecieron mis hijos y vieron que el tener el mundo a mis pies, me tenía contenta y eso era mejor que probar mi furia. así que dejaron el mundo a mis pies. Seguía siendo normal para mi.

Ha pasado casi medio siglo para entender que no era normal que el mundo estuviera a mis pies. No para mi.

Demasiado tarde.

Estoy acostumbrada a que me den todo sin ganármelo, lo poco que hago, lo hago porque así lo siento. Pero es muy poco.
Muy tarde me he dado cuenta que pusieron el mundo a mis pies, para que hiciera algo por él, no para servirme de él.
Pero...
es...
demasiado...
tarde.

Me acostumbré a ser reina y que mis órdenes se cumplan sin rebatir, pienso solo en mi... como siempre.
Ahora me doy cuenta que en este mundo que pusieron a mis pies, hay más gente. Más personas, que si bien no me necesitan, no les hace daño que piense en ellas.
Dejaré de ser egoísta y pensaré en los demás, aunque sea tarea de titanes, creo que puedo hacerlo.
Solo es cosa de que quiera, y eso...
eso si es muy difícil.










Y todo esto sale a cuento, porque todo el día me la pasé oyendo trova...
Mejor voy a oir... chequete-chequete-cheque, a ver que sale...

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Ansina nomás.






Existe en un lugar lejano a otro sitio que es cercano a nosotros.
Existen historias, de esas que solo pueden contarse a la luz de una vela que se cubra con un paño de seda verde.
Debe ser verde para que el viento de los panteones, ése que viene de madrugada a robar los sueños olvidados de los muertos, no la apague ni se lleve la memoria de los narradores.

Por eso son historias maravillosas las que ahí se cuentan, y la gente por precaución no las escucha sin antes haber comido un suspiro de algún amante.
También se cuidan de que al escucharlas no vayan a parpadear demasiado, porque entonces la luz de la vela podría apoderarse de las fantasías y quemarlas con su luz, entonces los escuchas de los cuentos no podrían cumplir sus fantasías y se quedarían con el suspiro en medio del pecho.
Irremediablemente morirían de desamor sin saber por qué.

Pero te cuento...

En ése lugar, que pensándolo bien, no está tan lejos si viajas de noche a lomos de un águila parda, se cuentan cosas inverosímiles.
Cuentos que si fueran hadas, parecerían más reales.
Historias cuyos narradores tienen prohibido contar a sus familias.

Historias de gente que la pasa contando historias de otros, que viven en sitios tan lejanos como un vuelo de águila y un tan oscuro como una vela cubierta de seda verde.

Ya te conté.
¿Te gustó MaLquErida?.

Ese es tu cuento, te lo regalo, lo escribí para ti en un momento de catarsis.

Ha sido el Neno el que me ha contado este cuento que hizo volar mi imaginación, como cuando era pequeña y leía un libro ... echando a volar mis fantasías de niña soñadora.
Niña que caminaba sin fin, en un laberinto de sueños y glorias escasas pero que vive el hoy, con realidades asombrosas.
En ese entonces esperaba que algún día, alguien, quien fuera... me contara un cuento y después de tanto tiempo, has sido tú el que lo ha hecho.
Dices que no dice nada y sin embargo para mi... dice todo.

Gracias infinitas Neno.




martes, 17 de noviembre de 2009

Grandes familias... grandes.



En mi familia somos once hermanos.
Barry tiene 11 hermanos, más 2 que murieron y él, son 14.
Mi cuñada tiene 12 hermanos.
Mi cuñado que ya falleció, tenía 13 hermanos.
Mi hermano tiene 10 hijos.
Qué familia tan grande tengo y aún no estoy contando a mis sobrinos.

 ¿Cómo le hacían los padres para mantener a tantos hijos?.
Yo tengo dos y el médico dijo que eran suficientes porque con el tercero habría que decidir entre mi vida y la del bebé. Decidimos por algo seguro ó sea yo. Si me moría, se quedarían tres huérfanos, mejor decidimos quedarnos con solo dos hijos.

Mi pobre madre tuvo a la mitad de sus hijos, en su casa, solo atendida por una partera y nunca le pasó nada, yo en los dos partos, casi muero en el intento.

Nos costó trabajo sacar a mis hijos adelante, aunque eso si tampoco nos las vimos difíciles, de sobra es decirlo.
Nunca nos quedamos sin comer, y hubo momentos duros, pero salimos avante.

Cuando éramos chicos y no teníamos que comer, mi madre mataba una gallina de las que criaba. A mi no me gustaba, pero había que comer. No importaba, no comía gallina, me comía solo las verduras y el caldo y con eso tenía para tener cachetes de manzana, que ahora extraño, porque tengo un color tan pálido que parezco cádaver gordo.

También nos hacía agua de limón, que era lo más barato y no existían los sobres de sabores artificiales ó al menos no los conocíamos.
Tomábamos leche de la Conasupo ( jeje, si lo sabe Dios, que lo sepa el mundo). Y casi nunca comíamos carne,( la carne era para mi padre). Mi madre pensaba que los que trabajaban, debían de estar mejor alimentados porque eran los que se llevaban la friega, aí si, ni modo... era verdad.
Cuando mis hermanos crecían y empezaban a trabajar, pasaban a ser de los carnívoros.

Comíamos fruta cuando sobraba un poco de dinero y la leche era para los más pequeños. Para que nos alcanzara, mi madre les daba en el biberón a mis hermanitos, café con leche... pobre de mi madre.
Yo nunca me hubiera atrevido a hacer eso, pero no viví los tiempos de necesidad que vivieron mis padres, además de que solo tengo dos hijos y tomaron de la mejor leche.

Mis hijos comen lo que quieren y si quieren, pueden escoger.

Comprarnos zapatos era todo una aventura. Mi padre revisaba los zapatos de los que más lo necesitaban, (léase, que tenían hoyos en la suela) , nos medía el pie en la noche y al día siguiente llegaba con su atado de cajas con zapatos nuevos. Cajas que después, con cuatro corcholatas y un cordel, se convertían en camiones de carga para mis hermanitos.

Los que teníamos zapatos, pero ya estaban claudicando, nos los mandaban con el zapatero a ponerles medias suelas y tapas  y así teníamos zapatos para otro año más tal vez.
Ahora mis hijos tienen tantos zapatos que solo atinan a ponerse los mismos, pues les da flojera decidir cuales les combinan mejor.

De mochilas, ni hablar. Mis hermanos y yo no llevábamos mochila, no alcanzaba para eso. Había antes, una especie de cinturón con los que se amarraban los cuadernos y libros y era lo que usaban mis hermanos. Mi hermana y yo, llevábamos los cuadernos en las manos o en alguna bolsa que servía para las compras del mercado de mi madre.

Mis hijos han tenido tantas mochilas, como sueños.

Mis hermanos y yo, cuando nos peleábamos, siempre teníamos a alguien de nuestro lado. Hacíamos equipos... los buenos y los malos. Los grandes y los chicos. Los latosos y los quietos... nunca formé parte de este equipo, he de decirlo, yo era el alma de judas en forma de niña.
Pero siempre había alguien con quien contar.

Si mis hijos se pelean, pues no les dura mucho el enojo, porque saben que no tienen a nadie más y es entonces que tratan de reconciliarse pronto para tenerse mutuamente..

Me he alejado un poco de mis hermanos, pero si necesito apoyo siempre están, quien quiera que sea, así estén al otro lado del mundo, siempre cuento con ellos.
Por eso me doy cuenta, que a pesar de nuestras diferencias, siempre van a estar. Al final del día lo que cuenta es que somos una familia muy grande y siempre habrá alguien (casi todos) que estén dispuestos a ayudar, aunque no lo creamos así.
Hay diez opciones para escoger con quien estar.

Creo que mis padres donde quiera que estén, estarán orgullosos de haber criado a once buenos hijos.

Barry y yo, estamos agradecidos de haber tenido la suerte de que nos tocaran Kiku y Muny.
Ellos saben que no tienen tantas opciones como yo de buscar a alguien que esté de su lado. Ellos solo se tienen el uno al otro.



lunes, 16 de noviembre de 2009

Solo porque si...











Porque es lunes,
porque estoy feliz,
porque he descubierto de nuevo a mi familia,
porque nunca es tarde para empezar.

Porque empiezo hoy...
porque después de todo... estamos todos.






domingo, 15 de noviembre de 2009

Cinco...






He visto surcar el cielo un cometa en forma de miedos atados a mi mano infantil con hilos de oro.
He tocado la gloria a través de tus manos.
He aspirado el aroma de los nardos en la tumba de mis sueños.
He oído el canto de los pájaros llamando a su amada en la agonía del celo.
He paladeado el placer de tu boca.


Estoy viva...





sábado, 14 de noviembre de 2009

Naufragio.






¨Ya la perdí,
jugué y perdí,
me considero derrotado.

No sé ustedes,
pero yo... ya la perdí¨.

Eso ha dicho Barry.
Dice que no encuentra la brújula que le marque la dirección para encontrarme.

Es tan fácil.
Solo tienes que voltear para acá Barry, ¿me ves?
Aquí estoy... siempre he estado aquí.
Estira la mano...



estírala!!!... me estoy hundiendo...






¡¡¡Ayúdame!!!




viernes, 13 de noviembre de 2009

La Malcarida.





Vive en otro país junto con sus padres y hermanos.
Se fueron buscando una mejor vida o tal vez huyendo de los recuerdos que agobian  a su madre.

Tiene once años.

Es un niño inquieto y juguetón. Hace desesperar mucho a su madre por sus travesuras, pero es un niño, así se supone que deben comportarse los niños. Claro que  a veces hay que enseñarles a que se porten bien y él lo entiende a la perfección, sobre todo cuando su madre a punto del infarto, le dice  ¨QUE YA SE QUEDE EN PAAAAAZ¨.

Usa lentes desde pequeñito, ¿y como no?, si es un niño muy inteligente. Los niños inteligentes usan lentes, bueno no todos, pero casi todos.

Le gusta ayudar  a la gente y sobre todo a los desvalidos que nada tienen, eso habla bien de su tierno corazón.

Está aprendiendo a tocar el violín, instrumento que a mi en lo particular me parece que sus notas son como llantos atrapados de un alma adolorida. Se parece a ¨Grillo¨, el violinista que vive en mi casa desde hace unos meses y que por ahora anda de gira invernal. Voy a bautizar a mi grillo, cuando regrese de su exitosa gira, sabrá que tuene un nombre, se llamará COCO.

Fué el salvavidas de su madre, cuando esta cayó en una profunda depresión por la pérdida de su propia madre. Creyendo que no había más por qué vivir se estaba dejando morir. Hasta que llegó él para decirle con su sonrisa tierna y sus manitas gordas lo que tanto sufriría si ella le faltara.
Fué el salvador de su madre. La llevó a la orilla de su mar de lágrimas, la arropó con su llanto y con su sueño de ángel, la hizo volver a la vida. Él la necesitaba, no se podía morir.

Vive con sus dos hermanas, su hermano mayor y sus padres.
No sabe hablar español a pesar de que su madre se lo pide insistentemente.

Lo conocí a través del blog.
Su madre me leé y él se interesó por lo que escribo. Me llama ¨Malcarida¨ porque no sabe pronunciar bien mi nombre.
Le gustan Los Rolling Stones, Los Beatles, Los Doors, Los Héroes del Silencio ( desde ahí me empezó a caer bien) y Ritchie Valens.

Me manda muchos ¨kisses¨ y muchos abrazos. Le gusta lo que escribo.

Tal vez no sea mucho lo que pueda contar de él... de Coco, porque no lo conozco.

Su madre me contactó por el chat del blog y aunque las primeras veces que me dejó mensajitos me asustó mucho, después al irla conociendo ví que no hay nada que temer

He de transmitir algo muy bueno que hasta los niños se interesan por mis ¨escritos¨. Tal vez sean las historias de ¨La reina del país de los Hongos¨, los que los atrapan.

Es todo lo que puedo decir de Coco por ahora.
Sé que con el tiempo cada uno sabrá más del otro y entonces seremos grandes amigos... lo sé... lo presiento.

Esto es para ti Coco, con todo y canción que me pediste.


PD: Coco tiene una hermana que también le ha pedido a su madre que le lea algunos de mis posts. Después de que su mamá le leyera el de los alebrijes, dijo que ¨La Malcarida¨ es una señora muy guapa y que soy una lady muy creativa para mi edad... ¡¡¡ TOING!!!.


Jajajajjajaja, saludos mil Génesis.





jueves, 12 de noviembre de 2009

Mi vida sin ti.




Han pasado ya tantos años y no te olvido. Te pienso cada día de mi vida.
En tus pupilas te llevaste un trozo de mi alma.
Está enterrada contigo. Tal vez ésa sea mi afición a hablar de la muerte.
Fuí la última que viste antes de caer sumida en un pozo negro del cual ya no regresaste.
Te llevaste tatuada mi alma en tus ojos.

Una semana entera de agonía, hacen que para mi seas la heroína más grande que haya existido jamás. Luchaste hasta el fin...

¿Por qué no me esperaste?
¿Por qué si te dije que regresaría a cuidarte con Barry, no esperaste un poco más?, solo un poco más.

¿Cómo puedo vivir con ese desamparo?
¿Cómo deshacer este nudo que se me hace en la garganta cada que te recuerdo?

La enfermera dijo que no te hablara, que te podía inquietar. Aunque estabas inconsciente podías oirme.
Y si, si me oías. Las dos lágrimas que se asomaron en tus ojos cerrados me hicieron saber que me escuchabas.
Me duele tanto que te hayas ido sin volver a verte con vida... me duele tanto.

Ahora, ¿a quién me voy a aferrar de su suéter para que no me separen de la vida?
¿Qué aroma se va a quedar en mi memoria, si tú ya no estás? cada día que pasa, tu perfume se hace cada vez más lejano.

Después de tanto tiempo te sigo llorando, me haces mucha falta.
Me siento como cuando me tenías que dejar en esa casa y me quedaba deshecha en el suelo,  hasta que el cansancio hacía presa de mi.

Me prometías que volverías y lo cumplías para que te dejara ir y te soltara... para no llorar más.

¿Pero ahora? ... ya no vas a regresar, te fuiste para siempre y me quedé hundida en el pozo más oscuro de mi memoria.
¿A quién voy a abrazar?...me afianzo a tu recuerdo, con garras y dientes.

Me he quedado con las manos aferradas a tu sombra, a tu recuerdo, a tu perfume.

Estoy en mi sillón llorando, quiero quedarme así todo el día.
Te pienso mucho, más que nunca y te lloro.
Sé que si lloro mucho por ti, no te voy  a dejar descansar, pero...
No voy a ir al panteón, allá no estás tú. Tú no eres una caja con sus restos bajo tierra, eso no eres tú.

No estás muerta,

No estás muerta,

No estás muerta...

No puedes morir... no para mi.

En los amaneceres, te busco en el cielo, eres la estrella más brillante... pero yo quiero que estés aquí... cerca de mi... muy cerca.

Vivo sin vivir, aunque es injusto para mi familia... no puedo acostumbrarme a que no estés.
Recuerdo tu cara, tu sonrisa infantil, tus manos delgadas, tu pelo rizado, tu gusto por los pensamientos, por los nardos por tus hijos pequeños... por todos.

Me enseñaste a comer, a vestirme, a caminar, a bañarme, a ser feliz, pero no me enseñaste a vivir sin ti.

¿Cómo le hago mamita?...





miércoles, 11 de noviembre de 2009

Lengua, dientes y burbujas.

Son mis compañeros. Van para todos lados donde vaya yo. Y aunque no soy su consentida, me cuidan muy bien. Son unos verdaderos guaruras.

Benito Tiki, llegó a mi vida hace seis años. Yo no quería a los perros.
Le hablaron a mi hija para decirle que si quería un chihuahua, ya que donde él estaba, había conejos y estaba dando cuenta de ellos. Mis hijos insistieron y yo acepté a regañadientes.

Cuando llegó y vi que no era chihuahua pequeñito, no lo quise, pero lo acepté. Mi primera reacción fué bañarlo, entonces lo bañé con la manguera del patio, mis hijos pensaban que era muy desalmada por hacer eso.
Ladró hasta una semana después que llegó. Todos nos quedamos sorprendidos, pensábamos que estaba mudo... un perro mudo.

Ha superado su miedo a las escobas, supongo que lo espantaban con eso. Es muy educado. Rasguña la puerta ó se nos queda viendo para que le abramos para ir al baño. Cuando entra, espera que le limpiemos la colita con una toallita de bebé, jeje
Si, le limpiamos la colita a los perros porque están dentro de la casa y en la noche les limpiamos las patitas y les cambiamos su suéter para que se duerman.

Después de todo son parte de nuestra familia, los cuidamos como tal.

Hace cerca de seis meses estuvo a punto de morir y no sabíamos porqué, hasta que lo llevamos al veterinario y nos dijo que estaba enfermo del hígado y de los riñones, estaba muy flaco.
O se moría ó le dábamos un tratamiento que no sabemos cuanto tiempo le dé más de vida, decidimos el tratamiento. ¿Para qué lo querríamos sin poder moverse, esperando solo su muerte?. Ahora está muy gordito y es muy tragón, ha subido mucho de peso. Le sacaron casi todos sus dientes y se ha vuelto muy gruñón. Mi dedo gordo y mi mano han probado ya las mordidas del ¨abuelo¨ como le dice Muny, su consentido.
Se llama Benito porque cuando lo vi, le dije a mis hijos, ¨tiene cara de Benito¨, no sé cuál es la cara de Benito, pero a mi me lo pareció.
Y Tiki, porque así le decía cuando le hablaba... tiki...tiki...tiki.
Cuando se duerme, debido a que le sacaron los dientes, se le sale la lengüita y nos da mucha risa, sorry Tiki.





Babo Alejandro llegó hace dos años.
Lo encontramos en la calle, Kiku y yo. Nos dió mucha lástima porque tiene especto fiero por los colmillos que  tiene de fuera. De todos lados lo espantaban con patadas o con agua. ¡Pobrecito!.
Pero no podíamos tener otro perro. La casa es chica y no cabíamos más. Así que Barry y Kiku le dieron de comer y se lo llevaron a unas cuantas calles para que no diera con nosotros.

Cuando Muny llegó de trabajar, nos dijo que un perrito lo había seguido hasta la casa, era Babo Alejandro, decidimos que se había ganado su lugar en la casa por el solo hecho de haberse regresado de lejos y dar con los ingratos de nosotros.

Su vida ha sido más fácil. Benito le había allanado el camino conmigo.

Se llama Babo porque a Muny le gusta un cantante que así se llama y Alejandro, por un novio que le gustaba a Kiku.
Es muy inquieto y ladra mucho. Razón por la cual Muny no lo aguanta, ni yo. Pero con solo gritarle se queda quieto... a veces... casi nunca.
Es el joven de las mascotas.








Otro más que es mi mascota, pero que no hace nada porque se la pasa, nada y nada y nada,  es Jason Enrique.
Mi pez beta, que llegó a sustituir a Mauricio que a su vez sustituyó a Roberto. A ellos yo los he bautizado... a todos.
Es muy quieto y cuando ve que voy bajando las escaleras, empieza a moverse en su pecera porque sabe que le doy de comer.
Casi se come seis bolitas de alimento en el día.
Tiene dos años con nosotros, llegó en diciembre. Se llama Jason porque me gusta un actor de películas chafas que se llama Jason Statham y enrique, OBVIO por Enrique Bunbury.
Hace muchas burbujas en su pecera.









Ellos son mis mascotas, mis consentidos, aunque yo solo lo  sea de Jason Enrique porque los chihuahuas solo me hacen caso cuando no hay nadie.
Tan importantes son para mi que les he escrito este post.
Se las presento.
Un gusto.




martes, 10 de noviembre de 2009

Con los ojos bien abiertos.





Detesto las jeringas, me dan un poco de temor. Me lastiman, el brazo, las venas.
Si mis bracitos pudieran mostrar los piquetes que tengo de tantas muestras de sangre que me han tomado, estoy segura que parecerían coladeras.

Este año por lo menos llevo seis o siete piquetes. Son muchos.
No entiendo para que tantas muestras, si de todos modos, lo que tengo ya no habrá nada ni nadie que me lo quite.

Hoy tuve que enfrentarme de nuevo a un ¨vampiro¨, así les llamo a los que me sacan sangre. La muchacha me mira con ojos fríos, ni siquiera me da confianza y sin embargo, debo aguantar. Me fijo bien que la aguja sea nueva y que el tubo tenga mi nombre, no vaya a ser que pase lo que en Caborca.

He decidido no temerles más a las jeringas. Veo como me hacen un torniquete, me palpan la vena y me ponen alcohol, No retiro la vista, sigo cada movimiento.

Me introducen la aguja y me lastiman la piel, la vena entonces ya está más que lista y me empiezan a chupar la sangre roja, muy oscura. Llenan el tubito, y si es necesario llenarán otro, auch!.

Me ponen una torunda de algodón y me doblan el brazo...¨es todo¨.
Igual si me dijeran: ¨ya te puedes ir al carajo No. 34, se acabó¨.

Y ya es todo.

Pero hoy, no fué igual que siempre.

Hoy no volteé para otro lado, Hoy ví como me sacaban la sangre y no cerré los ojos. Los tuve fijos en la jeringa.
Hoy no tuve miedo, aunque una lágrima se asomó por mi ojito, esta no llegó a salir.
Miedo superado.
Cada vez me acerco más a enfrentar a los gusanos.

Me puse a prueba hoy y no pude. Escogí unos tomates y al ver que uno tenía un hoyo, lo aventé lejos y pegué un grito.

No aún no estoy preparada para enfrentármeles, aún no.





lunes, 9 de noviembre de 2009

Un domingo cualquiera.

En lo alto del castillo, los vigias daban cuenta de un heraldo que venía a todo galope al País de los Hongos.
Al llegar a las puertas, dicho heraldo bajó de su brioso caballo y dió la mala nueva.
En el reino cercano al Castillo de Chapultepec, en donde habitan queridos amigos de la reina, estaban siendo invadidos por unos monstruos enormes, de piel multicolor, garras enormes y ojos rojos que atacaban a los habitantes del reino amigo.






La princesa Kiku, escuchó la noticia y bajó de sus aposentos para avisar a los reyes.
Les preguntó si podían ir.
Entonces la reina Hongo, tan valiente y guerrera como es ella, tomó su gran bolso, metió en ella folletos de hechicería, artilugios, gel antibacterial, kleenex, papel de baño, su perfume favorito, el celular, el mp3, el compilado de discos del Rey de Zaragoza, una pluma, una libretita, las llaves, la crema de manos, la toallita de tela, el monedero, la cartera, el jabón líquido, los lentes, la crema de almendras para las manos y viendo que no faltaba nada, se dispusieron a subir a su poderoso automóvil de 80 caballos de fuerza.

Al rey Barry no le gustaba salir lejos del reino, por el tráfico que hay y porque tiene que manejar mucho. Pero él lleva a cabo al pie de la letra el dicho ¨ni el caballo ni la mujer se prestan¨, y no le gustaba que el príncipe Muny manejara, así que no había de otra.

Al llegar al lejano reino, buscaron un lugar para estacionar su ¨lujoso¨automóvil.

Vieron que mucha gente caminaba presurosa, tratando de escapar de algo y entonces fué que los vieron.
¨Allá están¨dijo la princesa Kiku y se dirigieron hacia los monstruos que se asomaban majestuosos sobre la Av. Reforma, la principal del precioso reino

La reina Hongo, sacó de su bolso los polvos mágicos que echó a los monstruos que se paralizaron de inmediato y evitaron que les hicieran daño a sus regias personalidades.
Se dispusieron a ver a cada monstruo en cuestión.





De pronto al ir caminando, un alebrije... digo un mosntruo, se quiso comer de un solo bocado a la reina. No podía ser de otro modo, la reina es tan pequeña que no alcanzaba más que para un bocado.






La reina lanzó un conjuro y el monstruo quedó quieto Es que los polvos no habían alcanzado a algunos monstruos.







Un monstruo les dió mucha ternura, porque tenía al hijito en su bolsa, cual canguro... protegiéndolo.





La reina es tan apetitosa, que varios monstruos se la quisieron comer.






Un cocodrilo de fauces enormes, atino a soltarle un mordizco a la reina y solo pudo lamerle su piecesito delicioso.
La reina ni en cuenta que tenía la lengua morada, por el enorme algodón de azúcar que se comió.





Hasta monstruos enmascarados había,  no querían ser reconocidos, porque habían atacado otros reinos vecinos y no querían que la policía los ubicara.

Siguieron caminando y viendo monstruos, hasta que la reina dijo ¨ya, next, ya me cansé de caminar¨. Decidieron ir al centro histórico en donde les dijeron que había muchas ofrendas de muertos, pero no llegaron hasta allá, debido a que el nuevo horario les deja menos luz en el atardecer y pronto de pone oscuro y temían por la seguridad de su cochecito.

Caminaron directo al coche, pero en el camino encontraron unas blusas autóctonas que le gustan mucho a la reina y pidió que le compraran una, pero como los príncipes nomás no dieron color, se la tuvo que comprar ella.

El rey Barry había hecho una parada técnica y no vió cuando la reina compró la blusa, entonces al ver que el rey venía a alcanzarlos, la reina le pidió que le comprara una blusa. El rey no se pudo resistir a la melodiosa voz de la reina que le decía: ¨¿me compras una blusa?¨, ¨¿me compras una blusa?¨, ¨¿me compras una blusa?¨y el rey tuvo que comprársela si no quería que la reina regresara enojadita de la aventura. Después de todo se había portado bien, no había pedido más que un algodón de azúcar, así que se la compró sin haberse enterado que ella ya había comprado otra. Hasta ahorita el rey no lo sabe, jeje.

Pasaron a comer a la Casa de los azulejos y estuvieron muy contentos en familia y decidieron regresar al reino.
De vuelta a casa, los reyes y los príncipes cantaron y cantaron hasta que el rey decidió hacer una parada... en la casa de su mamá...Oh no! todo iba tan bien.
Pero como la reina Hongo es muy cauta, sabe cuando puede decir que no y ese no era el momento, así que había que apechugar y como pechuga tiene mucha, pues ni remedio.

Después de saludar a la suegra, grrrrrrr y a las cuñadas, recontra grrrrrrrr, regresaron al reino de los Hongos. Saludaron a los chihuahuas que los recibieron con las patas abiertas( uy! eso se oyó muy feo, pero es que son perritos, tienen patas) y les dieron muchos besos.

La reina se puso a checar su mail ( uy! otra vez se oyó feo) y los príncipes y el rey se dispusieron a ver las noticias de deportes.

Y así fué como termino un domingo de paseo real que al final del día no fué un domingo cualquiera.




Fui musa del Cantor de poemas alucinantes.

PARA LA MALQUERIDA

La Malque es un corazón
de sol escondido
y mil silencios largos.
Es beso de agua
y luz de ciegos
en el desierto diario.
La leo y me leo.
La leo y la siento.
La leo y la quiero.
Vamos de la mano
desconocidos
y alejados
por los caminos
rotos y astillados
de la vida cansada
y del tiempo huraño.
Refunfuñamos por todo
y hasta en el infierno
tienen miedo
de que un día aciago
lleguen nuestros pasos.
Chocamos con mil horas
arañamos las rutinas
odiamos la compasión
nos dan risa los ángeles
y mucha pena los diablos.
Nos cansa todo
y más que nada
el resto de los humanos.
A veces herviríamos
a los que nos rodean
y otras daríamos la vida
por hacer reír a un chavo.
La Malque es un corazón
de sol escondido
y mil silencios largos.


Toro Salvaje

Hey si de cuando en cuando nos preguntamos qué demonios hacemos aquí.